Voces de Extremadura
David Matías: “La Moderna surge de la necesidad de no emigrar y del compromiso de reinvertir el capital cultural en nuestra tierra”

Los días 1 y 2 de diciembre tendrá lugar en Montijo la primera edición de la Feria de la Cultura y el Territorio, un proyecto impulsado por la editorial La Moderna en colaboración con la Diputación de Badajoz. Hablamos con David Matías, alma máter de la editorial, acerca de la Feria y también de libros, lectura o desafíos culturales posibles.

David La Moderna
29 nov 2018 10:45

Los días 1 y 2 de diciembre tendrá lugar en Montijo la primera edición de la Feria de la Cultura y el Territorio. Habrá conferencias, mesas redondas, conciertos de música en directo, representaciones teatrales, proyecciones de cine... La Moderna, una pequeña editorial extremeña, está implicada desde el principio en esa iniciativa. Aprovechamos desde El Salto Extremadura para hablar con David Matías, alma máter de ese proyecto editorial, acerca de la Feria y también de libros, lectura o desafíos culturales posibles.

¿Dónde duele que Extremadura sea la única comunidad autónoma donde baja el índice de lectura de libros desde el año 2011? ¿Qué nos están contando estos números?
Esos datos nos indican que la media española de crecimiento en lecturas es, pese a las desigualdades de siempre, bastante buena. El problema de Extremadura no es que no aumente su índice de lecturas, es que retrocede. Lo que equivaldría a decir que nuestro problema es el de siempre, también en lo cultural: la desinversión, o la mala gestión de los fondos.

¿Tan diferente y específico resulta el ecosistema cultural extremeño?
Cuando Lidia Gómez y yo fundamos La Moderna, hace ahora casi dos años, ya sabíamos que Extremadura era la región menos lectora de España, que es como decir que es también una de las menos lectoras de la Europa “rica”. El origen de este retraso puede encontrarse en la tradicional pobreza de nuestra región.

El libro como artefacto cultural siempre ha sido un artículo de lujo en el que las clases medias y altas han encontrado una forma de adquirir conocimiento, pero también de diferenciarse y adquirir estatus frente al resto. Es decir, el libro y el dinero —y el amor por ellos— siempre han ido de la mano. Esto ya no es del todo así: el libro ya no es un artículo de lujo (al menos en nuestro país) y Extremadura es una región con un nivel de desarrollo alto, por más que la crisis haya vuelto a disparar los niveles de pobreza. Pero, a la luz de los datos, sigue faltando lo que ya es normal en otras zonas con mayor flujo de capital: la imagen del libro como objeto deseable, atractivo y con prestigio social. La apuesta de La Moderna pasa precisamente por revertir esta situación. Estamos aquí para luchar contra los datos de los que hablábamos más arriba.

Una fosa común en una cuneta puede ser al mismo tiempo un relato periférico  y una de las causas que explican la despoblación de nuestra región

Vemos que estáis abiertos a otras iniciativas y terrenos de colaboración. En este sentido, los próximos días 1 y 2 de diciembre colaboráis de un modo absolutamente central en la Feria de la Cultura y el Territorio en Montijo. Cuéntanos sus porqués y sus cómos, dinos en qué consiste esa apuesta.
La Feria de la Cultura y el Territorio es un proyecto de la Diputación de Badajoz diseñado por La Moderna para poner en valor y dar visibilidad al catálogo del Departamento de Publicaciones de dicha Diputación, que encierra auténticos tesoros que creemos que todo el mundo debería conocer. Para ello, hemos confeccionado un programa con charlas y mesas redondas sobre cuatro de los muchos ejes sobre los que gravitan los libros de dicho catálogo: las literaturas periféricas —con especial atención a la portuguesa y la extremeña—, la memoria histórica, la despoblación rural y la gastronomía tradicional.

Serán dos días de debate, música en directo, con la actuación de la bailaora flamenca Fuensanta Blanco, teatro y cine. También habrá actividades para niñas y niños, como cuentacuentos y talleres de ilustración y escritura de cuentos. Será un encuentro preocupado por la paridad de sus participantes y por la inclusión de sus asistentes: queremos que sea un fin de semana para disfrutar y aprender en familia. No hay excusas.

Suena muy bonito eso de recuperar el espíritu de las Misiones Pedagógicas.
Una de las metas fundamentales de la Diputación —o de las diputaciones— es la cohesión de su territorio. Y en Extremadura eso pasa por la dinamización de su territorio rural. De hecho, la Feria de la Cultura y el Territorio puede leerse también como una estrategia clave de la Diputación de Badajoz en su lucha contra la despoblación. La primera edición tendrá lugar en Montijo, una población clave a medio camino entre Mérida y Badajoz y, especialmente, con una demanda cultural creciente, pero esperamos que se celebren muchas ediciones más: siempre con carácter itinerante por los pueblos de la provincia.

La Feria de la Cultura y el Territorio puede leerse también como una estrategia clave de la Diputación de Badajoz en su lucha contra la despoblación

Fue en la confluencia de ambas intenciones —la cohesión territorial y el carácter ambulante de la Feria— donde el recuerdo de las Misiones Pedagógicas casi se nos impuso: hemos intentado diseñar un programa cultural que no solo contribuya al entretenimiento, sino también al aprendizaje y el progreso. 

Literaturas periféricas, memoria histórica, despoblación rural... Son unos ejes que casi encierran una declaración de principios.
Por decirlo rápido y con una sola imagen: una fosa común en una cuneta puede ser al mismo tiempo un relato periférico —el de la biografía de alguien que fue asesinado y, literalmente, expulsado al margen— y una de las causas que explican la despoblación de nuestra región. Nos gustaría que la Feria fueran las flores que crecen sobre esa tumba anónima y cuyo abono solo pueden ser, diré a riesgo de ponerme cursi, la memoria, la reparación y, en fin, la justicia.

Hace falta una dosis importante de valentía para lanzarse a la aventura editorial independiente en medio del panorama cultural reinante.
La Moderna surge de una necesidad y un compromiso. De la necesidad de sobrevivir en nuestra región y no emigrar. Y del compromiso de publicar libros en toda España y reinvertir todo ese capital cultural en nuestra tierra. Siempre intentando contribuir a la creación de una industria editorial extremeña hoy inexistente.

¿Por qué La Moderna? ¿Por qué ese nombre?
La Moderna es la librera del pueblo, algo díscola y siempre en boca de todos. Pero también es la tradición de pensamiento que atraviesa las revoluciones industrial y burguesa y llega hasta hoy. Eso queríamos reivindicar con nuestro nombre: el empoderamiento de la mujer y la fe en el progreso. O la esperanza en ambas.

La Moderna surge de una necesidad y un compromiso. De la necesidad de sobrevivir en nuestra región y no emigrar. Y del compromiso de publicar libros en toda España y reinvertir todo ese capital cultural en nuestra tierra

¿Dónde está vuestro sello específico? ¿Cómo se contaría La Moderna a sí misma?
Nuestro sello está en el eclecticismo y en el feminismo. Publicamos de todo: narrativa —en sus distintas formas: novela, relato corto, biografía—, ensayo, poesía, teatro. Sin colecciones. Pero siempre, o casi siempre, atentas a la literatura escrita por mujeres y a textos que quieren pensar el feminismo.

¿Cómo se valora desde La Moderna el panorama editorial extremeño ? ¿Con qué otras editoriales o proyectos hay sinergias, colaboraciones posibles? ¿Cuál sería una fotografía aproximada del entorno editorial en Extremadura? ¿Experiencias reseñables?
Como decíamos más arriba, la industria editorial en Extremadura es muy precaria, por no decir inexistente. Es cierto que desde nuestra región escriben algunos de los mejores escritores de España, que desde aquí resiste un puñado de editoriales y que hay cierto número de lectores y de iniciativas literarias de mucho valor (pienso ahora en algunas revistas, encuentros, etc.).

Pero a una estudiante de instituto que, como aquella con la que tuve el placer de charlar hace unas semanas, quiera hacer carrera en el mundo de la edición, le resultaría muy difícil, por no decir imposible, hacerlo en Extremadura: podría estudiar filología, como fue mi caso, pero no traducción ni edición ni maquetación y corrección literarias. ¿Dónde podría realizar sus prácticas para seguir formándose? ¿Dónde encontraría trabajo?

Porque aquí tienes que hacerlo todo tú. También es cierto, por terminar con esta radiografía del entorno editorial extremeño, que La Moderna nunca hubiera existido sin el ejemplo de Periférica y la Editora Regional de Extremadura, dos modelos a seguir: una desde la esfera privada y la otra desde la pública. Otros referentes o antecedentes exclusivamente literarios de esta Feria de la Cultura y el Territorio que, además de literatura, hablará de otras muchas cosas podrían ser las Aulas Literarias de la Asociación de Escritores Extremeños y, más recientemente, Centrifugados (y, como modelo de encuentro cultural en el medio rural, Contemporánea).

La edición podría revelarse como una pequeña y secreta revolución contra este sistema donde prima la sobreproducción y la falta de criterio

¿Existe algo parecido a una responsabilidad social de editar? ¿Editar es, un poco, revolucionar?
Existe, pero se trata de, irónicamente, una responsabilidad poco valorada. Ha sido sustituida (si es que alguna vez ha existido plenamente) por la ley de la oferta y la demanda. En ocasiones, editar ha equivalido a filtrar el ruido y la morralla para presentar al lector un texto de calidad, por lo general, estética. A ese amor por lo bello nosotras unimos una apuesta decidida por la ética. Es decir, por lo bueno. Por lo que es saludable para nuestra comunidad, para nuestra tierra y para la democracia. Pero en estos últimos meses también hemos aprendido que uno no edita lo que quiere, sino lo que puede.

Como alguna vez ha dicho Julián Rodríguez, el editor de Periférica, editar es saber decir que no. En este sentido, si relacionamos sus palabras con aquellas pronunciadas por el Bartleby de Melville, “preferiría que no”, la edición podría revelarse como una pequeña y secreta revolución contra este sistema donde prima la sobreproducción y la falta de criterio (que es otra forma de decir criba).

¿Dónde deberíamos poner las mayúsculas en la palabra cultura? ¿Las necesita? ¿Desde dónde queréis reivindicar el oficio de hacer libros?
Dice Lidia que en la C de compromiso. Algo así vino a decir Walter Benjamin en el primer libro que publicamos en papel: “Solo el arte comprometido con el progreso no es aprovechable por el fascismo”.

¿Tenéis alguna opinión acerca del florecimiento de iniciativas de autoedición? ¿Creéis que aporta algo en el aspecto de la libertad creativa o podría ser, por el contrario, un fenómeno con más pie en lo comercial?

Quizá no haya democratización sin vulgarización, por lo que en tiempos de la autopublicación masiva la figura de la editora como filtro y prescriptora de contenidos se antoja más necesaria que nunca

El actual boom (o, como tú dices, bloom) de la autopublicación (prefiero este término al de autoedición, porque la autopublicación es precisamente lo contrario de la edición) es consecuencia, sobre todo, de una democratización en los medios de publicación posibilitada por las nuevas tecnologías. Ahora casi cualquiera puede publicarse su propio libro. A mí eso me parece un progreso (en teoría, ya no es el intermediario capitalista quien controla todo el proceso, sino el propio autor). Es un proceso que se remonta a la invención de la imprenta, que amplía con creces el abanico de los que podían publicar en comparación con los costosos códices medievales. Pero quizá no haya democratización sin vulgarización (dos etimologías distintas para llegar a un mismo concepto), por lo que en tiempos de la autopublicación masiva la figura de la editora como filtro y prescriptora de contenidos se antoja más necesaria que nunca.

Hablemos de tecnología. Estrictamente apreciado, parece que leemos mucho, que cada vez se lee más; leemos en el smartphone, leemos en dispositivos electrónicos, leemos en la web... pero quizás estemos en una peligrosa deriva de inmediatez donde el gran sacrificado sea el reposo necesario de un libro. ¿Cuál es la lectura posible de esta paradoja?
En el principio, La Moderna fue una editorial digital. Solo publicábamos ebooks. Queríamos ahondar en esa democratización del libro que permiten las nuevas tecnologías: poner en comunicación las dos orillas del Atlántico, llevar toda una biblioteca en el bolsillo del pantalón trasero, publicar libros sin necesidad de cortar árboles. Pero el lector en castellano aún no está suficientemente interesado en el ebook como para hacer viable una aventura así. A pesar de la enorme reducción de los costes y de la inversión necesaria. En cualquier caso, lo que a nosotras nos interesa es la difusión del conocimiento y, a través de él, del progreso. No el formato en que viajen. Tanto el papel como lo digital tienen sus ventajas (y sus inconvenientes). Lo sensato es hacerlos convivir.

