Maternidad
Noemí López Trujillo: “Saber que la maternidad puede ser un lugar de opresión no extingue el deseo de ser madre”

Noemí López Trujillo acaba de publicar El vientre vacío, un relato que quiere retratar a una generación precaria sin hijos, o más bien sin hijos por precaria.

Noemí López Trujillo 1
Noemí López Trujillo Álvaro Minguito

publicado
2019-10-10 06:00

Noemí López Trujillo se resiste a la crítica de que su libro cae en una romantización de la maternidad, aunque es lo que sugiere el título del volumen que acaba de publicar Capitán Swing, El vientre vacío. Su relato quiere retratar a una generación precaria sin hijos, o más bien sin hijos por precaria, y lo hace a través de su propia experiencia y la de otras mujeres.

López Trujillo se pregunta cómo va a plantearse tener hijos una generación que no sabe cuánto le van a subir el alquiler el próximo mes, y mucho menos si va a tener trabajo dentro de nueve meses. Una generación a la que se ha etiquetado como “blandita” pero a la que ella pone otras etiquetas: “somos la generación del 15M y del 8M”, dice. La que, explica la periodista, sabe bien que no hay soluciones individuales a problemas colectivos.

Cuando tenemos que agradecer a los feminismos que desmitificaran la maternidad y hoy sabemos que las mujeres no tenemos necesariamente que ser madres, venís unas cuantas feministas a reivindicar el ser madres. ¿No cae tu libro en una romantización de la maternidad?
Entiendo lo que dices y eso lo explica Silvia Nanclares en su libro. En Quién quiere ser madre, ella dice que había formado parte de ese discurso de los años 90 o de los 2000, donde la maternidad era una imposición más contra la que había que luchar, y por eso digo en el libro que no soy una insurgente ni una revolucionaria, ni todos los aspectos de mi vida tienen que estar ideologizados. El libro en sí no reivindica la maternidad, o no solo, sino nuestro derecho a poder realizar proyectos vitales que no sean cercenados por un estado que está ausente, que ha dejado de hacer determinadas políticas sociales. Me daría pena, aunque entiendo que se pueda leer así, que el libro fuera leído como una nostalgia de la maternidad, idealizando. Sé que la maternidad es jodida, y eso me genera miedo, pero me genera más miedo no poder elegir. Si yo tengo una hija y es deseada y luego veo los inconvenientes que conozco de otras maneras, ya me daré cuenta por mí misma, pero dejadme darme cuenta de ello. No es una corriente conservadora la que yo promulgo en el libro…

¿No es provida?
¡Sí, me quiero apropiar de eso! Es pro nuestras vidas, pro vidas dignas. Apoyo completamente a la que quiera abortar, yo misma podría hacerlo, pero la realidad es que muchísimas mujeres siguen queriendo ser madres, y que el deseo no se extingue por que haya un discurso feminista, que es esencial y ha hecho que podamos ser conscientes de que la maternidad puede ser un lugar de opresión, pero no extingue el deseo. Y luego podemos entrar en la discusión de por qué hay tantas mujeres que siguen siendo ser madres. ¿Es porque nos han inculcado la idea de que la felicidad es a través de la maternidad? Seguramente mi deseo tiene que ver con la cuestión cultural y con mi socialización como mujer, pero saber todo eso no extingue el deseo. No cambiaría la propuesta del libro y a esta crítica respondería que no es un libro biologicista, sino que es un discurso pro nuestras vidas. 

Además, algunas entrevistadas ni siquiera saben si quieren ser madres, no se trata de gente poetizando sobre el deseo de maternidad, y me han llegado mensajes de mujeres que me han dicho que no se identifican con el deseo de maternidad pero sí se identifican con esa vorágine en la que la precariedad no te permite realizar proyectos vitales. 

Dices que os llaman la “generación blandita”, que vive en la queja… ¿qué tienes que decir a quienes hablan así de vuestra generación?
Me resulta curioso porque es difícil no hacer un discurso victimista, y tengo mis dudas con la palabra victimista. Como dice Marta Sanz, por un lado me pone en un lugar de pasividad, pero por otro lado, como ella dice, no tengo por qué ir forzando una voz de barítono que no me corresponde. Creo que este discurso, y esto lo he ido pensando en estas semanas con la presentación del libro, viene por la distribución de los periodos históricos en España.

Si te das cuenta, está la guerra civil, que es terrible porque es una guerra que no está cerrada —la memoria histórica es un asunto pendiente y la transición fue un parche—. Luego, la dictadura y luego la Transición, que se hace como proceso de paz, y los procesos de paz existen por una amenaza de conflicto. Entonces durante muchos años la historia de España está marcada por un conflicto bélico, con esta idea de masculinidad tóxica en la que el carácter se forja a través del conflicto o sobreponiéndote a él y entonces el éxito se forja sobreponiéndose a él, y solo es merecido cuando te has sobrepuesto y tu personalidad o tu carácter se ha endurecido. 

Creo que la generación de mis padres se creyó esa ficción de que la transición era un proyecto de todos y había que salvaguardar la democracia. Y en esa amenaza de conflicto ellos eran los procuradores de esas nuevas generaciones que no tendrían que pasar por lo mismo. Ellos tienen un proyecto formulado en positivo, ellos custodian la democracia y el claro ejemplo es la mili obligatoria.

Nosotros llegamos en ausencia de conflicto, simplemente nos tenemos que preocupar de estudiar. Ya no hay una cuestión de escasez de recursos, al menos en teoría, no hay posibilidad de conflicto porque ellos se han sacrificado por nosotros. En ese discurso, nuestra generación no ha tenido ese conflicto y por eso nos llaman “generación blandita”, y dicen “en una guerra tenías que haber estado”, “tenías que haber hecho la mili”… Porque ellos han tenido que vivir en un contexto de vida amenazada, y nosotras y nosotros eso lo tenemos garantizado, por eso no entienden la queja.

Las generaciones anteriores han tenido que vivir en un contexto de vida amenazada y por eso no entienden la queja, pero nuestro conflicto es la crisis y nos tenemos que sobreponer a eso

Entiendo que les sea difícil de entender, pero nuestro conflicto es la crisis y nos tenemos que sobreponer a eso. Pero no lo queremos hacer de manera individual, porque eso hemos visto que no funciona. Lo queremos hacer de manera colectiva y para eso tenemos que formular nuestro propio discurso, y ese discurso no lo acaban de entender porque siempre han vivido en crisis. Sin embargo, nosotros hemos visto como en un país en democracia incipiente donde las cosas iban bien, de repente hay una ruptura. 

Entonces, ¿no eres blandita?
Quizá a nivel emocional, porque a mí no me molesta reconocer la vulnerabilidad, no tengo que ir sacando músculo ni forzar una personalidad que no soy. Yo sí soy blandita, pero generacionalmente no lo somos. Somos la generación del 15M y del 8M —teniendo en cuenta que el 8M está integrado por generaciones anteriores— que son dos ejemplos de cómo sobreponerte al individualismo que se está promoviendo. Nos acusan de individualistas, pero no lo creo. Nos dicen que somos la generación más preparada, o la más castigada... y tampoco. No me gustan los relatos hiperbólicos. Nuestra generación tiene unas características peculiares por la crisis, y eso es lo que denunciamos.

Noemí López Trujillo 2
Noemí López Trujillo, en un descanso de la sesión de fotos.

Hablas mucho de Silvia Nanclares. Ella nos preguntó “quién quiere ser madre”. Y tú dijiste, pues yo misma”. Pero en tu libro te parapetas detrás de datos, informes testimonios. ¿Tú por qué quieres ser madre?
No lo sé, no he conseguido desentrañarlo. Hay una cuestión cultural. Además, cuando me remonto a mi infancia, creo que he tenido una buena madre y unos buenos padres y de alguna forma quiero parecerme a mi madre y ser quien continúe la estirpe, demostrarme a mi misma de que puedo hacerlo. Y, por supuesto hay una cuestión de miedo a la soledad. Yo no me imagino viviendo sola con mi pareja toda la vida, no entiendo las relaciones de pareja para toda la vida, pero los hijos sí, y esa idea me gusta. También me gusta la idea de familia como red, pese a lo que conlleva como unidad de opresión: en mi idea personal de familia y viendo la familia que he tenido, querría replicar eso. Hay una cuestión de tradición en el sentido de mantener unas costumbres que son favorables a la vida, a los cuidados, y que a mí me hacen sentir bien.

Y sé que hay un punto egoísta pero por eso la queja de libro es, teniendo en cuenta que mi deseo puede tener un punto egoísta, sí quiero darle [a un hijo] la mejor vida para que no se arrepienta de ocupar este lugar en el mundo. No me gustaría traer a alguien al mundo para abocarle a una vida que no merezca la pena ser vivida. Por eso el Estado nos tiene que asegurar una red cuando hay una inexistencia de recursos... No sé, ¿qué quieres que te responda? ¿Tú por qué querías ser madre?

