Pensamiento
Pero, ¿qué es la posmodernidad?

El término posmodernidad es controvertido: se usa para una cosa y para su contraria. Posmodernidad es neoconservadurismo, individualismo, sociedad de consumo, pérdida de la conciencia histórica... Pero es también deconstrucción, ruptura del orden epistémico moderno: razón-sistema-domino, etc. También posmodernidad es el feminismo de la Segunda y Tercera ola o el antiespecismo.


21 sep 2019 14:48

La posmodernidad tiene unas implicaciones tan trascendentales para la comprensión de nuestro tiempo histórico que se hace casi obligatoria la apertura del debate; la forma es lo de menos, pero si esta -en este caso a través la ironía desenfadada y la bronca- puede ayudar en dicho cometido pues adelante.

El término posmodernidad es controvertido: se usa para una cosa y para su contraria. El problema se agranda, aún más, con su falta de delimitación etimológica: nótese por ello que he utilizado exclusivamente el significante Posmodernidad y no el de Posmodernismo, algo que, ni mucho menos es casual. Posmodernidad y posmodernismo, como términos, son utilizados, casi siempre, de forma indistinta, algo que se debe más a la falta de consenso interpretativo que a su mal uso conceptual, pero con ello se enturbia, aún más, su propia delimitación.

Con estos dos conceptos (posmodernidad y posmodernismo) es necesario generar un paralelismo con su términos hermanos de los que brota: Modernidad y Modernismo (para nada sinónimos).
El Modernismo es una corriente artística y estética que irrumpe a principios del siglo XX, ligado a las Vanguardias y Neovanguardias y a los “ismos” (cubismo, dadaísmo, futurismo, surrealismo, etc.): con un claro sentido crítico y de crítica al Sistema a través del cuestionamiento del concepto de “Arte” en sí mismo. El agotamiento de las Neovanguardias (Modernismo) y la pérdida del carácter crítico de las obras del arte (que se vuelven autorreferenciales) es a lo que se conoce (o debería conocer) como posmodernismo.

La modernidad son los proyectos emancipadores y "las luces", pero también son los campos de concentración y el imperialismo

Por su parte, la Modernidad es un proceso, movimiento o lógica histórica, ligado inexorablemente a la Ilustración y su hegemonía pos-Revolucionaria: hablamos pues del liberalismo (político y económico); los sistemas parlamentarios, la separación de poderes y los Estado-Nación. Es el despliegue del Capitalismo industrial y el comienzo del Sistema-Mundo. Es la ciencia newtoniana y la epistemología cartesiana. Es la fe en la Razón, la fe en el Progreso, la sistematización, la jerarquía y el dominio. Es también la filosofía de la historia: de Kant a Marx. Son los proyectos emancipadores y "las luces", pero también son los campos de concentración y el imperialismo. Todo esto es Modernidad en su sentido más amplio: que se despliega, en gran medida, entre los siglos XVIII y XIX. Cuando esto se empieza a poner en cuestión, sin superarse, ni mucho menos, tras la II Guerra Mundial, es cuando puede hablarse de posmodernidad.

Pues bien, a tenor de ello, podemos demarcar la posmodernidad en una doble cronología superpuesta: en un sentido más específico irrumpiría en los 70 con su consolidación conceptual (Lyotard, Habermas, Jameson), coincidiendo con la Crisis del Petróleo, y abarcaría hasta la Crisis del 2008. Pero en un sentido amplio se puede hablar de “posmodernidad” como fenómeno que se despliega desde la II Guerra Mundial (¡incluso antes!) hasta la actualidad. Pero no nos adelantemos.

Como posmodernidad -o posmoderno- han sido nombradas una cantidad ingente de corrientes teóricas en diversas esferas no siempre provenientes de los mismos ámbitos de influencia y con diferencias marcadamente substanciales: con lo que más que posmodernidad se podría hablar de “posmodernidades” (algo en lo que no quiero caer). Hay, pues, una filosofía posmoderna; relacionadas sobre todo con la filosofía de Foucault, Derrida, Lyotard, Rorty y Vattimo (abarca en gran medida la deconstrucción, la hermeneútica y el post-estructuralismo). Hay una arquitectura posmoderna -o posmodernista- (Jencks o Venturi). Hay una literatura posmoderna -posmodernista- (véase las apostillas al El nombre de la rosa de Umberto Eco). Hay una sociología posmoderna (Baudrillard o Lipovestsky), una historiografía posmoderna (el narrativismo de Hyden White, por ejemplo, o los estudios pos y decoloniales). Y como no, también podría hablarse de una teoría política posmoderna: el Populismo, de manos de posmarxistas como Laclau o Chantal Mouffe.

Pero estas “posmodernidades” son tales porque tienen un hilo transversal que las atraviesa -que es posmodernidad en sentido amplio-; todas responden sintomáticamente a los problemas de su tiempo: con lo cual no es tan importante (¡qué también!) sus aportaciones teóricas sino a aquello a lo que responden: la descomposición del orden interpretativo, epistémico, sociológico y político moderno.

Posmodernidad, por tanto, no es tanto una tradición teórica sino una lógica histórica: más concretamente, la lógica histórica de nuestro tiempo histórico. Desde este sentido amplio la posmoderidad nos abarca a todos: de Saussure a Bannon, de Walter Benjamin a Giddens, de Friedman a Morozov, de Foucault a Fisher, de Debord a Fusaro, de Laclau a Draghi, de Reagan a Chávez.

Por ello, y aquí la clave más transcendental, la posmodernidad debe ser entendida en su totalidad: posmodernidad es neoconservadurismo, es Reacción, individualismo, sociedad de consumo, neoliberalismo, alt-right, pérdida de la conciencia histórica, formalismo y folclore, fetiche de las mercancías, es, por tanto, el fin de las alternativas cualitativas al orden actual con la hegemonía mundial del capitalismo.

Pero posmodernidad es también deconstrucción, ruptura del orden epistémico moderno: razón-sistema-domino, es el fin de la fe en el progreso y de la legitimación de las contradicciones del presente en pos de un futuro que necesariamente va a ser mejor. También posmodernidad son los nuevos horizontes de emancipación: del feminismo de la Segunda y Tercera ola al antiespecismo.

La posmodernidad debe ser entendida en su totalidad: es neoconservadurismo, individualismo, sociedad de consumo, neoliberalismo, pérdida de la conciencia histórica, fetiche de las mercancías. Pero es también deconstrucción, ruptura del orden epistémico moderno

Es decir, la posmodernidad es y debe ser entendida de forma ambivalente (como la propia Modernidad o todo tiempo histórico, vaya): es contradicción hecha orden. La posmodernidad tiene tanto de ultra-modernidad como de anti-modernidad sin ser ni una ni la otra. Es así como debemos operar para comprender nuestro tiempo, es así como debemos actuar para enfrentarnos al Sistema y lanzar proyectos de emancipación transversales.

El esquematismo simplista y pobre en torno a “lo posmoderno”, así como la melancolía e idealización de la Modernidad y el proyecto ilustrado, no solo motivan una inoperancia política sostenida por su infundamentación teórica, sino que, para su propia desgracia, son una manifestación muy clarividente de lo posmoderno. Hablar de Modernidad y de posmodernidad como una forma de dicotomía entre Racional-Irracional, Progreso-Reacción, Regulación-Desregularización, Certeza-Incertidumbre, Ideología-Nihilismo, Sociedad-Individuo, etc. es generar una barrera que no es tal: las bases de lo que consideramos como posmoderno están en los propios albores de la Modernidad, están en Kant y están en la propia Ilustración, pero también se presentan en la propia genealogía occidental (en el “solo sé que no sé nada” de Sócrates). Por lo cual, estando aquí el germen de la Necedad, las cadenas de causa-efecto interpretativas como posmodernidad-Neoliberalismo o Crisis del movimiento obrero-“teoría de la diversidad”, nacen de la estulticia teórica y nublan el horizonte interpretativo de nuestro tiempo.

