Machismo
Fuego, mantenlo prendido

Podemos pensar que en estos tiempos que corren, en los que incluso en un juicio la palabra de la mujer y si su negación fue explícita o no se ponen en duda, no es de extrañar que el hombre vea síes donde no los hubo nunca.

Fumar
Una mujer fumando. Jone Arzoz

publicado
2019-09-12 08:00

No me gusta que me enciendan los pitis. Llevo ya un tiempo observando una conducta que se da a menudo entre hombres y mujeres: el ímpetu e insistencia del hombre por encendernos a las mujeres los cigarros.

No hablo de una cosa aislada, lo vengo observando años. Algunos dirán que estoy exagerando y que vaya loca, que confunde los modales y la buena educación con un acto machista. Voy a explayarme un poco más para intentar que entendáis mi malestar y preocupación con esta conducta.

Anoche, una vez más, me lié un cigarro.  Aquellas personas fumadoras sabrán de lo que hablo, y las no fumadoras seguro que tienen alguna persona conocida que practica esta mala costumbre: chaqueta sujeta con las piernas, vaso cogido con el antebrazo pegadito al pecho casi debajo de la axila y me lio un cigarrito, como un velocirraptor. Yo me apaño así, son años de entrenamiento y me gusta. Cuando termino generalmente me quito el pelo de la cara,  le doy un trago a mi kalimotxo fresquito y me enciendo el cigarro. No me gusta que de repente un hombre salga de la nada, me ponga fuego en la cara, me queme las pestañas y me incomode. Tampoco me gusta que, cuando declino su ofrecimiento, insista tanto que me vea obligada a menear la cabeza con el cigarro en la boca, porque tengo las manos ocupadas, dándome la vuelta finalmente para que entienda que no, que no quiero fuego. No quiero fuego. Tengo mechero. Y si no tuviera, ya lo pediría yo.

Esto es lo que realmente me molesta, el acto de galantería a mí no me va (en la galantería, nos metemos en otro jardín en el que también hay mucho que podar). Pero que además, cuando digo que no, el hombre insista con la llama en mi nariz me molesta. Me molesta mucho. Si le digo a un hombre que no con la cabeza, ¿por qué el hombre puede pensar que sí? Que sí que quiero en realidad, que mis meneos de cabeza y mi semblante serio o enfadado son signos de que me está encantando todo. Incluso cuando se lo digo verbalmente, ¿por qué muchos siguen insistiendo?

Quería poner encima de la mesa esta observación-reflexión, porque me pasa a menudo. Puede ser que sea yo la que tiene cara de no tener mechero y quererlo, pero lo cierto es que hay más probabilidades de que esto sea un fenómeno extendido. ¿Quizás todas las mujeres tenemos cara de querer y necesitar un mechero? Podemos pensar que en estos tiempos que corren, en los que incluso en un juicio la palabra de la mujer y si su negación fue explícita o no se ponen en duda, no es de extrañar que el hombre vea síes donde no los hubo nunca.

Relacionadas

Feminismos
Una a Una: la guerra declarada contra el machismo moderno

La asociación Una a Una tiene como fin principal contribuir de forma activa a la construcción de una sociedad igualitaria libre de violencia. Son profesionales de edades muy diferentes y de todas las provincias andaluzas que trabajan en varios frentes: deporte, cultura, intervención social y atención a menores víctimas de violencia de género, campo en el que aseguran que hay mucho que hacer. Su trabajo no es fácil: pelean contra el machismo en una época de rearme patriarcal.

Machismo
La tangana del Consejero de Cultura: consejos vendo y para mí no tengo

El consejero de Cultura de Gobierno vasco Bingen Zupiria, ha opinado en mala hora en Hora 14 en la Cadena Ser, sobre la cancelación del concierto de Tangana en Bilbao.

Censura
¿Qué hay detrás de la censura de C. Tangana?
La solución es más ambiciosa y efectiva que censurar: hay que ampliar horizontes, combatir el ahora y dibujar nuevos modelos de sociedad.
1 Comentario
Gatúbela 14:33 12/9/2019

Lo de dejar de fumar y darle la espalda a la industria del tabaco ya tal, no?
Evidentemente hay machismo, pero también hay sumisión a una industria destructora y cancerígena. Pero lo peor es que aquellas personas que deciden suicidarse lentamente mediante el tabaco, se mueren matando.. y las demás tenemos que sufrirlas.

Responder
3
3

Destacadas

Presos vascos
Entre uno y tres años y medio de cárcel por apoyar a presos vascos

Fiscalía, AVT y las defensas de las 47 personas acusadas en el sumario 11/13, por dar apoyo a presos de ETA, acuerdan penas de prisión de entre uno y tres años y medio de cárcel. 

Educación concertada
Educación concertada: una apuesta por la desigualdad

Mediante una defensa explícita o de manera más silenciosa los gobiernos autonómicos han permitido en los últimos años el auge de la educación concertada, una fórmula que asigna los recursos públicos a centros privados y que, en algunas regiones, ya supera el 50% de la oferta escolar.

Energía solar
“Enorme crecimiento” del autoconsumo a un año del fin del impuesto al sol

El autoconsumo de energía fotovoltaica crece de “forma sostenida” espoleado por la derogación del “impuesto al sol” y la nueva regulación aprobada en abril de 2019. Las empresas del sector prevén duplicar su actividad este año.

Elecciones generales del 28 de abril
No es país para elecciones
La posibilidad de una repetición electoral se presenta tediosa para la mayoría de los españoles. No soy el CIS ni esto es realmente cierto, solo he hecho esta pseudo-encuesta en mi barrio y entre mis conocidos.
Trabajo sexual
Ámsterdam estudia remodelar el Barrio Rojo

El gobierno de la capital neerlandesa debate con vecinos, trabajadoras sexuales y empresarios qué hacer con el controvertido centro de la prostitución. La corriente abolicionista gana espacio y advierte de que la legalización no ha frenado el tráfico de personas.