Educación pública
Casi la mitad de los colegios públicos de Gasteiz son 'centros gueto'

La Plataforma por la Escuela Pública Vasca de Gasteiz denomina así a los centros donde al menos el 50% del alumnado es hijo de un progenitor migrado, y denuncia que la escuela pública está convirtiéndose en una “escuela para pobres cuando debería ser para todos”.

Educacion graffiti
Un niño y una niña pintados en un mural aprenden y se divierten Jone Arzoz

publicado
2019-06-10 16:20

Al menos el 50% del alumnado de casi la mitad de los colegios públicos de Gasteiz tiene al menos un progenitor migrado. Por lo que 15 de los 32 centros de la capital alavesa entran en la categoría de “centros gueto”, según la clasificación de la ONG Save the Children. Así lo ha explicado esta mañana la Plataforma por la Escuela Pública Vasca de Gasteiz, al hacer públicos unos datos que “muestran que la escuela pública es una escuela para pobres en vez de para todos", según ha afirmado la coordinadora de la organización, Ainhoa Astigarraga. 

Los denominados "centro gueto" son el extremo de unas cifras que ya situaron a Gasteiz como la ciudad europea con mayor segregación en 2018. De hecho, y según los datos de la plataforma, dos de cada tres colegios públicos cuentan con al menos un 30% de estudiantes migrados o de familia migrante. Además, si se compara la media de este tipo de alumnado en los centros públicos respecto a los concertados, en el primer caso es del 39% frente al 10% del segundo, casi cuatro veces más.

Astigarraga ha recordado que el sistema dual, en el que el 50% de centros pertenecen a la red concertada, está “dando la espalda a los retos sociales y no está siendo responsable con las necesidades de la ciudad”, al tiempo que “relega a la escuela pública a ser subsidiaria de la privada”. “Estos datos demuestran que tenemos un sistema injusto y discriminador” y que la escuela pública es el reflejo de la “fractura brutal y falta de cohesión” de nuestra sociedad, ha añadido Astigarraga.

Según han advertido desde la Plataforma, a este hecho se suma que el Índice Socio-Económico y Cultural (ISEC) familar de la red concertada de la ciudad es superior a la media de los centros concertados de Euskadi, mientras que en los centros públicos gasteiztarras se sitúa por debajo de la media vasca, lo que arroja una brecha entre unos centros y otros de hasta ocho puntos. La Plataforma, que lleva alertando de este problema desde hace cuatro años, señala además que esta diferencia entre alumnado de uno y otro tipo de centro se ha ido acentuando, ya que el ISEC en los centros públicos ha ido descendiendo mientras que en la red concertada se mantienen estables, y advierte de que es previsible que se acentúe.

En este sentido, denuncia “la dejación de responsabilidades por parte de los poderes públicos” y exige la dimisión de Blanca Guerrero, delegada de Educación de Álava. “Las instituciones publican protocolos e informes de atención al inmigrante pero no realizan medidas de calado, que primen la escuela pública como eje vertebrador de la sociedad y como servicio público”, ha añadido Astigarraga. Con este objetivo, la Plataforma por la Escuela Pública Vasca de Gasteiz convoca una Kalejira contra la segregación escolar y a favor de la escuela pública este jueves a las 18.30 de la Virgen Blanca.

Relacionadas

Memoria histórica
El 3 de Marzo en Vitoria será recordado en la gran pantalla 43 años después

La película Vitoria 3 de Marzo se estrena en los cines este Primero de Mayo, día internacional de los trabajadores. Un película de ficción basada en los hechos ocurridos en la capital alavesa en 1976 cuando el régimen franquista reprimió duramente las movilizaciones sociales durante una huelga general.

Represión
Anulada la aplicación de la Ley Mordaza contra el periodista de Hala Bedi

Tras casi dos años de proceso, el juzgado invalida la sanción contra Mikel Saénz de Buruaga y condena al Gobierno vasco a pagar los costes judiciales. La sentencia es firme y no admite recursos ordinarios.

Crímenes del franquismo
La juez María Servini vuelve a reclamar la declaración de Martín Villa

Es la segunda comisión rogatoria emitida por la juez argentina que instruye la querella argentina contra los crímenes del franquismo, en la que están imputadas 22 personas.

0 Comentarios

Destacadas

Movimiento antiglobalización
El pacifismo vence al miedo en la contracumbre del G7

Más de 15.000 personas han acudido a la contracumbre del G7 para protestar ante la visita de altos mandatarios internacionales como Donald Trump o Angela Merkel.

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo