Laboral
Hasta un 70% de los trabajadores secunda la huelga de Amazon en San Fernando de Henares

La huelga convocada en la víspera de Reyes en el mayor centro de Amazon de la península consigue entre un 60% y un 70% de seguimiento según turnos.
Huelga Amazon reyes
Noche de huelga en las afueras del centro logístico de Amazon en San Fernando de Henares. Lito Lizana

publicado
2019-01-04 13:20

Un 60% en los turnos de noche de las dos jornadas de huelga y en la jornada de la tarde, y hasta un 70% en la jornada de mañana del 3 de enero. Son los datos del seguimiento de la última huelga convocada en el centro de Amazon en San Fernando de Henares, en Madrid, la mayor planta del gigante mundial de venta online en toda la península, que cuenta actualmente con 1.400 contratos indefinidos y medio millar temporales.

“Estamos bastante satisfechos”, señala a El Salto Moisés Fernández, de la sección sindical de CGT en este centro, sindicato que, junto a CC OO, tiene la mayoría de la representación sindical. Hasta ahora, un día después de una huelga que ha durado 32 horas en las vísperas de Reyes, una de las fechas con más volumen de negocio de la compañía, por parte de la empresa no ha habido ninguna respuesta, confirma Fernández.

“Entendemos que es un conflicto largo y hay gente que, en algunos momentos, flaquea”, continúa el sindicalista. La del 3 y 4 de enero —en este último día en el turno de la pasada noche— ha sido la sexta convocatoria de paros en este centro. La primera, en mayo de 2018, se convocó ante el cambio de convenio —desde entonces el convenio sectorial provincial de logística— impuesto a los 1.200 trabajadores indefinidos con los que contaba el centro —a los que se sumaban 800 más temporales contratados a través de ETT—. Le siguieron nuevas convocatorias en julio —coincidiendo con el Prime Day—, noviembre —Black Friday— y diciembre, con seguimientos que rondaban entre el 505 y el 80%, según el turno de trabajo.

Sin embargo, las protestas de los trabajadores se han encontrado en todas las fechas con un escollo: la empresa derivaba mercancía a algunos de los más de veinte centros que tiene repartidos por el Estado, sobre todo a los de Barcelona, cada uno de los cuales con unas condiciones laborales propias derivadas del convenio sectorial en vigor en cada provincia. “En dos de los otros centros [ambos en la provincia de Barcelona] están empezando a negociar, pero en uno el comité de empresa lleva un año y en el otro un par de meses”, continúa Fernández.

La próxima fecha en la agenda es el 19 de febrero, cuando tendrá lugar el juicio, ante la demanda interpuesta por CC OO, por el cambio de condiciones que tuvo lugar en mayo, saltándose el procedimiento dictado por el Estatuto General de los Trabajadores. Mientras, desde CGT afirman que analizarán la evoución de las huelgas convocadas y harán una asamblea general de afiliados de CGT en la que se decidirán las líneas en las que se va a seguir trabajando.

Relacionadas

Laboral
La tecnología o la vida: el derecho a la desconexión digital

Siguiendo la estela de países como Francia, también en España se ha regulado el denominado derecho a la desconexión digital de los trabajadores y trabajadoras incorporándolo al articulado de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales. ¿Pero en qué consiste este derecho y cómo se configura?


Laboral
Derechos laborales en la última milla

A mediados de julio del 2019, llegó un correo al Ministerio de Economía y Competitividad y al Ministerio de Trabajo cuyo contenido ha sido anunciado, paralelamente, por todos los periódicos del país, concediendo entrevistas a su remitente en los principales espacios informativos audiovisuales. ¿La noticia? Las plataformas digitales van perdiendo la batalla jurídica frente a los “riders”. Pero en la derrota también existen clases.

Laboral
Industria 4.0, ¿una revolución?

Históricamente se conocen tres “revoluciones industriales”. Simplificando, el vapor, la electricidad y el toyotismo, han sido considerados avances en la industria y en los procesos productivos, que han generado cambios sociales trascendentales y sendas “revoluciones”.

1 Comentario
#28757 21:35 4/1/2019

Los datos no son para nada reales.

Responder
0
0

Destacadas

Movimiento antiglobalización
El pacifismo vence al miedo en la contracumbre del G7

Más de 15.000 personas han acudido a la contracumbre del G7 para protestar ante la visita de altos mandatarios internacionales como Donald Trump o Angela Merkel.

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo