Juicio del 1 de Octubre
Trapero: “Hicimos un uso de la fuerza cuidadoso e insinuar que con ello permitimos el referéndum es vergonzoso”

El mayor de los Mossos, Josep Lluis Trapero, ha declarado ante el Tribunal Supremo, a pesar de tener el derecho a no hacerlo debido a tener una causa abierta en la Audiencia Nacional.

Trapero en el juicio
El mayor de los Mossos, Josep Lluis Trapero, declara en la Sala del Tribunal Supremo.

publicado
2019-03-14 11:59:00

En la última jornada de esta quinta semana del Juicio del Procéro ha sido el turno el jefe de los Mossos, el mayor Josep Lluis Trapero que, a pesar de tener una causa en la Audiencia Nacional, instruida por la juez Carmen Lamela, la misma que decretó las órdenes de prisión para los miembros del Govern cuando empezó la causa en la Audiencia Nacional. Trapero ha decidido declarar aunque tenía el derecho a no hacerlo.

El mayor acudió acompañado de su abogada que, según el juez Marchena, no puede tener ningún papel en la sala del Tribunal Supremo, más allá de recomendarle responder o no algunas preguntas. “En ningún caso le puede asesorar, ya que Trapero no está siendo acusado por esta sala”, ha afirmado el juez Manuel Marchena, presidente de la sala del Tribunal Supremo en la que se celebra el juicio.

A preguntas del abogado de VOX, Ortega Smith, la declaración de Trapero ha comenzado versando sobre la jornada del 20 de Septiembre, siendo preguntado sobre numerosas comunicaciones telefónicas, con varias personas, entre ellas Jordi Sánchez, para intentar ayudar y mediar en los hechos que tenían lugar en la Consejería de Economía, afirma el mayor de los Mossos. 

Fuimos pedirles que nos ayudaran a hacer un cordón de voluntarios, previo al que debía ser el cordón policial, por lo que debían transitar las personas que tenían que entrar y salir de Economía, ha añadido en referencia al cordón de voluntarios que se organizó desde la ANC. Me impliqué personalmente más de lo que me habría implicado en cualquier otra concentración

Ortega Smith también ha hecho referencia a las llamadas mantenidas entre Trapero y el juez de instrucción que, según el mayor de los Mossos, le comunicó que la secretaria judicial quería salir de Economía y no podía, pero aquello no se correspondía de la percepción que teníamos en ese momento, no teníamos la sensación de que hubiera acabado, ha matizado Trapero. El mayor también ha añadido que la Guardia Civil requirió vehículos para poder abandonar la Consejería, pero no estábamos en condiciones de posibilitar la salida de aquellos coches, debido a la alta concentración de gente, afirmó. 

Juicio del 1 de Octubre
La secretaria judicial que salió por la azotea rechazó las opciones para salir de Economía que le ofrecieron

Montserrat del Toro López afirma que las opciones que le dieron contemplaban acompañarla hasta que se acabara la multitud, custodiada por mossos, y “a partir de ahí que regresara como pudiera”.

Sobre la polémica salida de la secretaria judicial por la azotea y, posteriormente, por el teatro Coliseum, Trapero afirmó que el dispositivo pensado con los diversos cordones policiales y de voluntarios, además de 15 agentes del servicio de escolta, era la opción más segura. Ortega Smith insistió preguntando si había riesgo real en esta opción y por eso recomendaron la opción de la azotea. “¿Por eso recomienda la salida por la azotea? No fue por eso. Nunca hubiéramos propuesto una salida que no consideráramos segura. Finalmente, la opción del teatro Coliseum fue la elegida para ahorrar el tiempo que hubiera supuesto organizar los cordones

Y es que, según ha declarado Trapero, esta comunicación del juzgado se dio pasadas las 11 de la noche, momento en que ya se había desmontado el cordón policial y sin las dos horas de margen que el cuerpo de la policía catalana había requerido los agentes de la Guardia Civil. “Hubo mucha descoordinación en las comunicaciones ese día”, concluye.

“Nunca propusimos una salida para la secretaria judicial que no consideráramos segura”
Ortega Smith ha continuado preguntando sobre el dispositivo ‘Àgora’, diseñado por los Mossos d’Esquadra, para dar respuesta a la “creciente tensión social, sobretodo en las concentraciones y acciones de los movimientos sociales”. Preguntado sobre la relación del dispositivo con el referéndum, Trapero ha respondido que “no tenía ninguna intención de facilitar el 1-O, e impedirlo era cosa de las órdenes judiciales que el Govern había recibido. No tenía nada que ver con el referéndum”.

