España no se vende. La bandera, 10 euros

Viva España y viva el Rey. Viva la Guardia Civil y la Policía. Miles de personas acuden a la llamada de PP, Ciudadanos y Vox en Colón bajo la mirada de un cordero: el del enorme cartel de la serie de Netflix sobre los abusos de la iglesia.

YoVoy Manifestación Colón 1
Varias personas ondean banderas de España enla concentración de este domingo en Madrid. Sofía Calero

publicado
2019-02-10 17:07:00

Voy mirando el móvil y no me he dado cuenta de que en Villaverde Alto o quizá en Puente Alcocer se ha subido un matrimonio con una bolsa de (Sfera) de la que asoman unos palitos. Deduzco que son mástiles de bandera y que en la bolsa de las rebajas van los trapillos que en menos de media hora ondearán a ritmo discopop en uno de los barrios más exclusivos (que diría una inmobiliaria) de Madrid. Son las once y cuarto y voy en la C5 dirección a Atocha a hacer transbordo con destino Colón.

Unos minutos antes, en Zarzaquemada, he ido sin mirar hasta el primer vagón para esquivar a los vecinos de mi barrio que han quedado en el andén para ir a manifestarse juntos por una España Unida, o una sin complejos, o algo así, ya no me acuerdo.

A una la llaman por teléfono. Estamos en el cuarto vagón. Vale, vale. Hasta ahora.

Una parada más tarde se sube un vecino latino que quizá, ojalá, sea ya español si es ese su deseo, para que este sur de Madrid me dé un poco menos de pena. Esta semana entrevisté a una mujer de origen peruano que en un momento de la conversación me dijo “soy española, antes era migrante”. ¿Lo veis? Esa etiqueta que les ponemos los blancos occidentales privilegiados se la quitan si les da la gana. Ojalá pudiera yo hacer lo mismo con mis prejuicios.

Hago transbordo en Atocha y en Recoletos dejo pasar la marea porque voy escribiendo esto y mirando el Telegram y leyendo un artículo de El Salto Andalucía. Y porque además quiero esquivar a mis vecinos, la verdad.

La gente pasa los tornos al tiempo que va desplegando sus banderas, como si fuera una coreografía. Picar el billete, desplegar la bandera, hacer selfie. Clic. Mientras, en un grupo de Telegram alguien dice que solo se moviliza gente mayor a estas cosas de las derechas, pero aquí hay muchos jóvenes y niños, algunos en carrito.

Imposible hoy llegar a la bandera, dice una.

Viva España. Dice otra.

Viva. Responden a coro en el pasillo de salida a la superficie, mientras pasamos debajo de un anuncio de Manos Unidas que sugiere que están mal las mujeres en el tercer mundo.

¡Viva!

Y el ¡viva! retumba bajo el anuncio entre cientos de banderas movilizadas por consignas antimujeres, como lo son las de los partidos que hoy vienen a decir sin complejos que prefieren que les paguen las pensiones los hijos blancos no deseados de las que consideran sus mujeres a que se las paguen los migrantes que vienen voluntariamente a buscarse la vida.

Camino detrás de un surfero y me siento menos insegura porque van hablando de cómo se transporta una tabla de surf en un avión.

YoVoy Manifestación Colón 2
Una mujer hace el saludo franquista en la manifestación que dice reclamar los valores de la Constitución. Sofía Calero

Llegando a Colón suena mambo number five y un animador sociocultural con gorra de bandera de España grita ESAS BANDERAS ARRIBA. Miro arriba. Sí, hay banderas. Un señor con bigote ondea la suya frenéticamente mientras grita PON EL HIMNO DE INFANTERÍA, GILIPOLLAS, QUE NO ESTAMOS AQUÍ DE FIESTA.

Gente a su alrededor ríe, pero no mucho. Ja.

Nadie pone el himno de infantería pero a mi derecha una niña de no más de catorce años agita una bandera y dice “nosotros vivimos nosotros decidimos, elecciones ya”, mientras un hombre la mira sonriente y a mi izquierda dos mujeres han pintado en la rojigualda SAP MALTRATO INFANTIL.

Gente dice queremos votar. Gente dice ocupa vete ya. Gente dice viva España viva el Rey. Viva la Guardia Civil, viva la Policía. Gente habla de una España unida, no se negocia, no se vende, no, nunca, nada, traición. Con España “no se mercadea”, dice el animador sociocultural o el portavoz de este esperpento, yo qué sé, a 500 metros y seis minutos del Tribunal Supremo, donde el 12 de febrero empieza el juicio al referéndum. Suena el himno. Se ponen frenéticas las banderas.

