Incubando a Vox

En los últimos tiempos, el auge de la extrema derecha parece una tendencia imparable de nuestras sociedades. Sin embargo, el fenómeno es analizado habitualmente como si hubiese surgido de manera espontánea, desvinculado de los procesos político-sociales que han alterado drásticamente el mundo en que vivimos. 
Acto VOX Mérida
Celebración del acto de VOX en Mérida el pasado 8 de febrero.
Víctor Prieto Rodríguez

publicado
2018-10-10 17:20:00

Mucho se está hablando estos últimos días del multitudinario acto celebrado por VOX en el mítico recinto madrileño de Vistalegre. No es de extrañar. Las imágenes parecen trasladar a nuestro país la gangrena ultraderechista que se extiende ya por gran parte de los sistemas democráticos de todo el mundo, cuyo último episodio se ha vivido este pasado fin de semana en las elecciones presidenciales de Brasil.

Un fantasma pardo recorre el mundo ante la estupefacción de casi todos, arrasando derechos que creíamos consolidados, cuestionando algunos de los propios fundamentos de la democracia. No cabe duda de que el fenómeno se inscribe en una coyuntura mundial pendular, fruto de la reacción contra los movimientos transformadores que emergieron como consecuencia de la crisis. Pero cada situación concreta tiene sus especificidades, una suerte de traducción de las dinámicas globales a la lengua del proceso político nacional. En el caso español, el auge de la extrema derecha habla la lengua de la crisis territorial.

Las razones que explican el fenómeno ultra en España son diversas, pero a estas alturas mal haríamos si nos dedicáramos a buscar las causas en vez de enfrentar las consecuencias. Para esto último es necesario, sin embargo, una buena interpretación de nuestro tiempo, un juicio de situación que ofrezca una herramienta útil para no malgastar esfuerzos en asuntos colaterales.

La imagen de miles de personas reunidas en un acto de la ultraderecha en Madrid posee el potencial simbólico suficiente, quizá, como para ser noticia, pero no supone una amenaza inminente

En las masivas contramanifestaciones convocadas por plataformas cercanas a Ciudadanos, como Societat Civil Catalana, durante las semanas posteriores al referéndum del 1-O, estuvo presente, ciertamente, una multitud que no puede ser reducida a la extrema derecha. Sin embargo, el éxito de estas movilizaciones proviene de haber conseguido articular en torno a un difuso discurso sobre la amenaza a la unidad nacional una serie de demandas y resentimientos que hasta ese momento permanecían más o menos disociados o vinculados a los nuevos actores de la izquierda política y social. Por supuesto, el principal ítem sigue siendo la cuestión catalana, pero a su alrededor han ido adhiriéndose en estos últimos meses elementos que forman parte del sentido común de nuestra época: el rechazo a las élites, la crítica radical de los partidos políticos tradicionales y, en general, de todas las instituciones de representación.

La nueva extrema derecha mezcla todos esos elementos en un totum revolutum que se lanza, no contra los responsables de la crisis, sino contra un enemigo existencial construido culturalmente y compuesto por lo que llaman la ideología de género, la inmigración o el independentismo radical. En un uso bastardo de las cadenas de equivalencia de Laclau, la extrema derecha conecta una cosa con la otra, el paro con la inmigración, la crisis económica con el independentismo, el malestar moral con los ataques del feminismo al sistema patriarcal. El resultado es una idea de pueblo hiperexcluyente pero aglutinadora, novedosa pero repleta de imágenes que ya circulan en nuestro día a día y en el de los medios de comunicación. De hecho, nuestra realidad estaba incubando a VOX.

La historia reciente de España como si empezara en un sí se puede y acabara en un a por ellos, oé

Ciertamente, la imagen de miles de personas reunidas en un acto de la ultraderecha en Madrid posee el potencial simbólico suficiente, quizá, como para ser noticia, pero no supone una amenaza inminente. No obstante, tanto su centralidad mediática como su envalentonamiento público constituyen un síntoma de algo mucho más trascendente, esto es, la evidencia de que en nuestra realidad se ha generado un espacio preeminente para la entrada en escena de la extrema derecha.

