El precio del poder

La palabra “puta” no forma parte de su vocabulario. Hablamos con Nerea y Anabel, dos mujeres que ejercen la prostitución.


publicado
2018-03-23 16:07:00

Es la hora del café en un bar de barrio a las afueras de Iruñea. En el local solo hay hombres de edades diversas, aunque predominan los mayores. Pantalones vaqueros, camisas de cuadros, zapatillas de deporte. Toman carajillos, patxaran y coñac, pero parece que no vienen solo a echar un pote. Al fondo del establecimiento, una mujer juega en la máquina tragaperras con un chico, mientras otra termina de comer. El reloj marca las cuatro, Anabel deja su plato en la barra, Nerea se despide de su acompañante y suben juntas al comedor del piso superior. Resulta difícil nombrar su oficio, pero Anabel lo define rápido —“eh, bueno... puta”—, aunque Nerea prefiere los eufemismos: “la prepago, la jodiendo prepago”. Estas categorías, sin embargo, son bromas privadas, porque ellas nunca se han sentido “prostitutas”, ni se han identificado con esos conceptos: “Nosotras ofrecemos servicios que necesitan algunos hombres”. La palabra ‘puta’ tampoco forma parte de su vocabulario. Es el insulto más cargado de hipocresía, más lleno de connotaciones negativas. Para ellas, este oficio es una opción de vida y ofrece dinero rápido... aunque nada fácil. Una salida dentro de un abanico de posibilidades reducido, especialmente para Anabel, que como migrante asegura que “en ningún sitio encuentras empleo, pero vas a un puticlub y siempre hay plazas”. Nerea, gasteiztarra, y Anabel, venezolana, llevan más de diez años en Iruñea. Tras recorrer Alemania, Reino Unido o Italia por trabajo, aseguran que es un buen lugar para vivir. Sobre todo para la primera, que tiene una hija de ocho meses.

Abordar el trabajo sexual es adentrarse en un debate histórico dentro de los feminismos. Tanto que, incluso, la elección del modo con que se nombra supone tomar partido.

Profesionales del sexo

Los años les han hecho vivir todo tipo de experiencias. Han aprendido cómo la seducción y su trabajo están íntimamente ligados con la mentira. Por parte de los clientes, para conseguir lo que quieren y, por parte de ellas, para satisfacerlos mediante trucos. Usuarios que se hacen pasar por cineastas porno, policías que exigen una reducción de precio... Anabel ha visto de todo y tiene clara su respuesta: ”Ya puedes ser el presidente del Gobierno, que si no me das los cuartos no vas a tocar nada”.

Respecto a la clientela, el perfil es muy variado. Casi siempre basta con mirarles para saber a quiénes tienen delante. “No porque sea médico va a ser muy decente, porque luego puede tener unas cosas en la cabeza que echan para atrás. En Pamplona hay algunos hombres que asustan: la gente no sabe lo que realmente tiene en casa”. Unos quieren cariño, y otros cumplir fantasías o deseos reprimidos. “Un marido respetable que quiere que le meta un consolador de 25 centímetros por el culo no se lo va a pedir a su mujer. ¿Qué va a pensar?, ¿que es gay?”, explica Nerea.

Sado y relaciones de poder

El BDSM (bondage y sadomasoquismo) ha comenzado a darse a conocer en espacios alternativos y politizados como una herramienta performativa y de subversión del poder. Para las trabajadoras sexuales, sin embargo, estas prácticas se entremezclan con solicitudes de rituales fetichistas, incluso fuera de las “mazmorras” (habitaciones preparadas). “Cuando trabajaba en el club, había un cliente que me pedía que le vomitase”, cuenta Anabel.

Nerea ha trabajado durante años especializándose en sado, tanto de dómina como de sumisa. Para ella, dominar es más difícil ya que supone un esfuerzo psicológico duro, sangre fría, y una gran capacidad interpretativa. “Les ves sangrar y quieren que les des más fuerte. Tienes que estar preparada”, afirma.

