Downtown Boys son chulas, no son pendejas

Las canciones de Downtown Boys incluyen las instrucciones para prender la mecha y que el incendio nos pille bailando en la oscuridad. Su gira española ha confirmado lo que se intuía en los discos: este grupo rabioso y mestizo es lo mejor que le ha pasado al punk en años.

Downtown Boys, en la sala Wurlitzer Ballroom de Madrid
El grupo Downtown Boys, en Madrid. Álvaro Minguito

publicado
2019-03-09 06:00:00

Poco más de un centenar de personas presenciaron la deflagración cuando se produjo. Lo hicieron atónitas pero con una sonrisa en la cara. Sucedió en Madrid recién estrenado el viernes 8 de marzo, cuando el grupo estadounidense Downtown Boys cerró su actuación en la sala Wurlitzer Ballroom prendiendo fuego a “Dancing in the dark” de Bruce Springsteen. Si Victoria Ruiz, cantante de esta banda mestiza y rabiosa, hubiera pedido entonces a la sudorosa y extática audiencia que saliera bailando la conga, sin ropa y puño en alto a acompañar la cacerolada que en esos momentos iniciaba la huelga feminista en la cercana Puerta del Sol, nadie habría objetado. La música dispone de poderes que afectan al estado de ánimo y pocas cosas igualan esa capacidad de alterar conciencias, no cabe duda.

Escrito quedó en estas mismas páginas hace unos meses: si el punk sigue teniendo sentido hoy es por lo que hacen grupos como Downtown Boys. Las intenciones del quinteto y sus resultados, decíamos ayer, se pueden resumir en que tratan de vencer prejuicios, incitar al jaleo, elegir bando y grabar impetuosas canciones con las que escribir una nueva historia, desde abajo y contra las verdades impuestas.

Puede sonar a plan demasiado ambicioso para una banda que en el último lustro se ha erigido como la propuesta más significativa creada en los sótanos de la música ruidosa en Estados Unidos, pero Downtown Boys van camino de cumplirlo punto por punto. Lo están haciendo, cabe añadir, bregando con las limitaciones propias de circular por carreteras comarcales, empleando un lenguaje de otro tiempo —¿punk en 2019?— y alzando la voz para gritar cuatro verdades en una conversación en la que no abundan los micrófonos abiertos para este tipo de proclamas.


Sus arrolladoras canciones en español e inglés también están derribando algunas paredes —el gueto de los márgenes, la misa para fieles, la ortodoxia del uniforme— que confinan la forma de expresión que han elegido a unos círculos afines, casi íntimos, y restan capacidad de intervención al poder transformador que se le atribuye al punk desde su irrupción a finales de los años 70. ¿O es esto un diagnóstico demasiado negativo?

Al habla con El Salto Victoria Ruiz, antes de la prueba de sonido del bolo en Madrid, su primer concierto en la ciudad y una de las paradas de la gira peninsular que les ha llevado por clubes habituales del circuito del rock sin domesticar: “Creo que una de las grandes reacciones que queremos provocar es que cualquiera puede hacerlo. Bueno, obviamente no cualquiera porque has de disponer de unos recursos. Pero no necesitas ser el cantante perfecto ni el guitarrista perfecto. Si ensayas, si trabajas duro, si quieres atravesar las subidas y bajadas de esto, puedes hacerlo. Creo que es una de las principales cosas que queremos transmitir como grupo de música. La única razón por la que hacemos esto es la gente que viene a vernos a los conciertos y con la que establecemos una relación recíproca”.

Victoria Ruiz, cantante de Downtown Boys, contra las fronteras
Victoria Ruiz, cantante de Downtown Boys, se enfunda unos guantes contra las fronteras. Álvaro Minguito

Ella, de ascendencia mexicana, y el guitarrista Joey La Neve DeFrancesco, criado en una familia obrera siciliana instalada en Providence (Rhode Island), forman el motor de una banda que genera energía suficiente para iluminar toda la ciudad una noche entera. Sus canciones hacen memoria de lo que son y lo que han escuchado. A ratos suenan como el grupo imposible que hubiera resultado de juntar en el mismo local de ensayo las travesuras de X-Ray Spex —anomalía fundamental en el año cero del punk británico— y la autoafirmación latina gritada por Los Crudos en un entorno hostil, el Chicago de mediados de la década de los 90. Pero en su repertorio también incluyen citas a la desaparecida cantante Selena y al pop ochentero del grupo chileno Los Prisioneros.

Los dos se conocieron en 2011 trabajando en el servicio de habitaciones en un hotel en Providence. Allí hicieron buenas migas y también dieron quebraderos de cabeza a la dirección, al reclamar mejoras salariales para las empleadas, casi íntegramente mujeres dominicanas. DeFrancesco publicó un vídeo en YouTube en el que presentaba su carta de despido al encargado, que se hizo viral y acumula más de seis millones y medio de reproducciones. Y Ruiz se sumó a uno de los proyectos musicales de su compañero, unos Downtown Boys que en 2012 autoeditaron su primer disco.

Joey La Neve DeFrancesco, guitarrista de Downtown Boys, en la sala Wurlitzer ballroom
Joey La Neve DeFrancesco, guitarrista de Downtown Boys, echa una partida al pinball en la sala Wurlitzer Ballroom, en Madrid. Álvaro Minguito

La furia contra la máquina que destilan sus canciones —y que les acredita en cierta manera como merecedores de la portavocía del socialismo musical del siglo XXI— se basa en la acción sindical, la genealogía antiimperialista y la defensa de quienes cuestan menos que la bala que las mata: esas chulas que, según explica el grupo, creen en la mezcla de las experiencias pasadas y el deseo de lo que está por venir como argamasa para sostener una comunidad que se cura las heridas provocadas por la explotación, el racismo, la violencia policial, la desigualdad o el machismo, y que cada día cuenta los cadáveres causados por la frontera.

Música
Una nueva ola musical latina en la América de Trump
Una corriente de grupos latinos asentados en Estados Unidos planta cara al actual inquilino de la Casa Blanca con una música ecléctica y efervescente.

En 2017, Downtown Boys criticaron duramente algunas prácticas de dos de los festivales musicales más importantes en Estados Unidos: en marzo protestaron para que el SXSW eliminase una cláusula que hacía firmar a los artistas que facilitaba la deportación de aquellos músicos en situación irregular que fuesen a tocar en el festival. Y en abril, tras actuar en Coachella, hicieron pública una carta lamentando los bajos cachés que paga este evento y denunciando las millonarias aportaciones que su fundador, Philip Anschutz, realiza a grupos de presión contra la diversidad sexual y los derechos LGTIB. La banda también anunció que donaría parte de lo que ganó por ese concierto a colectivos feministas.

Estas comunicaciones vieron la luz a través de Spark, una suerte de fanzine digital que DeFrancesco y Ruiz mantienen, en el que entrevistan a grupos locales poco conocidos y plantean interesantes discusiones acerca del papel de la cultura en la sociedad, que apuntan a resolver la duda de si está más cerca de ser parte del problema o más bien compone alguna solución.

Mary Regalado, bajista de Downtown Boys, en la sala Wurlitzer Ballroom de Madrid
Mary Regalado, bajista de Downtown Boys, antes del concierto en Madrid. Álvaro Minguito

¿Se ven Downtown Boys como activistas o como un grupo de música con intereses políticos? “Las dos cosas —responde el guitarrista a El Salto—. No creo que podamos vivir en la ilusión de que un grupo de música sea la única herramienta para aportar soluciones a los problemas políticos desde la cultura o la única manera de participar en la discusión política. Esto se puede manifestar de maneras diversas mediante la música: tocando en conciertos benéficos para apoyar causas directamente, hablando de ciertos asuntos en las letras y entrevistas, ayudando a crear una comunidad de resistencia con la que poder participar en la esfera política. Pero, para mí, es demasiado pedir a la cultura que busque soluciones políticas. Esto podría ser peligroso. Pero, por supuesto, creo que un grupo de música o cualquier práctica cultural debe tomarse en serio el hecho de que forma parte de una escena política más amplia, de la que se pueden encontrar piezas sueltas aquí y allá. Por otro lado, somos un grupo de música. Amamos la música, tocar, llevar el arte a la calle, que no sea un secreto. Es lo que intentamos hacer”.

Downtown Boys, bailando en la oscuridad
Downtown Boys, bailando en la oscuridad. Álvaro Minguito

Cost of living, de 2017, es el fabuloso tercer disco de Downtown Boys, el primero publicado por Sub Pop, discográfica con un catálogo de rock y pop sin igual en los últimos 30 años. En él han podado parte de la maleza que ensuciaba sus grabaciones previas y también pisan un poco el freno, pero sus canciones siguen atronando. Al otro lado de la pecera en el estudio les acompañó Guy Picciotto, quien fuera cantante y guitarrista de dos de los grupos más importantes en la historia del punk, Rites of Spring y Fugazi.

“Para muchos de nosotros, el punk traduce una energía pura, algo que en muchos casos puede ser considerado simple, pero creo que contiene emociones básicas que provocan de manera extraordinaria experiencias catárticas, tanto en los músicos como en la audiencia. Creo que esto es lo que nos arrastra al punk”, responde el batería Norlan Olivo al preguntarle si no estarán hablando un idioma que ya nadie entiende.

El último en llegar a Downtown Boys, el saxofonista Joe DeGeorge, apunta que la cartilla no es nueva pero que siempre se pueden escribir en ella renglones insospechados: “La primera vez que vi a Downtown Boys me hablaban en un idioma con el que estaba familiarizado, el del rock‘n’roll, pero me comunicaron ideas y emociones que no había considerado antes, por lo que fue muy efectivo. Me hicieron pensar que quería tocar en este grupo”.