Siguiendo este hilo... ¿Qué trajo el libro electrónico? ¿Tiene espacio entre iniciativas editoriales o creativas fuera del mainstream? ¿Lo pequeño —lo hermoso— todavía necesita del tacto?
A propósito de nuestro primer libro, el Poeta en Nueva York de Lorca tal como a su autor le hubiera gustado verlo publicado, un amigo nos dijo: estáis creando algo para lo que no existen lectores: un ebook con vocación de facsímil, casi una edición de autor. Y, a pesar de que todos nuestros ebooks cuestan 4,5 euros, acertó. Fue entonces, algunos meses después, cuando regresamos del futuro y centramos todos nuestros esfuerzos en el papel.

Lo mejor de esta andadura ha sido el encuentro con las lectoras y los lectores, que han hecho posible que nuestros libros

Poco tiempo en marcha, pero seguro que ya hay material y experiencias para un pequeño balance...
Lo mejor de esta andadura ha sido el encuentro con las lectoras y los lectores, que han hecho posible que nuestros libros, que empiezan siendo solo una idea en nuestra cabeza, se conviertan en algo que les apetece tener en sus casas. También nos hemos encontrado con personas a las que nuestros libros y proyectos les causan recelo: por nuestro feminismo, por nuestra iconoclastia, por nuestra apuesta por esta tierra. Pero, a fin de cuentas, nos quedamos con que estamos aportando nuestro granito de arena a la creación de una comunidad (en minúscula) de lectoras y lectores.

¿Los próximos pasos?
Nuestro principal objetivo ahora es la consolidación y el crecimiento de la Feria de la Cultura y el Territorio a lo largo de sus siguientes ediciones. Eso sin dejar de publicar un nuevo libro al mes. Lo que nos espera: una colección de teatro ilustrado de la que aún no podemos adelantar nada, un ensayo sobre lenguaje inclusivo, una novela gallega firmada por uno de los periodistas extremeños más mediáticos, un libro colectivo sobre prostitución a cargo de algunas de las feministas más importantes de este país y proyectos, más proyectos para poner en valor el pasado progresista de nuestra región. Ideas y buenas intenciones tenemos muchas: ahora solo nos falta conseguir el dinero, la fuerza y los apoyos necesarios para ponerlas en práctica.

Relacionadas

Voces de Extremadura
Felipe Zapico: “De mayor me gustaría ser anarquista”
Felipe Zapico escribe poemas, relatos y letras de canciones. Y además es cantante, fotógrafo viajero y artesano de la tinta y el papel. Pero a él le producen alergia las etiquetas.
Culturas
Pablo Guerrero: “Es el momento de cambiar las cosas en profundidad”

Un aerolito libre, un lobo sin dueño, un artesano de ternura y rebeldía. Hace cincuenta años, en 1969, salió a la luz Amapolas y espigas, su primer disco. Y desde entonces no ha cesado de producir poemas y canciones que van a la médula de los sentimientos y de la conciencia social. “No solo cambiar la Historia, sino la vida”, afirmaba en 1977, en una entrevista de Eduardo Haro Ibars para la mítica revista Triunfo.

4 Comentarios
Edmundo Dantés 17:09 29/11/2018

¡Enhorabuena a Juan David por ganar el premio Arturo Barea de la Diputación de Badajoz sobre Historia!

Responder
6
0
#26853 15:17 29/11/2018

Excelentes preguntas y mejores respuestas. Gracias a La Moderna por estar y gracias a El Salto Extremadura por contarlo.

Responder
8
0
#26856 17:17 29/11/2018

Gran labor la de el salto difundiendo estas iniciativas

Responder
5
0
#26850 14:54 29/11/2018

Excelente iniciativa, la desconocía por completo

Responder
7
0

Destacadas

Temporeros
Los jornaleros no son bienvenidos en los hoteles de Lleida

Aunque el futbolista Keita Baldé se ofreció a pagar por adelantado el alojamiento de 200 trabajadores que duermen en la calle, los establecimientos están presentando excusas para no facilitar sus habitaciones.

Precariedad laboral
Los riders se reúnen con la ministra de Trabajo para exigir que se aplique la ley laboral

Riders X Derechos acudirán a la cita acompañados de representantes de la Unión de Autónomos UATAE y de Taxi Project. “Con la presencia de estos compañeros queremos mostrar la fuerza y unidad de la clase trabajadora”, resume Felipe Corredor.

Migración
Las personas solicitantes de asilo no podrán optar al ingreso mínimo vital

Al contrario de lo que se había anunciado previamente, los solicitantes de asilo quedan excluidos del ingreso mínimo vital. Se suman a las 600.000 personas migrantes en situación administrativa irregular que han quedado fuera de esta medida.


Coronavirus
Torrejón testea a su población en contra de las recomendaciones sanitarias

La localidad madrileña analiza la seroprevalencia de su población pese a que la OMS sigue sin recomendar los análisis masivos. Podemos Torrejón denuncia opacidad en la toma de la decisión y alerta de que puede ser contraproducente.


Estados Unidos
Trump, en un búnker, señala al movimiento Antifa como el enemigo a cazar

Las protestas por el asesinato policial de George Floyd se han extendido a todo el país, en un movimiento que ya se compara con los disturbios que, a finales de los 60, impulsaron el movimiento de los derechos civiles. Al menos cinco personas han muerto en el contexto de las manifestaciones. Trump pide considerar terroristas a los antifascistas.

Sanidad
El Gobierno de la Comunidad de Madrid dificulta la conciliación familiar al personal sanitario

El sindicato de enfermería SATSE denuncia que el Gobierno de Ayuso ha iniciado recortes en los derechos del personal sanitario al limitar la conciliación familiar de profesionales con menores de 12 años. 

Coronavirus
Sanitarios hoy, pacientes mañana

Según las estimaciones del Consejo General de la Psicología, cerca de 150.000 sanitarios necesitarán atención psicológica tras la pandemia.

Pobreza
Mínimo sí, vital ni por asomo

El Gobierno demuestra una enorme soberbia al despreciar la nueva oleada de pobreza que está generando la crisis del coronavirus. La mejor demostración de ello es que para optar al ingreso mínimo vital se tendrán en cuenta los ingresos percibidos en 2019.

Últimas

Comunidad de Madrid
Los municipios más pobres son los más afectados por el recorte de 14.000 plazas escolares aprobado por Ayuso

Los recortes en educación de la Comunidad de Madrid afectarán especialmente a las ciudades de renta más baja y los distritos con más carencias de la capital. En total se perderán más de 14.000 plazas en todo el ciclo desde infantil a bachillerato.

Menores tutelados
Ni familia ni apoyo social, el futuro de los menores migrantes en Andalucía

Con el verano a las puertas y el mar aún en calma, Andalucía prevé un incremento en la llegada de personas migrantes. Pese a ello, la Junta recorta 142 plazas destinadas a la acogida de menores migrantes sin referentes familiares desde el 1 de junio.


Crisis económica
Estados Unidos: coronacapitalismo y su inminente colapso

La riqueza privada siempre ha prevalecido sobre la salud pública en el manual de instrucciones capitalista. Aun así la enormidad de la crisis y el potencial explosivo de transformación que ésta encierra están cambiando las reglas y puntos de vista sobre el bien común.

Argentina
Mendoza lucha por su agua aún en medio de la pandemia

En esta provincia del oeste argentino la sequía ha reavivado la conciencia social sobre la importancia de proteger el agua. El covid-19 ha reabierto el debate de los últimos meses.


Opinión
Cuidados sí, guerra no

El uso de terminología militar por parte de diferentes mandatarios ha sido ampliamente debatido. Lo que no ha sido tan debatido es cómo este lenguaje refuerza el imaginario patriarcal.