Hay una breve intervención antes de que suene Shakira y de que yo me acuerde de lo que dijo la señora, eso de que hoy no iba a ser posible llegar a La Bandera. Pienso que igual eso es lo que hay que hacer y que si no voy me dará mala suerte. Me pasa como cuando en verano subo hasta la ermita del pueblo de mi madre y no puedo bajar sin dar una vuelta completa a la ermita empezando por la derecha. Tengo que hacerlo.

De camino a La Bandera veo pendientes de bandera, collares de perro de bandera, gorros de lana de bandera, coletas de niñas de bandera, horquillas de bandera, pulseras de bandera. Banderas de varios pisos, banderas cosidas, banderas de plástico, parches de bandera.

En resumen: hay muchas banderas.

YoVoy Manifestación Colón 4
Manifestantes salen de entre los árboles y se lanzan a la entrada de un parking. Patricia Reguero

Dos señoras miran obnubiladas a una niña con banderas pintadas en la cara. Está ideal, dicen.

La gente salta de entre los árboles a la entrada de un parking en un lateral de la plaza y les hago una foto antes de divisar dos banderas arcoiris que ondean dos tipos con pulseritas naranjas.

Las bocas de la gente cantan chico malo nonono mientras toco El Mástil de La Bandera. Tres alegres muchachos llevan una foto de Jiménez Losantos en una pancarta handmade y posan sonrientes para una foto. Es tan ridículo que pienso que será alguna chorrada para algún programa de tele.

Me reiría si no fuera porque llevo conmigo unas palabras de Alana Portero desde el jueves: “Podríamos tomarnos esto como un farol, un desplazamiento del eje político, si no fuese porque con nosotras nunca lo es”.

Me reiría pero no puedo porque un misógino de Vox preside la Comisión de Igualdad en Andalucía y otro del PP que aspira a presidente quiere derogar la ley del aborto para obligar a las mujeres a parir sus pensiones.

De camino a la Renfe hay un puesto de venta de banderas.

Cuánto es, pregunto.

YoVoy Manifestación Colón 5
Puesto de venta de banderas en Colón. Patricia Reguero

Diez la normal, quince la de los cuerpos, me dice la señora que vende banderas a la hora de misa justo en el ángulo de la mirada del cordero de un anuncio de la serie de Netflix sobre los abusos de la iglesia.

Toco el tejido como haciéndome la potencial compradora antes de irme.

Pasados los tornos de la Renfe, una pareja baja un carrito con un bebé arropado con una bandera por las escaleras.

Me bajo en Zarzaquemada junto a una señora de gafas azules que lleva la bandera enrollada y un señor que lleva una bandera al cuello a modo de fular, muy orgullosos. Como si la Sanidad pública se hicieran con banderas. Como si los colegios del barrio, los centros de salud, el hospital, estuvieran hechos con ladrillos de banderas. Como si por las venas de este barrio de extremeños, castellanos, andaluces, corrieran banderas.

45.000, dice la Delegación del Gobierno. Unos pocos miles con sus miedos.

Relacionadas

Tenemos que hablar
Bailando

Aprendamos de nuevo que no somos seres únicos y sonriamos a esos contrincantes que están deseando cogernos de la cintura para hacernos reír o para, simplemente, escuchar nuestros latidos.

Opinión
No hace falta que los indepes te caigan bien para que el juicio al Procés te parezca una barbaridad
19

Estamos ante un macro juicio político que solo beneficia a la derecha y a la extrema derecha. Abascal, Casado y Rivera quieren incendio y guerra prolongada en Catalunya.

Opinión
Se negociará lo que yo diga

Que los gritos de protesta por un amago de diálogo no impidan oír que es el Estado el único que habla en él.

9 Comentarios
#30365 23:13 10/2/2019

es triste que en España la gente se manifieste solo cuando los partidos políticos les convoquen, aquí no hay iniciativa civil o de asociaciones independientes por ningún lado, nos han vendido que lo más "democrático" y lo más moderno es votar, cuando en el fondo es lo menos importante

Responder
1
0
JMS 20:48 10/2/2019

Relacionar el término 'Animador/a Sociocultural' con una noticia así es 100% ofensivo para aquellxs que ejercemos dicha profesión, además de decir muy poco acerca de vuestros conocimientos relacionados con dicha profesión. Rectificad esta noticia.