Prueba de sonido de Downtown Boys en la sala Wurlitzer Ballroom
Prueba de sonido de Downtown Boys en la sala Wurlitzer Ballroom, en Madrid. Álvaro Minguito

¿Puede una canción de Downtown Boys cambiar la vida de un chaval que la escuche?
Joey La Neve DeFrancesco: Para mí y para mucha gente, la música transformó nuestra conciencia, la forma de desear cosas, nuestra imaginación para pensar lo que es posible o no. Creo que es una experiencia que le sigue pasando a la gente más joven.

¿Hay adolescentes que os escuchan?
Mary Regalado (bajista): Sí, en Estados Unidos hay muchos adolescentes que vienen a nuestros conciertos. Una vez que tocamos en Washington DC, unos chavales habían hecho una película sobre grupos punk de allí y la proyectaron antes de nuestro concierto. Eran muy jóvenes, tendrían 18 años.

¿Qué es lo mejor de hacer música?
Victoria Ruiz: Lo mejor de hacer música es que te permite soltar diferentes energías que están dentro de ti y que te retratan de maneras distintas, incluso contradictorias unas con otras. Unas veces son muy alegres, muy excitadas, otras muy enfadadas. Tocar música te permite tener contradicciones, y eso es bueno.

Lo que, de momento, no les permite la música es vivir de ella, de su trabajo, de esas giras urdidas pidiendo días de vacaciones y haciendo malabarismos para cuadrar calendarios. “No vivimos de la música, todos tenemos otros trabajos”, confirma la bajista, mientras el guitarrista señala que la música es “un trabajo cuando lo estás haciendo, pero de dos semanas y media, lo que duran las giras. Dada la actual situación económica para todo el mundo y que los trabajadores culturales en Estados Unidos no tenemos sanidad pública y la educación es extremadamente cara, diría que ser músico es frustrante y que necesitamos un sindicato, más allá de algunas asociaciones que ya existen en Estados Unidos que se encargan de que cobres los royalties”.

Música
Piñata Protest, punk rock como el que hacía la abuela

Reflejar en arrebatos punk de dos minutos la multitud de culturas que conviven en Texas es una de las premisas que guían a Piñata Protest. Honrar el legado de quienes construyen Estados Unidos llegando desde fuera, otra. Y montar una buena fiesta, la tercera.

0 Comentarios

Destacadas

Municipalismo
Las compras de tu ayuntamiento pueden ser feministas

Las licitaciones y compras por parte de las administraciones públicas pueden ser una herramienta efectiva para luchar contra la desigualdad de género y el machismo. Los ayuntamientos están jugando un papel muy importante en esa lucha, pese a las reticencias no solo de las empresas, sino también internas.

Vivienda
El movimiento por la vivienda consigue la primera multa por acoso inmobiliario

Con esta medida sin precedentes, el Ayuntamiento de Barcelona aplica por primera vez la ley de vivienda de 2007 que permite multar a la propiedad por acoso inmobiliario. Una “gran noticia” para el movimiento por la vivienda que ha impulsado el caso.

Feminismos
Sara Ahmed: “La felicidad es una técnica para dirigir a las personas”

Sara Ahmed, escritora feminista y académica independiente, lleva años investigando los mecanismos institucionales que dificultan e impiden que las quejas por sexismo, racismo o acoso sean escuchadas y atendidas.

Opinión
No desistir

Hay tantas y tantos a punto de bajar la guardia... ¿Rendirse? Eso sería demasiado poético.

Eléctricas
Usagre, capital europea de la energía solar

La Transición Energética en Extremadura marca como primer hito la planta fotovoltaica de Iberdrola en Usagre, la que será la instalación de energía solar más grande de Europa. Algunos especialistas consultados, sin embargo, mantienen serias objeciones al modelo implementado de transformación hacia energías limpias. 

Últimas

Maltrato animal
Animalistas protestan contra la ‘McCrueldad’
La asociación animalista Igualdad Animal protesta frente a un restaurante McDonalds en el Día Mundial Sin Carne.
Extremadura
El 25 de Marzo de este año llegará hasta Madrid
La acciones centrales de este año se trasladan de Mérida a Badajoz, adelantando la jornada reivindicativa al sábado día 23 para facilitar la participación ciudadana en los actos.
Huelga feminista
Tras el ocho de marzo, ¿los hombres qué?
3

El papel asignado a los hombres el día de la huelga debiera ser el que asumiéramos todos los días del año. Que el grito de ese día nos retumbe durante todo el año en los tímpanos es lo deseable. Porque ante el machismo largamente interiorizado nuestra vacuna debe ser diaria.

Tribuna
Por una política de la vida cotidiana
Que la entrada en esto de la política institucional tiene un punto de no retorno creo que es algo que no se le escapa a nadie a estas alturas. Ahora bien, caer en que las personas que han ocupado determinados cargos públicos son insustituibles es un error que no deberíamos cometer.