Filosofía
Las falacias del liberalismo

El liberalismo se sustenta sobre una doble falacia: la que hace del trabajo el origen y fundamento de la propiedad y la que entiende al individuo como un sujeto libre con capacidad para tomar decisiones de manera autónoma. Una política materialista debe tener como uno de sus empeños el desenmascaramiento de las mismas.

Trabajo infantil
Niña trabajadora en una fábrica de algodón. Newberry, South Carolina. 3 de diciembre de 1908. Foto: Lewis Hine
Profesor de Filosofía. Universidad de Zaragoza

publicado
2019-04-23 09:30:00

Nuestra sociedad se halla construida sobre dos enormes falacias que, de manera sorprendente, y a pesar de su obviedad, quedan disimuladas para una ciudadanía que vive en el embrujo ideológico que tan certeramente describiera Althusser. Pues el autor de Ideología y aparatos ideológicos de Estado se encargó de mostrar la materialidad de la ideología, su dimensión ontológica, que hace que esta desborde el ámbito de lo ideal para consolidar las prácticas y modos de vida de los sujetos. Sujetos como somos, vivimos sujetados, en las diversas acepciones del término, por la ideología.

Pero volvamos a la cuestión. Cuando allá por el siglo XVII y comienzos del XVIII el liberalismo echa a andar, tanto en su dimensión política como económica, lo hace desarrollando una narrativa en la que dos elementos, el trabajo y la libertad, se convierten en piezas centrales de su arquitectura ideológica. Y decimos narrativa queriendo subrayar los elementos ficticios de la misma, tan característicos de las aproximaciones idealistas a la realidad, una realidad que siempre es modelada y modelizada en función de sus intereses, como bien se encargó de subrayar Marx al abordar, de modo magistral, la cuestión de la acumulación originaria de capital.

Libertad, trabajo y propiedad

Por lo que respecta al trabajo, el liberalismo hace de este el origen y justificación de la propiedad. Origen en la medida en que la doctrina liberal establece un vínculo necesario entre propiedad y trabajo, de tal modo que las propiedades del sujeto se entienden como fruto de su trabajo. Justificación, porque las diferencias de propiedad son explicadas como consecuencia del diferente esfuerzo desarrollado por los seres humanos, estableciendo de ese modo una muy simple ecuación: quien más se esfuerza, más tiene. De donde se deduce que quien no tiene es porque no se ha esforzado. La dimensión moralizante del éxito o fracaso social resulta evidente. De hecho, el actual neoliberalismo se caracteriza, como bien analizan Laval y Dardot, por su estrategia de responsabilización hacia el individuo de todo cuanto le acontece. La salud, el trabajo, el éxito o el fracaso tienen que ver, en exclusiva, con el empeño del sujeto en moldear adecuadamente su vida, de manera que las circunstancias sociales o las políticas estatales quedan exoneradas de cualquier responsabilidad.

En cuanto a la libertad, se entiende como atributo que constituye al sujeto, de tal modo que todas sus acciones son imputables a sus propias y libres decisiones. El sujeto así entendido se convierte, como dice Lordon, en el “núcleo duro” de la ideología liberal.

El liberalismo necesita de la ficción ideológica de individuos libres para convertirlos en sujetos de derecho dotados de la capacidad de vender, libremente, aquello único que, desposeídos de toda otra propiedad, poseen: su fuerza de trabajo.

Como decíamos, podemos detectar aquí una doble adulteración de la realidad de los procesos sociales, en la que la naturalización de los mismos, es decir, su desvinculación, precisamente, de la dinámica social, desempeña un papel enormemente relevante. Por lo que respecta al trabajo, si algo se establece de modo palmario en el capitalismo es la desvinculación de propiedad y trabajo. A lo que acudimos en el capitalismo, justamente, es a la apropiación por el capitalista de los frutos del trabajo ajeno, a la enajenación, por tanto, del trabajo individual. El trabajador vuelca su esfuerzo en la producción de una serie de mercancías que, inmediatamente de producidas, dejan de pertenecerle para pasar a engrosar el patrimonio de quien no se ha implicado en el proceso de su producción. Si algo se constata en la realidad del capitalismo es lo contrario de lo que su ideología afirma: que quien no trabaja, posee, y quien trabaja, resulta desposeído.

Esto último está estrechamente vinculado con la cuestión de la libertad. A pesar de que el liberalismo nace negando los derechos políticos de los individuos carentes de propiedades, sin embargo se empeña en afirmar el carácter libre de todo individuo por el mero hecho de serlo. En efecto, en el marco de la revolución inglesa del XVII, y más en concreto del debate que, en 1647, se produce en Putney en el seno del New Model Army, las posiciones liberales, representadas en aquel momento por Cromwell, a quien Locke llegará incluso a dedicar un poema, y sus seguidores, insisten en negar el derecho de sufragio a quienes carecen de propiedades. Ese es el centro del debate que enfrentará a liberales con niveladores y cavadores, empeñados, estos últimos, en la defensa del sufragio universal. Es decir que, mientras, por un lado, el liberalismo se afana por teorizar, de modo abstracto, la libertad individual, en lo concreto porfía por privar de derechos políticos a la mayoría de la población. No hay por tanto, una reivindicación efectiva de la libertad subjetiva. ¿Por qué, entonces, ese empeño en definir al sujeto como esencialmente libre cuando, en la práctica, se le niegan sus derechos? ¿A qué obedece esa abismal distancia entre teoría y práctica, entre ideología y realidad? Aquí es donde se puede apreciar el vínculo con la cuestión del trabajo. El liberalismo necesita de la ficción ideológica de individuos libres para convertirlos en sujetos de derecho dotados de la capacidad de vender, libremente, aquello único que, desposeídos de toda otra propiedad, poseen: su fuerza de trabajo. Es el fetichismo jurídico que acompaña al proceso de desarrollo capitalista, tal como de modo tremendamente eficaz ha puesto de manifiesto Eduardo Núñez en una tesis doctoral dedicada a la cuestión. De ese modo, la relación capital/trabajo es presentada como la relación entre dos sujetos libres, iguales y simétricos que deciden establecer una relación contractual desde la libertad que los caracteriza. Es lo que Marx definió como la ficción del contrato y que, retomando los parámetros ideológicos de Althusser, es vivido como una característica definitoria del mercado.

Desmontando la falacia

Para un análisis mínimamente riguroso no resulta difícil, como vemos, desmontar esta doble falacia. Por un lado, la práctica capitalista supone la enajenación del producto del trabajo. Solo en los constructos ideológicos del capital existe ese fantasmal vínculo entre trabajo y propiedad. Mario Conde, ex banquero, ex convicto y doctor honoris causa por diferentes universidades, lo sintetizó, con el cinismo que le caracteriza, en el curso de una entrevista cuando se hallaba en la cresta de la ola. A la pregunta de cómo había amasado una fortuna de tales dimensiones, contestó con aplomo: “trabajando, trabajando mucho”. Pocas cuentas son necesarias para desmontar una ecuación de tales características. Por otro, la libertad del trabajador, su condición de sujeto de derecho, queda radicalmente cuestionada por la imperiosa necesidad en que se encuentra de vender, a cualquier precio, y la expresión es literal, su fuerza de trabajo. La asimetría social es tal entre el poseedor de los medios de producción y quien solo posee su propia fuerza de trabajo que resulta imposible colocarlos en un mismo plano ontológico por lo que a la libertad respecta. Más bien lo que se constata, en este ámbito, es la justeza de la posición spinoziana que vincula derecho, y, por tanto, libertad, con potencia. Los trabajadores, enajenados, desposeídos, privados de cualquier propiedad efectiva, se convierten en meros objetos en manos del capital.

La asimetría social es tal entre el poseedor de los medios de producción y quien solo posee su propia fuerza de trabajo que resulta imposible colocarlos en un mismo plano ontológico por lo que a la libertad respecta.

Sin embargo, y debido a la mencionada cuestión del vínculo entre ciudadanía y propiedad, el liberalismo inicial mantiene una posición ambigua con respecto a la libertad de aquellos que carecen de propiedades, a los que entiende que es posible reducir a la esclavitud. Resulta tremendamente interesante en este sentido el análisis que David Brion Davis realiza sobre la esclavitud en Europa en los albores de la Modernidad. Mientras, para la Modernidad, la figura del esclavo queda remitida por nuestro imaginario a los trabajadores negros de las plantaciones americanas, Davis subraya su presencia en las prácticas disciplinarias europeas, especialmente para hacer frente al creciente número de hombres sin dueño, resultado de la disolución de los vínculos feudales. En Inglaterra, además, y como consecuencia de la política de apropiación privada de los bienes comunes como bosques, tierras y pastos, son miles los hombres y mujeres privados de sus tradicionales medios de subsistencia y que son lanzados al vagabundaje, ante el que se imponen las penas más severas, entre ellas, también, la esclavitud. Hará falta que esté bien avanzado el siglo XVIII para que se deseche en Inglaterra la esclavitud como forma de explotación laboral y se apueste por la consideración de todo individuo como sujeto de derecho, independientemente de su relación con la propiedad. Aunque en la práctica, como venimos defendiendo, ello no suponga sino una ficción, en la que el trabajador se encuentra obligado a someterse, de modo necesario e incondicionado, al poder del capital. Es la subsunción que, necesariamente, acompaña al capital y de la que Marx habló en extenso.

En resumidas cuentas, puede decirse que el liberalismo ha sido capaz de imponer una narrativa que en nada coincide con la realidad de los hechos pero que, sin embargo, es vivida como real por la sociedad en su conjunto. La ideología, como bien argumenta Althusser, ha adquirido consistencia ontológica para convertirse en la imaginaria consolidación de nuestras prácticas sociales.

Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Filosofía
Vida y productividad: la existencia humana como capital
En la conversión de lo humano en capital propia del neoliberalismo es nuestra existencia la que acaba convirtiéndose en útil o inútil
Explotación laboral
Efemérides contra la explotación y la precariedad laboral

En 2013, más de 1100 trabajadoras murieron y más de 2000 resultaron heridas al derrumbarse el edificio en el que trabajaban, el Rana Plaza, en condiciones de explotación para marcas como Mango, Beneton, Inditex, Primark o El Corte Inglés. Son organizaciones pequeñas, defensoras de los derechos sociales las que están llevando a cabo la tarea de pelear contra el olvido, un olvido que nos llevaría a la negación en la práctica de los hechos, como si aquello nunca hubiera ocurrido, como si nuestra ropa no estuviera manchada de sangre, sudor y lágrimas.

Laboral
Denuncian a Campofrío por contratar de forma fraudulenta a través de falsas cooperativas
CNT interpone una querella contra la marca de elaborados cárnicos por los indicios de que la empresa podría haber presionado al personal socio-trabajador de Servicarne para que constituyese una “sociedad interpuesta”.
11 Comentarios
#33457 17:06 25/4/2019

Los conceptos ideológicos Vertidos anteriormente son una premisa para buscar el cambio en nuestras sociedades que a pesar de sus creencias y costumbres siguen siendo el resultado de una ecuación contable en la que todo cuadra habría que que buscar las causas para sublimisar las ideologías del nuevo Estado en la que todos seremos participantes...

Responder
0
1
Carlos 16:00 5/5/2019

Me parece una pena que el estilo del artículo sea tan académico (o elevado).

Muchas de las personas más interesadas en acceder a las ideas expuestas aquí (esclavos modernos no conscientes de serlo) tendrán grandes dificultades o serán incapaces de entender muchas frases y párrafos.

Responder
1
0
#33418 14:36 24/4/2019

La abstención entre las clases populares aparece como un objetivo de los partidos neoliberales, que saben que cuanto más duro golpeen su subsistencia, más esclavos serán de los vaivenes de un sistema que los relega al olvido.
Así la estrategia de crear un lumpenabstencionismo les va funcionando bien en un cuerpo social abandonado y desposeido que no se siente concernido por derechos que no disfruta sino como prescindibles.
En este sentido, ha fallado la izquierda elitista que se ha alejado de las 3000 viviendas, por poner un ejemplo palmario, abscribiendo a sus habitantes al concepto de irrecuperables, paradójicamente, por el propio hecho de no votar.

Responder
1
0
#33439 10:41 25/4/2019

El terror del liberalismo fue la revolución y el contrapoder obrero. La internacional y la Comuna. El voto siempre fue un terreno del campo del Capital.

Responder
3
3
#33368 10:44 23/4/2019

Sin renta basica universal y si no se crea unicamente en la rbu el dinero eres un esclavo, tengas la ideologia que tengas (liberal, marxista, fascista, anarcocapitalista o lo que te de la gana...) y tengas comunismo, socialismo, capitalismo, feudalismo capitalismo financiero o anarquia, tirania o democracia. Da igual, el sistema economico de base estara trucado en todos ellos al no redistribuirse y crearse el dinero con una rbu y como consecuencia seras un esclavo.

Responder
2
1
#33410 10:21 24/4/2019

La RBU no arregla esto... solo el socialismo

Responder
0
0
#33459 17:23 25/4/2019

Y seguimos con fórmulas mágicas. Las rentas básicas son una propuesta más que deben ir acompañadas de una lucha política

Responder
2
0
#33398 21:12 23/4/2019

Salvo que seas profesor universitario. Yo creo que todo deberíamos serlo. Tendríamos sueldo y también dignidad.

Responder
10
1
#33447 14:04 25/4/2019

No todos los profesores universitarios son funcionarios ni tienen contratos fijos. También hay mucha precariedad laboral entre la categoría de "profesores asociados". Algunos no cobran ni 300 euros al mes y sus contratos son anuales.

Responder
3
1
#33462 20:37 25/4/2019

Si eres asociado tienes que tener otro trabajo, es norma de las universidades. Si no lo tienes puedes ser un falso autónomo y vives de tu familia, que se lo puede permitir, intentando acceder a la secta. Eso si viste mucho socialmente. Endogamia de pijismo extremo e intelectualoide.

Responder
2
4
#33495 15:27 26/4/2019

La realidad es mucho más diversa y variada de lo que tú crees, y la universidad también.

Responder
3
1
Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Destacadas

Elecciones del 26 de mayo
Oriol Junqueras, dos veces diputado
Un millón y medio de votos quizá logren la libertad del candidato de Ahora Repúblicas que el domingo logrará su segunda acta de diputado en un mes.
Elecciones del 26 de mayo
Los últimos de la fila en las elecciones del 26M
Varias personas cuentan cómo y por qué su nombre acabó en el último puesto de una candidatura en estas elecciones.
Elecciones del 26 de mayo
La lucha por las grandes capitales

La izquierda se juega mantener los pactos y las alcaldías conseguidas en 2015 en las principales ciudades españolas frente al empuje de Ciudadanos y la ultraderecha.

Unión Europea
La centrada historia europea

Al visitar La Casa de la Historia Europea, un museo en Bruselas que cuenta la historia del continente, te encuentras con el relato de una UE blanqueada, no colonial, fundada sobre el anticomunismo.

Elecciones del 26 de mayo
María Eugenia Rodríguez Palop: “Tenemos que aterrizar la crítica, no basta con decir no a la Troika”

A las puertas del 26M, charlamos con la cabeza de lista de Unidas Podemos Cambiar Europa al Europarlamento sobre las posibilidades de la izquierda y el feminismo, de la izquierda feminista, en el estrecho marco comunitario.