El esquematismo simplista y pobre en torno a “lo posmoderno”, así como la melancolía e idealización de la Modernidad y el proyecto ilustrado, no solo motivan una inoperancia política, sino que, para su propia desgracia, son una manifestación muy clarividente de lo posmoderno

El desarrollo de la historia, en este caso manifestado en la posmodernidad, es un juego de dispar de dinámicas, una interrelación de afinidades electivas, rupturas y continuidades, choques y fricciones entre diversas derivas y lógicas. Es una complejidad contingente de factores inabarcable en su totalidad. Renegar de sus implicaciones es renegar de la posibilidad de cualquier cambio cualitativo: la única salida sería la Reacción y si la izquierda (cierta “izquierda” para ser exactos) se hace reaccionaria, entonces estamos perdidos.

Ahora sí, así se configura la necedad: confundir el Sistema (la hegemonía del capital, la propiedad de los medios de producción y de los datos, la lógica histórica posmoderna, la sociedad del consumo de masas, la globalización etc.) -que nos atraviesa a todos y abarca la totalidad (y que cualquier proyecto emancipador debe confrontar y superar también desde su totalidad)- como si fuera un Enemigo externo delimitable y enmarcable y confundir al verdadero enemigo (la Reacción, la alt-right, la islamofobia, el repliegue al Estado-Nación soberano, etc.) como si fuera un Aliado es de una necedad no solo irresponsable sino macabra, con unas consecuencias irreparables, en plena descomposición sistémica y hegemónica post-2008.

Los "Fusaros" y "Bernabés" de turno, cruzados contra la posmodernidad, guardianes de las esencias del obrerismo, conocedores de la verdad revelada y las leyes de la historia claman con fuerza: "¡la diversidad fragmenta la conciencia (objetiva, claro está) de la clase obrera!, ¡es un instrumento del Capital!, ¡primero la Revolución (proletaria) y el resto vendrá por añadido!". Ay, con que descaro se jactan de su interpretación más ortodoxa y auténtica del marxismo; pero, ¡qué desdicha! Son tan genuinamente marxistas que adoptan una actitud profundamente anti-marxista: Marx entendía el tiempo histórico desde su totalidad, desde sus contradicciones, desde sus potencialidades y posibilidades.

Sin embargo, estos necios cierran el marco teórico, enfrentan al neoliberalismo con las bases del liberalismo (por supuesto, ¡nada mejor para enfrentarse a la UE y el neoliberalismo que la recuperación del instrumento con más rancio abolengo liberal: el Estado-Nación liberal parlamentario, casi nada!). Y, como no, son tan anti-posmos que a su vez presentan las características más genuinas de lo considerado como tal: los más “pasticheros”, dogmáticos, idealistas, universalizadores de lo particular y particularizadores de lo universal, folclóricos, nominalistas, a-históricos, presentistas, neo-escolásticos, fagocitadores del discurso de la alt-right (siempre un paso por delante) y sobre todo reaccionarios. Sí, reaccionarios, porque no hay nada más reaccionario que seguir operando con la categoría moderna de progreso.

Problematicemos nuestro tiempo histórico, conquistemos el futuro, luchemos por la emancipación, contra el Capitalismo, el patriarcado, el cambio climático, la transfobia, etc. Pero hágamoslo desde la comprensión ambivalente de nuestro tiempo histórico. El Necio no es aquel que ignora, es aquel que se revuelca en su ignorancia alardeando de conocer la Verdad mientras le hace el juego a la extrema-derecha.