Pero para tener una visión más panorámica del fenómeno, habría que intentar introducirlo en el desarrollo de nuestro proceso político desde el inicio de la crisis, no solo de la crisis catalana. Es más, sería preciso introducir la crisis catalana como ingrediente de la crisis del régimen del 78, e intentar ir más allá conectándolo con la crisis del modelo neoliberal de integración europea. Si bien esto se escapa al objetivo de este artículo, su enunciación sí que nos sirve para evidenciar la falta de contexto en el tratamiento cotidiano del fenómeno ultra, un vacío de sentido utilizado por discursos simplificadores que pretenden enfrentar a los de abajo con los de más abajo.

Siempre digo que habría que estudiar la historia reciente de España como si empezara en un “sí se puede” y acabara en un “a por ellos, oé”. Ambos gritos sintetizan la evolución de los últimos años desde las esperanzas de cambio en pos de una sociedad más justa a su neutralización por medio del abismo del enfrentamiento civil en Cataluña. En medio se hallan el resentimiento causado por la crisis y sus responsables, la frustración por todo lo que, a raíz del 15-M, pudo haber sido y no fue, los esfuerzos de los viejos poderes por controlar la situación apretando las clavijas de las políticas de austeridad, la extensión de la lógica antiterrorista de “la unidad de los demócratas” contra cualquier adversario político, la competitividad y el individualismo extremo del nuevo mercado laboral, la pérdida de la ciudadanía y la vuelta a la “comunidad natural”, el auge de la desigualdad y el envilecimiento social.

En Extremadura, por ejemplo, hemos asistido durante años a la construcción discursiva del enemigo catalán

En Extremadura, por ejemplo, hemos asistido durante años a la construcción discursiva del “enemigo catalán” por parte del gobierno de la Junta, cuyo origen lo encontramos en ese mediático y carismático Ibarra convertido en adalid de la lucha contra la discriminación territorial. Ese estilo ramificó a lo largo de sus dos décadas y media de mandato por la tupida red clientelar que la publicidad institucional y las subvenciones generaron en los medios de comunicación de la Comunidad. De alguna forma, Ibarra consiguió proyectar la imagen arquetípica del señorito extremeño -enemigo del pueblo, avaricioso, explotador- en la de una Cataluña supuestamente privilegiada por el Gobierno central y levantada por la emigración extremeña. Nuestra desgracia era su prosperidad.

En el acto celebrado por VOX en Mérida hace unos días, estaba presente todo ese caldo de cultivo ideológico edificado por el ibarrismo a base de agravios comparativos con Cataluña. Bien es cierto que de su discurso han desaparecido todas las cautelas, mostrándose a las claras lo que en otro tiempo se quedaba en la mera insinuación. De esta manera, a falta de otros referentes más positivos, alejado de los focos de la capital, podría estarse fraguando un movimiento de ultraderecha mucho más conectado al territorio de lo que pudiéramos pensar.

Pese a todo, la amenaza ultraderechista no se cierne sobre nosotros (al menos no de momento) en forma de movimiento electoral con auténticas posibilidades de éxito. Su peligro proviene, más bien, de su capacidad para imponer la agenda político-mediática, convirtiendo el terreno de la confrontación política en un lodazal en el que, aún sin gobernar, ya dirigen. Todo ello no hubiera sido posible sin la inestimable deriva autoritaria de los gobiernos democráticos, sin la sustitución del debate público por el espectáculo mediático y, lo más importante, sin la precarización de la vida a manos de un sistema económico desbocado.

15 Comentarios
#24297 10:56 11/10/2018

Es lo que pasa cuando la izquierda se pone del lado de okupas, secesionistas y feministas radicales. Que la clase media se asusta y se larga a otras opciones más de su agrado. Y eso de que Vox es una opción minoritaria... en mi barrio de Ciudad Lineal están causando furor desde el llenazo de Vistalegre, no se habla de otra cosa y está la gente loca de contenta la mayoría, y luego también unos pocos escocidos a decir verdad. Nunca llueve a gusto de todos.

Responder
7
14
Satán 15:13 11/10/2018

Tú no tienes pinta de ser de ciudad lineal, ni de tener ningún pensamiento de izquierdas mas bien pareces un madero torturador, o un cura pederasta de Ávila. Vete a leer el Alcazar y aleja tus pestilencias de los verdaderos lectores del Salto.

Responder
9
9
#24300 11:20 11/10/2018

Jajaja, menudo mentiroso.

Responder
3
3
NECESITO UN VOX 16:49 25/10/2018

No creía en VOX pero me deje caer en una de sus charlas y mi sorpresa fue mayúscula. Ellos son la solución, la Patria, la Luz resplandeciente que ilumine este patio podrido de la política del payaso (P. Churchs), el jeta prepotente (hijo de Sancho) y el resto de halitósicos drogatas y pedorros que se sientan en el Congreso. Me suena a música celestial: desaparición de las putas autonomías ¿Os dais cuenta? ¡Ya no le veré más la cara a esa "carota" inculta que tardó 10 (diez) años en terminar la Carrera: S. D. VIVA VOX VOTA A VOX VOTA A VOX VIVA VOX Tenéis mi voto y el de mi familia (20 en total). hala yatpc.

Responder
3
0
Mujer y negra 11:17 12/10/2018

Los líderes de Vox en Extremadura son bastante conocidos. Su trayectoria política está jalonada de ambiciones políticas y afán de riqueza y falta de conciencia o moral absoluta. Sus mismos excompañeros del PP pueden corroborar esto. Son peligrosos, porque tanto en un caso como en otro han utilizado los ataques personalistas a la hora de desacreditar al adversario, mencionándele, si hace falta, hasta a su misma madre. Lo bueno es que ya les conocemos y sabemos como actúan. Habría que estar tonto de remate para votarles y no botarlos.

Responder
4
3
#24389 6:25 13/10/2018

Totalmente cierto, son gente sin ningún tipo de escrúpulos y escasa inteligencia

Responder
1
2
#24346 9:03 12/10/2018

http://www.revistalacomuna.com/opinion/fascismo-que-nunca-se-fue-pero-resurge/

Responder
1
2
#24321 15:22 11/10/2018

Tan mala es la extrema derecha como la extrema izquierda, cuando se dará cuenta la gente!?!.

Responder
4
10
#24342 7:08 12/10/2018

Tan malo es el extremo centro como el centro extremo, cuándo se daran cuenta los zombies?

Responder
8
2
Armando Mas Acres 10:30 11/10/2018

Que podemos esperar de un partido fundado por un carcelero peperro y sus amigos neo_nazis.

Responder
5
8
doctoranimacion 10:28 11/10/2018

en este miserable país, de esclavos asumidos, llevamos 80 años de dictadura fascista y parece que a estos lacayos les parece poco y quieren otros 80 años mas

Responder
6
6
#24324 15:30 11/10/2018

Ostras!, yo estoy harto de ser exclavo!, a quien hay que votar?!?, que yo no quiero trabajar mas!.

Responder
4
1
#24290 8:58 11/10/2018

En apaña el fascismo nunca se ha ido esta en vuestro adn porque la unicas personas con dignidad de vuestro pais las teneis enterradas en cunetas de manera miserable

Responder
6
8
#25001 17:52 25/10/2018

Pues muchos de esos en las cunetas estan ahí por asesinos...que se diga claro que es un detalle que se ha olvidado mucho!

Responder
3
1
#24258 15:34 10/10/2018

El problema principal de VOX ya no es que llenen Vistalegre, pues son una exigua minoría electoral, sino que están virando el discurso del PP y Ciudadanos a la derecha y poniendo en la agenda mediática temas y preocupaciones que son sentidos como tal por la mayoría de la población

Responder
9
4

Destacadas

Cambio climático
El clan del petróleo torpedea la COP24

Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí y Kuwait se unen para paralizar el apoyo al informe del IPCC sobre el cambio climático y reducir la ambición global en la lucha contra el calentamiento del planeta.

Derechos Humanos
Derechos Humanos contra el neoliberalismo y el fascismo

A 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos es difícil pensar que los Estados actuales, con sus líderes ultraderechistas al frente, con el fascismo creando de nuevo hegemonía, la hicieran actualmente posible. Por eso, disputar y apropiarse de los Derechos Humanos es hoy revolucionario.  

Antifascismo
Mark Bray: “Sin un análisis feminista del poder y la violencia no puede haber un verdadero antifascismo”
Mark Bray lo tiene claro: reventar una manifestación fascista es limitar claramente su libertad de expresión. Pero para el autor de ‘Antifa: el manual antifascista’, eso no es tan importante como el objetivo histórico y político de detener el renacimiento del fascismo.
Movimiento afroamericano
Libres y lejos: de la mitología de las Panteras Negras

La historia de las Panteras Negras, como toda historia, conviene comenzarla tiempo antes de su nacimiento. En el presente artículo trazaremos esta historia comenzando a finales del siglo XVII, con el gobierno de Thomas Jefferson, y la (in)concluiremos en la actualidad, al calor del #BlackLivesMatter y otros regresos del Black Power de los sesenta.