Tratados a palos: internos del CIE denuncian la situación en Aluche

Los internos del CIE de Madrid han enviado una carta al juez de control para denunciar varios casos de agresiones producidos tras la fuga de varias personas del centro el pasado sábado día 30.

CIE Aluche 2
Agentes de la Policía Nacional en las inmediaciones del CIE de Aluche. Bárbara Boyero

publicado
2017-10-06 12:25:00

Domingo 1 de octubre, un joven recluso del CIE esperaba su turno para la comida junto a una puerta. Un policía que le estaba hostigando cerró la puerta con la mano del joven dentro. Cuando se le liberó, gracias a las denuncias de otros internos, se le obligó a permanecer en el comedor durante todo el turno de comidas. Solo tiempo después se le trasladó al hospital para suturar la herida.

Dos personas que fueron detenidas durante la fuga que tuvo lugar el día 30 denuncian haber sido golpeadas, una de ellas hasta perder el conocimiento, en las inmediaciones del CIE. Aseguran que no opusieron ninguna resistencia.

48 horas después de la fuga, que protagonizaron 50 personas, los reclusos de uno de los módulos aseguran haber recibido golpes indiscriminados e insultos durante la noche.

Un joven tuvo que ir a un centro médico porque estaba vomitando sangre como resultado de la patada en el pecho que le propinó un agente de la policía nacional. 

Estos y otros testimonios los ha recibido un juez de control del Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche, dependiente del Ministerio del Interior.

Fuentes de SOS Racismo de Madrid denuncian a este periódico “el nivel de impunidad y represión” que está teniendo lugar en el último año en el centro de Aluche, “muy preocupante”, en su opinión. Esta organización pide “que cese el ambiente” en el que se producen las agresiones.

"Los hechos deben ser investigados. Madrid no quiere un CIE. Seguimos trabajando y no pararemos hasta lograr su cierre", declara el área de salud y emergencias del Ayuntamiento

SOS Racismo recalca que las agresiones se han dado tanto a quienes participaron en la fuga del sábado pasado como a quienes no salieron del centro. Pero señalan también que las situaciones no son exclusivas de Madrid. Hace una semana, tres internos del CIE de Zona Franca de Barcelona denunciaron "abuso de superioridad y motivaciones racistas". En Valencia, los problemas en los últimos días tiene forma de chinche, una plaga recurrente en este centro de internamiento.

La organización antirracista señala que en estos centro “se generan situaciones de vulneración de derechos, de violencia y de racismo”, por eso desde su organización exigen que se cierren todos los centros y responsabilizan al Ministerio que dirige Juan Ignacio Zoido de las actuaciones que tienen lugar en los CIE.

Cargos públicos del Ayuntamiento de Madrid “siguen con preocupación y de cerca” el goteo de casos de maltrato. “Pedimos un posicionamiento fuerte por el cierre”, dicen desde SOS Racismo.

Contactados por este diario, los portavoces del área de Salud, Seguridad y Emergencias del Gobierno municipal explican: "Nos preocupa y lamentamos que este tipo de situaciones puedan tener lugar en nuestra ciudad. Desde luego los hechos deben ser investigados. Madrid no quiere un CIE ni defenderá nunca una institución que mantiene encerradas a personas que no han cometido delito alguno y vulnera los derechos humanos. Seguimos trabajando y no pararemos hasta lograr su cierre".

0 Comentarios

Destacadas

Presupuestos Generales del Estado
El PNV aparca sus promesas y vuelve a ofrecer su apoyo al Gobierno del PP

Tras negar cualquier acercamiento a Rajoy mientras durase la crisis catalana, los nacionalistas finalmente han decidido no presentar una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado. Ahora dicen que así contribuirán a conseguir una solución en Catalunya

Brasil
La ultraderecha militarista, favorita para las presidenciales en Brasil

El encarcelamiento de Lula deja como favorito para las presidenciales a un exmilitar misógino y homófobo, el diputado ultraderechista Jair Bolsonaro, admirador de Trump.

América Latina
Nicaragua: “Los muertos no dialogan”

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunciaba anoche la retirada de la reforma de la Seguridad Social después de cinco días de protestas sociales cuya represión ha provocado 25 muertos. De momento, los manifestantes siguen en las calles. 

Energía
Alternativas que dan luz

Frente a los abusos del sector eléctrico cada vez surgen más iniciativas de organización ciudadana en busca de justicia energética.

Música
Tabletom: “La alegría de tocar siempre está”

Historia viva de la música andaluza, con más de 40 años a sus espaldas, Tabletom nos atiende minutos antes de comenzar su concierto en el Festival Entrelíneas.

Últimas

Memoria histórica
‘La última resistencia’ de Sanabria

Inauguran una ruta de montaña en honor a los últimos guerrilleros antifranquistas de Sanabria (Zamora), el grupo de maquis que más tiempo estuvo en activo después de la Guerra Civil. 

Asturias
Más de 5.000 personas piden en Oviedo la oficialidad del asturiano

La protesta, convocada por la Xunta para la Defensa de la Llingua Asturiana, contó con el apoyo de Podemos, IU, PSOE, Foro Asturias y los principales sindicatos.

Música
McCarthy, cuando el pop fue marxista

El lenguaje universal, el pop en su esencia más smithiana, fue el canal utilizado por Malcolm Eden, vocalista de McCarthy, un grupo nacido del desasosiego que le produjo la subida al poder de la Dama de Hierro.

Municipalismo
Municipalismo radical: el futuro que merecemos
1

Sólo una confederación global de ciudades rebeldes nos puede llevar hacia una nueva sociedad racional que cumpla la promesa de una sociedad más humanitaria.

Pacto de Estado contra la violencia de género
Los municipios presionan para que el Gobierno pague para abordar las violencias machistas

Las administraciones locales asumen la atención a víctimas de violencia pese a no tener presupuesto ni competencias. El foro de Municipios por el Pacto de Estado contra la Violencia de Género pide que se enmienden los presupuestos y voluntad política para garantizar la atención a las víctimas vivan donde vivan.