Cuidados
Planchar o no planchar, esa es la cuestión

A riesgo de que nos llamen cochinas, volvemos a cuestionar la necesidad de algunas de las tareas domésticas y criticamos su coste ambiental y social. En esta ocasión nos preguntamos si de verdad necesitamos que las camisas salgan de casa sin ninguna arruga.

Sueños compartidos, Ivana Koblica
Sueños compartidos, de Ivana Koblica
30 may 2019 08:00

Dicen mis amigas que no planchar no da puntos para el carnet de ecofeminista, que no insista, que no cuela. Pero voy a insistir, que me he picado. Todo vino a raíz de la lectura de este fantástico artículo de Silvia de Santos García en este blog, “Limpieza, de lo personal a lo político”, ilustrado por una imagen muy provocadora. El artículo abre la puerta a un montón de reflexiones, y lo que es más importante, a un amplio abanico de acciones. Y es ahí donde se me ha quedado corto, o más bien, donde me he quedado con ganas de más, por ejemplo, debatir sobre el uso de la plancha como electrodoméstico que ejemplifica la división de tareas y el derroche energético.

Un aparato históricamente en manos de mujeres, para planchar las camisas que los “señoros” lucen en los debates públicos; un acto, el planchado, que se realiza en espacios privados, domésticos, que exige un gran esfuerzo, y un alto consumo de energía. La plancha es uno de los electrodomésticos que más potencia exige, más de 1.000 Wh, solo superada por aparatos mucho mayores como la aspiradora, otro trasto que ya me dirás para qué vale, la vitrocerámica, el horno o el lavavajillas. Es cierto que no se usa normalmente muchas horas a la semana, pero, por pocas que se usen, si enchufas a la vez la plancha, el horno y el lavavajillas, y tienes contratada una potencia razonable, es fácil que te pases y salten los plomos.

Insisto con la plancha quizá por una cuestión personal. De las tareas domésticas puede que sea la que más he aborrecido siempre. Es personal. Creo que hace unos 7 años de la última vez que planché algo, para una boda a la que nos invitaron. Después de aquello hice un trato con una amiga de las que plancha, a la que se le había roto la suya. Le regalé la mía, que estaba inmaculada, a cambio de que si alguna vez necesitaba planchar algo me la dejara. Solo se la he pedido una vez.

Tuve una compañera que planchaba mientras veía la tele, afirmando que así se relajaba. Era, y es, una mujer extraordinaria, pero, oye, cada una tenemos nuestras taras. Tengo también un amigo que plancha, y escribe. Y las dos cosas las hace bien. Lo de limpiar ya si eso vamos viendo, que no hay tiempo para todo.

No me da tiempo a nada

Y precisamente el tiempo, el uso del tiempo, es la clave. Según la encuesta de uso del tiempo más reciente que he conseguido encontrar, atención, de 2010, las mujeres españolas dedicaban entonces de media 4 horas y 7 minutos diarios a lo que el INE llamaba “hogar y familia”. Los hombres, solo 1 hora y 54 minutos. Vaya, qué sorpresa, ¿no? Siete años antes, en 2003, la encuesta arrojaba estas cifras: 4 horas y 24 minutos el tiempo dedicado a las tareas esenciales para mantener un hogar acogedor por las mujeres, 1 hora y 30 minutos, los hombres. No he encontrado datos para ver qué ha ocurrido en estos nueve años, desde la última encuesta, pero no tengo muchos elementos que me hagan sospechar que esa diferencia se haya reducido considerablemente. Lo pienso, y me da escalofríos. 4 horas al día dedicadas a… bueno, a hacer la comida, poner lavadoras, doblar la ropa y guardarla en los cajones (que no va sola, no), barrer, fregar los cacharros, hacer las camas (siquiera tapándolas un poco con el edredón), limpiar el baño de vez en cuando… un montón de cosas que muchas mujeres que conozco, y admiro, realizan entre las 6 y las 7.30 de la mañana, antes de ir a trabajar, o a última hora de la tarde, o no sé muy bien a qué hora porque yo nunca encuentro el tiempo.

En el futuro más próximo, en realidad ya mismo, deberíamos replantearnos con urgencia y seriedad qué actos podemos permitirnos, y qué aparatos vamos a poder utilizar. Pero claro, antes de eso, tendremos que replantearnos cómo organizar la vida, y los cuidados, para que se distribuyan de manera mucho más equitativa, y de verdad transitemos a una sociedad baja en carbono y respetuosa con las personas y el medio en el que vivimos.

Seguir produciendo electricidad a partir de combustibles fósiles no debería ser ya una opción. Consumir carne, ropa o energía por encima de unos límites tampoco debería poder ser una opción, ya que ello implica que nos estamos comiendo los recursos de otras personas, hoy, o de quienes estar por llegar, mañana y pasado mañana. Como bien describe Silvia Santos en su artículo, tener la casa como los chorros del oro, a costa del uso de productos muy tóxicos, y de nuestro tiempo de vida, tampoco parece una opción muy razonable.

Y planchar, podemos negociarlo si queréis, pero me cuesta ver la utilidad vital del invento. Claro que lo mismo me dirán mis amigas de la sandwichera, la palomitera o la última tentación que ha llegado a casa, una gofrera adquirida en un supermercado de esos innombrables a los que no deberíamos ir… pero ay, el camino hacia una vida coherente con el ecofeminismo no va a ser fácil, no. ¿O quizá sí? ¿Cuánto tiempo más puedes dedicarte si dejas de planchar? Quizá…

Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Cuidados
No es país para viejas... ni para cojos, ni para locas

Algunas notas sobre la urgencia de apostar por una sociedad capacitada para atender la vulnerabilidad de nuestros cuerpos, de nuestras vidas.

Movimientos sociales
Movimientos en la pandemia: desobedecer en tiempos de cuarentena

La red de cooperativas de Barquisimeto (Venezuela), los proyectos de apoyo mutuo en las favelas de Río Janeiro (Brasil) y las experiencias frente a la virus en las comunidades del norte del Cauca (Colombia) son los escenarios de esta nueva entrega de “Movimientos ante pandemia”, una serie realizada por el periodista y analista uruguayo Raúl Zibechi. 

Tribuna
¡Corred abuelitos, los inversores de los geriátricos ya están aquí!

El negocio de comerciar con los viejos, como si fuesen una mercancía de usar y tirar, ha mostrado su rostro más inhumano. 

8 Comentarios
#53860 15:27 29/3/2020

Antes de escribir, hay que informarse. Máxime hoy.
Por ejemplo de porqué en España se plancha la ropa con tanto énfasis desde hace unos 70 años.

En aquella época tres enfermedades muy virulentas acabaron con más vidas humanas que las guerras... La fiebre de las trincheras, el tifus, ...y no recuerdo la otra.
Planchado la ropa, se minimizaba el riesgo de contagio. Se mataba al bicho.
Hoy lavamos a máquina. Pero si no pones al menos 60°, no sirve para nada.

En cualquier otro momento, la arruga es bella. Hoy, planchen. Sobretodo si usan mascarillas de tela.

Responder
0
0
#35684 11:08 10/6/2019

Para hacer una crítica adecuada no basta con resaltar los aspectos negativos, a su vez, debemos explicar los aspectos positivos.
Las fibras téxtiles, en especial, las naturales (algodón, lino, viscosa, rayón, etc) sufren una importante torsión en el proceso de lavado, por tal motivo las prendas muestran el típico arrugado poslavado. El calor de la plancha devuelve a las fibras la torsión adecuada que les devuelve el apresto necesario para un mejor mantenimiento.
Una prenda bien lavada, bien tendida y bien planchada puede doblar su vida útil.
En estos tiempos de consumismo feroz el alargar la vida de las prendas de vestir se muestra como un acto de desobediencia.

Responder
0
0
Sarastro 18:02 4/6/2019

Me da mucha alegría saber que el hecho de que yo solo planche los 4 de julio (nada que ver con USA) era un acto inconsciente de respeto medioambiental y homenaje a cuantas mujeres se han dejado la espalda con la puta plancha desde el Neolítico.

Responder
1
0
Adó 22:56 31/5/2019

En invierno también puedes favorecer que se vayan las arrugas colgando la ropa dentro delbaño mientras te duchas. El vapor del agua caliente humedece la ropa y luego solo tienes que esturarla en una mesa. En mi casa no hay plancha. En casa de mi madre, discutíamos porque ella plancha todo y yo le decía que, por favor, no me planchara mi ropa. Se la tenía que esconder, literalmente.

Responder
1
0
Carlos 12:59 31/5/2019

No lo ancho, co.o dice la autora, alguna vez para una boda o así. A veces uso el pulverizado de agua, en verano: te pones la prenda, la pulverizado y se estira sola.
Planchar es efecto, un derroche de energía y de tiempo y todo por una estética cuestionable.
No plancho y mi compañera tampoco, espero que nuestros hijas aprendan que es inútil.
Gracias por contarlo.

Responder
1
1
Teresa 14:02 30/5/2019

Años hace que no plancho. Dedico tiempo a tender y doblar la ropa con cuidado, pero me evito la, para mí, costosa tarea de planchar. No había caído en el coste ambiental del uso de la plancha, así que ahora me siento doblemente satisfecha.

Responder
9
2
Silvia de Santos 12:19 30/5/2019

Gracias Carmen por tomar el relevo y visibilizar todas estas tareas, algo necesario para poder reflexionar sobre su utilidad. Solo decir que para mí la arruga es bella, también en la ropa...

Responder
9
0
Carmen 18:42 30/5/2019

Gracias a ti Silvia!!!

Responder
1
0
Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Destacadas

Brecha salarial
Esto es la brecha salarial: un 40% menos de salario si barres en el interior

Un barrendero que escoba las calles de Bilbao cobrará este mes 1.477 euros, frente a los 1.028 euros de quien barre el interior de los edificios municipales. Ellos se ocupan del espacio público visible. Ellas, del invisible.


Actualidad
De Colombia a India. Ciclones y totalitarismos

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios. Un nuevo formato de El Salto TV: el Plano Maestro.

Coronavirus
La mascarilla, nuestra nueva frontera

La obligatoriedad de la mascarilla simboliza lo que me atrevería a calificar de mutación antropológica: nuestros gobernantes, con el apoyo de pensadores de la altura de Byung-Chul Han, parecen estar decididos a que la cara no enmascarada comience a parecernos obscena.

Drogas
Más opioides, más alcohol y cannabis al doble de su precio: las drogas durante el estado de alarma

¿Qué ha cambiado en el mundo de las drogas durante los dos meses de confinamiento? Javier Sánchez Arroyo, coordinador de Consumo ConCiencia, responde a las dudas sobre el uso y posible abuso de sustancias en este tiempo.

Antifascismo
Salir del armario de la patria

Hablar de patria en la izquierda es casi tan jodido como salir del armario, y mira que suele ser tortuoso. Pero la realidad es que, una vez que sales, se está bastante mejor.

Coronavirus
Sanitarios organizan la primera protesta de la desescalada en Madrid
El lunes 25 de mayo a las 20 horas trabajadoras y trabajadores llaman a secundar una protesta en las puertas de todos los centros de Madrid
Teatro
Cuando en el teatro se representaba la huelga

La huelga fue protagonista, principal o secundaria, en numerosas obras de teatro escritas y representadas en España en la bisagra entre los siglos XIX y XX. El hispanista Gérard Brey ha analizado en profundidad lo que denomina “teatro de la huelga”, un subgénero hoy olvidado y desaparecido de la escena actual.

África
La comunidad sostiene las vidas vulnerables en Nairobi durante la pandemia

Ante las medidas del gobierno de Kenia por el covid-19, muchas familias que viven al día se enfrentan a graves dificultades para acceder a productos de necesidad básica y a una violencia policial estructural que pone en riesgo su vida.

Últimas

Centros de Internamiento de Extranjeros
CIE de Zapadores, prisión privativa de dignidad vacía por primera vez

La vulneración de derechos, los abusos policiales y la falta de garantías vitales convierten los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en espacios de deshumanización. Con la pandemia del covid-19 y la declaración del estado de alarma, todos los centros del Estado han quedado vacíos por primera vez en más de treinta años.

Historia
Vasco Núñez de Balboa y el consenso del pueblo

Las cacerolas que estos días reclaman en la calle Núñez de Balboa el fin de un supuesto golpe de Estado nunca habrían tolerado que un Vasco Núñez de Balboa existiese.