Yo, porque sí.
Yo no sé explicar el deseo. Y no lo supedito todo al deseo de tener hijos, porque si no, lo hubiera hecho ya. El hecho primigenio del deseo, no hay una manera de explicarlo y no lo quiero romantizar. La clave del deseo es que es inexplicable, no solo del deseo de maternidad. Y no creo que me parepete, sino que no quería que fuera un diario ñoño. Todo lo mío que necesitaba que estuviera, está.

El libro va mucho de maternidad pero también de precariedad y de crisis, y de una generación. Va una pregunta pancartera: ¿dirías que es anticapitalista?
Mmmm... estoy pensando pero claro, es que si te digo que sí tú me vas a entrecomillar: “Mi libro es anticapitalista” y yo no he dicho eso.

Te sabes las trampas, no caigas en ellas…
No he reflexionado lo suficiente para definirme a mí misma como anticapitalista y no me veo como tal, pero el capitalismo que hay ahora impuesto no me gusta. Y es una cuestión sobre la que tengo que reflexionar, el si me da miedo posicionarme como anticapitalista, o es que no me gusta el capitalismo tal y como está planteado pero creo que hay otra forma mejor para este sistema. Por otro lado también pienso, ¿por qué tengo que posicionarme sobre esto? Me gustaría hacer un ejercicio de valentía, pero lo cierto es que no me defino a mí misma como anticapitalista aunque desde luego soy consciente de los fallos del capitalismo. Y creo que el libro puede ser leído en clave anticapitalista y todo lo que denuncio es fruto del sistema capitalista tal y como está planteado ahora mismo.

El capitalismo como está planteado es un capitalismo salvaje que genera desigualdades y daña nuestra vidas, pero no es cuestión de idealizar otros sistemas

Pero el marco no es la izquierda o la derecha sino la maternidad, y luego encajamos el resto. Hay quien promulga que el origen de todos nuestros males es el capitalismo: es mentira. En sociedades no capitalistas también ocurre que los cuerpos de las mujeres son vistos como si estuvieran al servicio del Estado. Entonces, el capitalismo como está planteado es un capitalismo salvaje que genera desigualdades y daña nuestra vidas, pero no es cuestión de idealizar otros sistemas. ¿Hay otro tipo de sistema capitalista que podría asegurar que tuviéramos vidas dignas? No lo sé. Seguramente no. Diría que el libro es feminista, y no sé si anticapitalista aunque mucha veces feminismo y anticapitalismo tienen que ir de la mano. Me genera dudas y no puedo ser taxativa al respecto, aunque en su origen el libro no me lo planteé como tal. Y sé que hay un miedo a definirme públicamente como anticapitalista. No sé qué contestarte más allá de eso….

Bueno, me has contestado...
Claro, y ahora vas a entrecomillar: “Me da miedo decir que soy anticapitalista”. Pero es que me da rabia este planteamiento de que el capitalismo es el origen de las desigualdades, lo entiendo pero creo que se queda corto. No: el patriarcado es el origen de las desigualdades y, por supuesto, el capitalismo las agrava y capitaliza las cuestiones que expongo en el libro. El patriarcado es anterior al capitalismo, y eso lo tenemos que tener en cuenta.

El otro día una persona en Twitter interpretaba tu libro como un apoyo a la gestación subrogada y me llamó la atención...
Quien me puso esos tuits no se había leído el libro. Lo que venía a decir es que había que regular la gestación subrogada y abaratarla porque todos tenemos que ser padres.. Pero es que eso no puede ser a costa de los cuerpos de otras mujeres, y no haciendo negocio. Yo lo que explico en el libro es que no entiendo que la reproducción asistida sea un negocio que tenga que estar en clínicas privadas, porque me parece que debería ser el Estado quien asuma esa cuestión. No puede ser que haya listas de espera, que a los 37 no puedas… Eso lo absorbe la privada, que fluctúa precios y servicios, y me parece un gran fallo del sistema. Ahí no entra para nada la gestación subrogada, que ni siquiera la quiero llamar así porque son vientres de alquiler. 

El otro día me di cuenta de que en el libro hablo poco de dinero, y pienso que tenemos menos reparo en enseñar nuestros genitales que en mostrar nuestra nómina

Claro, es que hay una crítica muy clara al negocio de las clínicas y al lenguaje que utilizan, que no difiere mucho del de las empresas de gestación subrogada con reclamos como “tu bebé recién nacido o te devolvemos el dinero”. ¿Crees que el feminismo, que ha sido contundente en su postura con la gestación subrogada, ha sido descafeinado en su crítica a estas clínicas?
Creo que el feminismo es crítico, y en este caso se crea mucha alarma porque hay un bebé. Pero cada vez que idealista te pone pisos de 35 m2 por mil euros, está haciendo los mismo exactamente. Hay que reivindicar que la vida no es solo un negocio en todos los sentidos. Al final se pone precio a la vida y a cómo la vas a llevar a cabo. Y no me parece que el feminismo en eso sea descafeinado. El tema de la ovodonación me produce conflicto, pero por eso mismo creo que debería estar en manos del sistema público, y desde luego no comparo la ovodonación con la gestación subrogada ni el sistema público tienen que garantizar que haya mujeres donando sus óvulos, y si no las hay el sistema no puede regular para que las haya, que es lo que hace el mercado.

Está sonando un poco anticapi…
Sí, pero en ciertas cuestiones.

Venga, dame un titular...
El otro día me di cuenta de que en el libro hablo poco de dinero. Y pienso que tenemos menos reparo en enseñar nuestros genitales que en mostrar nuestra nómina. Los ricos no quieren parecer ricos y los pobres no quieren parecer pobres. Me molesta porque no hablar de dinero perpetúa la desigualdad y permite que no podamos poner números a la desigualdad, y pienso que en ese aspecto tenía que haber sido más valiente en el libro.

Relacionadas

Opinión
Ideas para un debate sobre la lactancia en el feminismo


El feminismo ha logrado construir un fuerte consenso en torno a la libertad de las mujeres en cuanto al aborto, pero no ha ocurrido así con la lactancia. Los debates deben servirnos para ser capaces de tomar decisiones conscientes, no para culpabilizarnos.

Urbanismo
Libertad con minúscula

Cuando tienes un hijo, la ciudad te da la espalda, te mira con recochineo antes de enseñarte el culo y reírse de ti.

Maternidad
“Reivindicar otra maternidad implica reivindicar otro modelo de sociedad”

Con Mamá Desobediente (Capitán Swing, 2019) Esther Vivas suma su voz a la polifonía que desde el feminismo encara la cuestión de la maternidad desde nuevos ángulos y con menos prejuicios. Su apuesta: politizar la institución materna liberándola de los modelos impuestos por patriarcado y neoliberalismo.  

7 Comentarios
Melantria 7:28 15/10/2019

Cada vez más personas deciden reducir el número de hijos e incluso no concebirlos por compromiso medioambiental. Sequías, hambrunas, sobrepoblación, calor extremo. Según varios informes, eso es lo que espera a la humanidad en las próximas décadas. Enfrentados a ese escenario, mujeres y hombres en todo el mundo están tomando una decisión difícil: no tener hijos para evitar exponerlos a un planeta que perciben camino a la devastación. ¿Qué clase de vida tendrán sus potenciales hijos en un planeta que parece dirigirse a un futuro azotado por sequías, hambrunas, extinciones y otros desastres causados por el calentamiento global? Me hubiera gustado que esta chica reflexionara sobre este aspecto de traer hijos al mundo que no han pedido venir a un mundo en decadencia.

Responder
0
0
#40786 15:49 10/10/2019

Young Maria Elvira

Responder
2
0
5678 11:19 10/10/2019

Parece que cuando las respuestas no son lo que queremos oir lo catalogamos de " esta no lo tiene claro o menida empanada tiene". Hay que ser mas empatica y no pensar que solo nuestras ideas son las buenas. En un medio tan ideologizado como este es logico que no gusten algunas respuestas pero en el mundo vivimos 7.000 millones y no somos, gracias al sol, de difetentes pensamientos

Responder
2
0
#40777 13:31 10/10/2019

ya pero yo soy del feminismo bueno y no del malo

Responder
0
0
#40761 9:43 10/10/2019

Vaya empanada mental tiene esta mujer. No entiendo una sola respuesta. Todas son un "no sé tía, es muy fuerte ¿no?"

Responder
5
5
#40785 15:49 10/10/2019

Creo que estáis muy acostumbradxs a leer a gente pontificando sobre todo. No me parece en absoluto que la entrevistada esté empanada, está exponiendo que sus ideas están en evolución y que está abierta al debate y a repensar todo, es crítica, vamos. Y me parece que ha dejado perfectísimamente claro de qué trata su libro.

Si ya de partida vais a leer una entrevista con esa desgana que destiláis en los comentarios y ese antifeminismo tan chungo, es que directamente no deberíais estar aquí, sino informándoos de lo básico sobre maternidades, opresiones y feminismo.

