Libertad de expresión
El Salto defiende a Émbolo y la libertad de expresión

Las amenazas de la Policía al grupo Émbolo en una fiesta de El Salto en San Isidro muestran una vez más la deriva autoritaria y la fragilidad de la libertad de expresión.


publicado
2017-07-26 18:08
Este fin de semana, en el distrito de Arganzuela (Madrid), El Salto celebró sus primeros meses de vida con unas jornadas de fiesta, música y actuaciones. Cientos de personas pasaron por la Casa del Reloj y disfrutaron de un festival autogestionado. Han sido días de mucho trabajo en los que ha sucedido un episodio que nos alarma e indigna.Que media docena de agentes de policía en uniforme de paisano persigan a un cantante hasta el camerino horas después de su concierto para anunciarle que le van a denunciar por "ofensas a la autoridad" es una imagen que habla por sí misma y que define un tiempo.Lo peor es que, lamentablemente, esta escena cada vez provoca menos sorpresa, dada la frecuencia con que se repiten hechos similares en los últimos meses.
Consideramos absolutamente intolerables, impropias y fuera de lugar la persecución, amenaza y sanción a las expresiones, ya se produzcan en el ámbito artístico o en la emisión de opiniones
Sin embargo, nos ha sorprendido. Y molestado. Mucho. Muchísimo. Como uno de los colectivos organizadores del evento –junto a la Coordinadora de Vivienda Madrid– y como grupo dedicado a la comunicación, consideramos absolutamente intolerables, impropias y fuera de lugar la persecución, amenaza y sanción a las expresiones, ya se produzcan en el ámbito artístico o en la emisión de opiniones.Las ofensas reales al quehacer policial no se encuentran en las letras de canciones, ni en chistes difundidos por redes sociales. Tampoco en espectáculos de titiriteros. Lo que socava el prestigio de la institución, de la autoridad, son otras actuaciones sobre las que no se observa el mismo celo punitivo. Por ejemplo, el uso desproporcionado de la fuerza por parte de los agentes durante los desahucios, los casos de malos tratos dispensados en comisaría a personas detenidas, o el número de personas fallecidas bajo custodia policial, un dato que nunca debería ser algo distinto a 0.
Lo que socava el prestigio de la institución, de la autoridad, son otras actuaciones sobre las que no se observa el mismo celo punitivo
Esperamos que esa amenaza de denuncia al grupo Émbolo, que ellos han hecho pública en un comunicado, no se concrete. Si lo hace, El Saltoresponderá como lo hizo Diagonal durante más de una década. Con la palabra y con una red de apoyo mutuo basada en la defensa de un derecho fundamental, el de la libertad de expresión, especialmente cuando se ejerce desde la crítica, la denuncia de injusticias y para ampliar los márgenes de lo posible. Porque si no es así, no es derecho ni libertad ni expresión.
Sobre este blog
El Salto es una propuesta impulsada por el periódico Diagonal y más de 20 proyectos comunicativos de todo el Estado para lanzar un nuevo medio en 2017. Este es blog de la redacción de la edición general de la web y la revista de El Salto.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Represión
El PP censura el saludo a las Fiestas Populares de Lavapiés

El año pasado el saludo a las fiestas corrió a cargo del Sindicato de Manteros y Lateros y la actriz Rossy de Palma, motivo por el que Ciudadanos amenazó con denunciar a Carmena.

Libertad de expresión
La educación como práctica de la libertad

Las charlas educativas sobre educación sexual, lucha contra la homofobia, respeto a la diversidad y tolerancia las hacen personas con conocimientos, estudios y formación. Se hacen siguiendo la ley y la Constitución. El autor reflexiona sobre la importancia de la educación para formar a sujetos críticos.

0 Comentarios
Sobre este blog
El Salto es una propuesta impulsada por el periódico Diagonal y más de 20 proyectos comunicativos de todo el Estado para lanzar un nuevo medio en 2017. Este es blog de la redacción de la edición general de la web y la revista de El Salto.
Ver todas las entradas

Destacadas

Economía
Impuestos a la carne y al plástico: los impuestos Pigouvianos

Debido a la crisis climática, muchos países ya se plantean poner impuestos a la carne o a los plásticos. Estos impuestos, cuyo coste recae directamente en el consumidor, se llaman impuestos Pigouvianos.

Aporofobia
Aporofobia: el doble filo para esconder el racismo

El rechazo a las personas migrantes rescatadas en el mar tiene un componente aporófobo desde nuestra mentalidad capitalista porque se considera que estas personas no van a poder aportar algo útil a la sociedad, pero este rechazo no deja de ser también racista, xenófobo, islamófobo y machista.

Contigo empezó todo
Las dos Marías en la locura franquista

Dos hermanas de Compostela retaron al franquismo con color y alegría. Las llamaron “locas”, pero la locura estaba a su alrededor.

Tenemos que hablar
Hacer el agosto

A veces parece que agosto es un mes de saldo y esquina, de periódicos delgados sin noticias, de columnistas escribiendo sobre sus vacaciones en Benidorm. Es como si el mundo se parara.

Últimas

Sexualidad
La homosexualidad como "conducta de riesgo"
Una experiencia personal sobre los prejuicios en las consultas médicas acerca de la sexualidad y las relaciones homosexuales.
Chernóbil
Turismo de desastres: visita guiada al infierno

Desde que HBO estrenó la serie sobre el desastre en la central nuclear ucraniana, las visitas de turistas a esta zona se han multiplicado. 

Sexualidad
Polifonías de amor y deseo

El paisaje de los afectos se puebla de teorías y prácticas que impugnan los parámetros normativos del amor. De fondo, el capitalismo y el deseo innovan en su eterno romance. En la tensión entre la libre elección, los cuidados y el compromiso se configuran las relaciones amorosas del futuro. 


Guerra civil
Federico García Lorca, rojo y maricón
En un ejercicio de revisionismo histórico consciente, algunos especialistas lorquianos se empeñan en desligar la implicación política y la orientación sexual del poeta, de las causas de su asesinato