Pensamiento
La “unión de los opuestos” de Marcuse a 40 años de su muerte

El mes pasado se cumplieron 40 años de la muerte de Herbert Marcuse (filósofo y sociólogo de la Escuela de Frakfurt, crítico de la sociedad mercantil contemporánea), quien definió un proceso, ligado a la sociedad de consumo de masas, que consiste en la “unión de opuestos” en un único concepto. Algo que ha ocurrido recientemente con la palabra "populismo".

Herbert Marcuse
Herbert Marcuse

publicado
2019-08-28 15:38

Una impresión habitual que se puede sacar de los medios de comunicación es el ideal de moderación, “de justo medio”, un mantra que se extiende sin cesar en todos los ámbitos políticos y sociales. El periodista moderado es aquel que no se deja llevar por sus pasiones y es capaz de exponer la realidad de forma más acertada que aquel que contempla la realidad desde un prisma ideológico y radical. ¡Claro, una visión moderada y de crítica sensata y constructiva no es una opción política o ideológica! Todo ello se canaliza en la opinión pública a través de la siguiente máxima: “Los extremos se tocan, hay que tender a la moderación. En el centro, en el centro está la virtud”.

“El extremismo es malo”, nos repiten sin cesar, “el extremismo es ser violento, es ser radical” El radicalismo de ISIS, el radicalismo de ETA, el radicalismo de la CUP, el radicalismo de Podemos, el radicalismo de Trump o Le Pen, el radicalismo, ¿por qué no?, del propio Partido Popular. Todos, en su propia medida, radicales, extremistas, se dejan llevar por las pasiones, se alejan de visiones profundas, y por supuesto, acaban llegando a la violencia. Radical es ser extremista, extremista es ser radical, es ser violento, es algo peligroso, ¡huyamos de ello!

Ay amigo, que forma más terrible de torcer la realidad, de limitar los conceptos de suprimir la comprensión. Hace más de medio siglo Herbert Marcuse, sociólogo y filósofo alemán de la Escuela de Frankfurt, —el cual cumplió 40 años de su muerte el pasado 29 de julio— definió un proceso, ligado la sociedad de consumo de masas, al que denominó como “unión de los opuestos”. De forma muy resumida consiste en la unión de una serie de elementos o conceptos que intrínsecamente pueden llegar a ser incluso opuestos, en una misma idea o imagen. Es decir, la plasmación en una frase o en una sola palabra, de realidades sustanciales muy diversas, convertidas así en una idea desprovista de todo su bagaje conceptual.

Actualizando a Marcuse, cuyas aportaciones siguen teniendo validez, y trayéndolo a día de hoy, podemos observar una palabra que, con solo oírla, se nos atraganta y nos hace huir despavoridos como buenos defensores del pragmatismo reformista: Populismo.

Antes hemos mencionado a varios indeseables radicales y, por tanto, populistas: Le Pen, Trump o Pablo Iglesias, pero podemos sumar a muchos más: Tsipras, Beppe Grillo, Varoufakis, Nicolás Maduro, Matteo Salvini, Andrej Babiš, y un largo etc. Es decir, líderes de izquierda o derecha, que se alejan del reformismo, y basan su discurso en una demagogia simplista que, aunque en apariencia, ideológicamente están en las antípodas, en la práctica se centran en las mismas premisas, es decir, en contra de los proyectos de piruleta y caramelo del “cosmopolitanismo” neoliberal, la Unión Europea, y los maravillosos tratados de libre comercio. Lástima es que esta interpretación de populismo no solo es totalmente falsa, sino que además responde al fenómeno de unión de los opuestos marcusiano que he señalado.

Populistas serían los líderes de izquierda o derecha, que se alejan del reformismo y basan su discurso en una demagogia simplista. Lástima es que esta interpretación de populismo es totalmente falsa

La palabra "populismo", que no viene al caso analizar intrínsecamente, es vaciada conceptualmente, se convierte en una imagen, en una idea, en la cual se incluyen elementos tan antitéticos (contrarios) como pueden ser movimientos de la derecha reaccionaria (Frente -ahora "Agrupación"- Nacional, Ukip, Trump, VOX) hasta otros izquierdistas (Syriza, Podemos, etc). Cerrando de esta manera la pluralidad conceptual, se reduce el propio lenguaje, lo que tiene unos efectos todavía más perversos: el repliegue del pensamiento.

Esto ocurre al eliminar el significasdo real de palabras cuyas interpretaciones pueden tener una implicación de comprensión política cualitativamente plural que, al ser suprimidos, nos hacen caer en una simplificación de conceptos complaciente con el establishment. Y lo que es peor, al eliminar estos significados, se elimina de nuestro propio pensamiento toda oportunidad de salida cualitativa al orden imperante, el que nos ha llevado a unos caminos de agotamiento, desigualdad y de destrucción medioambiental.

La palabra "populismo", es vaciada conceptualmente, se convierte en una imagen. Cerrando de esta manera la pluralidad conceptual, se reduce el propio lenguaje, lo que tiene unos efectos todavía más perversos: el repliegue del pensamiento
Una vez planteado el concepto de "unión de los opuestos" y aplicado al caso del populismo, podemos volver a la idea de radicalismo que antes señalábamos. Radical, radical, ¿qué es radical? Desde el ISIS a Podemos, desde Trump al independentismo catalán, ¿cómo es posible que en una misma idea estén reunidos desde grupos terroristas a partidos políticos de izquierdas? Todo vale para nuestros amigos de los mass media.

Radical, como concepto político, hace referencia a la actividad que apuesta por un cambio cualitativo, un cambio “de raíz”, del orden vigente o de la esfera en la que operan. Pero… ¿para qué usar ese término con todo su bagaje conceptual pudiendo retorcerlo y eliminarlo, que es mucho más divertido? Ser radical, en su propia esencia, es ir en contra de la moderación, ahí está el pretexto, ¿quién o quiénes van en contra del orden establecido? Los metemos todo en el mismo bote, lo agitamos y nos queda un delicioso cóctel etimológicamente desvirtuado. ¿Defiendes una trasformación significativa del orden vigente? Entonces eres radical, y como tal eres terrorista, porque, como no, “los extremos se juntan”.

Radical, como concepto político, hace referencia a la actividad que apuesta por un cambio cualitativo, un cambio “de raíz”, del orden vigente o de la esfera en la que operan
Pero, ¡ay de mí!, ¿dónde están los extremos? El Comunismo y Stalin, extrema-izquierda; el nazismo y Hitler, extrema derecha. muy sencillo. En el centro, los moderados liberales, "defensores del orden constitucional y del parlamentarismo", y dentro de esa lógica centro-derecha (conservadores) y centro-izquierda (socialdemócratas o socialistas) en torno al centro virtuoso como alternancia "democrática y sensata". ¡Todo muy sencillo! Lástima que al rascar un poquito se viene todo abajo.

El eje izquierda-derecha surgió en la Revolución Francesa, la colocación en la Asamblea Nacional determinaría la conceptualización: Izquierda son los defensores del nuevo modelo liberal y Derecha, los defensores del Antiguo Régimen. La irrupción del movimiento obrero y del marxismo profundizó la división: Derecha en torno a la defensa del libre comercio e Izquierda en torno a la economía socialista. Entonces Stalin es de extrema izquierda ¿no? ¿Pero dónde dejamos a la oposición de izquierdas y al marxismo libertario, denominados peyorativamente por la ortodoxia marxista-leninista como infantilistas o "izquierdistas"? El justo medio estará entonces en la social-democracia keynesiana que busca una síntesis con un sistema de economía mixto. Pero, espera, ¿y el tercerposicionismo, que intentaba romper con el eje liberal-marxista, posicionándose en contra de ambos desde una posición reaccionaria, es decir, las posiciones tradicionalmente fascistas y ultranacionalistas? ¿Y la llamada Tercera Vía, es decir, el socioliberalismo? ¿Y el nacional-bolchevismo?

