Opinión
¿Existen los privilegios masculinos?

La respuesta rápida es que sí. Pero, ¿qué son los privilegios masculinos? ¿Qué diferencias hay entre privilegios y derechos negados? ¿Son voluntarios los privilegios?


publicado
2019-09-15 07:00

“No sé quién habrá descubierto el agua, pero dudo que haya sido un pez”. Con esta frase, Patricia Leavy apunta en un libro suyo la dificultad que existe a la hora de percibir objetivamente los privilegios cuando vivimos inmersos en ellos.

Estos últimos meses se han ido viralizando discusiones en redes o en los medios sobre el tema de los privilegios masculinos. Famoso fue el hilo de Facundo Moreno o el más reciente de Nicolás_M0. También golpeó bastante fuerte el célebre Quiz de Beatriz Serrano para Buzfeed. En las filas del machismo también los privilegios son mencionados constantemente, pero como ataque: te retan constantemente a nombrarlos y cuando lo haces te contraatacan con los problemas de los hombres —“¿cómo vamos a tener privilegios si somos víctimas de suicidio, de guerras, de homicidios, etc.?”— como si todo fuese una suma-cero y como si por los costes de la masculinidad los privilegios no existiesen.

Sin embargo, hay que reconocer que el debate sobre los privilegios sigue siendo complejo y esquivo. La noción de privilegio sigue estando poco definida y resultaría muy enriquecedor discutir más detenidamente sobre esto.

¿Existen los privilegios masculinos? La respuesta rápida es que sí. Existen. Sin embargo, una respuesta más elaborada nos permite matizar muchas cosas. ¿Tenemos claro qué son los privilegios masculinos? ¿Qué diferencias hay entre privilegios y derechos negados? ¿Son voluntarios los privilegios?

QUÉ SON LOS PRIVILEGIOS

Etimológicamente, privilegio se refiere a las leyes privadas (privuslegio) que ostentan unas personas o grupos de personas. Leyes privadas que se traducen en una serie de beneficios especiales, unas ventajas sociales de un grupo respecto a otros.

La forma de justificar esta ventaja suele estar ligada a una noción de méritos personales (“me lo gané con el sudor de mi frente”), que convierten las ventajas en una suerte de derecho merecido. Y quizás por eso la palabra “privilegio” causa tanta urticaria a los privilegiados. En nuestras sociedades meritocráticas es difícil entender que muchas de las cosas buenas que nos pasan no dependen de nosotros, sino de rasgos que no controlamos. Nuestra cultura individualista nos educa en pensar que el fracaso o los problemas que tiene alguien se deben a sus malas decisiones o malas actitudes en lugar de a sus características de género, piel, etnia o sexualidad.

Si entendemos que los privilegios provienen de una serie de rasgos heredados, la lógica capitalista del “sudor de la frente”, el “ganarse el pan” y el “trabajo os hará libres” pierde fuelle

Pero, si entendemos que los privilegios provienen de una serie de rasgos heredados —y por lo tanto, no voluntarios— que suponen ventajas en sociedades jerarquizadas en lugar de verlos como resultado de la meritocracia, el supuesto mérito individual queda en entredicho. Si vivo bien no tanto porque “me lo he ganado” sino porque tengo una serie de características estéticas —determinado color de piel, sexo atribuido coherente con el género, procedencia étnica que pasa desapercibida, estatus socioeconómico percibido, etc.— y características sociales —documentos legales, capacidad adquisitiva, accesibilidad física/cognitiva, orientación sexual aceptada, etc.—, la lógica capitalista del “sudor de la frente”, el “ganarse el pan” y el “trabajo os hará libres” pierde fuelle.

QUÉ NO SON LOS PRIVILEGIOS

Ahora bien, no todo es privilegio. En los hilos de Twitter mencionados más arriba se intentan listar los que podrían ser los privilegios de los hombres. Allí se pueden leer cosas como “nos pagan más por hacer lo mismo”, “podemos salir a la calle sin miedo”, “como camarero nunca he tenido que aguantar que me toquen en el trabajo”, “no nos ningunean por jugar a videojuegos”, “no nos echan por pedir la licencia por maternidad” y un largo etcétera. En el Quiz de Beatriz Serrano aparecen, en la misma línea: “nunca he sido criticado por el tono de mi voz”, “no suelen interrumpirme cuando estoy hablando”, “No me suelen pedir que sonría más”, etc.

Muchos de los privilegios masculinos que suelen mencionarse tienen algo en común: no resultan privilegios en sí mismos, sino que se convierten en privilegios cuando a las mujeres se les niegan derechos como el de un sueldo equitativo, seguridad urbana, no ser cosificadas sexualmente o no ser desvaloradas a priori.

Peggy McIntosh, en uno de los textos más célebres en torno a los privilegios masculinos y blancos (“El privilegio blanco: deshaciendo la mochila invisible”), habla de que necesitamos herramientas de análisis fino y claro para entender correctamente qué son los privilegios. Muchos de los que consideramos “privilegios” son más bien“derechos” que tendríamos que universalizar. Y esta confusión hace que los mezclemos con esos privilegios que debemos eliminar por reforzar jerarquías y dar licencia a los privilegiados para poder seguir alimentando relaciones de desigualdad.

Muchos de los privilegios masculinos que suelen mencionarse no resultan privilegios en sí mismos, sino que se convierten en privilegios cuando a las mujeres se les niegan derechos

Yo suelo hacer un ejercicio para saber qué es un privilegio y qué no: ¿Es deseable quitar ese privilegio al privilegiado? ¿No? Entonces no es un privilegio. Un ejemplo: ¿Es deseable que los hombres pasen también inseguridad en las calles? Entonces la seguridad no es un privilegio, es un derecho no cumplido en las mujeres. ¿Es deseable que a los hombres nos deje de salir gratis opinar/tocar/valorar cuerpos de mujeres? Entonces parece que la impunidad del hombre para con la interacción no deseada con otros cuerpos sí es un privilegio.

¿La desigualdad de salarios que hace que hombres cobren más es un privilegio? ¿Es deseable que el hombre cobre menos? Si la respuesta es no, más que un privilegio es una discriminación contra la mujer.

¿Es un privilegio que la voz de los hombres se escuche mucho más que las mujeres cuando dicen lo mismo? Es deseable que al hombre se le deje de dar más credibilidad por su autoridad presupuesta. Ojalá se fuese tan crítico con lo que dicen los hombres como cuando lo dice una mujer. Esa credibilidad extra sí que es un privilegio.

El problema no es que el hombre camine seguro por la calle sino que la mujer no lo pueda hacer

Los privilegios son elementos que, desde cualquier pensamiento igualitario, deben eliminarse. ¿Quién puede defender un privilegio? Por eso, más que considerar como privilegios el caminar tranquilos, el ser escuchados, el ser valorados o el poder disponer de nuestro cuerpo quizás debamos considerarlos como derechos fundamentales que no se están cumpliendo para todas.

Ese desplazamiento permitiría entender que el problema no es que el hombre camine seguro por la calle sino que la mujer no lo pueda hacer. Eso también permitiría que tú (yo), hombre cis hetero, por fin entendiera(mo)s que no te están echando en cara el no tener miedo, sino el no estar luchando por que esa tranquilidad de la que disfrutamos sea universal.

En resumen: ¿Hay privilegios masculinos? Sí, por supuesto. Las estructuras sociales nos valoran más a la hora de hablar —incluso cuando tomamos malas decisiones—, se nos presuponen habilidades masculinas, somos más contratables y fiables según el “efecto Jennifer-John” del que habla Barbijaputa en este artículo, escalamos más en puestos organizativos debido a las redes informales de fraternidad, nos podemos ausentar de los trabajos de cuidados, podemos ejercer violencia cuando queramos y un largo etcétera. Sin embargo, hay que tener cuidado con confundir con privilegios los derechos básicos que se les niegan a los grupos oprimidos.

