Laboral
La reacción contra la subida del SMI o por qué el capitalismo necesita trabajadores pobres

La intención del nuevo gobierno de subir el SMI hasta 1200€ ha levantado airadas reacciones por parte de la clase empresarial. Este artículo resume una investigación recientemente publicada en la revista Sociología del Trabajo y nos explica por qué la clase empresarial se opone a una medida que beneficiaría al sector más vulnerable de la población.

Salario mínimo interprofesional
La subida del SMI genera dudas en su aplicación Esther Comas
25 ene 2020 19:34

Desde hace unos meses venimos asistiendo a un enconado debate en torno a la subida del Salario Mínimo Interprofesional. De hecho, esta medida y la derogación parcial de la reforma laboral de 2012 parecen ser las principales preocupaciones de la derecha ahora que se ha formado el nuevo gobierno. Esto no es sorprendente si tenemos en cuenta que vimos la misma reacción cuando la misma coalición elevó el SMI en 2019 hasta los 900€. Una subida que fue mínima y escasa (en realidad, el PP había pactado ya subirlo hasta los 850€), pero que sirvió para que el empresariado vertiera amenazas de hecatombe económica si aquello se producía.

Ahora nos encontramos ante una subida hasta los 950€ que el nuevo Gobierno ha pactado con la patronal y con los sindicatos mayoritarios, subida que es todavía insuficiente ya que apenas sirve para recuperar el poder adquisitivo perdido durante más de una década de crisis económica. Pese a haber aceptado este pequeño avance, la clase empresarial sigue mostrándose públicamente reacia a aumentar el Salario Mínimo hasta los 1.200€, que es una de las principales promesas del nuevo gobierno para la presente legislatura.

“Lo que se pretende con la subida del SMI hasta los 1200€ es que nadie sea pobre trabajando a jornada completa"

Esta medida beneficiaría a un sector importante de la población, precisamente aquel más vulnerable. Lo que se pretende con la subida del SMI hasta 1200€ es un objetivo claro y que debería ser asumido por todos: no puede ser pobre alguien que trabaja a jornada completa [1]. En realidad, esta medida no es sólo buena para la trabajadora o el trabajador que deja de recibir un salario miserable, lo es también para el conjunto de la economía, ya que inyecta dinero en hogares con rentas restringidas, lo cual implica que gastarán la mayor parte de lo que ingresen, aumentando la demanda y beneficiando a los propios empresarios, sobre todo las que ofrecen bienes y servicios destinados a la economía real de las familias (y no tanto a los que simplemente ofrecen servicios financieros al capital, cuya aportación al bienestar social es nula o incluso negativa). Después de todo, ha pasado casi un siglo desde que tanto Keynes como Kalecki demostrasen que el aumento de los salarios tiene importantes consecuencias positivas para el conjunto de la economía.

Entonces, ¿por qué se oponen con tanta firmeza a la subida del SMI? Fundamentalmente, porque dicha medida ataca los fundamentos socio-económicos en los que se sostiene la hegemonía empresarial sobre la clase trabajadora en el sistema económico y político actual. Cuando atacan la subida del SMI lo que están expresando, no explícitamente pero si implícitamente, es que quieren que haya trabajadores y trabajadoras pobres. Necesitan que los haya, al igual que necesitan una tasa de paro considerable y una legislación laboral que ampare legalmente la precariedad. Me explico:

Una de las principales contradicciones del sistema capitalista es que éste requiere que una parte considerable de la clase trabajadora permanezca en una situación de pobreza, o al borde de ésta, para que el mercado asalariado sea viable en términos rentables para el empresariado. Dicha contradicción ya fue mentada por diversos autores en los siglos XVIII y XIX, en los albores del mercado asalariado actual, quienes ya entonces identificaban la necesidad de una masa social amplia que esté lo suficientemente empobrecida y despojada de recursos propios como para verse obligada a asumir los ingratos, odiosos y alienantes puestos de trabajo que el mercado asalariado ofrecía y ofrece. Estos autores no eran sólo peligrosos revolucionarios como Marx (que lo trató en su obra magna El Capital, a través del concepto acumulación original, recientemente desarrollado por David Harvey bajo la fórmula acumulación por desposesión), sino también autores de la derecha conservadora de la época, como el filósofo anglo-holandés Bernard de Mandeville [2], quien hacía recomendaciones como la siguiente al respecto:

Hay que evitar que los trabajadores mueran de hambre, pero hay que procurar también que no dispongan de nada que puedan ahorrar. (…) todas las naciones ricas se hallan interesadas en que la mayor parte de los pobres no permanezcan inactivos y en que, sin embargo, gasten siempre lo que ganan. Quienes deben ganarse la vida con su trabajo cotidiano no tienen nada que los espolee a ser útiles más allá de sus propias necesidades, que es prudente atenuar, pero que sería necio suprimir. Lo único que puede estimular la diligencia del hombre laborioso es un salario moderado, (…) si éste fuese demasiado alto se volvería insolente e indolente (…). De lo expuesto anteriormente se deduce que en una nación libre, donde no se permiten esclavos, la riqueza más segura es la abundancia de pobres laboriosos. (…) es necesario que la gran mayoría permanezca a un tiempo ignorante y pobre” (de Mandeville, 1728: 212).

Es sorprendente que un texto escrito hace casi tres siglos refleje tan fielmente ciertos aspectos de la realidad laboral y económica actual, aunque no tanto si consideramos que Bernard de Mandeville ha sido profusamente reivindicado por los neoliberales (basta remitirse a la popularidad de la fábula de las abejas que eleva el egoísmo a virtud social). La idea es evidente: si la población no percibe y asimila el riesgo que supone caer en la pobreza, no aceptará trabajos ingratos que no estén lo suficientemente remunerados, no aceptará contratos precarios y no asumirá las condiciones indignas en las que se acaba materializando la relación laboral.

En una situación de empoderamiento económico y laboral en la que trabajadoras y trabajadores cuentan con margen económico suficiente y con otros puestos de trabajo disponibles a los que acceder sin grandes dificultades, la trabajadora se rebelará frente a su empleador ante el primer abuso y ante condiciones que considere odiosas o insuficientemente remuneradas. De este modo, la disciplina en el ámbito asalariado se resentiría severamente si la pobreza, la precariedad y el desempleo no actuasen como mecanismos de disciplinamiento de la clase trabajadora.

“Si la población no percibe el riesgo que supone caer en la pobreza no aceptará trabajos precarios, odiosos o insuficientemente remunerados”

Fue esta contradicción, en relación con el aumento de productividad y salarios que se produjo bajo el modelo social-demócrata, la que, en gran medida, provocó la crisis de este modelo a partir de finales de los años 60. Tanto la inflación como los salarios se dispararon sin que ello lograse generar crecimiento económico ni apaciguar la conflictividad de la clase trabajadora en aquellos convulsos años. Y es esta contradicción la razón que motivó la reaparición de pobreza, precariedad y desempleo en las principales potencias del mundo capitalista a partir de los años 70, las cuales casi habían erradicado dichas problemáticas durante las décadas anteriores.

¿Cómo es posible sino explicar la reaparición de pobreza, precariedad y desempleo, y su permanencia durante décadas, en el seno de sociedades cada vez más ricas y con mayores recursos productivos? Sólo apelando a su función económica podemos entender su persistente presencia desde que se inició el modelo neoliberal. Aunque se presenten como consecuencias indeseables e inevitables del mercado laboral, la realidad es que son factores económicos políticamente establecidos puesto que son necesarios para reproducir la hegemonía de la clase dominante.

Su funcionamiento puede observarse en muchos puestos de trabajo de personas que pueden ser consideradas como el nuevo proletariado: en la medida en que una trabajadora o trabajador se ve afectada por estos factores perversos del mercado de trabajo, aumenta su dependencia respecto al empleador de turno, que podrá aprovechar dicha vulnerabilidad económica y laboral para imponer a aquélla una relación de subordinación abusiva. Estos abusos pueden adquirir diferentes formas en función del aspecto en el que se dé: abusos horarios (horas extra obligatorias que a menudo ni se pagan, horarios insufribles), intensificación del ritmo de trabajo, realización de tareas no reflejadas en el contrato laboral (en ocasiones tareas de categorías superiores por las que no se está remunerando), renuncia a derechos (cogerse una baja o renunciar a participar en movilizaciones laborales como una huelga), etcétera.

“Gran parte de la clase trabajadora está sujeta a una relación de subordinación abusiva que transgrede lo pactado en el contrato y los derechos establecidos para trabajadorxs”

El conjunto de estas formas abusivas, que diariamente se producen entre empleadores y trabajadoras, es lo que hemos definido bajo el concepto subordinación ultra-contractual¸ concepto expuesto de manera más extensa en el artículo académico [3] en el que se basa el presente artículo, y que define aquellas situaciones en las que el empleador de turno utiliza la vulnerabilidad del trabajador para exigirle una relación de subordinación que va más allá de las condiciones pactadas en el contrato de trabajo y de los derechos consagrados en el derecho laboral (por ejemplo, el Estatuto de los Trabajadores y su jurisprudencia).

Pero la pobreza, el desempleo y la precariedad no son sólo útiles para la clase empresarial en el ámbito laboral, también lo son para garantizar la hegemonía del capital en los principales espacios de decisión, tanto a nivel estatal como en instituciones supra e infra-estatales, gracias a la extorsión que realiza mediante la llamada doctrina neoliberal. Ésta se basa en el hecho de que, una vez abandonado el sistema social-demócrata en el que el Estado era el principal impulsor de la economía, ha sido la clase empresarial la que ha pasado a adoptar dicha función, de modo que la bonanza de la economía ha pasado a depender de los intereses de ésta.

“La pobreza, el desempleo y la precariedad son útiles para garantizar la hegemonía del capital en la política Estado”

Las altas tasas de desempleo han servido para que gobiernos e instituciones públicas se plieguen a los intereses del capital y propicien y maximicen su rentabilidad con la excusa de facilitar al empresariado la creación de empleo. Esto ha servido de excusa perfecta para introducir las formas precarias de trabajo y para evitar otras medidas como las “peligrosas” subidas de salarios.

En definitiva, la introducción de formas legales de precariedad laboral, las bajadas de impuestos, las privatizaciones, los ataques contra el SMI, en resumen, los discursos contra los principales bastiones del Estado de Bienestar que parecían derechos inalienables a mediados del siglo XX, no son consecuencias inevitables del desarrollo económico, sino transformaciones promovidas por el empresariado para garantizar la continuidad del mercado asalariado capitalista.

“Las consecuencias perversas del modelo neoliberal son, a la vez, los fundamentos para la reproducción de la dominación de clase”

La izquierda debería afrontar de cara esta cuestión, porque mientras ésta persista todo intento de modelo económico inclusivo bajo un sistema capitalista retocado estará abocado al fracaso. Por esto, la cuestión reside en cómo superar éste sistema caduco, no en cómo reformarlo. Aunque lo más urgente es hacer frente a esa caterva de economistas, periodistas y empresarios que promueven una postura ideológica tan miserable como la de defender que unas tasas de pobreza amplias son económicamente saludables. Y para ello, en Euskal Herria, tenemos una buena oportunidad con la huelga convocada el día 30 de este mismo mes, aprovechando la sinergia de sindicatos y movimientos sociales para defender la Carta de los Derechos Sociales de Euskal Herria. Sólo la unidad de clase nos permitirá superar este claro-oscuro gramsciano.


Peio Salazar Martínez de Iturrate: Trabajador precario y Doctor en Estudios de Desarrollo por la Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea.


[1] Tal y cómo se establece en la Carta Social Europea, se puede considerar pobre a quién percibe ingresos menores al 60% de la media. Dicho umbral de pobreza se sitúa en el Estado español en torno a 1.200€, umbral aún mayor en el caso de personas con personas a su cargo (hijos, cónyuges, parientes), por lo que la pobreza es un fenómeno ampliamente presente en nuestra sociedad, llegando a afectar a entre un cuarto y un tercio de la población

[2] de Mandeville, B. (1728). The Fable of the Bees. Observations. Londres.

[3] Acceso público al artículo en la revista Sociología del Trabajo https://revistas.ucm.es/index.php/STRA/article/view/66444
Ambos artículos resumen el análisis que realizo en mi tesis doctoral, disponible en https://addi.ehu.es/handle/10810/26876

Sobre este blog
Blog de divulgación económica y sociolaboral para todos y todas. Desde el compromiso, el rigor y la voluntad de compartir el conocimiento sin barreras ni imposiciones. El capitalismo, mediante su ofensiva neoliberal, junto a la caída del modelo soviético de Planificación Centralizada (reforzando el “No Hay Alternativa” de Thatcher), ha profundizado la crisis multisistémica: ecológica, de cuidados, social, económica…. Además de disminuir nuestros derechos sociales y un desmantelamiento progresivo del Estado del Bienestar, entre otros ataques a las trabajadoras. Ante esta situación ¿es cierto que no hay alternativas? Las diferentes entradas del blog tienen como objetivo demostrar que sí, teniendo de eje la autogestión, además de darnos claves para entender la realidad socioeconómica que nos rodea.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Coronavirus
La emergencia sanitaria aviva la demanda de un ingreso incondicional para toda la población

Entre la urgencia de garantizar una seguridad material a quienes ven ahora en peligro su supervivencia económica y el empuje a un cambio de paradigma que permita repensar la relación entre trabajo y acceso a recursos, el debate de la renta básica se abre paso en los medios y quizás también en el gobierno. 



42 Comentarios
#46498 12:52 29/1/2020

Los salarios está claro que tienen que aumentar para que le gente tenga un mínimo de calidad viva, también está claro que hay que saber invertir el dinero para sacarle más partido y no tirarlo en tonterías.
Para quien esté interesado en leer sobre energías renovables,vehículos eléctricos, ecología,reciclaje les invito a visitar el blog de Avatar Energía.

Responder
0
1
#46419 10:58 28/1/2020

Una pequeña observación: el autor del artículo dice trabajadores y trabajadoras, pero sólo se refiere a empresarios, y no a empresarias. ¿ no hay empresarias? es más ,¿ no hay empresarias latigueras?
Si se va a utilizar el lenguaje "inclusivo" , habría que usarlo en todos los aspectos, no sólo en los que nos interesan, a ver si nos estamos confundiendo...

Responder
3
2
#46401 24:26 27/1/2020

1º A los que temen las consecuencias económicas de la subida del SMI: también beneficiará a muchos empresarios, ya que aumentará el consumo, lo que permitirá impulsar la economía.

2º Hay mucho comentarista (liberales sobre todo) con déficit de comprensión lectora: el artículo no es una defensa a ultranza de la subida del SMI. En el propio artículo dicha medida se cuestiona por ser un mero parche que no va a lograr los graves problemas que el capitalismo está acumulando.

3º La subida del SMI no sólo beneficia a los que están cobrando el mínimo, también beneficia a los que cobran más del SMI, ya que produce un alza de todos los salarios, sobre todo, claro está, de los que se sitúan algo por encima del SMI. Esta medida sólo perjudica a los más ricos, ya que produce un mayor reparto de la riqueza, y cuanto menos pobres son los pobres, menos ricos son los ricos. La posible inflacción afectará unicamente a los propietarios, mientras que los que se ganan la vida trabajando verán aumentar sus ingresos (salvo que ya sean altos).

Responder
0
0
#46399 23:53 27/1/2020

Gracias por el artículo. La pobreza, la opresión de cualquier tipo, incluida la económica, y la explotación del ser humano por el ser humano son situaciones que no pueden justificarse nunca. Situaciones que solo las justifican desde posiciones que plantean enfoques miserables sobre la condición humana. La ciencia económica debe proporcionar soluciones a estas situaciones y nunca justificarlas. Es necesario que la ciencia económica haga una revisión en torno a estos presupuestos y proporcione soluciones a las paupérrimas condiciones materiales de existencia en la que vive una gran parte de los trabajadores y trabajadoras de este país y del mundo. Reitero mi gratitud a los autores de este artículo por su esfuerzo en esta dirección. Gracias.

Responder
4
0
#46385 20:03 27/1/2020

Y por qué en los países nórdicos no quieren salario mínimo? No sería mejor dejar espacio a los trabajadores para que ellos como colectivo negociasen sus salarios frente a los empresarios? No sería mejor dar poder a las organizaciones sindicales? En fin, siempre creyendo que la economía social se puede imponer por decreto cuando debería ser ganada por los actores sociales no impuesta a golpe de ley por el gobierno...

