Globalización
Frente a la cumbre del G7, otro mundo es posible

Los máximos dirigentes de Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Italia, Francia y Reino Unido se encontrarán en Biarritz para perfilar una agenda que imponer al mundo. El modelo que defienden merece una respuesta en términos constructivos, que sea capaz de demostrar que otro mundo es posible.

Hamburgo G20
Wellcome to hell: La manifestación contra el G20 en Hamburgo del pasado julio de 2017 derivó en importantes incidentes entre policía y manifestantes. Álvaro Minguito
Irene Otal
Miembro de la plataforma G7-Ez! de Iruñea.

publicado
2019-07-19 08:00

Lo que a partir del 24 de agosto ocurrirá en Biarritz está acaparando una deficitaria atención mediática y pocas personas conocen lo que allí, y en esas fechas, va a celebrarse. A salvo de la expectación y alarma que estamos consiguiendo generar desde el movimiento popular gracias al esfuerzo de muchas volcadas en denunciar lo que un año más va a suceder esta vez en la ciudad de Iparralde, el silencio conscientemente generado por el sistema es descomunal. Y las pocas informaciones sacadas a la luz, del todo distorsionadas.

La peligrosidad de esto anterior no es baladí, pues una vez las siete potencias económicas occidentales se reúnan y den rienda suelta a su ingeniería neoliberal, nadie podrá ya escapar de sus consecuencias ni, por supuesto, a nadie serán indiferentes. Los máximos dirigentes de Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Italia, Francia y Reino Unido – acompañados de una representación de la Unión Europea y otros “invitados” como África o el presidente del país anfitrión – se encontrarán en Biarritz para perfilar y pulir una agenda que imponer al mundo centrada en garantizar y aumentar los beneficios de las grandes empresas transnacionales y sus expolios de lo común y público así como en la búsqueda de nuevos nichos que explotar para continuar perpetuando los privilegios de los que gozan las élites en detrimento de la mayoría social.

Sabemos que esto será así y ninguna duda albergamos acerca de sus intenciones. El hecho de que el capitalismo se encuentre en crisis y que este año la cumbre del G7 venga marcada por las diferentes prioridades que sostienen Estados Unidos por un lado y el resto de potencias por el otro, en absoluto significa que los siete países no vayan a lograr alcanzar acuerdos a gran escala que sigan poniéndonos en peligro como como personas sujetos de derechos y libertades. Tienen frente sí el reto de rediseñar un proyecto capitalista que esquive los obstáculos con los que ya ha chocado el anterior, supere los límites medioambientales y se sustente en premisas diferentes a la del carácter ilimitado de los recursos; premisa que ya se ha demostrado sobradamente fallida, falaz y, sobre todo, peligrosa para nuestra existencia.

La amenaza climática y la cada vez mayor escasez de recursos naturales obliga a las potencias neoliberales a la innovación y les conduce a la búsqueda de nuevas fórmulas capitalistas o a la profundización en otras ya experimentadas, ahondando así en estrategias ya conocidas y aplicadas en mayor o menor medida hasta ahora, como son la expansión privatizadora de servicios públicos, la proliferación de tratados internacionales que refuercen la capacidad de incidencia del poder económico y limiten el de los Estados como sujetos políticos y democráticos y el de los pueblos, el aumento de las políticas de seguritización y de criminalización hacia las personas migrantes, etcétera.

El modelo que estas siete potencias defienden merece una respuesta en términos constructivos, que supere la mera crítica y sea capaz de demostrar que otro mundo es posible.

La imagen que desde el propio seno del grupo G7 se traslada al mundo rezuma demagogia a espuertas. Muestra de ello es la única agenda que hasta el momento han hecho pública para la próxima cumbre que se celebra en Biarritz; una agenda que aseguran estar centrada en la “lucha contra las desigualdades”, como si las desigualdades patentes en nuestra sociedad fueran una consecuencia natural del devenir y nada tuvieran que ver con las decisiones políticas influenciadas por las élites económicas que estos países diseñan y después ordenan aplicar. Buscan ofrecer una visión amable de sí mismos que les permita obtener esa legitimación que la sociedad hace tiempo venimos restándoles, pues además de las nefastas consecuencias que para la mayoría tienen sus decisiones, toda la logística y millonaria infraestructura que trae consigo la celebración de estas reuniones resulta un despropósito en sí mismo.

Además, no podemos olvidarnos de las vecinas de las ciudades en las que recae la organización de cada G7, las cuales han de soportar cómo se militarizan sus calles, cómo son obligadas a identificarse para poder acceder a su vivienda o su puesto de trabajo y, en definitiva, cómo sus libertades públicas y derechos como ciudadanas resultan desproporcionalmente mermadas. Tampoco pasarán nunca al olvido los violentos episodios protagonizados por las fuerzas policiales contra los movimientos antiglobalización y contra todos aquellos que aúnan sus fuerzas y se organizan en aras de procurar evitar la celebración de la cumbre; episodios que han acabado injustamente con la vida de más de un militante.

La crisis ecológica, social, humanitaria y política a la que las nos ha abocado el modelo neoliberal, heteropatriarcal y neocolonial que estas siete potencias defienden merece una respuesta contundente por parte de la sociedad. Una respuesta en términos constructivos, que supere la mera crítica y sea capaz de demostrar que otro mundo es posible. Sus recetas no sólo nos disgustan, sino que se han demostrado del todo ineficaces para gestionar nuestro planeta y nuestras vidas.

Por eso, desde Euskal Herria los diferentes colectivos que integramos la Plataforma G7-Ez! animamos a la ciudadanía a levantarse frente a la celebración de esta cumbre, a participar de los actos que tendrán lugar en Irún a partir del 21 de agosto y a seguir tejiendo alianzas que nos permitan avanzar en la construcción de un modelo de todas, para todas.

Relacionadas

Globalización
El maquillaje feminista de Macron al G7
Podemos prever una nueva escenificación de las supuestas diferencias entre un capitalismo proteccionista y conservador y un capitalismo liberal. A pesar de las discusiones acaloradas, la guerra de fondo real consiste en ver quién gana la carrera de la innovación digital y la carrera por el acaparamiento de unos recursos cada vez más escasos.
Movimiento antiglobalización
G7 de Biarritz: desobediencia activa
El movimiento antiglobalización plantea varios días de movilización contra la cumbre del G7 que este año va a tener lugar en la ciudad vascofrancesa de Biarritz.
Pensamiento
Luciana Cadahia: “Frente a la idea de nación oligárquica hay que pensar la de una nación plebeya”
La estigmatización del término populismo se ha extendido en los últimos años. La profesora Luciana Cadahia defiende la vigencia de esa idea, que emparenta con el socialismo en su búsqueda de la igualdad de todos los seres humanos.
4 Comentarios
Patricia 16:58 8/8/2019

La mejor forma de luchar contra el sistema y contra el cambio climático es el veganismo. Dejar de participar en el horror y explotación de billones de animales a la vez que dejas de apoyar un sistema económico que se sustenta en mantenerlos dentro de su cadena de producción siendo esta la principal causa del desastre medioambiental que sufrimos. Antes de gritar por la libertad, libera a tus esclavos!!

Responder
1
1
NO G7 EZ 22:30 20/7/2019

Allí estaremos!!!

Responder
2
3
#37425 13:03 20/7/2019

Josep Valtònyc
🎗
‏ @valtonyc

Josep Valtònyc
"El que se siga sientiendo orgulloso de formar parte de un país que usa atentados terroristas para fines políticos y mata a su gente, es un puto enfermo y no tiene remedio alguno. El silencio os hace cómplices."

Responder
11
1
#37412 7:14 20/7/2019

¿China y Rusia?

Responder
1
13

Destacadas

Movimiento antiglobalización
El pacifismo vence al miedo en la contracumbre del G7

Más de 15.000 personas han acudido a la contracumbre del G7 para protestar ante la visita de altos mandatarios internacionales como Donald Trump o Angela Merkel.

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo