Pensamiento
Basta que lo digas tú

Quien haya tenido varios hermanos o hermanas, sabrá que se produce una distribución de roles que condicionan esas relaciones tan estrechas. En el resto de ámbitos sociales, aceptamos o rechazamos ideas dependiendo del rol que ocupe en nuestra visión del mundo aquella persona que la dice.

Ascenso Vox

publicado
2019-04-23 06:20:00

Esta reflexión nace a partir de una nimia discusión familiar que demuestra lo absurdo y caprichoso de la condición humana. Y que, escudado en que no me conocéis personalmente (aunque podéis rastrear mi perfil en el infalible buscador), procedo a realizar.

No hay que pensar demasiado para darse cuenta de lo básicos, manipulables y manipuladores (al mismo tiempo) que somos los seres humanos. Construimos nuestra identidad y nuestro credo más íntimo en base a los encuentros personales (malos o buenos) que hayamos tenido en nuestra vida. La primera esfera de conformación y confirmación de esa personalidad que nos acompañará toda la vida, y que será el filtro según el cual juzgaremos a los demás, es la familia. Quien haya tenido varios hermanos o hermanas, sabrá que se produce una distribución de roles que condicionan esas relaciones tan estrechas. Desde la posición previa de liderazgo de la primogenitura, hasta la asignación de los papeles de rebeldía o gracia para contar chistes, la familia condiciona las relaciones que tendremos con el resto de la sociedad. 

Cuando la armonía familiar reina, no hay mayor problema y todo funciona como lo haría un equipo bien avenido. Pero el ser humano busca diferenciarse, destacar entre el marasmo, rebelarse ante la invasión de su intimidad, y huye de aceptar las decisiones, ideas o consejos de quien le ha privado de una ración de pastel más. La economía (familiar o mundial) son habas contadas y lo que unos reciben de más es en detrimento de otros que soportan la privación y la explotación.

Las injusticias pueden afrontarse de muchas maneras según sea el carácter heredado y conformado a lo largo de las peripecias vitales. Habrá quien huya, quien luche contra el poder, quien negocie hábilmente o se una cobardemente al opresor. Y ya desde la familia, según de quien vengan las recomendaciones, ideas o imposiciones, las aceptaremos con mejor o peor grado.

En todos los ámbitos sociales —desde la familia al trabajo, pasando por el amor o la política— basta que una buena idea, sugerencia o rectificación de una mala praxis venga de determinada persona o institución para que nos opongamos

Así, en todos los ámbitos sociales —desde la familia al trabajo, pasando por el amor o la política— basta que una buena idea, sugerencia o rectificación de una mala praxis venga de determinada persona o institución que nos caiga mal para que nos opongamos con terquedad y obstinación llegando, en casos extremos, a la ruptura de relaciones o la violencia.

O al contrario. Basta que una idea absurda la diga nuestro artista preferido para que la aceptemos con simpatía como posibilidad. Pero si esa mismísima idea la pronuncia el antipático vecino del quinto, la rechazaremos desde la visceralidad y el capricho de tener mala o buena relación con esa persona, de que nos caiga bien o mal, de que sea gordo o fume, de que ayer nos haya negado o no el saludo.

De esta manera, los líderes políticos aprovechan su ascendencia sobre su electorado fiel para imponerles proyectos y normas que pueden ser directa y objetivamente perjudiciales para esas mismas personas fieles a un ideario conformado en creencias, memoria o tradiciones diversas. De ahí que haya obreros que voten a la derecha, porque ponen por delante de sus derechos laborales su identidad nacional. Incluso gravísimas conculcaciones de sus derechos o contra su salud pueden ser aceptadas simplemente porque vienen de la infalibilidad de un sumo sacerdote, o del líder supremo, o del pariente muy querido.

Sí, amigas, funcionamos con filias y fobias que pueden estar fundadas en una mínima mala palabra, un gesto nimio a partir de los cuales construimos ideologías y visiones del mundo que pretendemos imponer a los demás con persuasión o fuerza. Lejos de la razón, entregados al instinto o al gregarismo, confeccionamos listas negras que se extienden como una mancha de petróleo en el agua y que contamina nuestras relaciones con el prejuicio de que aquella persona fue encerrada en un psiquiátrico, la cárcel, o tiene una procedencia o color de piel diferente al nuestro. Necesitamos ser mejores que los demás, reparar injusticias y agravios que no conocíamos al nacer, o aceptamos lo que la mayoría circundante ha aceptado históricamente; quizá nos rebelamos contra ello porque la acracia late en nuestras venas.

En fin, lastima que, si habéis llegado a leer hasta aquí, hayáis experimentado una sensación de tiempo perdido y me pongáis en vuestra lista de prescindibles u odiados. Es el riesgo de intentar racionalizar (con limitaciones y prejuicios) y publicar (con el deseo de compartir) esta reflexión.

Me voy a dar un paseo. Suerte y gracias.

Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Pensamiento
Lars Wehring: “La tecnología hace que nuestra vida sea predecible y dirigida”

No tiene smartphone y sus equipos informáticos se limitan a un pequeño ordenador portátil con Linux. El activista Lars Wehring cree que no se puede separar el capitalismo de la tecnología.

Decrecimiento
Eco(in)movilismo
El decrecimiento y un cambio cultural profundo como única solución a la catástrofe ecológica.
0 Comentarios
Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Destacadas

Pobreza
Casi la mitad de los pobres del mundo son niños y niñas

Una de cada tres criaturas están en situación de pobreza en todo el mundo, mientras que entre los adultos la proporción es de uno de cada seis. Los índices de la ONU mejoran respecto a la década anterior, pero el organismo alerta de la vulnerabilidad de la infancia y de la distribución irregular de la pobreza.

Contigo empezó todo
El héroe de la habitación 36

En una residencia de ancianos coinciden Laura y Antonio. Ella, de 23 años, comienza en el sindicalismo. Él es sindicalista desde antes de la guerra.

Universidad
Papers y más papers: las sombras en la industria de las publicaciones científicas

Hacerse un lugar en el mundo de la investigación pasa por la publicación de artículos en revistas científicas. Cuantos más papers publique un investigador, más posibilidades tendrá en el competitivo ámbito académico. Lo mismo pasa con las universidades, a las que las publicaciones reportan prestigio. Pero, ¿qué hay detrás de la industria de los papers? 

Independentismo
La Audiencia Nacional desiste de juzgar por pertenencia a Resistência Galega a miembros de Causa Galiza

Tras cuatro años de investigación, el alto tribunal retira la acusación de pertenencia a organización terrorista que pesaba sobre nueve miembros de la formación política independentista Causa Galiza que siguen acusados de enaltecimiento del terrorismo.

Libertad de expresión
La educación como práctica de la libertad

Las charlas educativas sobre educación sexual, lucha contra la homofobia, respeto a la diversidad y tolerancia las hacen personas con conocimientos, estudios y formación. Se hacen siguiendo la ley y la Constitución. El autor reflexiona sobre la importancia de la educación para formar a sujetos críticos.

Consumo
En tienda o en línea, ¿cuál de las formas de compra es más respetuosa con el medio ambiente?

Drones, robots, crowd-shipping y otros ofrecen nuevas opciones para resolver, en la tarea de llevar nuestras compras a casa, el complicado problema de la “última milla”.

Últimas

Barrios
Necesitamos una batalla naval en cada barrio

Ayer en Vallecas había una batalla que es una fiesta, que es un derroche y un sindiós acuático. Una fiesta que tiene historia y es presente, pues cada año renueva sus reivindicaciones, pero también innova en el arte de la guerra naval de secano.

Ciencia
Corrupción en la investigación científica
La obtención y gestión de los recursos públicos para la investigación no es todo lo transparente que debería.