Género
La ruleta de la incomprensión lingüística

Afirmar la naturalidad y neutralidad gramatical de nuestra lengua, o de cualquier lengua, implica no haber comprendido nada, ni de nuestro tiempo histórico, ni del feminismo. El lenguaje no es una manifestación supraestructural o “cultural” como algunos ingenuos han querido ver: se trata de un ámbito de la materialidad.

Irene Montero, en la entrevista con El Salto
Irene Montero David F. Sabadell

publicado
2020-01-28 17:28

Hace poco leí un artículo de José Errasti en El Huffington Post titulado Garzón, Montero y la ruleta de los morfemas. Un texto en el que autor que, por cierto, es licenciado en Filosofía, intentaba ridiculizar el uso del lenguaje inclusivo usado por dos personalidades públicas “cualesquiera”: Alberto Garzón e Irene Montero.

No es ni el momento ni en lugar de posicionarme con respecto al lenguaje inclusivo o, mejor dicho, con respecto a este lenguaje inclusivo (de desdoblamiento de los morfemas masculino y femenino); de hecho, francamente, yo no suelo utilizarlo. Pero sería un necio por mi parte si no me parase a comentar afirmaciones como la siguiente:

Y es que, en la práctica, el lenguaje inclusivo está suponiendo una verdadera revolución en el lenguaje, sí, pero no porque visibilice a las mujeres o porque sea el primer uso no machista de una lengua desde el neolítico, sino porque por primera vez en la historia una regla gramatical tiene como precepto su uso al tuntún. Eso sí que no había ocurrido nunca anteriormente.

Sorprende, cuando menos, que un profesor universitario de la Universidad de Oviedo se atreva a lanzar semejante despropósito argumentativo sin fundamento alguno. Es cierto que su motivación es únicamente de descrédito y no es una expresión meditada, pero es una constante es este tipo de artículos. La afirmación de que la construcción gramatical binaria (masculino y femenino) y su correspondencia con la construcción —moderna y occidental (también binaria)— de los sujetos Hombre y Mujer sea un aspecto común, natural y universal en cualquier lenguaje desde el “neolítico” supone manifestar una ignorancia supina con respecto al problema lingüístico (o una mera expresión reaccionaria infundada, lo que es peor). Y todo ello, sin contar, además, con las consecuencias tránsfobas que esto acarrea.

Pretender afirmar que, el lenguaje, en sí mismo, no es político es negar una parte sustancial del debate: las palabras configuran la delimitación conceptual y nuestra comprensión mental
Este tipo de debates suelen levantar ampollas entre diversos sectores. Es como si “lo político” tan solo fuera parte de una serie de esferas cerradas interconectadas linealmente en donde las cuestiones lingüísticas o culturales tan solo fueran expresiones (en diferentes grados de nitidez) que legitimasen otra serie de aspectos estructurales. Permítanme que les niegue la mayor, al menos, en forma de advertencia.

El lenguaje, como sistema de comunicación simbólico, no se agota en la gramática, algo que los excelentísimos señores de la RAE parecen no llegar a comprender. No existe una correspondencia directa entre lo referido y el signo lingüístico y, en este, la relación entre significante y significado (imagen mental conceptual) no solo no es unívoca, sino que es arbitraria e históricamente constituida. El lenguaje, por tanto, es un sistema integrado y complejo, no es una sucesión lineal de palabras que remiten directamente a la realidad.

Con ello, es importante señalar que no hay división, ni barrera, entre la realidad y nuestra comprensión: el pensamiento parte de su articulación lingüística. No es cierto que el lenguaje determine la realidad, sino que esta está constituida por él. Con esto presente, y perdonando la exposición simple y sintética, la estructuración gramatical no es una expresión, o manifestación natural y neutra, del lenguaje: forma parte de un todo. Pretender afirmar que, el lenguaje, en sí mismo, no es político, es negar una parte sustancial del debate: las palabras configuran la delimitación conceptual y nuestra comprensión mental. 

La posición de este señor solo sirve de burda excusa para cuestionar y desacreditar a dos ministros de Unidas Podemos, ¡como si ese lenguaje inclusivo fuera uso original y exclusivo de ellos!
Tomar conciencia de las implicaciones de la construcción lingüística es un paso fundamental e integral en la transformación feminista de la sociedad. El lenguaje no es una manifestación supraestructural o “cultural” (en un sentido decimonónico del término) como algunos ingenuos han querido ver: se trata de un ámbito de la materialidad.

