Comunicación, sonrisas y liquidación de pactos: Más Madrid se presenta en sociedad

Íñigo Errejón y Manuela Carmena anuncian su intención de presentarse juntos a las elecciones al margen de las siglas de Podemos.

Mas Madrid
Manuela Carmena e Íñigo Errejón

publicado
2019-01-17 14:07:00

Nadie está más presionado, dentro de Podemos y los partidos del cambio, que los equipos de comunicación. Crisis por la presión, bajas por depresión, quemazones nivel mañaneo de playa sin protección solar… Hay un reguero de incomprensión hacia la difícil tarea de los equipos de comunicación hoy y siempre: tratar de explicar giros de guión, cambios de piel y nueva temporada de chaquetas otoño/invierno. Tratar de explicar que las primarias de hace seis meses —en las que cada voto cuenta— carezcan de importancia seis meses después —porque hay que mirar al futuro— es más difícil todavía en los tiempos de la comunicación directa. Cuando nuevos actores ponen en duda los eslóganes y cuesta tanto hacerse un hueco en la actualidad o en la conversación pública. Por supuesto, entre expertos todo parece más fácil.

La publicación hoy de una carta llamada “Manuela e Íñigo” y su divulgación en primicia por el Grupo Prisa supone un nuevo momento estelar de la comunicación política “del cambio”. Las palabras destacadas en negrita se ponen al servicio del mensaje que Manuela (Carmena) e Íñigo (Errejón) sitúan en el proceso hacia las elecciones de mayo. Democracia —vista como un regalo (sic)— “más allá de las siglas”, configurada en torno “un proyecto que renueve su ilusión y confianza”, basado en una “invitación colectiva, abierta y cívica” para “continuar el Gobierno del cambio en la alcaldía y extender su ejemplo a la Comunidad de Madrid” mediante “la cooperación, la apertura y la transversalidad (...) [que] son las mejores llaves para el futuro”. Un “abrazo entre dos generaciones” con el que “se ganó el Ayuntamiento de Madrid en 2015” (sic). El despliegue retórico termina con uno de los significantes más genuinos del cambio —ahora que la transversalidad es un valor también para el PP de Casado—, los “cuidados” en su versión más abstracta: “Cuidémonos: cuidemos la democracia, cuidemos Madrid”.

Una bronca de cuidado

Hasta aquí la enunciación de un movimiento llevado a cabo sin demasiado sigilo —solo un día antes El País lanzaba “la idea” en un artículo preparatorio— que supone, al margen de los abrazos y las sonrisas, un golpe fundamental para Podemos —cuya dirección ha declarado que se ha enterado por la prensa—, cuyo daño colateral es abrir un enfrentamiento con Izquierda Unida y el total abandono de las posiciones de partida de las confluencias que acudieron a las elecciones de 2015, llevado a cabo previamente por Carmena en noviembre de 2018.

A cuatro meses escasos del domingo de mayo, el movimiento de Carmena y Errejón (a partir de ahora Más Madrid) sitúa al resto de fuerzas de la Comunidad de Madrid —locales y de dimensión autonómica— en un dilema: aceptar sin condiciones el marco del progresismo cívico que plantean los protagonistas de la carta o emitir un mensaje negativo a la opinión pública (esta izquierda, siempre desunida). Abandonar sus espacios orgánicos —Podemos, e IU, principalmente pero no solo— y acudir a la llamada como espontáneos de la política a unas primarias de las que no se conoce ni el sistema, ni las fechas, ni el censo, porque dependen de “una invitación colectiva, abierta y cívica” que tendrá más adjetivos que sustantivos hasta el momento de su realización.

Desecho por ejecución sumaria el pacto entre el errejonismo y las familias oficialistas —pablismo— representadas por Ramón Espinar, que sirvió para resituar a Errejón tras su caída de la dirección de Podemos después de Vistalegre II, al sector oficial de Podemos apenas le quedan bazas para tratar de salvar los compromisos creados a nivel macro con Izquierda Unida y los compromisos internos generados en el proceso de creación de la organización en Madrid.

Dos nombres, el del propio Espinar y el de Julio Rodríguez, quedan señalados —y posiblemente marginados— en la creación de lo que será la lista electoral de mayo de 2019. Sol Sánchez, baza electoral de Izquierda Unida en la Comunidad, queda también, de momento, al margen del proyecto Más Madrid. Al menos hasta que se conozca la fórmula de primarias y el alcance de la “generosidad” de Carmena y Errejón a la hora de establecer los requisitos de acceso a su “ticket”.

Anticapitalistas, que rechazó acudir a las primarias de junio, ha reaccionado pidiendo un “proyecto de izquierdas, participativo y democrático que esté presente en las próximas elecciones, tanto municipales como autonómicas”. De momento, en la ciudad de Madrid, la única alternativa pública la propone “La Bancada”, que el día 26 de enero ha convocado un encuentro y que aún no ha especificado si tiene previsto presentar una candidatura que haga frente a la propuesta de Carmena para las elecciones de mayo.

Más (que) Madrid

La trascendencia del movimiento de hoy, no obstante, no se ciñe solo a la Comunidad de Madrid —de hecho, el errejonismo, en crisis interna, tendrá difícil articular candidaturas con marca blanca en varias ciudades de una región fracturada desde 2015— sino que supone un primer paso para la configuración de un espacio antagonista a Podemos, al menos al Podemos de Pablo Iglesias. Un espacio mucho más afín al PSOE, ligero de equipaje programático —poco más que reivindicar “gobiernos e instituciones que cooperen”— y abrazado por el progresismo de orden, el que trata de restablecer cada mañana El País. Un espacio fino en cuanto a comunicación política y ajeno tanto al izquierdismo como al antagonismo de clase que ha quedado reflejado en la división municipal en torno a la Ley Montoro o la Operación Chamartín.

“Andalucía ha sido un toque de atención. Hoy todo el mundo sabe que necesitamos un revulsivo”. Con ese señalamiento, los autores de la carta hacen públicos los movimientos hacia la creación de un tercer espacio en el espectro del centro izquierda, una búsqueda que previamente ha dado lugar a la extraña alianza Llamazares-Varoufakis. Movimientos que pasan en primer lugar por un cuestionamiento de Iglesias como figura visible de la izquierda “a la izquierda del PSOE”, pero también de cualquier tipo de alianza con la Izquierda Unida de Alberto Garzón, y que, si funciona, tendrá argumentos para ampliarse a más territorios.

El nacimiento de ese tercer espacio —¿se llamará “Más España”?— será posible solo si se dan dos premisas: que Carmena gane las elecciones y pueda Gobernar en la capital, y, dos, que Errejón pueda ponerse al servicio de la presidencia de Ángel Gabilondo en la Comunidad de Madrid —por más ilusión que despierte, el candidato Gabilondo es una baza segura para los socialistas—.

En las últimas elecciones, con una izquierda hipermovilizada, la primera premisa se dio a medias —Carmena no ganó pero pudo gobernar con los votos del PSOE— y la segunda no se dio en absoluto en gran parte —oh, paradojas— porque IUCM obtuvo 130.000 votos que hubieran aportado un 4% a la izquierda parlamentaria madrileña. En mayo, con la derecha movilizada pero el PP en caída libre, Más Madrid aspira a crear un polo, al estilo del Partido Democrático italiano, que obtenga mejores resultados que la marca Unidos Podemos allí donde se pueda articular. Para que ese sorpasso interno tenga algún viso de hacerse real y pueda asentarse de cara al próximo ciclo electoral, será necesario invocar no solo a la progresía carmenista desencantada con Gabilondo (donde quiera que esté) sino también al izquierdismo y el antagonismo de clase, que tuvo peso específico en la creación de Ahora Madrid. La apuesta es alta y la comunicación ayuda, pero, y vaya esto en descargo de los voluntariosos equipos de comunicantes, no lo es todo en política. Ni siquiera en estos tiempos que corren.

Relacionadas

Refugiados
Refugiados en Madrid: nuevo albergue, los fallos de siempre

La alcaldesa Manuela Carmena inaugura un nuevo centro para solicitantes de asilo y ya suman 400 las plazas de este tipo en Madrid. La falta de recursos y una atención insuficiente siguen marcando la atención a las personas refugiadas en la capital.

Municipalismo
Pulso al carmenismo desde los rescoldos de Ahora Madrid

Tres encuentros celebrados en la capital indican que hay vida política más allá de la apuesta del tándem Errejón-Carmena.

Editorial
Cuatro años

¿Será que el 15M fue un sueño, o que el presente es una nueva versión de la pesadilla de siempre?

9 Comentarios
#29318 0:20 19/1/2019

Los cuidados del grupo PRISA.
Todavía huele a azufre.

Responder
3
0
#29317 22:49 18/1/2019

La lista de caraduras y rastreros que están palotes es enorme. Solo faltan Garzón y Llamazares. Pero que conste que Iglesias se lo ha ganado. Triste Podemos. Desde Vistalegre I que se vio que la infamia no tenía techo.

Responder
0
0
#29284 5:03 18/1/2019

El problema es Espinar ¿Podría realizársele un test de inteligencia? ¿Da el mínimo? Por Alá que es "marmolillo". Insulta a la inteligencia y es un machito disfrazado. Te quié i ya (es danés).

Responder
2
2
#29259 17:18 17/1/2019

Desde un punto de vista de cuestionamiento del sistema infinitocrecentista que nos aboca al colapso, lo más consecuente es una alianza de los ecologistas con los anticapitalistas. Sería la única opción que iría a la raiz de nuestros problemas para proponer soluciones alternativas a nuestro suicidio como especie.
SALUD Y SUPERVIVENCIA!!

Responder
12
0
#29288 7:44 18/1/2019

Vamos a acabar teniendo alcalde y presidente regional de VOX como sigan con estas mierdas.

Responder
4
0
#29269 19:15 17/1/2019

Confía en iluminados que montan partidos y verás como en 4 años se destrozan ellos solos. La historia siempre deja a la soccialprogresí como lo que son en realidad: una panda de oportunistas sin moral. Y todavía habrá millones que voten a unos y otros, en fin...

Responder
6
3
#29257 17:08 17/1/2019

Yaya, es que el Podemos de Pablo Iglesias es el summum del progresismo de desorden

Responder
3
3
#29255 17:03 17/1/2019

Esto está muy bien. A nadie le beneficia a día de hoy presentarse con las siglas de Podemos

Responder
3
8
#29254 17:03 17/1/2019

La anotación "sic" no es una herramienta para corregir derivas políticas https://www.fundeu.es/consulta/sic-1600/

Responder
2
0

Destacadas

Pobreza energética
6,8 millones de personas sufren pobreza energética en España

Con motivo de la Semana Europea de Lucha contra la Pobreza Energética, organizaciones como la PxNME, la PAH y EeA reclaman el derecho fundamental y humano a la energía. La última reforma del bono social de electricidad, que entró en vigor el 1 de enero, rebaja sus potenciales beneficiarios de 2,3 a 1,1 millones de personas.


CIE de Aluche
El caso de la muerte de Samba Martine irá a juicio en junio

El Juzgado Penal número 21 de Madrid celebrará los próximos días 3, 4 y 7 de junio el juicio por la muerte de Samba Martine, que falleció en 2011 en el CIE de Aluche.

Migración
El juego que hay que superar para entrar en la Unión Europea

En Šid, un pequeño pueblo serbio fronterizo con Croacia, viven cientos de migrantes que prueban suerte cada día para entrar en la zona Schengen, pero son pocos los que lo consiguen.

Marruecos
“En Marruecos cuanto más rico eres, más libre eres”

¿Qué le pasa en Marruecos a una joven si —estando soltera— se queda embarazada? Sobre esta pregunta la cineasta Meryem Benm'Barek-Aloïs traza el argumento de Sofía (2018). La película, primer largometraje de la directora, fue galardonada en el festival de Cannes y aún puede verse en algunas salas del estado.  

Últimas

Almería
Dos décadas de acuerdos incumplidos
La revuelta del año 2000 forzó una negociación para sortear los costes de la huelga.
Ocupación de tierras
Nueva acción en el Cerro Libertad a diez días de que acabe el acuerdo con el BBVA

Desalojado en abril de 2018 por 300 guardias civiles, el Cerro Libertad, en Jaén, se enfrenta a un posible nuevo periodo de abandono a escasos días de que el acuerdo con el BBVA, propietario de la finca, deje sin acceso al colectivo que reivindica la defensa de la tierra andaluza. 

Insumisión
La insumisión en Extremadura

El 20 de febrero de 1989, hace ahora 30 años, cincuenta y siete objetores de conciencia en búsqueda y captura, prófugos por no haberse incorporado al ejército en su llamada a filas, se presentaron públicamente en el Estado español para expresar su desobediencia al servicio militar obligatorio (SMO). La insumisión había comenzado.

Fotografía
Paula Artés retrata a la invisible Guardia Civil
Paula Artés ha trabajado desde 2015 retratando las dependencias de la Guardia Civil en Catalunya para su libro ‘Fuerzas y cuerpos’.