Relacionadas

Pensamiento
Pedes in terra
Ahora, en mi mayoría adulta, prefiero mirar mucho más a lo que me rodea, en especial lo que tiene que ver con el sufrimiento de las personas
Pensamiento
Carta al colectivo de arquitectas y arquitectos
Las viviendas existentes fueron diseñadas para unas unidades de convivencia más grandes y con estilos de vida diferentes de las actuales
37 Comentarios
#61437 7:05 24/5/2020

la lucha de la mujer obrera es contra el burgues sea hombre o mujer. no contra el hombre ni contra el blanco ni contra el heterosexual! el feminismo y el posmodernismo en general son interclasistas y el interclasismo liberal es reaccionario y contrarevolucionario. no hay mas que discutir!

Responder
1
0
#40026 9:51 27/9/2019

Cuando leo a pensadores postmodernos me dan la misma sensación que los liberales, esto es, que no saben de historia o la tergiversan. Su ahistoricismo galopante les lleva a decir sinsentidos como que los grandes relatos han caído cuando el relato burgués está más vivo que nunca. Considerar marxistas a los frankfurtianos y postestructuralistas es todo un error. En cuántas huelgas estuvieron los Adorno y Horckheimer de turno, y los Foucault y cía?? Por favor....

Responder
4
4
#40034 11:34 27/9/2019

Hombre, no se que es peor, que consideres a Adorno cómo posmoderno, que dudes del marxismo de la escuela de Franckfurt o que dudes de su fundamenraciom historica. De todas formas el articulo recoge las contradicciones historicas, no se.posiciona. de todas formas fíjate, que tu criticas a los posmodernos y luego definedes la pertenencia al marxismo a una cuestión de integridad individual.

Responder
0
0
#40067 22:00 27/9/2019

El marxista o comunista no sólo está en su escritorio escribiendo y leyendo sobre la revolución sino que también está en la calle agitando y organizando a las masas. Para mí marxistas fueron Meinhoff y Honecker, no Horckheimer ni Adorno.

Responder
4
1
#40160 13:42 30/9/2019

Lo dicho: marxista para ti es una cuestión folclórica. Nada más posmo que eso, por cierto.

Responder
0
0
#40397 21:09 3/10/2019

Entonces qué es ser marxista? Es una cuestión individual de autoproclamación? El ser revolucionario se demuestra en la calle, en las huelgas, los desahucios, etc. Me llamas folclórico por pensar así? Vaya tela...

Responder
1
0
#40566 18:49 6/10/2019

El "ser" revolucionario. ¿Que Ser? El marxismo es un esencialismo? O cualquier manifestación de rebeldía es intrinsecamente marxista?

Responder
5
4
#39842 24:13 24/9/2019

https://tse1.mm.bing.net/th?id=OGC.cc3fa0f0103b11139fa5478d6aac588e&pid=Api&rurl=https%3a%2f%2fmedia.tenor.co%2fimages%2fcc3fa0f0103b11139fa5478d6aac588e%2fraw&ehk=lhuhVHjg85tg5tQwUgLlhw

Responder
0
1
#39763 22:23 23/9/2019

Qué queréis que os diga... Yo lo que veo por la calle es que la gente se sigue guiando por criterios modernos. La posmodernidad es un relato derrotista que se inventaron filósofos aburguesados, supuestamente de izquierda, no hay que darle más importancia. El relato posmoderno nació muerto.

Responder
8
2
#39767 24:01 23/9/2019

Leete el artículo anda

Responder
0
0
#39677 16:35 22/9/2019

El proyecto moderno está inacabado https://youtu.be/18ZaFnLnzsI

Responder
8
3
#39709 12:47 23/9/2019

Habermas está más moribundo todavía que el proyecto Moderno

Responder
3
0
#39676 16:31 22/9/2019

El pensamiento postmoderno lo veo como una puerta trasera abierta por la que se está colando el viejo idealismo de siempre. Por qué todos los pensadores postmodernos son idealistas? Vamos de cabeza a una sociedad cyberpunk con pensamiento agustiniano, y eso me da pánico.