Es cierto que toda construcción gramatical que pretende ser inclusiva, como el femenino genérico, el desdoblamiento de morfemas “-as/-os” o el uso del morfema “-e/-es”, tienen sus contradicciones y problemas, desde luego. Pero negar la mayor y afirmar la naturalidad y neutralidad gramatical de nuestra lengua, o de cualquier lengua, implica no haber comprendido nada, ni de nuestro tiempo histórico, ni del feminismo. El problema es histórico y social, con lo que su solución debe ser colectiva. 

El problema de fondo es el machismo, siempre el machismo. Nuestra lengua no es solo una manifestación o expresión de este sino una parte integral del todo
Errasti, por su parte, nos señala las contradicciones que manifiesta el uso del desdoblamiento entre los morfemas por su carácter arbitrario, obviando —o ignorando—, el carácter contextual que tienen los significados lingüísticos. De la misma forma, utilizando la mejor artillería conceptual de la palabrería conservadora, nos advierte de que si una vez se consigue completar un lenguaje inclusivo completamente perfecto ya aparecerán después, y cito textualmente, “variantes políticamente hipercorrectas, defendidas por aquellos que son incapaces de no usar el lenguaje para demostrar que están muy por encima de la media moral de los mortales”.

La posición de este señor —así como la de tantos como él— únicamente evidencia una comprensión de la lengua imprecisa, simplista, reaccionaria y profundamente antifilosófica. Una posición que, además, solo sirve de burda excusa para cuestionar y desacreditar a dos ministros de Unidas Podemos, ¡como si ese lenguaje inclusivo fuera uso original y exclusivo de ellos!

El problema de fondo es el machismo, siempre el machismo. Nuestra lengua no es solo una manifestación o expresión de este sino una parte integral del todo. Si queremos dar una respuesta genuinamente radical y feminista —y de izquierdas— debemos afrontar los problemas en su totalidad. Dicho esto, y para no extenderme demasiado, quería terminar con la siguiente frase de Theodore Adorno y Max Horkheimer de cara a la reflexión: “Tú mismo ves que incluso tú, con tu gusto por la coherencia lógica despiadada, debes recurrir a un ejemplo absurdo, mientras que yo, con mi poco práctica obstinación y mis contradicciones, he podido quedarme del lado del sano sentido común”. (Dialéctica de la Ilustración, 1944). 

Relacionadas

Municipalismo
Las compras de tu ayuntamiento pueden ser feministas

Las licitaciones y compras por parte de las administraciones públicas pueden ser una herramienta efectiva para luchar contra la desigualdad de género y el machismo. Los ayuntamientos están jugando un papel muy importante en esa lucha, pese a las reticencias no solo de las empresas, sino también internas.

Pensiones
Una desigualdad estructural
La brecha de género no afecta solo a la diferencia de salario que las mujeres perciben en España por el mismo trabajo que realizan los hombres, como queda acreditado informe tras informe.
Videojuegos
'Metroid', ¿las apariencias engañan?

Hoy en día, proponer un taller de género y videojuegos1 para un público de entre 8 y 18 años es, inevitablemente, un encuentro entre dos generaciones. Un encuentro en el que compartir un mismo espacio de socialización, de reflexión, de experimentación.
Así pues, convergen en él diferentes formas de interpretar, ver y sentir el fenómeno de la socialización de género.

15 Comentarios
#46677 3:07 1/2/2020

Hablar de política pero no nombrar el sentido orgánico del lenguaje es súper cómodo. Creo que se le olvidó el principio de economía lingüística. Claro que decir amigas, amigos, amigues y amogos va a ser super efectivo ye inclusivo sobre todo haciendo entender que nadie es igual al separarlos en clasificaciones políticamente correctas pero gramaticalmente inútiles.

Responder
0
0
#46689 17:02 1/2/2020

orgánico no: estructural, y se indica en el articulo. Por cierto, no eres ingenioso imitando el lenguaje inclusivo de forma ridícula.

