Violencia policial
La joven con la mandíbula rota en la protesta contra Vox denunciará a la Ertzaintza por lesiones graves

La mujer herida se encontraba en la concentración pacífica y a cara descubierta en el momento del impacto. Los agentes de la Brigada Móvil de la Ertzaintza dispararon las lanzaderas de 45 milímetros desde aproximadamente un metro por encima de los manifestantes.

Manifestación contra Vox en Bilbao
Imagen de la manifestación contra Vox del 13 de abril en Bilbao.

En el momento del disparo, Anne A., de 19 años, estaba en el grupo concentrado delante del Euskalduna de Bilbao, lejos de los árboles desde donde unas 20 o 30 personas habían lazado piedras a los antidisturbios durante la concentración antifascista y feminista celebrada el pasado sábado por el mitin de Vox.

No estaba en primera fila, pero se encontraba en el extremo de su fila, justo delante de los agentes de la Brigada Móvil de la Ertzaintza. Los agentes estaban apostados aproximadamente un metro por encima de las manifestantes, desde las jardineras del palacio de congresos. “Vi cómo me estaba apuntado y giré la cabeza, pero no me agaché”, asegura la joven. Ella y su madre han contratado a la abogada Jone Goirizelaia para denunciar a la Ertzaintza por lesiones graves, según han confirmado a Hordago. Anne A. sigue hospitalizada en Cruces tras la operación quirúrgica, en la que le han insertado cuatro placas de metal para cerrar la fractura doble de la mandíbula derecha. Goirizelaia llevó el caso de Iñigo Cabacas.

La secuencia de las tres fotos que ilustra esta noticia están tomadas por el mismo móvil y tienen el mismo tiempo: las 19.05 horas. La primera corresponde a cuando Anne A. miró hacia los agentes y las dos siguientes, segundos después y en el mismo minuto, cuando fue corriendo adonde se encontraban las cámaras cubriendo la concentración. 

Herida manifestación contra Vox en Bilbao
Anna A., tras recibir el impacto de la bala de goma disparada por la Ertzaintza.
Herida en protesta contra Vox en Bilbao

Por su parte, Txaro E., de 51 años, y su hijo Eriz I., de 21 años, han contactado, junto con al menos otras tres personas detenidas o heridas en la concentración, con el despacho Hiru Abokatuak. En su caso, Txaro E. acudió puntual a la convocatoria de la concentración, que carecía de permiso legal pero que se viralizó en las redes sociales. “Llegué a las cinco de la tarde y esperaba ir a las cinco y media a la mani de los pensionistas”, que se celebraba a escasos 150 metros de allí, en la Gran Vía. Para ir a la manifestación de los pensionistas había quedado con su hijo, al que llamó a las 17.33h. porque aún no había llegado. A las 17.40h. aproximadamente ambos estaban ya detenidos acusados de desórdenes públicos. “Yo estaba con el grupo de feministas gritando Gora borroka feminista! Una compañera se quitó la camiseta y se quedó en sujetador y pensé: ¿Nos van a disparar? No puede ser. Pero en unos instantes, un antidisturbios se agachó, se arrodilló, apuntó y disparó”, explica Txaro E. 

“Me dio un pelotazo en la pierna y corrí, pero no mucho, porque un ertzaina me placó y me tumbó. Me decía lasai, lasai [tranquila, tranquila] y otro policía se me echó encima. Fue entonces cuando las compañeras le gritaron ¡Pero qué hacéis! ¡Que no ha hecho nada!, y mi hijo vino donde estaba yo. A él le pegaron con las porras, por eso tiene hematomas, y le detuvieron”. Insiste, como Anne A., en que cuando le dispararon con la pelota de goma “no era un momento de carga”. 

La proporcionalidad del uso de la violencia respecto al lanzamiento de piedras por parte de un pequeño grupo, en su mayoría masculino, ha sido cuestionado desde el primer momento en las redes sociales por algunas activistas feministas. Pero sobre la proporcionalidad del uso de la violencia policial, las instituciones han tardado tres días en pronunciarse. El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha anunciado hoy que la Ertzaintza realizará un atestado sobre cómo se desarrolló la concentración antifascista y feminista de más de 500 personas que el pasado sábado se concentraron en el Euskalduna donde el líder del partido neofascista Vox, Santiago Abascal, realizó un mitin en una sala con un aforo para 600 personas que casi llenó con precisión matemática.  

Quizá se pueda anticipar el resultado de dicho atestado, pero las fotos y los vídeos grabados esa tarde muestran una situación y una cronología que pone en entredicho la proporcionalidad de la actuación de la policía vasca. También muestran a algunos agentes de pie y estirados disparando las lanzaderas de 45 milímetros apuntando al pecho, en vez de hacia abajo o agachados para apuntar a la zona baja del cuerpo. El senador Jon Iñarritu ha denunciado en sus redes sociales que entre la Ertzaintza hay agentes que califica como “ultras”.

La actuación policial del pasado sábado en la concentración contra el mitin de Vox se saldó con cinco personas detenidas, una persona denunciada con un expediente sancionador por insultos a los agentes por la Ley Mordaza y al menos veinte heridas por las actuales balas de goma, más pequeñas y teóricamente menos lesivas que las que mataron en 2012 a Iñigo Cabacas.

Relacionadas

Extrema derecha
A los monstruos no mirar

La mejor manera de contraatacar es construyendo alternativa, porque ya hemos visto que, haciéndoles caso, aunque sea con buenas intenciones, el monstruo sólo crece y se enfurece.

17 Comentarios
#33238 13:01 20/4/2019

Yo solo veo a una tía que exhibiendo simbología separatista pretendía impedir el ejercicio de los derechos fundamentales de reunión, manifestación y expresión política por parte de un partido legal en campaña electoral.

Dicho esto, espero que que ya se le haya expedido la correspondiente sanción administrativa o se haya remitido su caso a la Fiscalia para que la empuren penalmente por entre otros, delito contra el ejercicio de los Derechos Fundamentales y de desórdenes públicos.

Y espero que sea condenada, por supuesto.

Responder
6
6
#33247 19:33 20/4/2019

Tu discursito rezuma odio autoritario.
Olvidas el Derecho Fundamental a la protesta pacífica.
Vox es heredero del facha Fraga y su "la calle es mía"

Responder
5
6
María José España 12:33 20/4/2019

Y por qué protestaba? Es ilegal hacer un mitin de Vox? Me parece que se llevó su karma bien merecido.

Responder
10
8
#33227 8:22 20/4/2019

Fascistas que se hacen llamar antifascistas

Responder
6
7
#33214 19:20 19/4/2019

La policía no se pone a dar porrazos "porque sí". Ella sabrá lo que hizo. Nunca he visto que alguien vaya paseando por la calle y se acerque un poli a arrearle. Una cosa es ser de izquierdas y otra defender a esta chusma violenta, luego vendrán los lloros la noche electoral.

Responder
18
16
#33200 14:43 19/4/2019

El PNV no abandona el autoritarismo y defiende a los culpables del exceso de fuerza.

La guerrilla callejera siempre ha tenido victimas inocentes desde Gladis del Estal. Los que están en el ajo nunca caen y se atrincheran detrás de los manifestantes pacíficos.

Y depuración de responsabilidades para los policias que juegan con la vida de inocentes. Los responsables políticos tienen la frente sucia con las victimas de su política represiva.

Un beso para esta chica herida que tan joven ha pagado caro expresarse en la calle. Un abrazo y que se restablezca pronto.

Responder
10
11
#33168 25:15 17/4/2019

Las cloacas del Estado, en pleno acto de servicio contra las personas indefensas. Las cloacas también se pasan por los medios alternativos para comentar barbaridades como las que lamentablemente se publican aquí, a pesar de que "No se admiten comentarios insultantes, amenazantes, machistas, homófobos, racistas o discriminatorios de cualquier tipo". Qué pena de elsaltodiario.es

Responder
18
18
#33213 19:12 19/4/2019

Comentarios insultantes sí se admiten siempre que sean hacia un determinado lado; ahora di algo feo sobre Irene Montero y ya verás las altas probabilidades de que el comentario quede eternamente a la espera de ser aprobado. Es solo un ejemplo, dios me libre de criticar a la marquesa de Galapagar, ¡es sencillamente perfecta!

Responder
16
4
Anonima. 10:28 19/4/2019

Pues si, a este medio digital acuden en tromba los fachas, disfrazados y sin disfrazar.Los primeros de tan buscos que son ni molestan, los segundos se adornan de progres, pero son infumables. Igual cuando terminen las campañas, emigran a sus lugares a desovar.

Responder
10
16
#33154 17:11 17/4/2019

Aún le dió flojo.

Responder
15
41
Navarro 13:29 17/4/2019

Batas unos víctimas? Asesinos si!!!

Responder
9
43
#33135 9:18 17/4/2019

Que vergüenza, solo espero que absuelvan a los ertzainas, se ve claramente donde está y aplaudiendo a los más ultras...

Responder
10
48
#33137 10:27 17/4/2019

Bot de Vox

Responder
17
3
#33141 11:31 17/4/2019

O del PNV, que no te extrañe

Responder
15
2
#33145 13:29 17/4/2019

Tambien puede ser ese Zipaio filohispanico, disfrazado de anarco, para quien todos sus males son culpa de la IA.

Responder
33
43
#33184 20:43 18/4/2019

No claro, la IA IA IA (CASI parece un rebuznono) no tiene la culpa de que el regimen del 78 reine en Euskadi por medio del PNV desde hace 40 años.

Su apuesta por el terrorismo no encumbró a Aznar en aquel atentado.

Son inocentes del rechazo al euskera y lo euskaldun en todo el mundo.

No, Otegi no es una remora para la IA porque su estrategia de no renegar de los muertos y secuestrados desde que llegó la democracia, mantiene fiel a sus filas a los más violentos, cerriles y tontos (como el que insulta en el comentario anterior).
Gora Anarkia!!

Responder
8
10
#33128 24:05 16/4/2019

Los ertzaintzaz os reiais mucho el otro día en la concentración, a ver qué os pasa ahora con todas las pruebas en la mano. A llorar.
ACAB

Responder
14
12

Destacadas

Crisis económica
El sector turístico, ante el fin de una época

Desde los años 60, la economía ligada a la costa, el buen tiempo y la gastronomía no ha dejado de crecer. España ha sido una pieza central del tablero turístico global. La llegada del covid-19, que hará que el empleo se vea resentido en el corto, medio y largo plazo, abre una serie de incógnitas respecto a un modelo productivo centrado en el sector túristico y sus consecuencias para el mercado laboral y el medio ambiente.

Política
España (1960-2020): la clase dominante es la que dicta las ‘reformas’

La conjunción de ideología e interés político y empresarial llevó a la consolidación de una clase dominante trasversal que se hizo con los puestos de mayor influencia y que estuvo en condiciones de determinar qué era lo deseable para la nación. La racionalidad económica se había convertido en el escalón definitivo de la dominación por consenso.

Opinión
Cuando el activismo LGTB se convirtió en religión

Las estrategias organizativas del activismo LGTB federado en España y las lógicas del gaypitalismo impiden el planteamiento de alternativas, lo que se traduce en reproducir las exclusiones que se dan en la sociedad, acallar las voces discrepantes y convertir el activismo en un nicho de minorías.

Francia
París y la solidaridad migrante en plena pandemia

Lo que comenzó como una colecta de fondos para ayudar a unas 20 familias, ha crecido hasta convertirse en la asociación Link Aid que a la fecha ha ayudado a más de 700 latinoamericanos, entre colombianos, peruanos y ecuatorianos.

Fronteras
El Sea Watch 3 zarpa poniendo fin a seis semanas sin barcos de rescate en el Mediterráneo

El buque de la ONG alemana Sea Watch ya navega hacia el Mediterráneo central. Durante las últimas seis semanas en las que ningún barco civil de rescate estuvo operativo, las vulneraciones de derechos en el mar se han hecho mucho más evidentes.

Contigo empezó todo
Gladys del Estal, la mártir de la lucha antinuclear

La joven ecologista Gladys del Estal fue abatida por la Guardia Civil en 1979 durante una protesta en Tudela.

Opinión
Desinformados y ofendidos

Deliberar en democracia requiere ser capaz de orientarse en un territorio informativo plagado de señales confusas. ¿Nos ofendemos porque nos duelen las verdades o son estas afirmaciones verdaderamente inapropiadas?

Coronavirus
La Unión Europea, días antes del 8M, aún no recomendaba la suspensión de actos multitudinarios

En un informe publicado el 2 de marzo se consideraba que se podían cancelar eventos en casos excepcionales, pero no instaba a los países comunitarios a suspender actos como manifestaciones.