Aporofobia
El doble filo para esconder el racismo

El rechazo a las personas migrantes rescatadas en el mar tiene un componente aporófobo desde nuestra mentalidad capitalista porque se considera que estas personas no van a poder aportar algo útil a la sociedad, pero este rechazo no deja de ser también racista, xenófobo, islamófobo y machista.

Rescate Mediterráneo 6
Adriaan Huisveld, capitán del Open Arms en una misión en 2018. Olmo Calvo

Psicóloga social y activista


publicado
2019-08-19 13:24

La noticia de que el Open Arms, con 147 personas a bordo, todavía no puede atracar en Italia después de 17 días varado, por la rotunda negativa y amenazas del ministro Salvini, es ya muy sonada en todos los telediarios. Sin embargo, sabemos que esta situación volverá a repetirse una y otra vez si no se modifica el modus operandi en materia de fronteras de la Unión Europea. Las tensiones entre la población no harán sino intensificarse y, sobre todo, no se ayudará a que las mujeres, hombres, niñas y niños que se aventuran a cruzar el mar, sobrevivan y tengan una vida digna en territorio europeo.

Cada día que pasa y el barco de la ONG Open Arms sigue varado en mitad del océano, las redes se convierten en un campo de batalla más agresivo. Muchas no damos crédito a tal deshumanización del ministro italiano, ni a cómo la UE puede desentenderse, olvidando aparentemente que se trata de personas, pero también nos enfrentamos a posiciones discriminatorias, elitistas, egoístas, temerosas y cargadas de odio de quienes se posicionan en contra de la acogida de migrantes.

En los comentarios de muchas noticias se leen esas frases que ya casi parecen eslóganes de la derecha: “Si quieres que vengan, mételos en tu casa”, “me niego a que vivan de mis impuestos”, “si no hay para los de aquí, ¿cómo vamos a mantenerlos a ellos?”. Por otro lado, personas pro acogida, respondían: “Solo os parece bien que vengan cuando traen los bolsillos llenos”, “extranjeros ricos como Messi o Ronaldo no os molestan”. Ahí comenzaron a saltar mis alarmas.

El rechazo al pobre

Este tipo de discriminación por nivel económico tiene un nombre que cada vez es más sonado: aporofobia. Este término fue acuñado por la catedrática de Ética y Filosofía Política Adela Cortina y, especialmente en los últimos meses, parece que ha cobrado más protagonismo a raíz de una charla TED de la creadora, así como de artículos de opinión varios en los que aparece. Como pretendo explicar aquí, es un término con un doble filo que puede utilizarse con intenciones ocultas y de manera irresponsable.

Cortina defiende la necesidad de ponerle nombre al rechazo a las personas pobres y tras 22 años de insistir a la RAE para que incluyera en el diccionario el término aporofobia”, en 2017 lo consiguió. El discurso de Adela Cortina en relación a este tipo de discriminación va enfocado a que se rechaza solamente a las personas migrantes que llegan aparentemente sin recursos, así como a pobres “aunque sean de la propia familia”.

La aportación de Cortina es fundamental y es estrictamente necesario poner nombre a las cosas para que haya un impacto social a su alrededor, sobre todo si el término se refiere a algo contra lo que deberíamos luchar. Pero, por otro lado, me siento en la obligación de advertir sobre el mismo, ya que corremos el riesgo de invisibilizar otras formas de discriminación aludiendo a este término.

De lo malo, lo menos malo

Las actitudes de odio también son transversales. Podemos ejercer violencia sobre alguien por diversos motivos y estos motivos, en nuestra sociedad, no dejan de estar jerarquizados.

En occidente y los territorios capitalistas, la meritocracia es uno de los valores de más peso: si trabajas duro, conseguirás el éxito, mientras que, si eres pobre, es porque no te has esforzado. Tendemos a hacer juicios de valor negativos hacia personas con pocos recursos económicos, como si toda la responsabilidad fuera de ellas, como si no existiesen otros ejes interseccionales que pudiesen influir en su situación (sexo, etnia, procedencia, idioma, capacidad, edad, etc.).

Por esta razón, se suele considerar que odiar o discriminar a alguien por su nivel económico está de alguna manera justificado porque él o ella podría haberlo evitado si se hubiese esforzado más. Y este es el gran problema de la popularidad del término “aporofobia”: duele menos que nos acusen de una actitud aporófoba que de una actitud racista.

No se trata de todo o nada

El rechazo a las personas migrantes rescatadas en el mar tiene un componente aporófobo desde nuestra mentalidad capitalista porque se considera que estas personas no van a poder aportar algo útil a la sociedad, no son funcionales en un sistema que busca la riqueza económica, el beneficio, la plusvalía. Sin embargo, este rechazo no deja de ser también racista, xenófobo, islamófobo, machista, etc. y para comprobarlo solo es necesario echar un vistazo a los calificativos que se encuentran en cualquier debate en redes sociales, donde el lenguaje políticamente correcto se diluye (prescindo de poner ejemplos para no colaborar en la difusión de contenido morboso).

Y es que estas respuestas no surgen de la nada, sino de una historia de colonización, masacres, dominación y violencia contra quienes habitaban territorios que occidente decidió apropiarse por la fuerza, que todavía hoy sigue vigente y que se materializa en los privilegios blancos y masculinos.

El poder de la reflexión

Los prejuicios raciales y machistas están presentes en cada comentario de odio hacia personas migrantes y restarles importancia para englobar todo en la aporofobia es una falacia que nos reconforta. La afirmación “no es racismo, es aporofobia” sería, por tanto, falsa: es racismo y también aporofobia.

Asumir estas actitudes implica una incomodidad que inconscientemente evitamos, pero engañarnos no soluciona nada. Sin embargo, como dice Adela Cortina, la buena noticia es que el cerebro es plástico, tenemos la capacidad de aprender, de darnos cuenta de los razonamientos erróneos, de los juicios basados en heurísticos (atajos mentales) y reformularlos.

El esfuerzo y la persistencia de Cortina por dar visibilidad a este tipo de discriminación son excepcionales y desde luego debemos reconocer su trabajo y estar orgullosas de que existan mujeres tan brillantes como ella. Por otro lado, hacer un uso correcto y no sesgado de su aportación es responsabilidad de todes.

Relacionadas

Bolivia
Bolivia: la venganza de la Media Luna

Estamos ante la respuesta viril y torpona de aquellos que temen perder sus privilegios. Estamos ante una ofensiva oligárquica, frustrada por la imposibilidad de derrotar al MAS en las urnas. Estamos, en definitiva, ante la venganza de la Media Luna.

Racismo
El antirracismo volverá a las calles una semana después de las elecciones
En una semana marcada por la escalada electoral de Vox, activistas migrantes y racializadas se preparar para salir a las calles en su tercera marcha antirracista
Deportes
Liberi Nantes, fútbol como refuxio
O esférico tórnase un elemento crucial de influencia para moitísimas persoas que fuxen da barbarie. Proxectos de diversa índole unen fútbol e conciencia social para mudar as cousas.
18 Comentarios
#38990 22:27 1/9/2019

Así, Lara ha señalado que "hoy nos asustamos porque el Open Arms tiene 157 personas que si no recoge del mar se mueren ahogados", cuando, según ha recordado, "entre 1998 y 2005 Aznar y Zapatero trajeron cinco millones de inmigrantes para montar la burbuja inmobiliaria que ha sido el mayor desastre que ha tenido España en todo el periodo de la democracia".

Responder
0
0
#38662 15:41 23/8/2019

Que bien queda llamar racista a quien piensa que la solución no está en Europa si no que la gente pueda vivir en paz en sus países y que la decisión de emigrar no venga determinada por una situación insostenible en su país natal, eso es quedarse en la superficie y no mojarse en absoluto. Así puede escribir artículos cualquiera

Responder
1
3
Edgar Z 23:13 22/8/2019

Que curioso...

Cuando el pobre teme a SU pobreza y lo que conlleva le llama "buscar una mejor vida "

Cuando los demás le temen a la pobreza de otros y lo que conlleva le llaman Aporofobia.

Aporofobia es la nueva palabra utilizada con fines políticos para incrementar la migracion descontrolada.

Responder
1
2
tengo_otros 19:43 20/8/2019

Sólo en el subtítulo-resumen hay ya seis o siete (des)calificativos. Lo siento, no sigo leyendo. Den información, que para sacar opinión ya somos mayorcitos.

Responder
5
6
#38548 16:22 21/8/2019

Así es, otro artículo para educarnos firmado por los curitas rojos, como si no tuviéramos suficiente con la p. iglesia católica

Responder
3
2
#38491 12:57 20/8/2019

“La protección de la vida humana en el mar está garantizada por los convenios internacionales. El más importante de ellos es el Convenio internacional para la seguridad de la vida humana en el mar (SOLAS). En él se establece la obligación que el capitán de cualquier buque tiene de rescatar a personas en peligro, modificando la ruta de su embarcación.

Por lo tanto existe una obligación no sólo moral, sino también legal, de rescatar a las personas que están en peligro en el mar. Además, el convenio de protección de los refugiados exige que, en caso de refugiados o solicitantes de asilo, las personas recogidas sean puestas a salvo en un puerto seguro, donde no vayan a ser perseguidas.

Hasta ahí , todo en orden. ¿Por que surge entonces todo este problema de los barcos de las ONG? Pues porque los buques de las ONGs no son barcos que se encuentran navegando y , por azar, encuentran a unos náufragos. Las ONGs de salvamento marítimo tienen como actividad el rescate de refugiados, para lo cual patrullan las costas de Libia a la espera de que aparezcan embarcaciones con personas a las que rescatar. Esta forma de proceder genera perniciosos incentivos para las mafias que trafican con personas, ya que saben que no tienen que esforzarse con llegar a Europa.

Simplemente tienen que poner a las persona en un bote y ponerlas fuera del mar territorial de Libia y avisar a la ONG. Las ONG se convierten, de esta forma, en un servicio regular de transporte de personas que actúan de forma concertada con la mafia. Si esa concertación es explícita, no lo podemos asegurar, pero implícita si que los es.

¿Por qué hay una concertación? Porque las ONGs, lejos de ser entidades sin ánimo de lucro, son organizaciones con trabajadores y directivos que viven de su actividad. El “negocio” de Open Arms es transportar inmigrantes. Gracias a ello consiguen subvenciones y donaciones privadas. Si estas organizaciones fueran ONG de salvamento marítimo devolverían a los refugiados a un puerto seguro cercano al lugar de rescate. Pero curiosamente, el destino siempre es Europa. Porque si no llevasen a las personas a Europa, esos inmigrantes no pagarían a la mafia.

El problema, pues, viene de una confluencia de intereses privados (mafias y ONGs) que, como toda organización, trabajan por su propia supervivencia y retuercen la legislación internacional para realizar una actividad de inmigración ilegal en Europa. Esto no hace otra cosa que generar un permanente efecto llamada que fomenta el tráfico de personas y el negocio de las mafias.

¿Cuál es la solución a este problema? La única solución posible es prohibir a las ONGs que realicen operaciones de salvamento marítimo. El salvamento marítimo como actividad organizada debe ser competencia de los estados europeos por medio de sus respectivas armadas. Las ONGs son entidades privadas que obedecen a los intereses de sus promotores. La defensa del interés general debe estar en manos de los Estados, cuyo poder está sometido a las reglas de la democracia y cuyos gestores han de rendir cuentas a sus electores.

En esta época que vivimos en la que el buenismo predomina, las ONGs son glorificadas como héroes. Pero, salvo excepciones, las ONGs miran, ante todo, por sus propios intereses y hacen uso de mucho dinero, en muchas ocasiones de procedencia pública, con muy poco o nulo control.

Que no os engañen. Lo de Open Arms es un lucrativo negocio y un medio de vida para mucha gente. Si los estados no reclaman el monopolio de la protección organizada de la vida en la mar, seguiremos viendo cómo florece el próspero negocio del tráfico de seres humanos”

Responder
5
1
#38512 19:59 20/8/2019

Papel mojado, como las espaldas de estos seres, humanos ?

Responder
0
0
#38474 20:01 19/8/2019

Opel Arms igual que otras ONG lavan la conciencia a los que expoliar los recursos y crean guerras de donde vienen estos emigrantes.

Responder
1
0
#38549 16:24 21/8/2019

Estas ONGs están financiadas por los mismos que alentaron la guerra en Libia

Responder
0
3
#38472 19:43 19/8/2019

Estoy de acuerdo con el artículo, pero luego está el hecho ineludible de la dicotomía del ser humano como un animal racional que emite juicios de valor, pero en el que prevalece todavía el cerebro reptiliano y en el que las emociones son parte del triunfo de su supervivencia. Sin contar también que nos sentimos siempre más a gusto con personas afines y de nuestro entorno. Y esto ultimo no lo podemos cambiar así como así. El ser humano es mucho más complejo que el tema de la aporafobia. Yo no estaría leyendo este artículo en este periodico, si de algún modo no me sintiera reflejada en su mayoría con lo que escriben, necesito un punto de conexión para acercarme a leer a cierta prensa. Y así todo.

Responder
0
0
#38469 18:39 19/8/2019

A mí lo q m da vergüenza es la hispanofobia q sufren los de izquierdas!!!!

Responder
8
14
doctoranimacion 13:46 20/8/2019

Me daís asco los fascistas y paletos españoles (pp, psoe, ciudadanos, vox, podemos, erc, pnv, coalicion canaria, junts x cat, revilla)

Responder
1
1
#38467 18:19 19/8/2019

Al final el caso del Open Arms se ha convertido en la noticia del verano, que resalta el problema de la migración, pero que olvida que es resultado de la explotación de recursos de los países de donde provienen los migrantes. Es el modelo de desarrollo imperante y al que no nos enfrentamos a quien crea el problema. El Open Arms frente a ello un cascarón en alta mar, seguramente necesario, pero que no canaliza las necesidades de luchar contra el modelo de desarrollo y explotación universales instalados.

Responder
8
0
#38490 12:56 20/8/2019

recursos pagados convenientemente a sus gobiernos de izquierda que se enriquece, como en venezuela

Responder
0
5
#38466 16:47 19/8/2019

Salvini toma café africano, su coche funciona gracias al petróleo africano, su mobil funcionan gracias al klotan africano, el oro que luce él y los suyos es Gracias al oro africano, etc, etc.

Responder
7
0
#38492 12:58 20/8/2019

y el petroleo lo cobran los venezolanos, perdon, lo cobra un dictador que se enrriquece cuando su pueblo esta arruiandose

Responder
0
5
Noname 16:24 19/8/2019

También hay mucho elitista que sienten aporafobia hacia los ricos: Que no haya grandes bancos por aquí, que no haya grandes multinacionales por allá...

Responder
4
11
Fernando Gomez 13:56 19/8/2019

Y los niños abortafos? Esos no son exterminados por razones racistas, xenofobas, machistas? O acaso no es comparable?

Responder
3
19

Destacadas

Minería
Peña Zafra de Abajo, resistir entre polvo

Una comunidad rural de Murcia se organiza para defender el territorio del extractivismo que amenaza con enterrar sus casas, cultivos, valores ambientales y culturales.

Minería
Cómo la minería perturba el interior de Murcia
Ecologistas en Acción Murcia y ACUNA señalan los impactos ambientales y culturales de la minería en el territorio de Peña Zafra de Abajo, Balonga y Quibas.
Bolivia
“No se acaba por ley con el racismo y en Bolivia ha habido un golpe racista y fascista”

Adriana Guzmán representa al feminismo comunitario antipatriarcal boliviano. Forma parte de los movimientos sociales que llevan días manifestándose continuamente para denunciar que lo que ha habido en Bolivia ha sido un golpe de Estado que ha derivado en la salida de Evo Morales del país.

La Ingobernable
La Ingobernable toma las calles tras su desalojo

Miles de personas marcharon por el centro de Madrid contra el desalojo del mayor centro social autogestionado de que disponía el centro de la ciudad.

Francia
“La reforma de las pensiones de Macron favorecerá una devaluación de la protección social”

La economista Annie Jolivet habla a El Salto sobre los cambios que Emmanuel Macron quiere introducir en el sistema de jubilación francés, uno de los más avanzados del viejo continente.

Últimas

Tribuna
Cómo gobernar a La Ingobernable. Relatos de una negociación imposible

El exconcejal Pablo Carmona explica cómo desde la corporación municipal anterior se evitó reconocer a La Ingobernable como sujeto político y por qué la perspectiva de una cesión del espacio nunca estuvo encima de la mesa.

Música
Buscando el hechizo de la música negra
“Sin swing y sin baile, la música tiene poco aliciente”, asegura el periodista Jaime Bajo, quien ha recopilado en un libro 20 entrevistas a músicos que tratan de descifrar el hechizo del ‘groove’.
Bolivia
Bolivia: la venganza de la Media Luna

Estamos ante la respuesta viril y torpona de aquellos que temen perder sus privilegios. Estamos ante una ofensiva oligárquica, frustrada por la imposibilidad de derrotar al MAS en las urnas. Estamos, en definitiva, ante la venganza de la Media Luna.

Fútbol
Las futbolistas de primera división comenzarán su huelga este fin de semana

El pasado 22 de octubre las futbolistas decidieron por mayoría ir a la huelga en la novena jornada si no se llegaba a un acuerdo con la Asociación de Clubes de Fútbol Femeninos, ACFF en el que se recogieran sus demandas de mínimos. Las profesionales se rebelan contra los bajos salarios, la alta parcialidad en los contratos y la falta de derechos laborales. 

Chile
Chile como ejemplo de lucha

En octubre de 2019 comenzó el estallido social chileno que ha puesto en jaque al Estado neoliberal fundado por Pinochet. La represión ha sido brutal desde el principio, con asesinatos, heridos, violaciones, torturas y más abusos, pero el efecto fue el contrario al que se pretendía. Una mirada a este levantamiento popular sirve para ver por qué las democracias liberales están en crisis y por qué el caso chileno es un ejemplo de cómo de verdad se pueden cambiar este tipo de regímenes políticos. Independientemente de que al final se logre más o menos, el grueso de la sociedad chilena se está uniendo gracias a la lucha.