Responder
0
0
#46674 22:58 31/1/2020

Soy mujer y no he vivido una educación machista ni con mi familia ni en el cole ni en el instituto ni en la universidad ni en mi trabajo. Pero si estoy viendo cómo mujeres se aprovechan de la situación de desamparo del hombre ante la sobreprotección implícita a través de ayudas económicas a costa de mentiras.Lo del lenguaje es más que terciario

Responder
8
4
#46540 5:50 30/1/2020

El machismo existe en quién usa las palabras les da esa intención cambiar el lenguaje por darle gusto a una parte de las mujeres, y cambiar el lenjuaje es como hacer caso a las féminazis en su violencia.

Responder
5
12
#46537 24:07 29/1/2020

El lenguaje esta creado por hombres para hombres, a la mujer no se la nombra, y algo que no se nombra no existe.

Responder
6
7
#46566 12:02 30/1/2020

Los hombres siempre han hablado (y pensado) muchísimo en mujeres. Otra cosa es cómo y sobre qué parte de su existencia. Y en eso, es verdad, el sexo y lo carnal se llevan la palma. Esa realidad aún perdura con fuerza. Diría que incluso entre nuestros varones más allegados que no quisieran que así fuese, que bueno, el ejercicio ya es todo un avance.

Responder
0
3
#46493 12:10 29/1/2020

Pero también tienen razón los que dicen que en español las grandes cosas que enunciamos son femeninas y que eso es relevante y bonito: La gente, la humanidad, la sociedad, la Libertad, la naturaleza, la ciencia, la humanidad, las artes, las matemátcias, la ingeniería, la medicina...La práctica TOTALIDAD de esos términos.

Responder
10
4
fguardo 16:41 29/1/2020

Es bonito pero no debemos olvidar que en la práctica de la historia se negó a las mujeres el acceso a la libertad, al conocimiento de la naturaleza, de las artes, de las matemáticas, de la ingeniería, de la medicina... y muchas fueron apartadas de la gente, de la humanidad y de la sociedad. Después, el acceso a todo esto por parte de las mujeres depende mucho de la condición social.

Responder
3
2
#46557 11:28 30/1/2020

Pero eso también ha pasado en las sociedades con otras lenguas.

Responder
1
0
#46546 9:30 30/1/2020

por eso hay que hablar como si se fuera un poco tonte?

Responder
4
2
#46547 9:33 30/1/2020

por fin alguien sensate!

Responder
4
0
#46523 19:33 29/1/2020

Te dejas la Constitución

Responder
1
0
#46506 13:46 29/1/2020

No es sexista la lengua, sino su uso.

https://elpais.com/cultura/2018/02/23/actualidad/1519389008_808351.html

Responder
0
1
#46467 21:30 28/1/2020

Interesante artículo lleno de faltas de ortografía

Responder
10
14
#46499 12:59 29/1/2020

Interesante comentario lleno de insustancialidad

Responder
13
11

Destacadas

Justicia
La guardia malpagada y a la carrera de una abogada del turno de oficio

El trabajo de los letrados encargados de la justicia gratuita es hoy en día inabarcable en una precaria profesión de la que depende la defensa de los acusados con menos recursos. El sector prepara protestas en varias comunidades.

Redes sociales
Gab, la red social a la que se ha pasado Vox

Gab, la “red social sin censura” a la que se ha pasado el partido ultraderechista Vox es una especie de safe area (espacio seguro) para la extrema derecha donde puede compartir libremente sus mensajes y organizarse lejos del escrutinio de los supervisores de contenidos de otras redes sociales y, por descontado, de otros usuarios.

LGTBIQ
Jarana y activismo queer se unen en el Sarao Drag de Futuroa

El Sarao Drag, organizado por el colectivo Futuroa, ha celebrado ocho ediciones de una fiesta a la que cada vez acude más gente dispuesta a pasarlo bien y desafiar la normatividad.

Racismo
La xenofobia en América Latina se expande más rápido que el coronavirus

Mientras en España los españoles de origen chino, o chinos de segunda generación se coordinaban por medio de las redes sociales para lanzar la campaña #Nosoyunvirus, al otro lado del charco la crisis del coronavirus afectaba a un colectivo en una sociedad también atravesada por el racismo, pero de manera diferente.