Como el lector puede apreciar, la política y las ideologías políticas son un crisol de posturas y ramificaciones que impiden una sistematización simplista en forma de eje infantil lineal "izquierda-derecha". Aunque claro, donde quedaría entonces nuestra maja amiga "la pinza", esa que une a los malvados extremos para aplastar al centro sensato.

En definitiva, a modo de conclusión, "en el centro está la virtud" una máxima ética aristotélica siglo IV a.c. no puede, ni debe aplicarse para interpretar toda la variedad conceptual de la política contemporánea. No solo limita la comprensión de la misma, sino que además reduce su propio alcance, sirviendo de esta manera de instrumento para el Statu Quo. Todo ello, sumado al fenómeno de unión de los opuestos expuesto por Marcuse (pero con unas repercusiones claramente visibles a día de hoy) repliega nuestro lenguaje y, por ende, nuestro pensamiento político. 

el pensamiento de marcuse
Marcuse influyó fuertemente en las revueltas estudiantiles y la izquierda radical de los 60 y los 70. Estudió el capitalismo que se estaba configurando en aquel momento y apuntó que se trataba de un proceso nuevo mucho más manipulativo que el capitalismo clásico, por lo que debía ser analizado como algo diferente. Acuñó la idea de “tolerancia represiva”, ya que afirmaba que el poder ahora integra a los individuos en la sociedad satisfaciendo sus necesidades, y acaba con su autonomía.

Frente a la función principalmente represiva conocida hasta entonces, el capitalismo avanzado que describe Marcuse ha generado, a través de los estados de bienestar, una mejora en el nivel de vida de los obreros, que es insignificante a nivel real pero contundente en sus efectos: el movimiento proletario ha desaparecido, y hasta los movimientos antisistémicos más emblemáticos han sido asimilados.

Para Marcuse, la modernidad supone que el consumismo contribuye a una mercantilización de la cultura y a una tecnificación cosificadora de la conciencia. El control sobre la gente funcionaría, de esta forma, como una articulación de asimilación, presión y seducción a la vez.

Marcuse, unía de forma crítica a Freud y Marx, influido por Wilhelm Reich y explicaba que lo que la la sociedad industrial moderna ha hecho con el instinto libidinal del hombre es desublimarlo, y reducirlo al exclusivo ámbito de lo genital, cuando en realidad el cuerpo mismo del hombre y la mujer es sólo ansia de libertad. Esto ha permitido a esta sociedad disponer del resto del cuerpo humano para la producción capitalista (incluido el ocio), así como de todas las energías de los hombres.

En El hombre unidimensional, obra enmarcada dentro de la Teoría crítica (se puede encontrar en internet), explica como lo fundamental de formación de la conciencia humana se da en la niñez, tal como se vive en el interior de la familia. Lo que la sociedad industrial moderna ha trasmutado es precisamente ese ámbito familiar, en el que la alienación se ha introducido a través de los medios de comunicación de masas, reemplazando a la familia, y formando a los hombres con categorías que no salen de él mismo, sino del capitalismo. Las necesidades del hombre, así como sus anhelos, sueños y valores, han sido producidos por el poder, y de esa manera se ha asimilado cualquier forma de oposición o movimiento antisistémico. 

Relacionadas

Periodismo
Cerbero y la fábrica de noticias

La historia de las interferencias gubernamentales en el ejercicio del periodismo es tan vieja como la profesión misma.

Manipulación
La mutilación de nuestras aspiraciones
Primero, durante las vacas gordas, indujeron mutilaciones en nosotros con el palo y las zanahorias. Promovieron la sustitución de deseos y aspiraciones valiosas e integrales -otra vida, otras relaciones, otro mundo…- por sucedáneos.
Medios de comunicación
Hegemonía mediática vs. democracia: el caso de Venezuela

Desde que la revolución bolivariana llegó al poder en Venezuela, tuvo en el espectro mediático uno de los principales escenarios de confrontación. Incluso antes de sus victorias políticas, apenas Hugo Chávez empezó a ser una amenaza cierta para las élites económicas y políticas del país, el poderío mediático, que estaba por completo en manos de estas élites, enfiló en su contra. Censura y satanización fueron los métodos.