Venga, un besi.

Responder
4
2
#40776 13:30 10/10/2019

La estas oprimiendo por ser mujer. Solo por su genero las respuestas te tendrían que valer

Responder
2
5

Destacadas

Juicio del 1 de Octubre
Medio millar de juristas denuncian que la sentencia del Procés vulnera el principio de legalidad

El informe publicado por la plataforma International Trial Watch sobre la sentencia del Tribunal Supremo señala que esta viola los derechos fundamentales por falta de previsión jurídica y por menospreciar los derechos de reunión y expresión.

Minería
Peña Zafra de Abajo, resistir entre polvo

Una comunidad rural de Murcia se organiza para defender el territorio del extractivismo que amenaza con enterrar sus casas, cultivos, valores ambientales y culturales.

Rojava
Una cadena internacional de mujeres para defender Rojava

La campaña Women Defend Rojava apela a la solidaridad de las mujeres para defender el proyecto político del Confederalismo Democrático que, tras haber vencido al Daesh, ahora se enfrenta a la invasión de Turquía. El pasado 9 de noviembre estuvieron en La Ingobernable, en un encuentro que dejó el germen de un nuevo comité de apoyo, grupo que viene a sumarse a una larga lista en varias ciudades del Estado y de Europa. 

Minería
Cómo la minería perturba el interior de Murcia
Ecologistas en Acción Murcia y ACUNA señalan los impactos ambientales y culturales de la minería en el territorio de Peña Zafra de Abajo, Balonga y Quibas.
Represión
De pertenencia a banda armada a recibimientos de presos: 102 años por solidarizarse

La Audiencia Nacional considera a Causa Galiza y Ceivar organizaciones criminales para la comisión de delitos de enaltecimiento, y solicita la ilegalización de ambas y 102 años de cárcel para 12 de sus miembros.

Bolivia
“No se acaba por ley con el racismo y en Bolivia ha habido un golpe racista y fascista”

Adriana Guzmán representa al feminismo comunitario antipatriarcal boliviano. Forma parte de los movimientos sociales que llevan días manifestándose continuamente para denunciar que lo que ha habido en Bolivia ha sido un golpe de Estado que ha derivado en la salida de Evo Morales del país.

Últimas

Elecciones 10N
Carabanchel y de nuevo el miedo

Cada papeleta de Vox que cogía una mano humana era un trallazo en el alma de quien fue una niña que vio a sus mayores tener verdadero miedo a hacer o decir lo inconveniente. Una niña a la que le contaban los “paseados” de los pueblos de sus padres en León durante la guerra, y los fusilados de después.

Flamenco
Pedro Lópeh: “Es esta una época de mucho sufrimiento, de odio y al final el flamenco habla de eso”
Este viernes Pedro Lópeh lleva a Mérida ‘Ramo de coplas y caminos’, una introducción sentimental al cante, un mapa con indicaciones llanas para todos los que quieren acercarse al flamenco.
Represión
Resistência Galega, un concepto

La operación contra Causa Galiza y Ceivar se articula en base a la vinculación de estas organizaciones con Resistência Galega. Pero incluso la existencia de este grupo resulta controvertida.

Tribuna
Cómo gobernar a La Ingobernable. Relatos de una negociación imposible

El exconcejal Pablo Carmona explica cómo desde la corporación municipal anterior se evitó reconocer a La Ingobernable como sujeto político y por qué la perspectiva de una cesión del espacio nunca estuvo encima de la mesa.

Música
Buscando el hechizo de la música negra
“Sin swing y sin baile, la música tiene poco aliciente”, asegura el periodista Jaime Bajo, quien ha recopilado en un libro 20 entrevistas a músicos que tratan de descifrar el hechizo del ‘groove’.
Bolivia
Bolivia: la venganza de la Media Luna

Estamos ante la respuesta viril y torpona de aquellos que temen perder sus privilegios. Estamos ante una ofensiva oligárquica, frustrada por la imposibilidad de derrotar al MAS en las urnas. Estamos, en definitiva, ante la venganza de la Media Luna.

Fútbol
Las futbolistas de primera división comenzarán su huelga este fin de semana

El pasado 22 de octubre las futbolistas decidieron por mayoría ir a la huelga en la novena jornada si no se llegaba a un acuerdo con la Asociación de Clubes de Fútbol Femeninos, ACFF en el que se recogieran sus demandas de mínimos. Las profesionales se rebelan contra los bajos salarios, la alta parcialidad en los contratos y la falta de derechos laborales.