Responder
2
1
#46349 13:13 27/1/2020

Un SMI de 950€ es claramente insuficiente para ser considerado un salario digno como como exige la Constitución y equivale a un 47'5 del salario medio , no llegado ni de lejos al que aconseja la carta social europea que sería del 60% del salario medio osea deberías ser el 1200 ya, si se quiere establecer un mínimo de justicia social y darles a los jóvenes una oportunidad de tener una vida independiente y solucionar el problema demográfico.
La evidente repercusión sobre las pequeñas y medianas empresas que no puedan pagarlos se debe solucionar mediante la aportación directa del estado del importe de la subida siempre que se justificase por las empresas y mientras no mejorase su situación .
Sería combinar la subida del SMI con el complemento salarial garantizado.
Eso es mejor que gastar el dinero en una pequeña renta universal por no hacer nada que fomentaría la dependencia de la beneficencia y que se debería dar cuando es imposible conseguir trabajo

Responder
6
0
#46338 10:41 27/1/2020

Socios y socias esta mal. Ya ni te cuento socias y socios. Además el artículo demuestra tu falta de conocimiento sobre economía.

Responder
4
9
#46374 16:06 27/1/2020

lo mismo digo, ni idea de economia pero si de pintar pancartas

Responder
0
4
#46334 9:48 27/1/2020

Esta bien subir sueldo pero todo con un equilibrio sino mal, cosa qe no se esta haciendo. Si el empresario tiene que pagar mas por sueldos y impuestos tendra qe subir sus productos qe venda es decir qe volvemos a estar en lo mismo ej si gana 5000 y paga en sueldos a sus trabajadores 4000 y el resto qe le qeda en impuestos, qe le qeda al empresario cerrar. No hace falta ser muy listo en matemáticas asi qe no intentes vender esto como qe el trabajador va tener mas dinero para gastar cuando las colas del paro aumenta. No hay ningún país donde gobierna el comunismo qe donde la clase trabajadora o su población vivan bien con unos sueldos dignos sino todo lo contrario mas miseria y encima politizandolo todo para quedar se en el poder. No soy de derechas por si hay alguna duda, simplemente un hombre que tiene que vivir con una miserable ayuda 400.89€ al mes y con un hijo a cargo y el cual no tengo derecho a niguna subida asi qe esto venderlo a otro estas subidas para seguir aguantado en el poder y seguir cobrando buenos sueldos a costa del trabajo al qué mentis

Responder
1
7
#46365 15:48 27/1/2020

Paga por currar, a ver si ahí encuentras el equilibrio que deseas.

Responder
6
1
#46332 3:13 27/1/2020

La única clase dominante ala que hay que temer es a los políticos. Son ellos los que traen pobreza, al robarle la plata a la gente. Son ellos los que mandan a millones a morir a las guerras. Son ellos los que nos sacan la plata sin que podamos hacer nda para defendernos. A los empresarios o "clase dominante" como decís vos, si hacen las cosas tan mal y no te gusta te podés cambiar de empleo, o iniciar tu propio proyecto. Quien te lo impide? Ahora, si empezas a regular y a regular como les gusta a muchos inescrupulosos cada vez de hace más difícil.

Responder
4
6
#46366 15:50 27/1/2020

Un emperdedor por aquí, vaya! Aún no sabe que lo que impide crear una empresa es tener pasta, si, pasta, y en cantidad considerable. Que ni todo el mundo ni todos los días se va inventar el ordenador o internet y dar el pelotazo ese que tanto buscais.

Responder
4
1
#46328 25:09 26/1/2020

Has leído a los autores de la Escuela Austriaca de Economía? Explican bastante mejor y sin usar falacias los efectos de cualquier imposición de un límite superior o inferior a los precios de cualquier mercado, incluyendo el laboral.

Responder
2
3
#46403 24:31 27/1/2020

Pero... por favor! ¿en qué siglo vives? desde 2008 sabemos que toda la chachara neoliberal de la Escuela Austriaca es pura propaganda empresarial cuyo único fin es vestir de científicas medidas que sólo beneficiarán a los que están en el poder, esto es, lo más ricos. Los datos están ahí, son innegables. Otra cosa es que vivas en el mundo de yuppie.

Hasta el Premio Nobel de Economía es una falacia, no existe, se lo tuvieron que inventar en los años 60 porque los economistas son incapaces de superar el complejo de que su disciplina no sea una ciencia exacta, sino una ciencia social sometida a las incertidumbres y a los intereses.