Dado que las fantasías son variadas dentro del sadomasoquismo, es muy importante acordar explícitamente —con el cliente— lo que va a ocurrir en cada sesión, sobre todo cuando se trabaja como sumisa. En muchas ocasiones, el sado se aleja de lo que entendemos como sexualidad, y el papel de esclava tampoco se presenta como algo fácil. “El hombre puede pegarte, escupirte, llamarte ‘zorra’, ‘puta’... es una humillación”, lamentan. Nerea sitúa estas experiencias en la necesidad del hombre de demostrar una relación de poder explícita. “Cuando terminas la sesión, hablas con el cliente y te dice que tiene un trabajo muy frustrante y que necesita sacar la tensión acumulada de alguna manera”.

¿Lo personal es político?

El oficio les ha dado muchos conocimientos del mundo íntimo. Conocen posturas imposibles (el avión, el 70, el 80, el helicóptero, etc) y se saben el Kamasutra de memoria. Pero, sobre todo, les ha impulsado a cambiar su orientación sexual. “Te acuestas con tantos hombres a diario que... ¿qué voy hacer con otro en casa?”, comenta Anabel.

Muchas se niegan a practicar sexo lésbico por dinero, para separar la intimidad de lo laboral y porque las peticiones suelen venir de hombres. Eso sí, Nerea aprovecha algunas de las fantasías aunque rechaza por completo otras: “Yo lo de cagarme y mearme con una pareja... ¡no! Otra cosa es que me ponga un arnés. ¡Tengo un maletín en casa con todo!”.

Tienen un amplio círculo de compañeras del oficio con quienes intercambian preocupaciones. Sin embargo, de cara al público, prevalece la ocultación, y esa parte de su identidad suele desaparecer en otros espacios. Para Nerea esta es la parte más dura: “Estoy cansada de vivir mentiras, ya estoy en un momento en el que me da igual”.

Mientras que para Anabel es necesario guardar las apariencias, para Nerea es importante reivindicar su condición. Cree que, si se diese esa ruptura, sería más fácil que se conociesen mejor entre ellas y que se ayudaran. “Cuando vas al Centro de la Mujer y te encuentras con otras, hacen como que no va con ellas, pero todas sabemos lo que hay. Qué me importa que me vean esta y la otra... ¡si estamos todas ahí!”.

Mirando el futuro

Aunque no se les haya borrado la sonrisa, están cansadas de su oficio. Anabel aprovechó los cursos del INEM para formarse y buscar otros trabajos. Durante un tiempo le fue bien, estuvo dos años como asistente interna de personas mayores, pero las durísimas condiciones y el aislamiento social le hicieron abandonar. “200 por aquí, 50 por allá... Mira, al final, haces cuentas y vuelves”, cuenta Anabel, que asegura que es muy difícil salir totalmente del oficio porque te acostumbras a vivir sin jefes, sin horarios y con dinero en el bolsillo.

Por su parte, Nerea ha reducido la carga de trabajo, pero sigue en activo. Aunque le concediesen la renta garantizada, le resultaría muy difícil cambiar de oficio al 100%. Ha hecho números, y con 800 euros no cubre las necesidades de su hija, la compra de un piso de protección oficial y la ayuda que pasa a su madre, así que afirma que “si viene un cliente conocido, te dices: ‘venga, adelante, que éste es fácil’”.

Las dos ven difícil su jubilación porque no han cotizado. A Nerea le preocupa el futuro de su hija y, pese a estar comprándose una casa, se pregunta: “¿De qué voy a vivir? No tengo pensión y lo de casarme con alguien no creo que funcionara”. Se planteó darse de alta como autónoma (en otra categoría profesional) y pagar su seguridad social, pero suponía un gasto excesivo para sus ingresos y mucho papeleo.

Hace rato que se ha acabado el café y desde abajo un cliente reclama la presencia de Nerea. Demanda su ayuda para “tomar las pastillas de la tarde”. Antes de bajar, Anabel dice que ha dejado de soñar y aconseja a su compañera que, como ella, viva el día a día. “Hay que vivirlo, porque es lo único que existe”.

Los clubes, más duros que los pisos
Actualmente, hay en Nafarroa entre 700 y 800 mujeres dedicadas al trabajo sexual, ya sea en la calle, en clubes o en pisos, la mayoría en estos dos últimos. Los clubes son mucho más duros, el cliente busca ser “cazado”, lo que obliga al “baboseo” y a la competitividad con las compañeras. Además, el horario es casi siempre nocturno, con jornadas muy largas. “Por lo menos, en el piso te llaman por teléfono, les das tus datos, les dices más o menos cómo eres y ellos van o no van”, explica Anabel. Los pisos, además, abren la posibilidad a trabajar con compañeras y crear lazos. Poder decidir a quién abren y a quién no. Les da más independencia y flexibilidad horaria, lo cual supone también menos esfuerzo para conseguir clientela. Anabel siempre ha preferido alquilar una habitación, pero esta posibilidad no está al alcance de todas. Nerea, por otro lado, ha vivido diferentes tipos de alquiler. “Muchas no pueden disponer de una casa, así que van donde otras y trabajan al 50%. Cada vez más chicas alquilan una habitación semanal y se llevan todo lo que hacen. Prefieren ese sistema, pero así bajan el precio y hacen que los hombres se acostumbren a pagar menos”.

Relacionadas

Trabajo sexual
Compañeras, es el momento de las putas
9

No se trata de ver a las prostitutas como víctimas sino de reconocer la situación a la que, con algunas posturas, se aboca a las personas que ejercen la prostitución y reconocerlas como los sujetos políticos que son.

Trabajo sexual
Los empresarios que se lucran con los clubes de alterne
Mientras la Audiencia Nacional ha rechazado la creación del sindicato OTRAS, en el Registro de Asociaciones del Ministerio de Interior aparecen asociaciones de empresarios dedicadas a los prostíbulos.
0 Comentarios

Destacadas

Vivienda
Barcelona se organiza contra los desahucios en abierto

La plataforma Basta Desahucios Abiertos reúne a 200 entidades de la capital catalana que protestan en contra de estas ejecuciones cada vez más comunes y que consideran ilegales. Frente a ello, los vecinos y vecinas se organizan y reclaman soluciones reales a las administraciones.

Literatura
La espía que me amó... y lo contó en un libro
La novela de espías es aún un género vigente en un tablero global marcado por el auge de la extrema derecha, los atentados del Daesh y la sobreexposición mediática.
Feminismo poscolonial
Silvia Rivera Cusicanqui: “Tenemos que producir pensamiento a partir de lo cotidiano”

Cusicanqui es una de las referentes en el pensamiento subalterno en Bolivia. En su último libro, Un mundo ch'ixi es posible. Ensayos desde un presente en crisis, nos habla de lo ch'ixi como práctica descolonizadora.

Biodiversidad
‘Rewilding’, el planeta reclama lo suyo

La defensa del medio ambiente se ha centrado en conservar lo que tenemos, pero cada vez hay más voces que plantean la necesidad de renaturalizar grandes áreas que han perdido su biodiversidad vegetal y animal. En España aún no se ha hecho, aunque tenemos amplias zonas potenciales.

Últimas

Feminismos
El debate entre abolicionismo y regulacionismo que nos debilita
4

Ese enfrentamiento entre abolicionismo y regulacionismo no solo es un falso dilema, bastante reduccionista además, sino que debilita al movimiento feminista de cara al 8M.

Migración
Japón necesita miles de trabajadores extranjeros

El gobierno de Abe defiende una ley con la que pretende facilitar la entrada de 340.000 trabajadores extranjeros. La medida es confrontada por la extrema derecha que critica que se fomente la inmigración, y por la izquierda, que teme por los derechos laborales de quienes lleguen al país. 

Racismo
Del eslogan a la pura realidad: el antigitanismo es siempre institucional

La realidad sangrante de la brutalidad policial en base al perfil racial/étnico está todavía velada en nuestro territorio a causa de siglos de tabú en torno al carácter represor de las fuerzas de seguridad del Estado.

Memoria histórica
Guadiana Despierta frente a Guadiana del Caudillo

La Plataforma “Guadiana Despierta” convoca una nueva concentración en Guadiana para exigir la eliminación de simbología franquista en su localidad. Tendrá lugar en la Plaza Mayor del pueblo el próximo sábado, día 16 de febrero, a partir de las 17:00 horas.

Precariedad laboral
La plantilla de Navarpluma lleva 15 días de huelga frente a las coacciones de la empresa y la precarización
El comité de huelga denuncia bajadas de salario de hasta 400 euros mensuales, condiciones de control abusivas con cámaras de seguridad y la falta de mascarillas homologadas para las personas que trabajan desparasitando pluma en el taller, la mayoría inmigrantes.