Tribuna
¿Políticas gitanas?

Las políticas que se han dirigido a la población gitana no son políticas gitanas, son políticas totalmente payas que han pretendido solucionar los problemas que el sistema institucional payo tiene respecto de la población gitana.

Ascenso Vox

Sociólogo e integrante de Pretendemos gitanizar el mundo


publicado
2019-04-24 06:39:00
Las políticas que se han dirigido a la población gitana desde el advenimiento de la democracia, tanto a nivel estatal como autonómico, no son políticas gitanas, son políticas totalmente payas. En la promoción de algunas de esas políticas han participado personas gitanas. En el diseño de algunas de esas políticas han participado personas gitanas. En la implementación de algunas de esas políticas han participado personas gitanas. Incluso, en algún caso, en la evaluación del impacto de alguna de esas políticas han participado personas gitanas.

Ninguna de esas políticas ha respondido a la solución de los problemas que encara cada día la población gitana sino que han pretendido solucionar los problemas que el sistema institucional payo tiene respecto de la población gitana.

La Constitución ha perpetuado un sistema de dominación étnica antigitana sustentado en leyes y normas que hacen del antigitanismo un racismo especialmente institucional

La Constitución española ha perpetuado el sistema de dominación étnica antigitana construido en los últimos 520 años —sustentado por más de 230 leyes y normas de todo rango que hacen del antigitanismo un racismo especialmente institucional— y ha dejado al margen de la organización del sistema institucional a la población gitana. No nos incluye ni como minoría étnica ni bajo ninguna otra condición colectiva. Las personas gitanas españolas no tenemos derechos colectivos reconocidos en base a nuestra etnicidad como sí los tienen las demás etnias o naciones que conforman el Estado español.

Dado el diseño institucional del Estado español en base a la territorialidad, el concepto de etnia no tiene cabida. Así, las diversas culturas que conforman esta matria de patrias solo tienen espacio en sus respectivos territorios de manera que el disfrute de los derechos étnicos o culturales colectivos —el uso de la lengua propia, por ejemplo— se constriñe al territorio autonómico correspondiente.

Para dar cabida al pueblo gitano es necesario un cambio en la Constitución que reconozca nuestra adscripción no limitada a un territorio concreto ya que la población gitana está presente en todo el territorio estatal y se nos dote de una específica autonomía, de una forma de autogobierno que nos permita gestionar las cuestiones colectivas que nos atañen y hacerlo de manera democrática, con la respectiva separación de poderes. Es decir, tiene que haber un gobierno, un parlamento y un poder judicial gitanos.

Efectivamente, esto requiere un esfuerzo de imaginación y un compromiso para la superación del actual estado de postración (exclusión social, económica y laboral) en que nos encontramos. Dudo que los políticos actuales estén a la altura que este reto implica.

Es muy importante que los partidos políticos incluyan a personas gitanas en sus listas electorales y que quien finalmente se alce con el gobierno incluya entre los cargos con poder de decisión a personas gitanas —aún no ha habido en España ningún/a ministro/a, consejero/a, secretario/a de estado, director/a general ¡ni siquiera un/a subdirector/a general! gitano/a—.

Es de justicia que, al menos, el 2% de los cargos políticos estén ocupados por personas gitanas

Es de justicia que, al menos, el 2 % de los/las candidatas/os sean personas gitanas y que el 2% de los cargos políticos estén ocupados por personas gitanas. La actual infrarrepresentación de personas gitanas en la política es consecuencia del antigitanismo.

No obstante, eso no es suficiente. No basta con que haya personas gitanas en el parlamento y en el gobierno ya sea en el estatal como en los autonómicos. Esas personas gitanas que ahora se incluyen en las listas electorales no representan en modo alguno a la población gitana, representan a sus respectivos partidos y van a ser votados por un electorado que tendrá en cuenta el programa de gobierno que presente cada partido no por su condición étnica, o eso espero.

Los partidos deben asumir en sus programas de gobierno un firme propósito de lucha contra el antigitanismo y el racismo en general y deben incluir políticas tendentes a la emancipación del Pueblo Gitano si realmente pretenden algo más que un simple lavado de cara.

Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Elecciones generales del 28 de abril
El PSE denuncia a la monja que robó votos
La fiscalía puede solicitar una pena de entre seis meses y tres años de cárcel por el delito de alteración del voto.
Movimientos sociales
364 días

Los movimientos sociales y las organizaciones de la sociedad civil ante la posibilidad de un pacto entre PSOE y Ciudadanos.

Elecciones generales del 28 de abril
Claves políticas en Andalucía tras el 28-A

La euforia de la izquierda generada tras la derrota de la España de Colón debe dar paso a una profunda reflexión sobre sus resultados en Andalucía.

5 Comentarios
#33559 8:16 28/4/2019

"de una forma de autogobierno que nos permita gestionar las cuestiones colectivas que nos atañen y hacerlo de manera democrática", qué estáis pidiendo? Un mini Estado para vosotros nada más? Integraos de una vez, si sois españoles ya tenéis un Estado y un Gobierno! Qué más os da la raza?