Responder
1
1
#46367 15:54 27/1/2020

Pues házselo llegar a la CEOE por favor. Por cierto, ya me dirás por qué trabajan personas ganando menos de lo que les da para tener una vida digna. Cuántos negocios se subvencionan, ya que solo son rentables para el empresaurio y no para el resto de empleados? Còmo se sostienen? Se llama corporatismo.

Responder
4
0
#46326 24:39 26/1/2020

La necesidad de la clase media-baja es la fuerza de la clase alta, el estado debería intervenir para controlar los abusos, controles de jornada diaria efectivos (no registros de jornana manipulables)y
salarios dignos

Responder
2
2
#46325 24:38 26/1/2020

Lo primero de todo, habría que hacer un estudio para diferenciar la zona donde se realiza el trabajo y se vive, en que empresa y cual es el beneficio que da un trabajador a la empresa que le paga. Un salario de 1200€ en 14 pagas equivale para un empresario casi 2000€. Un empleado de un pequeño negocio en una localidad pequeña es imposible que con su trabajo pague su coste, por ejemplo en un bar o una tienda de un pueblo de 3000 habitantes. Lo deberia bajar es la carga impositiva a las empresas dependiendo de su beneficio. Si pagas mas de lo que produce , lo que se consigue es que cierren las empresas pequeñas

Responder
0
4
#46368 15:59 27/1/2020

Lo primero que habría que hacer es establecer si con un trabajo una persona puede vivir dignamente. Si no hubiese un entramado empresarial-estatal habría incontables trabajos que no se realizarían, ya que solo dan dividendos a las cúpulas político-empresariales. Si no hubiese esa imposición por realizar trabajos míseros, la gran mayoría de los negocios no serían ni rentables. Pero os creéis de verdad que repartir una pizza a domicilio puede costar 8 pavos si todo el mundo en ese negocio tuviera un sueldo digno?

Responder
1
0
#46324 24:33 26/1/2020

Los muy hjdlgpt, sólo quieren esclavos y de boss,q no abran la boca ni para comer

Responder
4
0
#46322 24:20 26/1/2020

Con todo el debido respeto, les haré una crítica constructiva. El problema que le veo al SMI es que, al contrario de lo que parece a priori, en mi opinión perjudica a los trabajadores a los que pretende proteger. Muchísimos empresarios optarán por despedir trabajadores que pasarán de percibir un sueldo insuficiente a estar en la más absoluta pobreza que es el paro.

Responder
0
7
#46369 16:00 27/1/2020

Pues en vez de optar por despedir se les obliga a bajarse los benficios.

Responder
5
0
#46320 23:01 26/1/2020

Que manera de revertir culpas y responsabilidades.

Responder
0
3
#46318 20:35 26/1/2020

Necesitamos liberalismo.

Responder
1
7
#46404 24:32 27/1/2020

No me vengas con cosas tan carcas y viejunas. El liberalismo es una filosofía caduca, ya sólo crea problemas, ha pasado su tiempo.

Responder
1
0
#46317 20:17 26/1/2020

Verdad que sí el problema es que si el rico le explotan los ricos ullen a otro país entonces tiene efecto rebote subir el salario mínimo no es la solución el problema no agrava a un más porque solo sube a los pobre y no a los ricos la solución es sencilla solo que el gobierno quiere es subir el salario al rico para contratar más trabajadores y a si habrá más trabajadores el problema es que la gente no comprende eso quiere poner los mismos salario que el rico 1.200 el rico no puede ganar y el probre ganar otro 1.200

Responder
0
6
#46384 20:01 27/1/2020

¡Dios mío, qué faltas de ortografía!

Responder
0
0
#46370 16:02 27/1/2020

Bot disléxico, a los Neocons les queda mucho por invertir en internet.

Responder
1
0
#46316 20:09 26/1/2020

Pues me temo que a la empleada de hogar que cuidaba de mi madre no le ha beneficiado nada la subida.He tenido que despedirla porque no puedo pagarle otra subida de salario (la del año pasado ya me costó mucho afrontarla).He dejado mi trabajo y ahora cuido yo a mi madre. Y ya somos dos personas más en la lista del paro de este país.

Responder
0
4
#46373 16:04 27/1/2020

Jajaja, el instituto Juan de Mariana escribe unas telenovelas cojonudas.

Responder
2
0
#46343 12:49 27/1/2020

Si tubieras un sueldo digno no tendrias que haber dejado tu trabajo para cuidar a tu madre.

Responder
6
1
#46315 19:54 26/1/2020

El neoliberalismo capitalista cisgénero explotador y bueno, algún neologismo más que sirva para todo, necesita personas insulsas y faltas de carácter, como el escritor del artículo. Keynes y su máquina del dinero, producen inflación estilo Venezuela. El sector público, no genera riqueza, la gasta. Si subes los salarios por decreto, pierdes empleos. De hecho, en este punto chocáis con las socialdemocracias nórdicas, al igual que al creer que el ámbito privado no gestione lo público.
Dicho esto y al ser tan pobres, podéis coger el coche y tomaros unas cervezas con los amigos, que seguro que nunca lo hacéis. Vividores, a trabajar.

Responder
0
3
#46372 16:03 27/1/2020

Emperdedor hijo de papá nos ofrece su opinión, muy sabia.

Responder
0
0
#46298 15:21 26/1/2020

Leí y creo que tenian razón, que la subida del SMI va a afectar a pequeñas Pymes en favor de grandes empresas y multinacionales.
La pequeña no podrá asumir la subida salarial de sus pocos trabajadores.
Quizás sea eso lo que le preocupe a la patronal. No creo que la patronal este a favor de la esclavitud.
Ese Smi debería de ser dependiente de la comunidad. En Madrid puede tener sentido. En otras una barbaridad. Así que igualmente va a desfavorecer a comunidades pequeñas.
Definitivamente una política mal hecha y para ganar titulares,que NO fomentara la economía ni acabará con las desigualdades de este siglo.

Responder
1
3
#46297 15:14 26/1/2020

¿solo te importa que mejoren sus condiciones laborales los trabajadores de Euskal Herria?

Responder
1
0
#46295 14:44 26/1/2020

Menos mal que la robótica va a terminar con todos los trabajos alineantes.

Responder
0
0
#46293 14:23 26/1/2020

Subir el salario mínimo lo único que consigue es hacer más pobre a la clase media, cuando suban los salarios inmediatamente subirán los precios de los productos y lo único que pasará es que un trabajador de clase media que no sabe invertir su dinero, verá como el dinero que había ahorrado con trabajo se desvanece.

Lo que se debería hacer es bajar los sueldos a todos, así el dinero ahorrado valdría más, pero claro eso no interesa, lo interesante es expoliar al trabajador.

Responder
14
23
#46497 12:50 29/1/2020

Entonces prefieres trabajar en Nigeria antes que en Noruega.
Vete a trabajar a Nigeria y verás como te cunde más el dinero.
No se si tienes interés personal en que la gente sea pobre o realmente ni idea tiene de economía.
Así está yendo España.

Responder
1
0
#46405 24:37 27/1/2020

La ostia! los malabares mentales que hay que hacer para poder sostener que lo que beneficia a los trabajadores es bajarles al sueldo! Grandes maravillas intelectuales del liberalismo!

Responder
2
0
#46485 9:27 29/1/2020

Si subieran el salario minimo a 10000€ comprar el pan te costaria 100€

Responder
0
1
#46296 15:13 26/1/2020

"...un trabajador de clase media..". Hete ahí un buen oxímoron. Un trabajador no es clase media. Un trabajador por cuenta ajena no es clase media. Un falso autónomo no es clase media. Un trabajador cualificado, bien pagado, no es clase media. No es lo mismo "clase media" que "en medio de la clase".

Responder
5
0
#46289 12:02 26/1/2020

¿y por que tenemos que subencionar el cine? si son verdadros bodrios que nadie queire ver

Responder
16
17
#46375 16:06 27/1/2020

Por qué hemos de subvencionar los bancos, si son unos ladrones. De la pasma, la cabra de la legión y la curia mejor no hablar.