Responder
26
4
#30406 21:23 11/2/2019

Me parece que lo dijo en tono irónico

Responder
0
4
#30380 12:41 11/2/2019

pues yo también soy TASOC, quería agradecer que en algún lugar se nos haga mención! Gracias! El tono del art´ciulo me parece muy adecuado. Salu2

Responder
6
7
#30358 19:20 10/2/2019

El franquismo sociológico sale de las cavernas.
Y la izquierda pensando en abstenerse.
¿Es la fascitormenta perfecta, o se puede surfear esta ola con unidad y alegría?

Responder
2
2
#30420 9:17 12/2/2019

En vez de votar a listillos de aquí y de allá lo que tendrías que hacer es organizarte y hacer algo. O crees que alguien te va a dar algo por tu cara bonita?

Responder
0
0
#30375 8:37 11/2/2019

A mi no me mires ¡yo voy a votar a PACMA! (modo irónico off)

Responder
0
0
#30357 18:39 10/2/2019

Por favor retiren lo de animador sociocultural, que es un grado superior de formación profesional con un perfil muy serio.

Responder
27
3
TASOC sonriente 12:43 11/2/2019

Con 15 años de experiencia como TASOC, la verdad es que serio, serio... De todas maneras creo que la autora está manejando un tono lírico. Companys de professió, no us preneu massa seriosament!

Responder
5
7

Destacadas

Vivienda
Barcelona se organiza contra los desahucios en abierto

La plataforma Basta Desahucios Abiertos reúne a 200 entidades de la capital catalana que protestan en contra de estas ejecuciones cada vez más comunes y que consideran ilegales. Frente a ello, los vecinos y vecinas se organizan y reclaman soluciones reales a las administraciones.

Literatura
La espía que me amó... y lo contó en un libro
La novela de espías es aún un género vigente en un tablero global marcado por el auge de la extrema derecha, los atentados del Daesh y la sobreexposición mediática.
Feminismo poscolonial
Silvia Rivera Cusicanqui: “Tenemos que producir pensamiento a partir de lo cotidiano”

Cusicanqui es una de las referentes en el pensamiento subalterno en Bolivia. En su último libro, Un mundo ch'ixi es posible. Ensayos desde un presente en crisis, nos habla de lo ch'ixi como práctica descolonizadora.

Biodiversidad
‘Rewilding’, el planeta reclama lo suyo

La defensa del medio ambiente se ha centrado en conservar lo que tenemos, pero cada vez hay más voces que plantean la necesidad de renaturalizar grandes áreas que han perdido su biodiversidad vegetal y animal. En España aún no se ha hecho, aunque tenemos amplias zonas potenciales.

Últimas

Feminismos
El debate entre abolicionismo y regulacionismo que nos debilita
5

Ese enfrentamiento entre abolicionismo y regulacionismo no solo es un falso dilema, bastante reduccionista además, sino que debilita al movimiento feminista de cara al 8M.

Migración
Japón necesita miles de trabajadores extranjeros

El gobierno de Abe defiende una ley con la que pretende facilitar la entrada de 340.000 trabajadores extranjeros. La medida es confrontada por la extrema derecha que critica que se fomente la inmigración, y por la izquierda, que teme por los derechos laborales de quienes lleguen al país. 

Racismo
Del eslogan a la pura realidad: el antigitanismo es siempre institucional

La realidad sangrante de la brutalidad policial en base al perfil racial/étnico está todavía velada en nuestro territorio a causa de siglos de tabú en torno al carácter represor de las fuerzas de seguridad del Estado.

Memoria histórica
Guadiana Despierta frente a Guadiana del Caudillo

La Plataforma “Guadiana Despierta” convoca una nueva concentración en Guadiana para exigir la eliminación de simbología franquista en su localidad. Tendrá lugar en la Plaza Mayor del pueblo el próximo sábado, día 16 de febrero, a partir de las 17:00 horas.

Precariedad laboral
La plantilla de Navarpluma lleva 15 días de huelga frente a las coacciones de la empresa y la precarización
El comité de huelga denuncia bajadas de salario de hasta 400 euros mensuales, condiciones de control abusivas con cámaras de seguridad y la falta de mascarillas homologadas para las personas que trabajan desparasitando pluma en el taller, la mayoría inmigrantes.