Gobierno de coalición
Un nuevo gobierno para tiempos frágiles

Finalmente, Pedro Sánchez ha sido elegido presidente del gobierno. Tras dos votaciones, el Congreso ha decidido que gobierne con UP en una coalición inédita desde el inicio del régimen del 78.

Salida de la sesion de investidura Congreso 7 de enero de 2020 - 7
Pedro Sánchez saliendo del hemiciclo tras su investidura como presidente del Gobierno tras conseguir 167 'síes', 165 'noes' y 18 abstenciones. David F. Sabadell

Es militante de anticapitalistas y de la redacción de Viento Sur.

8 ene 2020 11:14

Los debates han dejado algunas cuestiones interesantes encima de la mesa. La intensa polarización parlamentaria define un panorama político fuertemente dividido en bloques. El bloque de la derecha actúa de forma predecible. Discurso duro, sobreactuado: lo único que es cierto es que a la derecha le duele tanto perder el poder como poco le cuesta perder las formas.

Es necesario sin embargo hacer un apunte: Casado ha vuelto a deslizarse hacia la derecha radical, tratando de competir con Vox en ese terreno. No parece una buena idea. En Italia o en Francia, cuando lo que antiguamente fue el centro-derecha se deslizó hacia esas posiciones para tratar de frenar el auge de su adversario, sus resultados acabaron siendo desastrosos. La única excepción ha sido Boris Johnson, pero a costa de un Brexit que ha supuesto un giro geopolítico de consecuencias aun desconocidas. Son dinámicas que todavía no se han desarrollado en España, pero la dura competencia que se abre en el bloque de la derecha no permite descartar ninguna posibilidad.

La estrategia de la “crispación” a la que se ha lanzado la derecha tiene como objeto mantener prietas sus filas mientras resuelve sus contradicciones internas. Y aunque a veces es difícil identificar esa intención entre tanto ruido, la “crispación” tiende a relegitimar la acción política de la izquierda, que con políticas moderadas es capaz de aparentar estar haciendo más de lo que realmente hace.

La “crispación” parlamentaria sin política antagonista en la calle y sin alternativa política sistémica suele generar un ruido ensordecedor, pero pocos efectos sobre la materialidad dominante. Eso no significa que no haya que tomarse en serio las amenazas de la derecha, pero si identificar donde están en cada fase. Y en esta fase no provienen tanto de una derecha parlamentaria rabiosa, sino de ciertos aparatos del Estado autonomizados y con gran margen para cercenar las libertades y marcar la dinámica política sin haber sido elegidos. Gramsci utilizaba la expresión “parlamentarismo negro”: las estructuras “implícitas” del Estado asumen cada vez más protagonismo e imponen una tendencia autoritaria que desplaza al gobierno electo.

Democratizar implica reventar los mecanismos de casta y de reproducción social a través de los aparatos del Estado

Poulantzas también advertía de cómo en determinados momentos, el poder del Estado se desplazaba de un órgano a otro. La resolución de la Junta Electoral contra Quim Torra responde a esa tendencia: pérdida de poder de las instituciones representativas, aumento del protagonismo del poder judicial. Es una lástima que la izquierda española haya sido tan tibia ante este proceso y que, como es el caso del PSOE, lo haya reforzado durante décadas, por ejemplo, en el caso catalán.

Si realmente se quiere democratizar el Estado y la sociedad, urge abordar reformas profundas en ese terreno. Y no bastaría con relevar jueces y cambiar los métodos de elecciones: democratizar implica reventar los mecanismos de casta y de reproducción social a través de los aparatos del Estado. Facilitar el acceso a la carrera judicial con becas y promociones más accesibles para gente de un origen social diferente al de la burguesía del Estado podría ser una formula para desarmar un poder fuertemente ideologizado, al que la izquierda nunca se atrevió a cuestionar en la Transición.

Si la derecha ha optado por la “crispación”, Pedro Sánchez ha optado por volver al zapaterismo, dejando claro a quién lo quiera escuchar que su gobierno puede llegar a ser duro con la derecha, pero que en ningún momento va a cuestionar los consensos económicos fundamentales para el sistema. Es obvio que el gobierno PSOE-UP es mejor que cualquiera encabezado por la derecha y que también abre un escenario distinto a uno solo encabezado por el PSOE. En el terreno de las libertades civiles de las mujeres y de la comunidad LGBTI la diferencia con una derecha radicalizada es evidente. Esperemos que también haya diferencia en el terreno de la migración.