LAS DIFICULTADES DE PERCEPCIÓN

Decíamos al principio del artículo que resulta muy difícil notar un privilegio cuando vives desde siempre en él. Michael Kimmel, en su libro Privilegio, menciona una investigación realizada a jóvenes estadounidenses donde se les pedía que nombrases una lista de las cinco características más relevantes en su vida social. En esa respuesta, prácticamente todos los estudiantes afroamericanos mencionaron el color de piel mientras que ninguno de los estudiantes blancos hicieron dicha mención. Lo mismo con la religión: casi todos los judíos y árabes mencionaron su credo, mientras que sólo el 25% de los cristianos hicieron lo mismo. Casi todos los jóvenes de orientación sexual no normativa reconocieron esta condición mientras que ningún joven heterosexual puso su orientación como relevante.

Vox
Enfadados con todo: Vox y la masculinidad

¿Qué pasa con los hombres para que encuentren en la derecha radical un nicho de confianza? ¿Qué dice o hace la ultraderecha para conectar con un votante masculino?

Existe una dificultad de percepción fundamental. Lo visible suelen ser los límites y barreras que nos frenan, pero no tanto facilidades que tenemos para correr más rápido.

Ojalá me hubiesen sensibilizado con mis privilegios de género tanto como lo hicieron con el tema de la pobreza

Vuestros mayores os habrán dicho mil veces eso de “cómete todo lo del plato porque no sabes la suerte que tienes por comer todos los días”. Ojalá me hubiesen sensibilizado con mis privilegios de género tanto como lo hicieron con el tema de la pobreza. Pero no. Hemos tenido una muy mala educación en lo que a concienciación de los privilegios se refiere. Y eso nos pesa a la hora de valorar la suerte que tenemos de no sufrir determinadas injusticias.

Es fundamental, pues, la visibilización de la diferencia de acceso a los derechos más básicos de seguridad y dignidad. Sobre todo, urge el trabajo constante y temprano de concienciación en los estratos que menos sufren estas desigualdades. Una mirada rápida por las discusiones en redes sociales sobre los privilegios permite ver que aún existe un rechazo enorme de los hombres a la hora de entender que las desigualdades y los derechos no se reparten de manera equitativa.
Sin embargo, cuando intentamos señalar los privilegios y las injusticias, es muy fácil individualizar la responsabilidad y caer en moralismos éticos. ¿Es siempre cuestión de voluntad el ejercicio de un privilegio?

Gran parte de los privilegios de los que gozamos son estructurales: mayor legitimidad de palabra, mayor capacidad de decisión sobre nuestro cuerpo, menor presión a nuestro físico, etc. Los privilegios no son algo que se posea individualmente, no son una cosa. Son situaciones de ventaja en relaciones sociales. Y en ese sentido, para modificarlos, las acciones individuales no suelen tener mucho efecto. Como decía en otro artículo, las soluciones individuales a problemas sociales suelen fallar. Y como decía McIntosh respecto a los privilegios blancos: el racismo no acaba porque los blancos cambien de actitud. Seguramente se avanza, pero no se soluciona el problema.

Individualizar los debates en torno a los privilegios nos hace perder de vista lo estructural de la desigualdad. Sin embargo, es importantísimo concienciar a los privilegiados de cómo grupos enormes de población sufren desigualdades de manera continuada. En última instancia, se trata de caminar por la delgada cuerda de responsabilizar a individuos sin caer en la culpabilización.

Relacionadas

Opinión
Madres y abuelas andaluzas como referentes feministas

Tendemos a buscar sabiduría siempre fuera, lejos de las calles de nuestros barrios, de nuestras casas, ignorando el saber de las mujeres de nuestro entorno cercano. ¿Qué es un referente feminista?

Feminismos
Durangoko kaleetako istorioak

Dekolonialitatearen inguruan lan egitea premiazko bilakatzen ari da mundu euskaldunean.

Opinión
Ministerio de Igualdad, diana para trols

Irene Montero será ministra de Igualdad, en la segunda vez en que Igualdad pasa tener rango de Ministerio. La primera vez fue en 2008, con Bibiana Aído al frente. Aído fue blanco de ataques furibundos por estar al mando de un ministerio que Zapatero hizo desaparecer dos años después de crearlo.

26 Comentarios
#44659 23:52 13/12/2019

Es un interesante desglose de que se puede reconocer como privilegio relacionando con la división de género, pero no seria mejor tomar en cuenta que es la sociedad la que otorga estos privilegios y que por desgracia el dinero y el poder, son los motores del acceso a los mismos, sin importar en muchos casos otros factores?

Responder
0
1
Bodegard 18:09 23/9/2019

Si pudiera darte el premio a la lectura más estúpida leída en este verano, ese premio sería tuyo. Felicidades.

Responder
7
12
#39821 14:06 24/9/2019

Un montón de argumentos de peso...
Por suerte, tu opinión no interesa a nadie y da igual si te gusta o no a ti el artículo...

Responder
9
3
Lucrecia SR 21:30 17/9/2019

Estuve pensando y creo que me chirría porque de alguna forma no veo incoherencia o incompatibilidad entre que X ejemplo sea un derecho no conquistado y al mismo tiempo un privilegio para los hombres. No es como si debiesen salir del privilegio (positivo como tener seguridad, educación, voz) que es, sino que nosotras debemos alcanzar ese privilegio y en consecuencia el privilegio se va a tomar por culo porque se convierte en igualdad. Desaparece. Y puede ser que la diferencia sea en cómo vemos el privilegio... Para mí siempre va a estar: con respecto a otro género, barrio, país... Como cuando valoras lo que hay y no podes dejar de llamarlo privilegio.

Responder
1
0
#39454 8:24 18/9/2019

Claro que es como se mira, una mujer europea tiene el privilegio de la educación muy por encima de los hombres de cualquier país subdesarrollado por ejemplo.

Responder
3
1
#39381 16:08 16/9/2019

Infancia libre...

Responder
1
1
Mr. T 15:56 16/9/2019

Presuntamente una asociación hacia uso de unos privilegios que la justicia le fia...infancia libre se hacen llamar, esta formada por hombres?

Responder
24
3
Bergo 15:29 16/9/2019

Según con quien te compares independientemente del sexo siempre tendrás mas o menos privilegios según muchísimos factores y situaciones. Hablemos de igualdad entre personas y dejemos de polarizar todo si no nunca pararemos la rueda

Responder
35
8
#39404 10:44 17/9/2019

Estas hablando de ventajas contextuales. Los privilegios son ventajas sistematizadas a través de estructuras sociales. Cenutrio.

Responder
5
5
Bergo 11:37 17/9/2019

Me oprime que presupongas mi genero y el insulto también. Mas vueltas a la rueda

Responder
5
2
#39414 12:00 17/9/2019

Ajá... cuéntame más...

Responder
6
11
#39378 15:40 16/9/2019

Hay privilegios que vienen facilitados por una estructura social determinada. Los privilegios no son meramente contextuales. Esos no son los problemáticos (ser más alto que alguien, ser más rápido, etc.). Son los estructurados, que reparten poderes de manera desigual a los que se refiere el texto.

Responder
8
9
Anónimo 14:03 16/9/2019

¡Muy buen artículo! Tenemos que revisarnos más y discutir más abiertamente sobre estos temas. Mis felicitaciones.

Responder
16
2
Todes 12:00 16/9/2019

Hay muchos puntos de vista...se podría argumentar en los casos de custodia de los hijos privilegios de la mujer como refleja Naira Pérez de lo que ocurre con las custodias compartidas en España

Responder
41
13
#39385 17:44 16/9/2019

Creo que eso más que un privilegio femenino es la consecuencia del privilegio masculino de desentenderse de la mayoría o todas las tareas de cuidados. Quien no sabe freír un huevo tiene pocas credenciales para reclamar la custodia de sus hijos. Esto deja automáticamente fuera a cualquier hombre que no mueve un dedo en casa, y a todos aquellos que "echan una mano". No hay más que echar un ojo a las encuestas sobre la participación de los hombres en las tareas del hogar para ver la verdadera naturaleza del problema.

Responder
11
21
Ariel 23:11 26/9/2019

Cierto, muchas mujeres actuales no saben ni freír un huevo.

Responder
1
1
#39392 20:08 16/9/2019

Menudo argumento...que nivelazo

Responder
13
5
#39387 18:41 16/9/2019

Generalizar cuando interesa no es realista ni feminista, en mi caso las tareas se reparten igualitariamente pero si me separara la ley esta a mi lado, es así , justificarlo con esos argumentos es que no tienes argumentos

Responder
15
4
#39405 10:46 17/9/2019

Que en tu caso haya cierto reparto de tareas no elimina un problema. Hay un mundo enorme fuera de tu casa. Y las estadísticas son claras al respecto: los hombres no se hacen cargo de las tareas del hogar. Y si lo hacen es de las tareas menos engorrosas. Los hombres cocinan pizzas los sábados, no limpian el baño.