7 Comentarios
#39431 15:19 17/9/2019

😍

Responder
1
0
#39023 14:54 3/9/2019

Me encanta Marcuse

Responder
4
0
#38899 21:24 29/8/2019

El artículo es brillante, muy ameno, conciso y excelente en la terminología.
Lo único es que le habéis escrito mal el nombre al autor. "Luis" no lleva tilde, corríjanlo.

Responder
4
0
#38855 20:28 28/8/2019

Enhorabuena, excelente artículo

Responder
11
0
#38850 17:42 28/8/2019

Buen análisis, es fundamental la formación intelectual y política, y textos como estos lo hacen de una manera pedagógica y amena

Responder
17
0
#38849 17:38 28/8/2019

Marcuse, ese filósofo olvidado, pero tan presente, gracias por el artículo.

Responder
16
0
#38848 17:34 28/8/2019

Que bien redactado, se necesitan más pensadores así

Responder
19
0

Destacadas

Laboral
Trabajo elimina las bajas por enfermedad como causa de despido objetivo

El Gobierno elimina el artículo 52 d) del Estatuto de los Trabajadores, que permitía el despido objetivo si las bajas por enfermedad superaban el 20% de la jornada en dos meses consecutivos o el 25% en cuatro meses no consecutivos. 

Comunidad de Madrid
El Gobierno de Díaz Ayuso encubrió un recorte de 145 millones de euros en partidas sociales
Una denuncia lanzada por el grupo de Más Madrid revela que 145 millones de euros destinados a educación, sanidad, dependencia, vivienda y exclusión fueron desviados para cumplir con la “regla de gasto”.
Euskal Herria
Gobierno vasco revela que al vertedero de Zaldibar solo le quedaban tres años de vida

A petición de la oposición, el lehendakari Iñigo Urkullu ha realizado una comparecencia parlamentaria en la que ha defendido la “responsabilidad subsidiaria” del Gobierno vasco, frente a la empresa gestora del vertedero de Zaldibar, cerrando filas sobre su gestión en el accidente ambiental más grave de la década.

Residuos
Zaldibar, de prohibir vertederos en el pueblo a la crisis de la década

El vertedero de Zaldibar (Bizkaia) se derrumbó el 6 de febrero. Dos operarios desaparecieron sepultados, la autopista quedó cortada, los escombros se incendiaron y las nubes de humo tóxico se propagan desde entonces por las inmediaciones. El gobierno del PNV y PSE comparece hoy, presionada por la oposición, para dar cuentas sobre su gestión institucional.

Podemos
El escenario que queda después de la ruptura de Anticapitalistas y Podemos

La desafección entre los grupos políticos que representan Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez ha desembocado en una ruptura previsible. Anticapitalistas anuncia un tiempo de reflexión para crear un espacio de oposición al PSOE, y Podemos afronta una asamblea clave para reubicarse tras el pacto con los socialistas.

Últimas

Humor
Terraplanismo

Colaboración de Yeyei Gómez para El Salto.

Humor
La letra pequeña

Trigésimo octava colaboración de Mauro Entrialgo para El Salto.

Centros de Internamiento de Extranjeros
Un menor permanece ingresado en el CIE de València a pesar de probar que tiene 16 años

El colectivo CIEs No denuncia que el juez no ha admitido el documento de identidad del ingresado porque llegó partido desde Argelia, aunque la familia asegura que la envió en perfecto estado.

Brasil
Brasil, los otros genocidios

El presidente Jair Bolsonaro nunca lo ha ocultado y ha llegado a poner públicamente en duda el carácter de seres humanos de los pueblos indígenas.