Respecto a la suspensión de las diversas leyes por parte del Tribunal Supremo, Smith ha preguntado si se preveía una respuesta tumultuaria? “Podía ser un escenario posible”, ha dicho Trapero. Días antes de la celebración del referéndum, Trapero ha reconocido haberse reunido en hasta cuatro ocasiones con Pérez de los Cobos, que tenía funciones de coordinación del cuerpo policial catalán, “pero la comandancia de los Mossos la tenía yo”. Ha negado que en ningún momento se negara la supervisión y coordinación de Pérez de los Cobos, sino que se comunicó que “no se compartía ni la decisión ni la persona. Había mucha preocupación porque el cuerpo pasara a estar en manos de persones que no eren habituales”, ha afirmado Trapero. “Le dije al fiscal que no era la mejor designación, pero que sí que se respetaría su decisión”.

Ya sobre la jornada del referéndum, Smith ha apuntado que en un informe emitido por Trapero, se determinaba que eran necesarios 40.000 efectivos para cumplir la instrucción de Fiscalía de establecer un perímetro de 100 metros alrededor de las escuelas.

—“¿No los tenían?”, pregunta Ortega Smith.
—“No”. 
—“¿Solicitó refuerzos a la Policía Nacional o Guardia Civil?”.

“Este informe es del día 27 de octubre. Eran para un escenario que planteaba la orden de Fiscalía, que no tenía nada que ver con el de la magistrada. Apuntaban a cosas diferentes, se puede evitar el 1-O de diversas maneras”, ha matizado Trapero.

Preguntado sobre cuantas escuelas fueron capaces los Mossos de desalojar con “el uso proporcional de la fuerza”, Trapero ha respondido que fueron 139 escuelas las que fueron cerradas durante el día. 240 no llegaron a abrir por la primera patrulla, después hubo un centenar de actuaciones del ARRO, de refuerzos de seguridad ciudadana que “consiguieron convencer a la gente o bloquear las puertas para que no pudiera votar nadie más”. El resultado: 432 urnas, 90.000 papeletas, 70.000 sobres, cuatro ordenadores y un teléfono móvil requisados durante la actuación de los Mossos d’Esquadra.

“Los Mossos no tuvieron ninguna intención de facilitar el 1-O, e impedirlo era cosa de las órdenes judiciales que el Govern había recibido”
En el turno del fiscal Zaragoza, Trapero ha sido preguntado por la dimisión del ex conseller de Interior Jordi Jané, y ha afirmado que “dimitió por la incomodidad que, a ambos, nos producía la situación política. Dimitió porque no quería correr ningún riesgo”. En el caso de su sucesor, Joaquim Forn, Trapero ha afirmado que el conseller sabía que “su acción política iba por otro lado, pero que los Mossos siempre habían trabajado para cumplir la ley”. En esta línea ha sentenciado que “Forn era político: creo que hubo un punto de irresponsabilidad”.

La tarea de impedir el referéndum era cosa de los Mossos d’Esquadra, y en caso de necesitar ayuda o refuerzos lo tenía que pedir a los otros cuerpos policiales. Así se ha expresado Trapero, después de afirmar que la Guardia Civil presentó un borrador escaso y la Policía Nacional no presentó nada, mientras que los Mossos presentaron un plan de acción “elaborado”. “Hice una defensa de cuerpos policiales catalanas, puede que no fuera demasiado correcta, pero era lo que sentía, porque en el cuerpo había mucha confusión”, ha explicado en referencia a las reuniones de coordinación entre los diversos cuerpos policiales previas al referéndum.

Trapero ha reiterado que el operativo de los Mossos contemplaban la actuación en los días previos del referéndum y en los primeros momentos de la jornada, enviando un binomio en cada centre. Ante esta afirmación, Zaragoza ha preguntado: “Prepararon un dispositivo que no serviría para nada. ¿Como pensaban cumplir la orden judicial?”. A esta inquisición, el mayor de los Mossos ha explicado que el dispositivo diseñado por el cuerpo catalán contemplaba que fuera un un pivote entre “todos los cuerpos policiales”.

Zaragoza, tras el receso, preguntó a Trapero si recordaba haber remitido un informe con posibles escenarios ante la celebración del 1-O y si era posible una escalada de violencia a partir de finales de septiembre por parte del “independentismo revolucionario”. El Mayor consideró que la gente haría “resistencia pasiva a las acciones policiales, pero que había zonas donde están implantados grupos que han participado en manifestaciones que pasaron del reivindicativo, donde era previsible que se fuera más allá de la resistencia pasiva”, en torno a los “centros de votación ilegales o como se le quiera decir”.

