Ecofeminismo
Limpieza, de lo personal a lo político

¿Se puede ser ecofeminista y tener la casa como los chorros del oro? La autora de este artículo se cuestiona la necesidad de limpiar a fondo la casa y sobre todo recuerda que la mayoría de los productos de limpieza son tóxicos y altamente contaminantes.

Asesoría Instituto Español de Bioconstrucción

publicado
2019-04-25 08:00:00

En mis tiempos…, me sorprendo usando esta expresión al hablar de cuando era joven o más joven. Vuelvo a empezar.

En los tiempos en que vivía con mi madre, tenerlo todo limpio era lo más importante para la “mujer de la casa”. Recuerdo los fines de semana, cuando me sacaba de la cama –y a veces de la casa–, porque ya era hora de hacer lo que mis hermanas y yo llamábamos el “zafarrancho de combate”, cuando parecía que por la casa había pasado un tornado. Todo se movía y se limpiaba, y cuando digo todo es todo; que hasta desaparecieron los números de mi escalímetro –una regla especial que usaba en la carrera de arquitectura– después de pasar por un buen fregado con estropajo nanas y posterior lavavajillas, no fuera a sobrevivir alguna bacteria o quedar algo de roña.

También me acuerdo del olor a amoníaco en el baño, una especie de bofetada seguida de una pequeña náusea;de los aparadores sin polvo; el inodoro reluciente; el sonido de la lavadora; el olor a suavizante pugnando entre otros tantos olores, todos de flores cuando en casa no teníamos ni un tiesto.

Y eso que mi madre siempre ha trabajado también fuera de casa, pero la limpieza es la limpieza y una casa sucia es de guarras. Otra costumbre de esa época era mantener una habitación sin usar, con la funda de plástico sobre el sofá estilo rococó, cerrada a cal y canto para que no entrara una mota de polvo; preparada para el momento en que llegasen visitas importantes a las que impresionar. En este caso, yo sólo era la amiga de la hija de la dueña, así que sólo dejaban que me asomase, eso sí, con trapos en los pies –no fueras a rayar el parqué–, la luz encendida y la persiana bajada.

Limpieza equivalía, o equivale todavía en muchos casos, a olor a lejía; a ambientadores que camuflan los olores; a multitud de botes bajo el fregadero, uno para cada suciedad: los cristales, la moqueta, el suelo de madera, los azulejos, el suelo de terrazo, el canto de metal, y así podríamos seguir indefinidamente, todos juntos a punto de un episodio de “vamos, que la he liao parda, he echado ácido clorhídrico encima de sulfato…y ha hecho una reacción que flipas…”.

Sensibilidad química

Puede parecer que esto sólo es una anécdota, pero me encuentro con varias noticias de muerte de mujeres debido a mezclas de productos de limpieza: “Una mujer muere tras inhalar lejía con aguafuerte cuando limpiaba”, “Muere intoxicada una mujer cuando limpiaba con amoniaco”. Mientras tanto youtubers recomendando mezclas caseras multiusos Triple A: para pulverizar, a base de amoníaco y que no es necesario aclarar… una maravilla para el ama de casa.

Otras noticias no tan dramáticas (o sí) nos hablan de riesgos del uso de estos productos a largo plazo: “Las sustancias químicas domésticas compiten con los vehículos como fuente de contaminación” o “Usar productos de limpieza puede ser tan dañino para los pulmones como fumar”.

Cuando nos adentramos en el sector profesional, donde 95 % del personal de limpieza son mujeres, que además en la mayoría de los casos también limpian sus propias casas la cosa se complica. La última noticia que he leído: “Un juzgado de Ourense reconoce el síndrome de sensibilidad química como accidente laboral”, pone en evidencia la falta de seguridad de las personas que limpian, pero también puede ser un gran paso para tomar conciencia de los peligros y sobre todo, cambiar la forma en que limpiamos, tanto a nivel doméstico como profesional.

Pero entonces, ¿cuánto tengo que limpiar?

Me planteo varias preguntas: ¿Hasta qué punto debemos limpiar para sentirnos bien? ¿Somos conscientes de cómo limpiamos, con qué limpiamos y quiénes limpiamos?

Personalmente he tenido que aprender a no ver cierto nivel de suciedad, o por lo menos que no me preocupe en exceso, a soportar un poco de polvo en los estantes, a limpiarlo con un trapo húmedo en lugar de moverlo de sitio, a tener muebles de madera natural en lugar de plástico que atrae el polvo como un imán, a convivir con un cierto desorden, a percibir la falta de olores como algo positivo… En definitiva, a desaprender a limpiar para incorporar hábitos más saludables.

Pasar más tiempo fuera de casa, pasear, ensuciar y limpiar lo justo, con productos naturales como vinagre, jabón casero o bicarbonato, ordenar y no acumular objetos que a su vez acumulan suciedad. Limpiar con alegría y salud, con la música de fondo en lugar del ruido de la aspiradora, cantando mientras muevo el cuerpo improvisando un baile con la fregona o unos faralaes con la bayeta.

Y ventilar: ¡qué bueno es el aire fresco que limpia el ambiente y la mente!


Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Ecofeminismo
Ganadería: con “apellido”, por favor
Hablar de ganadería, sin diferenciar entre métodos de producción, ni reflexionar sobre lo que ponemos en nuestros platos, solo favorece a la agroindustria.
Ecofeminismo
Voces: Tierra de mujeres

María Sánchez, siempre tan generosa, nos cede este fragmento de su última obra, Tierra de mujeres, un libro que ha publicado acertadamente Seix Barral.

Con una voz sincera y nada simplista, la autora nos presenta en este ensayo la complejidad de ser mujer y vivir en el medio rural, por la doble invisibilización que eso supone. Una lectura ecofeminista que no solo recupera la memoria, sino que nos recupera el presente: el campo vivo y las mujeres están ahí, sosteniéndolo todo.

Ecofeminismo
Vivir junto a una refinería
Petronor, situada en la playa de Muskiz, lleva medio siglo poniendo en peligro la salud de las personas, especialmente la de las mujeres y los niños.
4 Comentarios
#33592 14:05 29/4/2019

que guay hablar de limpieza en ecofeminismo

Responder
0
0
Silvia de Santos 13:09 30/4/2019

A la hora de limpiar no podemos olvidar que el Planeta también es nuestro hogar.
Hasta ahora hemos hablado de efectos en seres humanos, pero éstos también se pueden extrapolar a la naturaleza, al fin y al cabo formamos parte de ella.
Los productos de limpieza no se quedan en nuestras casas, a través de la red de desagües llegan a las aguas de los ríos, lagos y costas, lo que significa una grave amenaza para la vida.
https://libresdecontaminanteshormonales.wordpress.com/2015/07/30/la-fauna-acuatica-amenazada-por-contaminantes-hormonales/?fbclid=IwAR3G_AcVFsjRsdwUIW7cu15ZhZ_drAPO1hhZCCtpphD3kL5Ud8ouKAdIkbA

Responder
0
0
Adó 23:19 26/4/2019

Sobre lo que dices de tener un producto para cada tipo de suciedad: otro invento del mercado. NO HACE FALTA. Y tampoco hace falta desinfectar todas las superficies. Las bacteias son nuestras aliadas en muchos procesos inmunológicos. Yo descubrí hace poco un producto para limpiar que lo puedes usar en todo, desinfecta, no contamina y no desprende gases tóxicos. Oxígeno activo. Es con lo que limpian en los hospitales, por su alto poder desinfectante. Lo venden en supermercados tradicionales pero yo lo compro en una tienda ecológica donde lo venden al peso y puedo llevar mi recipiente de casa y rellenarlo. Ánimo con este tema! Hace falta mucha más información sobre estos productos tan contaminantes y sobre las precarias condiciones de las profesionales de la limpieza.

Responder
3
1
Silvia de santos 13:06 30/4/2019

¡Usemos el sentido común a la hora de limpiar!
Es importante aplicar el principio de prevención, o en su defecto el sentido común, a la hora de usar ciertos productos en la limpieza de nuestros hogares.
Determinadas exposiciones como las ligadas a los hábitos de vida son modificables a nivel individual, mientras que otras, como las relacionadas con el ambiente laboral o la calidad del agua que bebemos, dependen de decisiones políticas y reflejan en parte la conciencia social relativa a estos aspectos.
Lo que a nivel individual denominamos “sentido común”, a nivel político significa la aplicación del “principio de precaución”, es decir, adoptar medidas precautorias cuando la evaluación científica no determina el riesgo o “no riesgo” con suficiente certeza.
https://libresdecontaminanteshormonales.wordpress.com/hay-personas-que-consideran-que-el-principio-de-precaucion-no-tiene-base-cientifica-es-esto-verdad/?fbclid=IwAR0VEfwI8lm6gY43bT0vWIG2rOkoTYtNWQhYsl5nEfkf8cxhKtTGk5_XCxo

Responder
1
0
Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Destacadas

Elecciones del 26 de mayo
La lucha por las grandes capitales

La izquierda se juega mantener los pactos y las alcaldías conseguidas en 2015 en las principales ciudades españolas frente al empuje de Ciudadanos y la ultraderecha.

Elecciones del 26 de mayo
María Eugenia Rodríguez Palop: “Tenemos que aterrizar la crítica, no basta con decir no a la Troika”

A las puertas del 26M, charlamos con la cabeza de lista de Unidas Podemos Cambiar Europa al Europarlamento sobre las posibilidades de la izquierda y el feminismo, de la izquierda feminista, en el estrecho marco comunitario.

Bestiario
Silvia Saavedra, una piedra en el riñón de Ciudadanos

Perder los papeles es una de las mayores aficiones de Silvia Saavedra, tal y como demostraba en el debate del pasado miércoles. Un fanatismo ‘antiizquierdas’ por el que es capaz de ponerse los disfraces más llamativos, aunque desentonen.

Metal
Diez mil trabajadores del metal llenan Bilbao

Ante el bloqueo de la mesa de negociación por parte de la patronal, todos los sindicatos han acordado en bloque cinco días de paros. La primera jornada de huelga fue ayer y las siguientes tendrán lugar la primera y tercera semana de junio.