Responder
6
1
Sobre este blog
Blog de divulgación económica y sociolaboral para todos y todas. Desde el compromiso, el rigor y la voluntad de compartir el conocimiento sin barreras ni imposiciones. El capitalismo, mediante su ofensiva neoliberal, junto a la caída del modelo soviético de Planificación Centralizada (reforzando el “No Hay Alternativa” de Thatcher), ha profundizado la crisis multisistémica: ecológica, de cuidados, social, económica…. Además de disminuir nuestros derechos sociales y un desmantelamiento progresivo del Estado del Bienestar, entre otros ataques a las trabajadoras. Ante esta situación ¿es cierto que no hay alternativas? Las diferentes entradas del blog tienen como objetivo demostrar que sí, teniendo de eje la autogestión, además de darnos claves para entender la realidad socioeconómica que nos rodea.
Ver todas las entradas

Destacadas

Coronavirus
Los mil obstáculos para acceder a las ayudas de vivienda

Asociaciones de consumidores y el movimiento por la vivienda denuncian que el “escudo social” frente al covid19 no está funcionando como debería. La burocracia, las dificultades añadidas en tiempos de confinamiento, la brecha digital y unos requisitos “excesivos”, según denuncian, hacen que buena parte de las personas que las necesitan no puedan acceder a las ayudas.

Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
Coronavirus
Los grupos de apoyo mutuo plantan cara a la crisis del coronavirus

Las iniciativas en Sants, Ciutat Vella, el Raval o el Poble Sec beben directamente de la experiencia de las plazas durante el 15M. En este último barrio se ha generado una red de apoyo de 500 personas. El Sindicato de Manteros cose material sanitario mientras en Nápoles funcionan iniciativas para pagar la compra a los vecinos que lo necesiten.

Economía feminista
Jule Goikoetxea: “En una economía feminista, el cuidado sería obligatorio y rotatorio”
Profesora de ciencia y teoría política en la Universidad del País Vasco, esta experta en gestión pública dice estar cansada estos días de leer opiniones socioeconómicas y políticas “infumables” a raíz del covid-19 y defiende una república feminista.
Música
Chicho Sánchez Ferlosio: pasado y presente de un legado contestatario

Cigarro en mano y guitarra bajo el brazo, José Antonio Sánchez Ferlosio, conocido popularmente como Chicho, compuso decenas de canciones de historia viva repletas de libertad, denuncia e ironía que desde los años 60 se han incrustado en el imaginario colectivo de varias generaciones.

Opinión
Caracoles en cuarentena

Hace un mes que mi hija perdió la mayor parte de sus referencias. En su lugar, llegaron otras. Ahora, a los dragones les ponen multas. A ella, su madre le miente a la cara diciendo: “Todo irá bien”.

Andalucía
Rechazo social al “decretazo” de la Junta de Andalucía
Ecologistas, sindicatos, consumidores, pymes y expertos en Derecho lamentan el contenido del decreto-ley convalidado en el Parlamento andaluz que modifica 27 normas y reduce controles en sectores sensibles.
Coronavirus
Encarnación Burgueño, la gestora de la crisis de las residencias casi sin experiencia sociosanitaria

María Encarnación Burgueño, hija del artífice de los planes privatizadores en la sanidad madrileña, mantiene su currículum en Linkedin, que se resume en tres áreas: teleoperadora, jefa de ventas y directora de desarrollo y proyectos en una consultoría.


Últimas

Migas
El menú del día

Hacer la compra, bajar a la tienda, como quien burla un encierro y recobra su libertad. Pero, ¿cómo se viven estos días raros trabajando de ese otro lado? Desde la panadería de un hipermercado vizcaíno, aquí van unas pequeñas anécdotas, migas cotidianas, para alimentarnos y entretenernos mientras dure esta pandemia.

Maltrato animal
Salvar al ternero Pepe
La Conselleria impide rescatar a los animales de una granja escuela clausurada, a pesar de la voluntad de la granja escuela y el santuario de colaborar.
Coronavirus
Europa recurre a los ERTE y la UE se divide en las primeras semanas de la crisis económica provocada por el covid19

Los países europeos coinciden en las primeras medidas para tratar de evitar el colapso económico, pero se muestran distanciados en torno a las soluciones a medio plazo. Hoy, martes 7 de abril, el Eurogrupo se reúne y discutirá la posibilidad de mutualizar las deudas como piden los países del sur.

Confines del suroeste
Éramos

Ni inteligente, ni siquiera bueno; había que ser un valiente explorador (colonial) en la necesaria selva del capital, el ecosistema complejo definitivo, el orden natural.