Responder
2
0
Amadrinarás mi toto 23:52 26/4/2019

Ya tenéis un gobierno, un parlamento y un poder judicial 👉 El de todos. de nada

Responder
3
0
#33416 11:35 24/4/2019

https://www.eldiario.es/aragon/sociedad/gitanas-culpabilidad-apayamiento-sensacion-pareces_0_802469889.html

Responder
0
0
#33414 11:19 24/4/2019

https://www.eldiario.es/aragon/sociedad/gitanas-culpabilidad-apayamiento-sensacion-pareces_0_802469889.html
Una muestra de qué significa ser mujer en éste colectivo.

Responder
0
0
#33413 11:06 24/4/2019

Otro puto pastiche sobre el supuesto secular antigitanismo de españa. Los y las gitanas llevan seis siglos en la Península, por tanto son tan de aquí como todo el mundo. Es cierto que hasta hace unas décadas se les discriminó y maltrató regularmente. Ahora bien, creo sinceramente que también desde hace bastantes años, todas aquellas personas de esta etnia que han querido llevar una vida más o menos ligada a los usos y costumbres de españa, por ejemplo, la han podido desarrollar. Desde niño, y tengo cierta edad, he visto cómo aquellas familias de compañeros míos gitanos, que querían trabajar, lo hacían como todo el mundo. No así muchas otras para las que vivir en comunidad con la sociedad paya, les venía al pairo. Vivimos en una sociedad, la española, en la que desde hace décadas se puede vivri bastante relajadamente las costumbres particulares sin joder al prójimo. "Los gitanos" podían empezar por explicar en que consiste su "cultura", en que se diferencia de la de los demás españoles, los payos. En la acentuada homofobia? En la minusvaloración de la hembra con respecto al varón? En la importancia que le dan a la virginidad de la moza como estandarte de la reputación familiar? En el orgullo que les depara no casarse con payos a buena parte de ellos? Creo que podían empezar por ahí, por mostrarnos que opinan de todo esto. También por hacer autocrítica como hacemos los payos honestos. En este sentido, se puede hablar, y mucho, del "negocio" que han supuesto durante décadas los planes de integración y ayudas para diversas asociaciones gitanas dedicadas al desarrollo de éste pueblo. Valga como ejemplo la corrupción y los trapicheos de la Fundación Secretariado Gitano, con el Tio Juan ( Ramírez Heredia), y denunciada en su día por la guardia civil.También otras asociaciones se han visto salpicadas por la falta de transparencia en la gestión de fondos de subvención.
Para terminar, insistir en que me parece vergonzoso acusar regularmente a la sociedad española de racista. A modo de ejemplo, siempre me ha llamado la atención que decenas de miles de personas de sudamérica que empezaron a llegar sólo hace unos 20 años, sin apenas recursos, acabaran llevando una vida normalizada, con su trabajo, vivienda y demás aspectos de consideración. Dicho ésto, creo que quién de verdad quiere vivir por sus propios medios, con sus derechos y deberes, al margen del color de la piel, puede hacerlo. Sobretodo hasta antes de la crisis.

Responder
9
0
Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Destacadas

Laboral
Las kellys llaman a la primera huelga de camareras de piso en Baleares

Camareras de piso de Ibiza y Formentera han decidido en una asamblea celebrada este lunes convocar una huelga de dos días en agosto. Piden regular la carga de trabajo de manera urgente para evitar riesgos innecesarios para las 6.000 trabajadoras empleadas en este sector en estas islas.

Literatura
“Europa no ha perdido su memoria sino su sensibilidad”

En Una vez caminé sobre la suave hierba la escritora austriaca Carolina Schutti propone, con un estilo intimista y sutil, una historia de identidad y desarraigo, un pulso por recuperar la memoria negada. La protagonista se llama Maja, pero podría llamarse de cualquier modo y estar en cualquier sitio.  

La Rioja
Desacuerdo entre el PSOE y Podemos en La Rioja
El gobierno de La Rioja sigue bloqueado tras una reunión in extremis entre Podemos y PSOE la víspera de la nueva votación ¿Qué ha pasado en La Rioja?
Biodiversidad
Apicultura intoxicada: agricultura, biodiversidad y plaguicidas

Es indispensable escuchar el reclamo de las organizaciones ecologistas que piden el compromiso político de todas las formaciones para reducir al 50% el uso de plaguicidas en 2023.

Fronteras
Croacia: cuando son los propios policías quienes denuncian la violencia en las fronteras

En una carta enviada de forma anónima a la Defensora del Pueblo, presuntos policías señalan tratos inhumanos y violentos contra los refugiados que intentan cruzar la frontera antes de deportarlos ilegalmente a países vecinos.

Últimas

Violencia machista
“Violencia intrafamiliar” y memoria del olvido

Mi padre era un monstruo, pero era un monstruo del franquismo. Era la reproducción “intrafamiliar” de la dictadura: el poder único e incontrolado de un macho, inculcado, aplaudido y avalado por el sistema político-social.