Fronteras
El Aita Mari sigue sin el permiso para zarpar

La tripulación del barco Aita Mari, de la Asociación de Salvamento Marítimo Humanitario (SMH), sigue a la espera del permiso de salida que debe otorgar Capitanía Marítima. Con todo preparado y el objetivo de estar en septiembre en la zona de rescate, la salida vuelve a demorarse y continúan pendientes de la inspección técnica de los trabajos de mejora realizados en el barco.

Aita Mari entrevista
El presidente de SMH, Íñigo Mijangos, delante del barco Aita Mari. Pablo 'Pampa' Sainz
28 ago 2019 06:47

El barco guipuzcoano Aita Mari, de la ONG Salvamento Marítimo Humanitario (SMH), sigue a la espera de poder zarpar para hacer tareas de rescate en el Mediterráneo central, en el marco del proyecto MayDayTerraneo. La fecha prevista era este martes 27 de agosto, pero falta la inspección a las obras hechas al barco y que la Capitanía Marítima de Pasaia, que depende del Ministerio de Fomento, dé la autorización administrativa de salida.

“Inspección está estudiando los trabajos de mejora en la habilitación que se han llevado a cabo”, confirma el presidente de SMH, Íñigo Mijangos, quien, junto al resto de la tripulación, participa de los intensos preparativos que están llevando a cabo para salir a la mar, conscientes de que cada día se pierden vidas.

Se ha instalado un baño y una ducha más. “Pensábamos que iba a ser más corto porque son reformas de muy poca relevancia, pero dado el tipo de buque que somos y a lo que nos dedicamos, nos miran con lupa. Vamos a confiar en que el exceso de celo es para evitar problemas a futuro y que se resolverá relativamente rápido. Nuestra intención es zarpar cuanto antes y estar en septiembre en el Mediterráneo Central, en ese calendario trabajamos”, explica. Se espera que para el fin de semana pueda haber novedades.

El nombre del barco recuerda al marino y pescador más emblemático del País Vasco, José María Zubía Cigarán, ‘0 Mari’ o ‘Aita Mari’. Popular por los salvamentos marítimos que realizó, y muerto el 9 de enero de 1866 en una tormenta, después de haber puesto a salvo a unos cuantos marinos en peligro.

Con similar espíritu, en noviembre de 2015 nació SMH ante la crisis humanitaria del Mar Egeo. En 2017 estuvieron en un barco, junto a otras dos organizaciones —la alemana Lifeline y Proem-Aid, de Sevilla—, pero era necesario contar con un barco más moderno, y así llegaron al atunero Aita Mari. “Es de 2001, relativamente nuevo. Hablamos con la Capitanía y con inspección sobre las posibilidades de reformarlo, en ese sentido los resultados de las conversaciones fueron positivos y, cuando planteamos el proyecto al gobierno vasco y obtuvimos su apoyo económico, decidimos comprarlo”, recuerda Miganjos.

Aita Mari
Varias personas trabajan para poner el Aita Mari a punto. Pablo 'Pampa' Sainz
Representantes de la Comisión Europea [...] dijeron que, en el Mediterráneo, el mandato que tiene el Ejército es control fronterizo. Ni hay mandato humanitario, ni lo va a haber

Tras aquella primera misión en las costas griegas, el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía puso fin a los rescates y los obligó temporalmente a reconvertir los objetivos y empezar a prestar asistencia sanitaria en tierra, en el campo de refugiados de Vial, en la isla griega de Quíos. “Lo mismo pasó con el proyecto del Mediterráneo Central: representantes de la Comisión Europea nos llamaron a Bruselas para hablar de lo que pasaba en la frontera. Dijeron que, en el Mediterráneo, el mandato que tiene el Ejército, la Armada, es control fronterizo. Ni hay mandato humanitario, ni lo va a haber, lo dejaron clarito”, recuerda el presidente de HMS.

Estaba claro, cada vez era más necesaria la presencia de ayuda en el Mediterráneo central. La falta de voluntad política de la UE condenaba a muerte a miles de personas. “Es una cuestión de voluntad, la política disuasoria de la Unión Europea para que cuanta menos gente venga, mejor. Entonces más difícil es pasar una frontera, más difícil es permanecer en territorio europeo, más difícil es regularizar tu situación en Europa. La estrategia es, cuanto peor, mejor”, analiza.

Bien lo sabe el capitán del Aita Mari, Marcos Martínez. Mientras apura la actualización del estado de los faros y señales de niebla en todo el Mediterráneo y costas de España y Portugal en el Atlántico, hasta Cabo Verde y Senegal, recuerda algunas experiencias del control securitario padecido. Desde tener una patrulla de la Policía Nacional las 24 horas en un puerto controlando que no zarparan, hasta la orden de no acercarse a menos de cinco millas de un puerto español para cargar ayuda humanitaria, por una cuestión de imagen.

En las operaciones de rescate que realizaron en 2017 estaban en altamar los barcos de la operación Sofía, una inversión millonaria de los países de la Unión Europea con el objetivo de hacer ejercicios militares y de control fronterizo, además de supervisar la labor de las ONG dedicadas al salvamento marítimo.

“Para eso tienen dinero, pero no para rescatar. Teníamos siempre un barco militar en el horizonte y nosotros, con la cubierta llena, llamando a un mercante para hacerle la transferencia de las personas rescatadas. Y ellos mirando, algo increíble”, lamenta Íñigo Miganjos. “Lo único que les preocupaba es que luego se destruyera el bote en el que iban esas personas, porque ellos tenían que luchar contra el tráfico ilegal. Las personas no era cuestión de los militares”.

En este momento, el drama que se vive en el Mediterráneo central encuentra alivio solo en el trabajo de los barcos gestionados por diferentes ONG. El Ocean Viking, que recientemente desembarcó en Malta a más de 300 personas, y el Open Arms, que sigue retenido por la justicia italiana. El Alan Kurdi —de la organización Sea-Eyei—, el italiano Mare Jonio, y el Sea Watch, que ya estaría reclutando tripulación para una inminente salida. El barco Eleonore, de la alemana Lifline, rescató este lunes a más de cien personas.

En el Aita Mari esperan su momento. En enero sufrieron una denegación de salida de parte de Capitanía Marítima, un gesto que fue aplaudido por el mismísimo ministro de interior italiano, Matteo Salvini. Han trabajado a conciencia para que no haya ningún impedimento técnico que impida zarpar. Las vidas cuentan por minuto, aunque parece que no para todos.

El barco tiene siete tripulantes con sus licencias profesionales y cualificación, y entre 15 y 16 personas voluntarias: para la cocina, personal de rescate, sanitario y comunicación. Su capacidad de rescatar es de 120 personas que estarían en cubierta. Están hechos los estudios de estabilidad, los certificados de balsas y los medios de salvamento contemplados para esa cantidad de personas.

Tardaría unos diez días en llegar a la zona SAR, y a diferencia de barcos más grandes, una vez producido un rescate, la capacidad de espera en el mar, es menor. En todo caso, el imperativo legal es que haya un desembarco a un puerto seguro. O, en su defecto, una transferencia a un barco más grande que reúna las condiciones para tener la gente durante más tiempo, si fuera necesario estar más en la mar o para traslados a puertos más alejados.

Llevan años manteniendo esos criterios y el fenómeno no cesa, lo único que hacen es favorecer a los traficantes porque les da espacios

La política disuasoria no frena la salida de las personas que migran o buscan refugio, sino que aumenta potencialmente el riesgo de muertes y desapariciones. “Llevan años manteniendo esos criterios y el fenómeno no cesa, lo único que hacen es favorecer a los traficantes porque les da espacios. El traficante te dice, tu primo, el que está detenido en el campo de Vial, ha ido con aquel, pero yo tengo el truco para llevarte a otro campo mejor o para que en 48 horas estés en Berlín. Si me pagas 3.000 pavos mañana estás en Berlín; si no, me pagas 500 y te quedas en Vial. La gente necesita comprar la esperanza”, ejemplifica Mijangos.

“Es humano, nos pasa a todos. Si tienes en tu familia una persona con una enfermedad terminal, viene un señor y te dice ‘tengo el tratamiento milagroso, yo voy a curar a esa persona que usted tanto quiere’, ¿no se lo vas a comprar cuando todo el mundo te dice que en tres meses se muere? Hay una posibilidad, y la compras, porque eres humano y tienes necesidad de salir de la miseria, de la guerra, de la violencia. Te la ofrecen y la compras”, afirma.