Mantener la “paz social” fue uno de los objetivos principales de los dispositivos policiales de los Mossos, según explicó Trapero. Mantener el orden, sin embargo, no aparecía en la parte dispositiva del juez, como si figuraba la orden de cerrar los centros electorales. “¿Por qué se puso en un segundo lugar el que el juez ordenaba en la parte dispositiva?”, pregunta el fiscal en referencia a mantener el orden social. Trapero ha respondido que, “no se podía cumplir la orden del juez sin mantener una cierta calma social”, e indicó que ésta, aunque indirectamente, también era voluntad del juez.

En referencia a las jornadas previas, en las que los Mossos tenían orden de actuar ante cualquier acción preparatoria del referéndum, Trapero dijo que la orden del juez no daba cobertura a las acciones policiales para disolver las ocupaciones de las escuelas, ya que, al entrar, no vieron “actividad preparatoria” dentro de los centros, ya que no se encontraron papeletas ni urnas, sino “personas, familias, haciendo actividades”. Insistiendo en el interrogatorio, Zaragoza, ha cuestionado si las convocatorias de ocupar los centros, “para defenderlos de la actuación policial” no eran “acciones preparatorias” del referéndum. “¿Llegaron a entrar hasta el fondo?”, ha insistido.

Hicimos un uso de la fuerza cuidadoso e insinuar que con ello permitimos la celebración del referéndum es vergonzoso. El cómo también era importante
Estando ya celebrado el referéndum, Trapero ha reconocido que envió una carta de agradecimiento a los agentes: “Fue un día duro para los Mossos, fue un esfuerzo enorme, llevábamos haciendo muchas horas, ya desde los atentados, tantas que tuvimos problemas con los sindicatos”. Preguntado sobre si considera que los Mossos merecían esta comunicación, en tanto que los agentes catalanes no fueron capaces de impedir el referéndum, Trapero ha respondido justificando el grado del uso de la fuerza del cuerpo catalán: “No es que los Mossos no tuvieran facultades para el uso de la fuerza, sino que estábamos en disposición de usarla ante unas situaciones: agresiones a agentes o a un tercero. Sabíamos que teníamos que actuar con mucho cuidado. Utilizar esto para decir que se permitió la celebración del referéndum es vergonzoso. Son unos principios de actuación tan legítimos como otros. Pero el 'cómo' era importante”, ha reivindicado en referencia al polémico uso de la fuerza por parte de la Policía Nacional.

A la vuelta de la abogada del Estado se ha vuelto a hablar de las concentraciones del 20S. Seoane ha preguntado si este acto se celebró en el marco de la preparación del referéndum. Trapero ha respondido, irónicamente, que durante las jornadas previas al 1-O hubo varios actos como La Merced, el 11S o el mismo 20S, y que no todos tenían conexión con el referéndum. Seoane, sin embargo, ha seguido esta línea y ha preguntado quien autorizaba estos eventos. “Hay algunos eventos que no es necesario autorizar”, en referencia, por ejemplo, en las fiestas de La Mercè, patrona de Barcelona.

Volviendo a las manfiestaciones que sí requieren autorización, Trapero afirmó que “teníamos conocimiento de los actos que tenían relación con la preparación del 1-O e informé a Fiscalía de los que eran ilegales”. Preguntado sobre si este era el caso de los hechos del 20S y si aquella jornada supuso un problema para el orden público, recogiendo las afirmaciones de Trapero sobre que los Mossos tenían disposición de uso de fuerza policial para mantener el orden público. “No consideramos que fuera un problema en ese momento, evidentemente una concentración de 40.000 personas genera algunos problemas logísticos, pero no había disturbios. Y era una concentración que estaba autorizada”.

Sobre esta información, Seoane ha preguntado si siempre hay dispositivos antidisturbios (BRIMO) en este tipo de concentraciones no violentas. “Sí”, ha respondido.

Durante el turno de las defensas, Xavier Melero, abogado de Joaquim Forn, ha hecho incidencia en las ya mencionadas reacciones críticas por parte de algunos sectores de los Mossos en el plan del Govern de celebrar el referéndum, que coincidió con la llegada de Forn a la Conselleria. “Fuimos críticos y había malestar entre algunos sindicatos para tener un gobierno que impulsaba un acto ilegal”, expuso Trapero. El Mayor reiteró su voluntad y la del cuerpo policial de los Mossos de cumplir con la ley, aunque ha calificado de “insuficiente” los planes de actuación presentados por los cuerpos policiales del Estado español y ha reconocido que expresó al fiscal “que no estaba seguro de poder cumplir con totalidad con el mandato judicial”.

