Navarra
El cambio en Navarra: no todo vale

De cara a combatir una hipotética banalización del término, la ciudadanía debe reivindicar las medidas en que queda materializado el cambio político y social que ansiamos y denunciar las prácticas contrarias a esta voluntad popular.

cambio navarra
Uxue Barkos junto con el resto de consejeros/as del Gobierno de Navarra. Foto:navarra.es
Irene Otal

publicado
2018-08-31 16:29:00

Dentro de nuestro rico acervo lingüístico existen términos cuyo significado viene a construirse a partir de aquellos otros a los que originariamente se contraponen. Su contenido pende y depende del de su referente opuesto por definición, y sin la existencia de éste último la suya prácticamente pierde sentido. Es lo que ocurre con el concepto de cambio en sentido estricto: ¿qué posibilidades tendría sin un estado previo, perfectamente definido pero susceptible de ser modificado y contrapuesto por una realidad claramente diferenciada?

En 2015, la victoria de la suma electoral conformada por los partidos “progresistas” en Nafarroa frente al obtenido en las urnas por el bloque UPN, PSOE y PP abrió un nuevo ciclo político y, con ello, nuevas oportunidades para nuestro pueblo y sus gentes en su mayoría ansiosas por materializar una auténtica reversión social que acabara con la precariedad multifacética y opresión sistémica a la que se veían sometidas. Este fenómeno, insólito en nuestra comunidad, fue bautizado desde los inicios como la llegada del cambio y ya desde el comienzo los cuatro partidos firmantes del Acuerdo Programático en Navarra hicieron un gran esfuerzo por alcanzar acuerdos por encima de las diferencias e ir completando de contenido común la idea de cambio,
esquivando el vacío conceptual y alejándola de su concepción en base al mero contraste de siglas.

También a lo largo de la legislatura hemos asistido a férreos y paulatinos intentos de vincular ideas políticas al concepto en sí mismo, continuar dotándolo de entidad propia e independizarlo de experiencias gubernamentales anteriores. Con mayor o menor intensidad, siempre ha estado presente la voluntad real de hacer comprender, e incluso convencer, de que no sólo se trataba de desbancar a UPN tras sus 19 años interrumpidos de cómoda gobernanza, sino que las cuatro fuerzas aterrizaban en el arco parlamentario rebosantes de medidas perfectamente dignas de ser
implementadas y gestionadas eficazmente desde un plano institucional sin desatender las demandas sociales paralelas que fueran floreciendo, políticas pensadas y diseñadas para logar una auténtica profundización democrática, garantizar los derechos y libertades de todas y para todas e instalar un nuevo modelo socioeconómico en Navarra al margen y con independencia del anterior ideado y sustentado por el Régimen.

Sin embargo, una vez culminada la mayor parte de la legislatura y a escasos meses de volver a las urnas hemos de preguntarnos: ¿podemos considerar cumplido este objetivo?, ¿existe una correspondencia real entre el sentido del voto ciudadano dirigido a alcanzar el cambio en Nafarroa y las políticas encaminadas a lograrlo realmente o nos hemos visto relegadas a lo meramente estético en el plano fáctico sin mayor afán que evitar una vuelta de la derecha tradicionalista a nuestras instituciones?

El aumento exponencial que las alusiones al cambio está experimentando en las últimas semanas por parte de distintas fuerzas políticas y, principalmente, el Gobierno de Navarra, es evidente y no cabe obviar ni la reflexión a la que ello invita ni la preocupación paralela que está generando entre la ciudadanía. En efecto, en el recurso a la nueva etapa abierta tras 2015 parece haberse encontrado el frame ideal no sólo para definir y revalorizar la actividad política de esta legislatura, sino también para justificar sorpresivas decisiones políticas del propio Gobierno, virajes inhóspitos y evitar evidenciar diferencias surgidas entre los socios del cuatripartito. Como si de una fórmula mágica se tratara, y presuponiendo contar con la empatía de la mayoría de la sociedad navarra nada más mencionarse, el recurso al mismo está generalizándose hasta alcanzar peligrosas cuotas. 

De cara a combatir una hipotética banalización del término, la ciudadanía debe continuar defendiendo con fuerza la concreción y dimensión de nuestras aspiraciones depositadas en forma de voto en las últimas elecciones, reivindicar las medidas en que queda materializado el cambio político y social que ansiamos y denunciar las prácticas contrarias a esta voluntad popular. No podemos permitir rebajar nuestras exigencias dirigidas a hacer de Nafarroa un territorio en el que todas quepamos sucumbiendo a la mera amenaza de una posible vuelta de UPN.

Las fuerzas políticas que abusan de esta técnica para justificar pactos de silencio, concesiones al Régimen o falta de valentía a la hora de enfrentarse a herencias envenenadas recibidas del mismo, merecen ser recordadas que la ciudadanía tenemos una forma ya definida de entender el cambio y que es esto, y no otra cosa, lo que pedimos cuando en ellas confiamos electoralmente. Porque cambio también debe ser otra forma de hacer política, simboliza el diálogo entre diferentes y el debate entre iguales. Necesariamente debe pasar por arrebatar el control de nuestras ciudades a las élites socioeconómicas para ponerlas a disposición de la gente y situar a las personas y la vida en el centro de las políticas. Porque a nadie se nos escapa que cambio no es perpetuar las desigualdades que genera la propiedad privada, ni tampoco ordenar a la Policía desalojar violentamente un edificio repleto de comunidad, desahuciar proyectos populares ni arremeter contra las vecinas empoderadas que sólo quieren ser las guionistas, actoras y dueñas de sus propias experiencias. El cambio no es un término vacío susceptible de manipulación; tiene entidad propia y dimensión única para la mayoría social. 

Por todo lo anterior, aprovechando y aprendiendo de la experiencia acumulada, y bajo la expectativa de lograr una profundización del cambio social en Nafarroa –más allá de revalidar un Gobierno con apellido “progresista” y nombre incierto– hemos de exigir un debate real de programas políticos, transparencia absoluta en lo que se refiere a posibles pactos postelectorales y, sobre todo, una apertura de espacios de diálogo horizontal, colectivo y plural que permitan conformar alianzas populares representativas de los intereses de la mayoría de la sociedad navarra. 

Relacionadas

Educación
Roberto Pérez: “Molesta más el feminismo que el uso de los condones”

Diez tutores del departamento de Educación del Gobierno de Navarra declaran hoy en el Tribunal Superior de Justicia por la demanda que han interpuesto ocho familias contra el programa Skolae. Los demandantes consideran que la enseñanza en coeducación e igualdad es adoctrinamiento.

Educación
Llaman a declarar a diez tutoras navarras por el programa de coeducación e igualdad

Los denunciantes consideran que Educación “adoctrina” a los niños y adolescentes en “ideología de género radical”. La plataforma 18M y Concapa se ha sumado a la demanda de ocho familias para anular el programa Skolae del Departamento de Educación del Gobierno de Navarra. 

Glovo
¿Autónomos de Glovo? La degradación laboral

Las personas que acceden ahora al mercado laboral no han visto la degradación progresiva de las condiciones laborales, no solo del salario, de las últimas décadas. No han participado de la vieja concepción por la cual el trabajo, además de un salario, te dotaba de un lugar en la sociedad.

0 Comentarios

Destacadas

Infancia
Ana María Bayo: “Servicios Sociales te dice que denuncies; lo que venga detrás ya te lo comes sola”
La tercera de las mujeres a las que se ha intentado relacionar con una presunta “trama” para secuestrar niños a través de la asociación Infancia Libre no ha sido acusada por sustracción de menores. Tampoco se ocultó con su hija ni pasó por la consulta de la pediatra de Granada.
Fiscalidad
Los países en los que se paga por ver la televisión

Este impuesto, un fijo mensual en algunos lugares y en función del número de aparatos en otros, sirve para financiar los medios de comunicación públicos de algunos países de Europa.

Burkina Faso
“En Burkina Faso ganar elecciones no da necesariamente legitimidad para gobernar”

Boureima Ouedraogo es periodista de investigación y director del diario burkinabés Le reporter, un medio incómodo con el poder. Partícipe en la insurrección popular que acabó con el regimen de Compaoré en 2014, este comunicador ha indagado profundamente en el caso Thomas Sankara. Las pesquisas para aclarar el asesinato de este referente o el rol de los grupos terroristas con base en el país centran esta conversación con Ouedraogo.

Polución
45 millones de personas respiraron aire contaminado en España en 2018

El informe La calidad del aire en el Estado español 2018 señala que, pese a que la inestabilidad atmosférica alivió la polución, el 97% de la población y el 92% del territorio estuvieron expuestos a niveles superiores a los recomendados por la OMS.

Salud mental
La ONU señala el sindicalismo como “fundamental” para la salud mental
El último informe del relator especial para la salud de la ONU afirma que las medidas para combatir la desigualdad son más efectivas para promover la salud mental que las terapias medicinales.
Fronteras
“Si no hubiésemos estado ahogándonos en la frontera, hubiesen venido a salvarnos”

El colectivo Caminando Fronteras publica su informe Vida en la Necrofrontera, una denuncia contra las políticas fronterizas que recupera la memoria de más de un millar de personas muertas o desaparecidas en su intento de llegar al Estado español por la Frontera Sur.

Últimas

Antifascismo
Imputados por manifestarse contra la Lega
1

Dos episodios graves ocurridos en Salerno y que afectan de diferentes maneras a la vida universitaria, vistos en conjunto, resultan muy indicativos del período que estamos atravesando.

Tecnología
La red 5G: un paso más hacia la sociedad telegestionada

Con suma celeridad las administraciones públicas han concedido los permisos a la nueva red de telecomunicaciones 5G, para la que no están disponibles herramientas de medida. Hay información científica que dice que añadirá nuevos perjuicios a la salud además de los ya existentes por la actual contaminación electromagnética.

Movilidad
Rebelión ciudadana en defensa de Madrid Central

La recién creada Plataforma en Defensa de Madrid Central convoca una manifestación para el sábado 29 y solicita una reunión urgente con el nuevo alcalde, así como con todas las fuerzas políticas del Consistorio. Si se revierte la zona de bajas emisiones, anuncian acciones legales.