Aita Mari arreglos
La tripulación del Aita Mari ultima el barco a la espera de que le otorguen los permisos para salir a rescatar. Pablo 'Pampa' Sainz
Los Estados autorizan a los barcos salir a hacer rescate humanitario y luego se niegan a acoger a esas personas. ¿Cómo se entiende?
Suelen ser distintos Estados, porque si zarpamos desde España hacia el Mediterráneo central, las autoridades concernientes y responsables del rescate serían las de Malta e Italia. Cada Estado tiene su visión política, lo lamentable es que, mientras debaten, estamos dejando que la gente se muera. Es inconcebible y absolutamente demencial. Y además se está normalizando esa situación.

¿Cómo transmitir la desesperación de tanta gente que, antes de ser devuelta a Libia, por ejemplo, dice que prefiere tirarse al agua?
No hace falta estar en un rescate para imaginar lo que sienten. Basta con ir a Melilla y ver cómo están, o encontrarte en la estación de bus de tu ciudad porque han sido trasladados desde la frontera sur española. Y no hay más que verles la cara y tratar de imaginarte qué pasa por su cabeza, el miedo aterrador de encontrarse en un entorno absolutamente hostil, en una sociedad que no les comprende. Y en una sociedad que ellos no comprenden, porque muchas vienen de culturas donde te educan en la acogida a quien llega de afuera, y no les entra en la cabeza la hostilidad con que nosotros las recibimos. No hace falta verlas en el mar, las tenemos todos los días en nuestras calles. Lo que pasa es que no las vemos, no las miramos a la cara.

¿Cómo se maneja una situación de rescate desesperada o, luego, la espera a que los Estados resuelvan qué puerto habilitar?
Los que venimos de la emergencia de alguna manera tenemos entrenada la mente para tomar decisiones de forma técnica. Tienes siempre que primar la seguridad: la de las personas que están haciendo la asistencia y la de las personas asistidas, y, a partir de ahí, se ven las opciones. La decisión con la pasión probablemente sea equivocada. No puedes tomar una decisión suicida. Si tú ves que no llegas, no puedes seguir, tienes que retirarte. Y si tienes que elegir entre dos personas, eliges a la que te resulte a ti más segura y la que tenga más posibilidades de éxito. Es así.

Mientras esperan zarpar, ¿cuál es la situación en el campo de Vial?
Aquello es abominable. En estos momentos puede haber unas 20.000 personas retenidas en las islas: Lesbos, Samos, Leros, Quíos y Kos. Este año ha subido un 45% el número de llegadas, por lo menos las que nosotros atendemos. Retenidas sin ninguna esperanza de que su petición de asilo o de regularización se resuelva en un plazo no inferior a ocho meses o un año, y viviendo en condiciones de campo de concentración. O literalmente durmiendo en la calle, en un campo o en una tienda quechua, con escorpiones, arañas, ratas... En Quíos tenemos tres personas —un puesto médico y dos de enfermería— para 3.500 personas. La comida es una contrata pública que, si el campo tiene mil plazas, imagino que llevará comida para 1500, ¡Pero hay 3.500! ¿Qué hacen? A Vial están llegando ahora muchas personas de origen somalí, son un 24 o 25%. Y con el cambio de política de Turquía, también de Siria, afganos y, últimamente, también de origen palestino. Y gente de Eritrea y Nigeria, aunque en este caso algo menos. Según las estadísticas que tenemos, vienen a ser un 24 o 25% mujeres, una cantidad similar de hombres, y el resto, entre un 40 y un 50%, de niños y niñas. 

El Aita Mari está listo para una nueva misión en el Mediterráneo Central, Solo faltan los permisos que debe otorgar Capitanía Marítima. “Estamos listos”, aseguran. Decenas de vidas en peligro, los esperan.

Relacionadas

Migración
Los barcos de rescate humanitario exigen a Italia que ponga fin al bloqueo

Mientras el mar Mediterráneo continúa sin barcos civiles de rescate humanitario, el Kurdi y el Aita Mari llevan más de tres semanas paralizados por la Guardia Costera italiana, que alega “deficiencias técnicas” y no permite zarpar a los buques. 

CETI
Imed Soltani: “Nadie sabe que Europa mata migrantes porque se controlan los medios de comunicación”

La iniciativa #RegularizaciónYa, junto a otros organismos y grupos, han logrado visibilizar la huelga de hambre de los internos del CETI de Melilla a pesar del silencio de los grandes medios de comunicación. Imed Soltani es presidente de la asociación tunecina La Terre pour Tous, que ha convocado en los últimos meses varias manifestaciones en Túnez para apoyar a sus connacionales en su petición del traslado a la península.

CETI
La “flagrante” violación de derechos en el CETI de Melilla es denunciada ante la Fiscalía

La Coordinadora de Barrios eleva una denuncia ante la Fiscalía General del Estado por la situación de hacinamiento, insalubridad e inseguridad que viven las personas migrantes en el centro de estancia temporal.

0 Comentarios

Destacadas

Crisis económica
España recibiría 77.000 millones a fondo perdido del plan de recuperación que ultima la Unión Europea

El Gobierno de Pedro Sánchez tendrá acceso a 77.000 millones para paliar el descuadre en las cuentas públicas provocado por las medidas del covid-19, según ha adelantado Bloomberg. Es aproximadamente un 6% del PIB.

Coronavirus
Segunda querella contra Ayuso por la “nefasta” gestión de las residencias
Familiares de residencias de Leganés y Alcorcón acuden a los juzgados en una segunda tanda de demandas contra la presidenta de la Comunidad de Madrid.
Universidad
El alumnado universitario becado demuestra mejores resultados académicos

El anuncio de la eliminación del criterio académico para las becas universitarias ha generado rechazo entre los defensores de la “cultura del esfuerzo”, pero la actualización de cifras del sistema universitario demuestra lo que los expertos ya advertían: los estudiantes becados son los que más rinden, y las ayudas han de buscar paliar la desigualdad social en el acceso a la educación superior. 

Cuidados
CCOO propone una batería de ayudas económicas para la conciliación

El sindicato plantea que se respalden económicamente las únicas medidas de conciliación que se han tomado como consecuencia de la crisis del covid-19 y que posibilitan la adaptación o la reducción de la jornada, con la pérdida salarial que esto implica. 

Migración
El movimiento #RegularizaciónYa se internacionaliza

Tras la publicación el día 25 de un manifiesto internacional por la regularización de las personas migrantes que ya cuenta con casi 200 adhesiones, esta tarde a las 19h, se lanzará la campaña internacional #PapersForAll en las redes sociales.

Extrema derecha
A los monstruos no mirar

La mejor manera de contraatacar es construyendo alternativa, porque ya hemos visto que, haciéndoles caso, aunque sea con buenas intenciones, el monstruo sólo crece y se enfurece.

Vivienda
Absuelven por falta de pruebas a uno de los cinco de Usera, condenados por frenar un desahucio

Después de seis años de lucha judicial, la justicia madrileña ha aceptado el recurso de la defensa y absuelve al activista Jorge Aranda, condenado por “resistencia a la autoridad” en una acción de 2014 para impedir el desahucio de una familia con tres hijos.

Últimas

Coronavirus
La autogestión de los cuidados en un Chile en resistencia

Numerosas iniciativas en Valparaíso permiten crear estructuras de salud paralelas a las oficiales, ante el olvido de los más vulnerables por parte del Estado

Memoria histórica
Carabanchel pide a Marlaska recuperar la memoria de la cárcel convertida en CIE
Una plataforma ciudadana de Carabanchel solicita a Interior la apertura de un centro de memoria para recuperar la historia de la cárcel del barrio madrileño construida por presos franquistas, que estaba siendo usada como CIE.
Humor
Las terrazas en ‘Madrid’, por Mauro Entrialgo

Nueva entrega del cuaderno de bitácora de una pandemia que Mauro Entrialgo está realizando para El Salto.

Migración
Migrar o invertir la propia vida como peaje

A los detractores de la inmigración todo indica que les mueve un egoísmo desbordante fruto de un privilegio inmerecido. La mera casualidad de haber nacido en un lugar concreto les otorga un derecho de movilidad ilimitado que, a su vez, les habilita a desembarcar en los países de aquellos que quieren ver sólo como atracción exótica.