Elecciones Madrid 4M
No hagamos largo el duelo

Tan cierta y sólida como la ansiedad que sufrimos tras el 4 de mayo es la pertenencia que sentimos cuando salimos a defender la sanidad pública, es el calorcillo que nos mete en el cuerpo ponernos en marcha, es la victoria cotidiana de confabular con las vecinas.
Derecho a Techo PAH
Grupos por el derecho a la vivienda y bloques de inquilinos en lucha se manifestaron en Madrid en apoyo a la Ley de Vivienda de la PAH en el mes de octubre. Álvaro Minguito
Sarah Babiker
6 may 2021 10:19

Parece que al menos en lo que respecta a Madrid, en casi todas las elecciones del último cuarto de siglo largo, del mismo modo que la jornada de reflexión antecede a cada cita con las urnas, hay una jornada posterior también de obligado cumplimiento para la izquierda: la del duelo. Resaca de idiotas en la que una y otra vez caemos, pues nos resistimos a dejar de beber del cáliz de una modesta esperanza, aún sabiendo que es peleón y nos reserva, casi casi de seguro, una caída del guindo colectiva apenas acaben los recuentos.

Pero quien no trepa al mismo árbol de nuevo, armado de fe para divisar finalmente un poco de cielo abierto, se ahorrará seguramente pegársela entre un montón de telodijes, pero tampoco habrá sentido al menos la emoción de atisbar por lo menos durante unos días, unas horas, unos minutos, la posibilidad de horizontes menos adversos. Bonita ensoñación, pero ya está, cataplum, aún duele el cuerpo.

Negación: Al duelo se llega magulladas e incrédulos, la cabeza niega, ¿cómo puede ser? ¿dónde coño vivo? ¿qué drogas consumen mis vecinos? Sube el porcentaje escrutado, las derechas salivan, en los gráficos sus quesitos engordan. Y tú abres y cierras los ojos con fuerza, ¿es esto una pesadilla?, compartes tu desconcierto con compañeros y amigas. No puede ser, escriben miles de dedos en sus móviles. ¡Duplica escaños! Se echan tantos las manos a la cabeza.

Que no se alargue el duelo: celebremos la vida, celebremos creer aún obstinadamente que algo puede cambiar, celebremos tener siempre a personas con quienes llorar en compañía

Ira: Luego la cosa escala, llega la ira. ¿A nadie le importan los miles de mayores muertos solos en las residencias, la desigualdad rampante, la atención primaria abandonada?, ¿de verdad no les cabrea a todos esos fieles votantes la pulsión de repartir pizzas a los niños pobres y contratos millonarios a los amigos? ¿Pero es que no les sulfura la construcción en un festival de sobrecostes de un hospital sin malditas paredes ni puertas ni intimidad, ni médicos? ¡Nos vamos a El Atazar! ¡Nos vamos a Catalunya! ¡Nos vamos a una comuna hippy! ¡Nos vamos al carajo! Y sales por la calle con la mirada crispada, dedicando un odio poco interesante a gente con banderitas de España y otras señales que delaten su porción de responsabilidad en tu duelo.

Negociación: Y entonces paras, porque lo de la mala baba tampoco es sostenible, porque vives donde vives y al fin y al cabo te gusta tu barrio, la primavera obrando renaceres en los parques, los niños jugueteando en las afueras de los coles, cruzarte con gente maja con la que compartes indignaciones y duelos, juntarte con gente querida con quien compartes resistencias y alegrías. Y le sonríes un poco al cielo enorme y no privatizable que te encuentras cuando miras a lo alto renegando. Y piensas que mira, no es para tanto, que total son 26 años de gobierno de la derecha y aquí seguimos, que hoy no hay más neoliberales ni fachas que el lunes campando por ahí, que son solo dos años, y que Vox no entró en el gobierno. Piensas que quizás habrás de conservar un poco de aliento y fe, y negocias contigo mismo una tregua, un refugio, un lugar donde estar bien, donde guarecerse mientras afuera corre el ruido. Negocias un armisticio con las pasiones tristes, a ver si algo cambia antes de hacer las maletas y quemar las naves.

Depresión: Pero el mundo funciona en paralelo a tu gestión del duelo, y ves la escuela de tus hijos donde subirán las ratios, porque Ayuso la privatizadora ha sido refrendada, y ves los centros sanitarios donde no se invertirá dinero ni se sumarán profesionales, porque la política del desprecio hacia la sanidad pública ha ganado por goleada, y ves a cada vez más gente pobre, a la que podrán seguir racaneando ayudas y rentas mínimas, porque a nadie parece importarle una mierda que la Comunidad de Madrid lleve años recortando en subsidios contra la pobreza. Y ves entre la gente el desánimo, un desánimo descarnado, sin peros ni incógnitas sobre qué hubiese pasado si tales barrios votaran, o si la izquierda no entrase en luchas intestinas. Ya está. La gente participó y la izquierda no se peleó: y así estamos. Depresión, bajona desapasionada, la cuarta fase del duelo: consciente eres de cómo está el percal. Y eso aprisiona.

Aceptación: Y bueno, ya está, es lo que hay. Madrid es de derechas, pero no solo. Ayuso sale aclamada en las urnas, pero todo va rápido y a ver qué nos depara el próximo ciclo. La foto fija demuestra que mucha gente ha comprado un discurso, la foto móvil señale quizás un proceso a descifrar, será que hay que disputar el sentido de libertad, será que nos hemos dejado manejar por el ruido, será que falló la pedagogía, será que nos arrasaron los machacones medios marcando agenda, activando cuatro mantras locos pero efectivos. Podemos tener mil debates y los tendremos, de todo se aprende, hasta de la enésima hostia. Y aquí acaba el duelo, con la aceptación del panorama, y su desentrañamiento lúcido.

No nos dejemos atizar tanto por el resultadismo y lo inmediato, quizás la primera victoria sea negarnos a vivir en continuos duelos y concatenados escándalos

Ya está, que no se alargue el duelo: celebremos la vida, celebremos creer aún obstinadamente que algo puede cambiar, celebremos tener siempre a personas con quienes llorar en compañía, celebremos al Madrid magullado que volverá a levantarse, honremos nuestro festival de preguntas, de humanas dudas, de humildes tutibeos en estos tiempos en los que lo hegemónico es tener cuatro conceptos demasiado claros.

Nada ha cambiado mucho, todo ha de cambiar tanto, tiene que hacerlo. Los medios, las redes, las elecciones nos maltratan, busquemos otros escenarios donde disfrutar y crecer en los procesos. Porque tan cierta y sólida como la ansiedad que sufrimos el cinco de mayo, es la pertenencia que sentimos cuando salimos a defender la sanidad pública, es el calorcillo que nos mete en el cuerpo ponernos en marcha, es la victoria cotidiana de confabular con las vecinas, es el orgullo por seguir desafiando como hormiguitas al pensamiento único, e imaginar otras formas de estar, de vivir, de pelearla.

Defendamos la libertad de negarse a la alienación del consumidor y del palmero. Defendamos la alegría que transforma, que es la alegría compartida y colectiva por lo que se consigue para todos. Gobernemos nuestro presente, hagámonos responsables de nuestras pequeñas parcelas, autogestionemos nuestros discursos y olvidémonos de sus marcos. Y no nos dejemos atizar tanto por el resultadismo y lo inmediato, quizás la primera victoria sea negarnos a vivir en continuos duelos y concatenados escándalos. Quizás no se trata de pensar en términos de derrotas y victorias sino de construcción y proceso, y sobre todo de disfrutar el presente y no perder nunca las ganas de treparnos al árbol de la esperanza idiota, aunque sea para volver a pegárnosla. “¿Qué vamos a hacerle? Hay que seguir dando la batalla con coherencia”, me dijo alguien ayer. Y así acabó mi duelo.

Relacionadas

Sanidad pública
Atención Primaria La Comunidad de Madrid cierra un centro de salud y culpa a los “okupas” de “desperfectos”
Las 24.000 vecinas y vecinos del centro de Villaamil serán trasladadas a otro ambulatorio a media hora de distancia a pie. Mientras, prosiguen las protestas por la situación de la Atención Primaria con una Marea Blanca este domingo.
Violencia machista
Machismo en política Más Madrid expulsa a un concejal de Leganés tras una denuncia por violencia machista
En 2016, ex compañeros de formación hicieron público un manifiesto donde acusaban de “actitudes violentas” al portavoz Fran Muñoz, hoy denunciado por violencia machista por la concejala Eva Martínez Borrega.
#89722
11/5/2021 12:05

@SWRFernando
Merecidísimo hostión de la falsa izquierda en Madrid (incluido en los barrios obreros). Ayuso les ha barrido. Y Unidas Podemos por debajo de VOX, pero ellos como si nada, ni autocrítica ni nada. Que sigan de muleta del PSOE (DERECHA 🇪🇸) que les va muy bien...