“Alguien, sin saber todavía por qué, rompió la coordinación entre los diversos cuerpos policiales del 1-O”
Forn no intentó incidir en ningún momento en las actuaciones de los Mossos durante el referéndum, expresó Trapero: “No dio instrucciones”. “¿En qué momento se dio cuenta de que los mecanismos de coordinación habían fracasado y que la jornada de votaciones ocurriría por otras vías?”, preguntó Melero. “Desconozco las razones, y cuando vimos que ya no hay coordinación, nosotros seguimos el plan, informando y ocupando los espacios que se nos habían otorgado, pero alguien, sin que sepa todavía por qué, quiso romper la coordinación”, expresó Trapero, haciendo incidencia en las dificultades que tuvo aquella jornada para comunicarse con Pérez de los Cobos.

La única actuación policial de la Policía Nacional de la que Trapero asegura que tuvo conocimiento durante la jornada fue en una escuela de Sabadell. Dice haber hablado con el jefe de la CNP, Sebastián Trapote, a quien dijo “no te digo que no lo puedan hacer, pero simplemente quiero saber que hay sueldo”. Sobre la falta de coordinación entre fuerzas policiales, el mayor afirmó que “las decisiones en un día como aquel, en que podríamos haber tenido incidentes graves, había una mirada general. Porque lo que pasaba a un sitio podía influir en otro: un grave incidente se podía extender a la otra punta de la ciudad”.

En el turno de Jordi Pina, abogado de Jordi Sanchez, preguntó a Trapero si consideraba que su defendido tenía una actitud de colaboración con los cuerpos de seguridad, a lo que respondió que “solo puedo hablar de mi disposición a cumplir y facilitar el trabajo de la secretaría judicial. Nosotros, no deberíamos cambiado en nada nuestra actuación según las actitudes de Sánchez, pero sí diría que se mostraba colaborador”.

Catalunya plural
Esta crónica es parte de la colaboración entre El Salto y Catalunya Plural. Puedes leer el texto original en catalán aquí.

Relacionadas

Juicio del 1 de Octubre
Catalunya: entre el 28A y el 26M
Dos campañas seguidas el Catalunya —la de las generales que terminó ayer y la de las locales y europeas de mayo— transcurren sin demasiado brillo a la espera de una posible convocatoria de comicios autonómicos este mismo año.
Juicio del 1 de Octubre
29 personas del mundo universitario, literario y activista se autoinculpan junto a los Jordis

Los escritores Santiago Alba Rico y Belén Gopegui, los profesores universitarios y objetores insumisos Víctor Sampedro y Jorge Riechman o Pepe Beunza, primer objetor insumiso al servicio militar, son algunas de las personas que han pedido que se les abra un proceso judicial si Jordi Sánchez y Jordi Cuixart son finalmente condenados en el marco del juicio al Procés.

Juicio del 1 de Octubre
Objeción de conciencia frente al Supremo
¿Puede una testigo ejercer una objeción de conciencia en un juicio? ¿Está obligada a contestar a preguntas si le produce un perjuicio moral?
1 Comentario
#31700 21:39 15/3/2019

¡Menudo resumen! O la redactora salió un par de horas y no se enteró de casi nada o esto es de lo más parcial, sectario o intencionadamente incompleto que se ha podido leer de la declaración del Major y mira que se ha escrito.. Espero que todos los lectores de El Salto se hayan podido informar de la declaración por otros medios porque si sólo han leído esto no van a enterarse ni comprender nada de lo que pasó y de lo que puede pasar. La omisión es una forma de tendenciosidad y en este caso hasta parece un intento desesperado de mantener un discurso de valor procesista, maldad y torpeza del estado espanyol, un prietas las filas,que la cantada del Major sobre sus reuniones con el President desmiente. Omitir esto es desinformar y además se nota bastante.
De todas formas, ánimo, los traidores existen en todos los bandos, no pasa nada por decirlo y explicarlo, mucha gente jugó a dos barajas esos días

Responder
0
0

Destacadas

Elecciones del 26 de mayo
El PSOE gana la cita electoral del 26 de mayo. Las ciudades del cambio sucumben
El descalabro de la izquierda en la Comunidad de Madrid chafa la gran noche de Pedro Sánchez y el PSOE, que virará del rojo al azul la comunidad de La Rioja, mantendrá Asturias, Extremadura, Castilla -La Mancha y previsiblemente gobernará en Islas Canarias y Baleares.
Elecciones del 26 de mayo
Así te hemos contado este 26M

Minuto a minuto con toda la información en directo de las elecciones municipales, autonómicas y europeas de este super domingo 26 de mayo.

Elecciones del 26 de mayo
Denuncian la manipulación de un voto en Cáseda

El partido Izquierdas de Cáseda-Kasedako Langileak ha denunciado la posible manipulación del voto de una vecina a la que el Ayuntamiento da empleo municipal. El alcalde, Jesús Antonio Esparza, pertenece a la Agrupación San Zoilo de Cáseda y lleva gobernando el pueblo veinte años.