Impidamos que PP y Ciudadanos desahucien nuestro futuro

El autor, portavoz de la PAH, defiende el debate sobre la Ley de Vivienda propuesta por la PAH y actualmente paralizada por el Gobierno en la Mesa del Congreso con el apoyo de Ciudadanos.

Firmas ILP Vivienda
Una mesa de recogida de firmas para apoyar la ILP por el derecho a la vivienda. Álvaro Minguito

Es miembro de PAH Barcelona y portavoz de La Ley de Vivienda de la PAH.


publicado
2018-03-03 12:00:00

Dentro de mucho tiempo, cuando las nuevas generaciones estudien la historia de nuestra sociedad, sentenciarán que lo único decente que se podía hacer con el gobierno del PP era llevarlo ante el Tribunal Penal Internacional para ser juzgado por crímenes contra la humanidad.

En tan sólo una década, el gobierno del PP ha exterminado el Estado de Bienestar: recortes en sanidad que han acortado la esperanza de vida, privatización de la educación que ha hipotecado nuestro futuro; incluso ha acabado con las pensiones, sometiendo a una completa inestabilidad el futuro de nuestros padres y abuelos.

Mientras piden nuestro ahorro, vemos cómo miembros del PP comparecen por tramas como la Gürtel, Púnica, Lezo, Aquamed y una lista de 50 casos de corrupción. Hasta el nombre de “M. Rajoy” aparece en los papeles de Bárcenas, el peor caso de corrupción en nuestra historia. España es hoy conocida por mantener el gobierno más vergonzoso del planeta en términos de dignidad e higiene democrática.

Incluso The New York Times publica que en España la libertad de expresión se encuentra en peligro de extinción. Nadie se merece a un gobierno como el del PP. No se lo merecen las 173 familias que son desahuciadas cada día. No se lo merecen los 5 millones de hogares que pasan frío por no poder hacer frente a las facturas de agua, luz y gas. No se lo merecen las 7.000 personas que cada año fallecen por culpa de la pobreza energética.

Lo que las familias merecen, son leyes justas que las protejan. Lo que merecemos, lo que nos deben, es una democracia real. No es una leyenda urbana, es una demanda que puede volverse realidad.

Lejos de la imagen de un PP y un Ciudadanos enfrentados por intereses electorales, ambos partidos están más unidos que nunca cuando se trata de mantener los desahucios

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca comenzó el año 2018 registrando una ley de vivienda en el Congreso. Esta ley, contiene medidas para acabar con los desahucios, regular los alquileres y garantizar el acceso a agua, luz y gas. Medidas de puro sentido común, que deberían ser la base de nuestra vida y sociedad.

A pesar de ser una propuesta de ley con amplio apoyo social, el PP, un gobierno en minoría y sin ninguna credibilidad, podría utilizar un veto presupuestario para que esta ley tan necesaria ni siquiera se pudiera debatir en el Congreso. El propio reglamento del Congreso marca que un veto, que es una prerrogativa de uso excepcional, sólo puede ser interpuesto si una propuesta de ley afecta a los presupuestos generales en vigencia. Pero es un hecho que la Ley de Vivienda de la PAH no los afecta en absoluto.

Esta ley establece que, si alguna de sus medidas afectará a los presupuestos, éstas entrarían en vigor en los siguientes presupuestos y no en los que se encuentren en vigencia. Más importante aún, la Ley de Vivienda de la PAH exige a los culpables de la crisis que sean quienes pongan recursos para solventar la situación.

Forzando a la banca a conceder alquileres sociales, obligando a las eléctricas a garantizar los suministros básicos y exigiendo a los fondos buitre que cedan vivienda vacía a las administraciones públicas para poder realojar a familias en emergencia. Es una ley que acaba con la lógica perversa de traspasar recursos públicos, el dinero de todas, a entidades privadas.

Familias de todas partes del Estado le colocarán la silla a Rajoy, y probarán si tiene la altura democrática de sentarse y escuchar sus historias

Sin embargo, el PP se salta el reglamento del propio Congreso. El PP ha aplicado vetos sobre propuestas de ley que no afectaban a los presupuestos. Y mientras tanto, evita explicar por qué prorroga los presupuestos de 2017, con las partidas más bajas de la Unión Europa en materia de vivienda: tan sólo 466 millones, que contrastan con los más de 80.000 millones regalados a la banca.

Interponer un veto a la Ley de Vivienda de la PAH, sin ninguna justificación, es el equivalente a dar un golpe de estado sobre el Derecho a la Vivienda. Rajoy estaría actuando por todo el Congreso, como si él mismo fuera todo el Estado, sin ni siquiera permitir un diálogo democrático entre las fuerzas parlamentarias, cuya mayoría ya apoyan el texto de la PAH.

Pero la imposición de este silencio en el Congreso, todo hay que decirlo, no sería en solitario. Si bien es cierto que el gobierno del PP ha interpuesto la mitad de los vetos en 40 años de democracia, han encontrado en Albert Rivera y su partido Ciudadanos, un aliado para vulnerar los derechos recogidos en la Constitución. Pues cada vez que el PP ha registrado un veto, éste ha tenido que ser valorado en la Mesa del Congreso, en donde sistemáticamente han encontrado el apoyo de Ciudadanos para bloquear cualquier ley que implicara un avance social.

Una alianza con el PP, que Ciudadanos ya explicó a la PAH que pretende mantener respecto a la ley de vivienda. Lejos de la imagen de un PP y un Ciudadanos enfrentados por intereses electorales, ambos partidos están más unidos que nunca cuando se trata de mantener los desahucios. Ambos partidos, Rajoy y Rivera, pretenden convertir el Congreso en una feria inmobiliaria para bancos y fondos buitre, en donde puedan intercambiar como cromos los hogares en los que vivimos.

Frente a estas injusticias, las familias de la PAH acuden con sillas de sus casas a las sedes del PP, e invitan a los secretarios generales a sentarse y escucharlas. Quieren mirarlos a los ojos. Y compartir sus experiencias del día a día, que explican por sí mismas porque es importante esta ley. Incluso han solicitado reuniones con el gobierno del PP. Sin embargo, hasta ahora, la respuesta ha sido el silencio.

Dado que en el PP prefieren los cómodos sillones del Congreso, a las sillas reales de la ciudadanía, las familias están dispuestas a acudir a Madrid hoy sábado 3 de marzo para señalizar al máximo responsable de esta situación: a M. Rajoy.

Familias de todas partes del Estado le colocarán la silla a Rajoy, y probarán si tiene la altura democrática de sentarse y escuchar sus historias, de escuchar porque es vital rescatar las vidas que hay en juego.

Una movilización en la que las familias no se olvidarán de recordar a Albert Rivera que estarán también muy vigilantes de la posición de Ciudadanos, y actuarán en base a su posicionamiento respecto a la Ley de Vivienda de la PAH.

A pesar de que la PAH no lo tiene nada fácil, lo que las familias no van a permitir es que PP y Ciudadanos nos hagan creer que no existen alternativas. Ambos partidos pretenden crear una maquinaria de la desesperanza, frente a la cual tenemos que movilizarnos con propuestas de solución. Nos quieren asustadas en casa, y nos encontrarán unidas en las calles. Porque tenemos el derecho, y el deber, de luchar por un mañana mejor. Por un mañana que sea nuestro.

0 Comentarios

Destacadas

Forma de Estado
¿Existe el republicanismo más allá de la izquierda?

El Parlament de Catalunya reprobaba el pasado mes de octubre la monarquía y pedía su abolición, una moción en el Ayuntamiento de Barcelona se sumaba a esta iniciativa. Podemos está desarrollando, en los últimos meses, un lenguaje abiertamente republicano e IU apuesta por presentar mociones sobre la monarquía en todos los ayuntamientos. En este contexto, ¿podemos decir que está en riesgo la monarquía? ¿Existe el debate sobre monarquía o república más allá de la izquierda y del independentismo?

La utopía en actos
La Comuna de París y la caída de la Columna Vendôme

Corría el año 1871 cuando el pueblo de parís se levantó contra la injusticia y experimentó el autogobierno.

Últimas

Reino Unido
Un Brexit, muchos brexits: la autodestrucción de un sistema de gobierno

El retorno de la política de masas con los varios populismos, la profunda crisis económica y el auge de terceros países (particularmente China) han hecho pedazos todos los consensos. El Brexit no es pues una causa, sino un síntoma temprano de este cambio de época.