0
1
#89638
10/5/2021 19:27

No es que queramos hacer largo el duelo, es que el duele dura ya 26 años. Son muchos años y uno no está ya por la labor de seguirlo aguantando. Madrid no tiene remedio y sólo veo una manera de acabar con el duelo, largarme de aquí. Irme de este agujero sólo con billete de ida, desterrarlo de mi vida y llegar a olvidarme de que Madrid existe.

1
1
#89399
8/5/2021 22:46

Maravilla de artículo, fue un artículo-abrazo de esos auténticos y que reconfortan. Muchas gracias

1
4
Enrique
Enrique
7/5/2021 19:06

Sarah, como siempre, un chute leerte. En este caso de ánimo, otras veces me dejas por los suelos...pero incluso entonces tu contundencia, claridad y cercanía compensan la bofetada de realidad. No creo que sea masoquismo.
Desde luego siempre ma agrada tu estilo y análisis marca de la casa. Gracias, haces que me sienta muy orgulloso de pertenecer a este medio. Seguimos :-)

1
8
#89397
8/5/2021 22:38

Completamente de acuerdo!

1
4
#89265
7/5/2021 15:56

Recito a Dolores Montserry:

"El lenguaje connatural al Hombre viene de diestra en la capacidad de insumisión de cada cuál.

A más complejo, más insumiso.

Un lenguaje llano y simplón sólo demuestra la vaga capacidad de insumisión mostrada por cada cuál.

En pocas palabras: simple y pretérito: sumiso; complejo y abrumador: insumiso".

Así que no me vengáis con falta de libros porque os pillo y os meneo la cadera hasta haceros enloquecer.

1
6
#89151
7/5/2021 10:05

Vengo a beber lagrimas de posmos frustrados. La ausencia de lectura pasa factura.

12
1
#89119
7/5/2021 7:42

"Nos vamos a Catalunya", ja, ja, ja...esa es buena, pero ilustra perfectamente el desapego a la realidad de gran parte de la izquierda. Aquí tuvimos a un fascista de President: Quim Torra, junto a un govern compuesto por supremacistas que os considerarían colonos si os diese por vivir x aquí. No me extraña q hayáis perdido en Madrid, vivís en relatos inventados.

1
17
#89137
7/5/2021 9:45

Tabarnio detected.

14
1
#89284
7/5/2021 19:42

Tabarnia tiene el mismo derecho a decidir que Madrid o Catalunya, o cualquier otra nación inventada por imbéciles que intentan escriturar una propiedad que no es suya. Cupero detected and vomit.

0
7
#89243
7/5/2021 12:41

Memo madrileño detected. Pero ven, no te cortes, y compruébalo x ti mismx, no a través de La Directa o el Vilaweb.

4
9
#89324
8/5/2021 8:47

Creo que no lo has entendido. Recupera tu comprensión lectora de la nube y vuelve a intentarlo #89243

6
1
#89066
6/5/2021 18:56

seguid azuzando un enemigo invisible y denostanto la falacia del "fascismo". Estais tan desatados de la realidad que ni os dais cuenta que los vuestros os han dado una bofetada indicando que no les importan vuestras milongas. Si no trabajar y sacar el pan de cada dia sin que les incordien y digan que pensar o decir.

5
20
#89060
6/5/2021 17:58

Se siente. Solo soy una monjita que está detrás del aparato y que puede que sea un monje que está detrás del aparato.

1
13
#89055
6/5/2021 17:35

Bravo, joder, qué artículo tan necesario y curativo, a muchos nos hacía falta esa mano emocional que nos levantara de nuevo... GRACIAS! SEGUIMOS!

7
16
#89052
6/5/2021 17:07

Otra vez dando publicidad subliminal a un sindicato que no empodera a casi nadie.

6
7
#89027
6/5/2021 14:05

Vosotros seguir con el rollo del lenguaje inclusivo las chorradas de género y veréis como cada vez os alejareis vas de la gente a la que esas milongas le importan un bledo. Ese motivo entre otros es por el que habéis perdido tanto voto del Sur.

20
18
#89261
7/5/2021 14:22

A Ud. le importan un bledo las tildes y las comas, y no por ello son menos importantes. Yo también minimizaba la importancia del lenguaje inclusivo y ahora veo que es fundamental para reflejar el cambio de la mentalidad social. Todo llega si uno se trabaja la cabeza. Hemos perdido el voto del Sur por un miedo irracional al cambio, no por decir "Hola, chicos y chicas".