Sin embargo, también es necesario decir que su programa no cuestiona en ningún momento el marco neoliberal, a pesar de que introduce correcciones de carácter social positivas que serán previsiblemente gestionadas por los ministros de la izquierda. La mayoría de propuestas se vuelcan en paliar algunas de las medidas que el PP adoptó durante su última etapa de gobierno y sin duda, de ser aplicadas, aliviarán la situación de ciertos sectores de la sociedad, pero ni mucho menos recompondrán una clase trabajadora pulverizada, que sobrevive fundamentalmente por el reparto de renta intrafamiliar.

El anuncio de que el techo de gasto será respetado no augura una fuerte redistribución social a través del Estado y las tibias medidas en el marco de la regulación laboral o de vivienda anuncian un gobierno suave a la hora de enfrentarse a los poderes económicos. La ausencia de reformas estructurales tal y como las que proponía el viejo reformismo pre-neoliberal (un sector financiero estatal, propiedad pública de sectores clave de la economía productiva) están ausentes del programa de gobierno.

Más allá de que indica los límites de su ambición a la hora de enfrentarse al poder económico y de generar una nueva relación de fuerzas entre capital y trabajo, indica una intención política de no modificar en lo fundamental la composición de una clase trabajadora débil y a la defensiva, sin recursos sólidos para luchar en el seno del marco actual del Estado.

Se auguran, sin duda, contradicciones predecibles en el experimento eurocomunista, entre la posición del gobierno y los anhelos de lucha

En ese sentido, la lucha social por “reformas mediatas” jugará un papel clave. Salir del marco paliativo propio del reformismo sin reformas y exigir medidas que faciliten un rearme de lo que el neoliberalismo destruyó: una clase trabajadora densa, organizada, que podría luchar porque con su lucha había obligado al capitalismo a concederle marcos más favorables. Siendo conscientes de que el gobierno nace con la intención de evitar un enfrentamiento frontal con la patronal, es necesario aprovechar sin concesiones la oportunidad que se abre en ese sentido.

No basta con que los sindicatos vuelvan a salir en las fotos como agentes sociales reconocidos por el Estado: es necesaria una propuesta que permita un marco de relaciones laborales y derechos adaptado a los nuevos tiempos. La prohibición del despido en empresas con beneficios, la renta básica o asociar directamente el pago del alquiler y otras cuestiones a la renta podrían ser consignas que permitieran a la izquierda social ir planteando tareas que recompongan un panorama político más favorable, sin caer en la parálisis a la que suele inducir el monopolio de la política por el parlamento. En ese sentido, la mayor sensibilidad de Unidas Podemos a este tipo de cuestiones es sin duda positiva. El asunto fundamental es que UP ha firmado un mecanismo de funcionamiento en el que se compromete con el PSOE a consensuar toda la linea política: se auguran, sin duda, contradicciones predecibles en el experimento eurocomunista, entre la posición del gobierno y los anhelos de lucha.

La ausencia de la economía en los debates políticos de investidura ha cedido todo el protagonismo de la discusión a la crisis territorial. Lo primero, por algo obvio: si hay un gobierno PSOE-UP es porque el independentismo vasco y catalán así lo han permitido.

Cualquiera que haya vivido el 15M es consciente de que afirmaciones que relacionasen “15M” con “entrar en un gobierno encabezado por el PSOE” hubieran generado mofa o algo peor

Pero la cuestión territorial ya no es solo la cuestión independentista, que por supuesto jugará un rol central en los próximos años. Existen en el Estado español dos tendencias en ese sentido. Por un lado, la tendencia a la recentralización dura que propone Vox. Por otro lado, una tendencia a la sindicación territorial. Ante la ausencia de instituciones de clase fuertes, la gente vota a partidos de su región para que defiendan sus intereses negociando con el Estado Central. Esa tendencia todavía no es democratizante porque no se plantea la cuestión del auto-gobierno, todavía no es confederal porque no se plantea otro tipo de alianzas entre territorios al margen del estado central. Pero ante una política estatal cada vez menos apegada al terreno y una polarización ideológica cada vez más asfixiante, no deberíamos descartar evoluciones en un sentido nuevo e inesperado.

Aunque reste popularidad a este artículo en un contexto de sobreactuación progresista, es necesario también señalar que este acuerdo de gobierno supone la culminación transformista del proyecto de Podemos. Cualquiera que haya vivido el 15M es consciente de que afirmaciones que relacionasen “15M” con “entrar en un gobierno encabezado por el PSOE” hubieran generado mofa o algo peor. Es fácil constatar que la experiencia de los últimos años no ha cumplido los objetivos por los que nació y que, entre seguir manteniéndolos y buscar otros menos ambiciosos, ha escogido lo segundo. Se puede discutir si se está de acuerdo o no, si es lo mejor o lo peor, pero es una evidencia que sólo un cínico puede negar que se ha optado por lo segundo.

Sin duda, la habilidad como político de Pablo Iglesias ha sido determinante para que el proceso transformista de Podemos terminase con ministros. Sin embargo, el espacio UP llega a esta situación muy debilitado tanto a nivel electoral como a nivel militante. Su débil estructuración en la sociedad le resta mucho margen de error ante un Partido Socialista infinitamente superior en recursos. Si Podemos quiere sobrevivir a una experiencia arriesgada, a la que llega con una mala relación de fuerzas y renunciando a los elementos fundamentales de su programa, tendrá que ser consciente de lo frágil de su posición y prepararse para conflictos con el PSOE.

Por último, no puedo evitar terminar con una reflexión. Para la izquierda minoritaria que se queda fuera de la experiencia de gobierno que viene, se abre una situación nueva. Miguel Romero hablaba de la necesidad de un “izquierdismo razonable”. Me parece que marca bien los retos de los sectores que aspiran a seguir luchando por cambiar el sistema político, superar el actual marco constitucional y transformar la sociedad con un horizonte poscapitalista: jugar en el terreno de juego actual significa valentía a la hora de defender ideas y pragmatismo para ir encontrando grietas y consignas de lucha desde fuera de las instituciones, pero tratando de incidir en ellas. Organizar esa posición política inconformista no será fácil, pero sigue siendo necesaria ante la deriva catastrófica del mundo (concretada en una debacle ecosocial ignorada por todo el marco político oficial) pero también en el aquí y ahora: sin una presión crítica desde abajo y a la izquierda, las conquistas que se consigan en los próximos años serán escasas.

No parece buena idea dejarle el monopolio de la crítica a una derecha desquiciada y fuera de control. Desde luego, debe hacerse desde la independencia política y organizativa: esa izquierda alternativa solo podrá reconstruirse desde fuera del gobierno, en tensión con él, pero (y aquí me arriesgo, porque es cierto que UP no se ha caracterizado por la gestión democrática de la diferencia) ojalá que también en diálogo con sus sectores más a la izquierda.

Los tiempos son frágiles, inestables, difíciles. Una nueva crisis económica acecha. La extrema derecha asoma. Hay prisa, pero necesitamos tiempo para reconstruir un proyecto radicalmente transformador. A pesar de todas los límites, quizá el actual gobierno nos de un poco de margen para componer una fuerza social constituyente, que abra nuevas posibilidades. Ahora que está tan de moda hablar del Frente Popular, estaría bien recordar que lo realmente esperanzador en los años 30 era la existencia de un poderoso movimiento obrero organizado en sus propias instituciones. Si queremos hacer realidad las pesadillas de la derecha española, esa es la tarea que urge retomar.

Relacionadas

Congreso de los Diputados
El poder judicial se mete en política
Un CGPJ de mayoría conservadora y en funciones desde hace un año planta cara al nuevo Gobierno con dos movimientos polémicos.
Congreso de los Diputados
La excepción y la regla

La investidura de Pedro Sánchez supone una excepción histórica tras más de 40 años de bipartidismo. Se explora una “terra incógnita” en un contexto internacional poco propicio

5 Comentarios
#45683 14:13 9/1/2020

Mas que frágil es un gobierno 'zapateril' (de sumisión Art. 135), un gobierno que nace muerto...
Qué poca memoria tenemos cuando sabemos que la historia se repite primero como tragedia y segundo (ahora) como farsa...
El m15M surgió como respuesta colectiva de indignación/impugnación a la estafa neoliberal, pero ahora ya no habrá resortes para la próxima decepción que se convertirá en un erial perfecto para el abono del alterfascismo trumpista.
Organización, clandestinidad, resistencia.

Responder
5
0
#45643 13:43 8/1/2020

Dos breves anotaciones: En dos brillantes intervenciones, la izquierda abertzale ha expuesto en el 1º de los discursos de Mertxe Aizpurúa el mejor de los análisis políticos de la situación actual y real; y en el 2º de Oskar Matute el ofrecimiento fraternal de solidaridad internacionalista de clase para aprovechar una oportunidad, la oportunidad.
Nota: Si a los discursos citados les quitas las referencias a euskal herria bildu y los escuchas por la radio, la fotografía que dibuja su análisis y la propuesta política para caminar el futuro, serían aceptados/validados por una gran mayoría de la población... Prueben !

Responder
17
0
#45674 10:33 9/1/2020

Bildu mucha más altura q las CUP

Responder
4
1
#45689 16:57 9/1/2020

Va de otra cosa... Simplemente criterios de oportunidad y necesidad. Los votos de ehbildu eran necesarios (5) mientras que los votos de la CUP no lo eran (2).
PD: La abstención de ehbildu es con la naríz muy tapada, con mucho escepticismo y exclusivamente sujetos acriterios de oportunidad.
Lo explica aquí mucho mejor que yo Albano Dante: http://www.fotlipou.com/hi-ha-vida-mes-enlla-del-barca/4053-mensaje-a-la-izquierda-espanola-desde-catalunya.html

Responder
4
1
#45688 16:18 9/1/2020

No exactamente es cuestión de más o menos altura. Los análisis y los objetivos son similares. Hay diferentes estrategias, porque hay diferentes contextos y recorridos.
Ambas posiciones son respetables y están suficientemente argumentadas.ante un escenario con varias pistas (al menos dos).
En ningún caso existen garantías y solo queda esperar y ver... La clave esta en la ruleta rusa del comodín, arquitecto y sustento del R78, el P$0€.

Responder
2
1

Destacadas

Coronavirus
Amazon gana: sus trabajadores advierten de que trabajan al mismo ritmo que en diciembre

La compañía de Jeff Bezos aparece como una de las ganadoras por la situación de alarma. Sus ventas han repuntado en marzo, pero afronta las protestas de trabajadores en Estados Unidos y las denuncias sobre las medidas para proteger la de salud de sus trabajadores en Europa.

Coronavirus
Las películas que nos contaron las crisis del pasado y del futuro

El próximo capítulo de las crisis mundiales se está rodando ahora mismo. Para entenderlo, es necesario haber visto los anteriores. Este listado de películas y documentales nos ayudará a comprender cómo hemos llegado hasta aquí y cómo funcionan esas crisis.

Coronavirus
Sánchez adelanta al Congreso que pedirá una nueva prórroga del estado de alarma

El Congreso ha debatido la prórroga del estado de alarma, que durará hasta el 26 de abril. Sánchez, no obstante, ha avanzado que, si no cambian las condiciones, no será la última prórroga que solicita a la Cámara baja.

Chile
El Salto estrena el documental ‘Rescatistas de la dignidad’, rodado por Javier Corcuera en las protestas en Chile

El Salto estrena Rescatistas de la dignidad, un documental dirigido por Javier Corcuera y rodado en las calles de Santiago de Chile acompañando las protestas de los últimos meses, con especial atención a las llamadas brigadas de primeros auxilios, que asisten a los manifestantes heridos y representan una suerte de fuerza de los cuidados del conjunto de la sociedad chilena.

Coronavirus
El panorama general se esconde tras un virus

El “mundo real”, tal como se nos presenta, raramente refleja algo que podamos ser capaces de catalogar como realidad objetiva. Es un conjunto de prioridades políticas, económicas y sociales que han sido fabricadas para nosotros. En un momento como este tenemos una oportunidad de reconocer esta verdad y desarrollar nuestra perspectiva crítica.

Coronavirus
Movimientos sociales africanos lideran la prevención contra el Covid-19

Y’en a Marre en Senegal, Balai Citoyen en Burkina Faso y Lucha en la República Democrática del Congo han iniciado una serie de campañas de sensibilización y concienciación contra el virus.

Comunidad El Salto
Carta a nuestras lectoras
Cada día nos leéis más gente y eso es muy importante para nosotras pero, ahora más que nunca, necesitamos que des el salto.

Últimas

Coronavirus
Crónica de un confinamiento valenciano

Solo al principio se nos permitió reflexionar, hasta cierto punto, sobre la gravedad del asunto. La segunda fase fueron los reproches, las maldiciones y las culpas individuales e individualizadas. Después las calles se vaciaron y la enfermedad se extendió, y con ello el sentimiento generalizado de que, aunque podríamos estar peor, estamos mal.

Feminismos
Crack Up! Feminismo, pandemia y después
Pensamos, desde una perspectiva feminista, las posibles salidas a la crisis actual en relación a la deuda, la vivienda y los modos de producción
Literatura
Un paseo con Las Sin Sombrero por Madrid

Domingo, un grupo de mujeres recorre las calles de Madrid siguiendo el rastro de aquellas que cambiaron la historia.

Coronavirus
Balcones y rosas

Estamos dotando de un nuevo significado a ciertos trabajos, o mejor dicho, rescatando un antiguo significado para ellos que nunca debimos dejar que desaparecieran.

Coronavirus
“Nos han robado la oportunidad de vivir juntos el nacimiento de nuestro hijo”
Las matronas y madres ganan su particular batalla y logran tumbar una directriz de la Generalitat Valenciana que prohibía el acompañamiento durante el parto. Aunque llega tarde, el nuevo protocolo sirve de aviso para hospitales y otras comunidades autónomas: quienes vulneren los derechos de las embarazadas tendrán a las matronas enfrente.