Responder
6
5
#39409 11:32 17/9/2019

Hay un mundo fuera de los dogmatismos...no se que hombres conoces tu

Responder
5
3
#39415 12:01 17/9/2019

No va de los que conozco, va de los que existen segun estudios profesionales. Si tu opinión se basa en lo que conoces, tu mirada es bastante estrecha, cari.

Responder
3
7
#39423 12:50 17/9/2019

Las estadísticas solo cuando interesan...Beatriz de Vicente: "Casi el 70% de los infanticidios están cometidos por mujeres”

Responder
4
2
#39354 10:36 16/9/2019

Ciertamente, es muy complejo esto d los privilegios. Hay muchas coas que no se sabe de donde vienen, hay muchos privilegios que no sabes como quitarlos y ni es que haya mala voluntad o maldad. Simplemente hay patriarcado...

Responder
22
62
Maite 10:27 16/9/2019

Soy mujer y tengo privilegios por mis capacidades sobre otras personas menos cualificadas

Responder
48
20
#39358 11:44 16/9/2019

Esto es un ejemplo de cómo trollear sin estilo

Responder
15
34
#39357 11:32 16/9/2019

Menudo trollaco.

Responder
13
43

Destacadas

Desigualdad
Distribución de la riqueza en España: desigualdad para la que no se prevén cambios

En 2024 los ricos supondrán un 0,03% de la población española, sólo una centésima más de la relación del año pasado: en 2019 había 979 milmillonarios en un país con más de 47 millones de habitantes. Un reciente informe de Oxfam Intermón apunta en este sentido que poco más de 2.000 personas en el mundo atesoran más riqueza que 4.600 millones de habitantes.

Tribuna
El Gobierno de coalición, TINA y el lobo

Desde ciertos sectores de izquierda se ha presentado el acuerdo de coalición como la única alternativa frente al fascismo, insuflando aire a todo aquello que antes tanto había criticado: el régimen neoliberal del 78.

Oriente Medio
Noam Chomsky: “EE UU es un Estado canalla y el asesinato de Soleimani lo confirma”

Noam Chomsky señala en esta entrevista para Truthout traducida por El Salto cómo la errática táctica de Donald Trump está reforzando al Daesh y convierte al imperio en una “nación canalla”.

Carta desde Europa
¿Posbrexit, poslaborismo?

Las elecciones del 12 de diciembre de 2019 tal vez han sellado el divorcio de la clase obrera británica y su partido tradicional.

Música
Los Voluble: “Situamos en el mismo plano de importancia las tonás de Agujetas y el breakbeat andaluz”

Folclore digital, colectividad o apropiación cultural son algunos de los conceptos que definen las creaciones festivo-subversivas de Los Voluble y su discurso contrahegemónico.

Ecología
Sukar Horia, contra la crisis ecológica

Frente a la planta de Petronor, la empresa más contaminante de la CAV, han reivindicado una transición ecológica justa y han manifestado su apoyo a la huelga general convocada para el 30 de enero.

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
Ciencia
¿Qué es la educación y esa cosa llamada ciencia?
Dentro de las aulas donde se imparte el método científico, el análisis crítico es bienvenido, siempre y cuando no supere los límites establecidos
Educación
El mal llamado pin parental. ¿Quién impone su ideología a quién?
Los pánicos morales que la derecha agita para su propuesta de veto parental ponen en peligro los principios más básicos de la educación pública.
Greenwashing
La mentira verde
El documental "La mentira verde" (2018) de Werner Boote critica el fenómeno greenwashing.
Educación
El fruto

Hace tiempo que se oye que hay que dejar un mundo mejor para nuestras hijas y parece lógico. Menos lógico resulta mostrar no solo comprensión sino incluso admiración cuando, desde el privilegio, alguien comete una falta, legal o simbólica, pero lo hace por el bien de sus hijas.