0
7
#89357
8/5/2021 14:26

gramar nazi detected

5
0

Destacadas

Coronavirus
Pandemia Sanidad obligará a llevar siempre una mascarilla encima
El próximo 26 de junio será el fin de las mascarillas en exteriores, siempre que se respete 1,5 metros de distancia de seguridad y, además, será obligatorio llevar una a mano.
Memoria histórica
Memoria histórica Francisco Espinosa: “Franco destrozó para siempre las izquierdas españolas”
Francisco Espinosa es historiador y autor de diversas obras sobre la II República, la Guerra Civil española y la represión franquista. Su más reciente publicación, ‘Por la sagrada causa nacional. Historia de un tiempo oscuro’, se engloba en este último apartado.
Fútbol a este lado
A veces hay que elegir
La UEFA prohíbe el arcoiris en la Eurocopa y ahora hay un nazi diciendo “que se jodan” y un demócrata diciendo “qué asco”.
Opinión
El Convenio 189 de la OIT cumple 10 años
El Convenio 189 es fruto de un gran esfuerzo de sindicatos y organizaciones de trabajadoras de hogar en todo el mundo. Su aprobación sirvió en su día para avanzar en derechos en el Estado español y su defensa me parece una deuda con todo el movimiento mundial por el reconocimiento de que el empleo de hogar es un verdadero trabajo.

Últimas

Ecología
Ecologistas en Acción Ecologistas en Acción alerta sobre el aire que respiramos
Ecologistas en Acción ha presentado su informe de 2020 sobre la calidad del aire. Tras el paréntesis Covid, todas las amenazas de contaminación ambiental siguen activadas. Extremadura, sin demasiados motivos para la tranquilidad.
Yemen
Yemen en la encrucijada final
Para comprender cómo el país se ha convertido en el más pobre del mundo árabe hay que mirar hacia atrás en el tiempo.
Justicia Universal
Justicia universal El Tribunal Permanente de los Pueblos falla que el Estado colombiano realizó un “genocidio continuado”
Dos meses después de la 48ª sesión del Tribunal Permanente de los Pueblos por genocidio político y crímenes contra la paz por parte del Estado colombiano, salió el fallo que ratifica la esta acusación
Universidad
Educación privada El estudiantado gallego reafirma su rechazo a la universidad de Abanca
Alumnado de las universidades públicas gallegas rechaza la creación de la Universidad Intercontinental de la Empresa de Abanca ante el avance del proyecto para su puesta en marcha. Lo consideran un proyecto segregador, elitista y mercantilista que perjudica a la educación pública.

Recomendadas

Audiencia Nacional
Audiencia Nacional Estrasburgo falla contra España por vulnerar la libertad de expresión del dirigente abertzale Tasio Erkizia
“Llueve sobre mojado”, asegura Tasio Erkizia, quien valora que la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos “deja claro que no se puede hacer un relato único de lo que se ha vivido en Euskal Herria”. Los hechos ocurrieron en un homenaje a Argala en 2008.
Contigo empezó todo
Contigo empezó todo El bajón de Bakunin
Con 60 años, el gran revolucionario se sentía “demasiado viejo, demasiado enfermo, demasiado cansado, y, hay que decirlo, demasiado decepcionado”. Bakunin admitía su derrota: “El mal ha triunfado y no puedo impedirlo”.
Economía digital
Google, Microsoft y la conquista de la soberanía digital vasca
Se ha lanzado un manifiesto para iniciar un debate público serio en torno al estadio actual de la digitalización e impulsar la soberanía digital
Catalunya
Crisis territorial Pedro Sánchez anuncia la aprobación inminente de los indultos a los nueve condenados por el 1 de octubre
El Consejo de Ministros aprobará el 22 de junio de 2021 los nueve indultos a condenados por el referéndum del 1 de octubre de 2017. Sánchez lo ha anunciado en Barcelona esta mañana.
Energía
¿Por qué los tratados de inversión dan alas a los fondos buitre en el sector energético?
El Tratado de la Carta de la Energía, creado específicamente para el sector energético en 1991, es uno de los acuerdos que cuentan con este mecanismo de resolución de controversias. De hecho, es el tratado que más demandas entre inversores y Estado ha generado a nivel mundial.