Responder
8
5
#39708 12:46 23/9/2019

WHAT? vaya cacao haces

Responder
3
2
#39827 16:13 24/9/2019

Argumenta por favor. Mi intención con este comentario es levantar alguna ampolla y que alguien sabio me pegue un repaso y así poder aprender. Gracias.

Responder
1
0
#39666 12:48 22/9/2019

Enhorabuena a El saltodiario por publicar estos artículos que nos explican conceptos de una manera clara y concisa que desconocemos pero a su vez oímos y utilizamos diariamente. También agradecer a este periódico que de voz a opiniones de jóvenes que tienen mucho que aportar desde un punto de vista diferente a lo que últimamente estamos sufriendo en una prensa tan sectaria. Gracias

Responder
8
1
#39843 24:13 24/9/2019

😍

Responder
1
0
#39652 18:51 21/9/2019

Excepcional artículo, ante un concepto como se dice tan ambivalente es necesario una explicación como ésta para comprender de que estamos hablando y tratando

Responder
9
0
#39647 16:02 21/9/2019

ERRATA: "¿QUÉ ES..." no ''¿QUE ÉS..."

Responder
0
2
#39664 12:35 22/9/2019

Dejemos el continente y centrémonos en el contenido, que a mi parecer es muy enriquecedor.

Responder
2
0
#39668 13:04 22/9/2019

Tranquilo señor, que ya lo han solucionado. No dejáis pasar ni una!

Responder
2
0
#39670 13:20 22/9/2019

ok, corregido

Responder
2
0
#39646 15:43 21/9/2019

Presumimos de tener la verdad y luchamos por ella pero realmente somos unos necios a no ver más allá de nuestras convicciones.

Responder
8
4

Destacadas

Corrupción
La otra cara del PNV
El Gobierno vasco cerró la legislatura con el derrumbe del vertedero de Zaldibar, que puso en entredicho su gestión de los residuos.
La semana política
Unidad, unidad, unidad

El acuerdo social del pasado viernes muestra el empeño del PSOE por ganar tiempo antes de plantear reformas que limiten el beneficio privado. Los llamamientos a la unidad entre los estados miembro de la Unión Europea tampoco abordan la cuestión fundamental de la redistribución.

Radios libres
Interferencias y ruido blanco en el 100.0 de la FM tras la desaparición de Radio ELA

Radio ELA cesó su emisión en enero de 2020, poniendo fin a una historia de 35 años de radio libre en Madrid. Repasando su historia, algunos de sus hitos revelan muchas de las problemáticas actuales que siguen afectando a las radios libres y comunitarias del Estado español, una de las excepciones represivas en el panorama comunicativo europeo.

Crisis climática
El aumento de la explotación forestal pone en riesgo los objetivos climáticos de la UE

Entre 2016 y 2018, el área dedicada al aprovechamiento forestal ha aumentado un 49% en comparación con el período 2011-15, según un estudio del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea.

Fiscalidad
Cuando el (no)pragmatismo no te deja ver la justicia fiscal

El criterio puramente pragmático es vital a la hora de gobernar un Estado tan diverso como España, sí, mas no puede usarse como bula para justificar incumplimientos del programa, sobre todo en algo tan escandaloso como el impuesto a la riqueza.

Últimas

Promociones
Disfruta del verano con El Salto
Del 1 de julio al 31 de agosto, suscríbete a El Salto y llévate un cuaderno de diversión de la editorial Alma.
Educación
Amenaza de huelga educativa en Madrid

Sindicatos y colectivos de la enseñanza urgen a la Comunidad de Madrid a planificar el curso escolar y a dotar a las instituciones públicas de más personal, espacios y recursos. Anuncian movilizaciones e incluso huelga en septiembre si la Administración no responde.