Coronavirus
“Los profesores hemos modificado en 24 horas el sistema educativo del país”

Docentes de institutos madrileños aseguran que se enteraron del cierre de los centros por los medios de comunicación y tuvieron apenas un día para convertir un sistema de enseñanza presencial en uno a distancia. La administración pide evaluar al alumnado y aplaza la EBAU sin contemplar la situación personal de los estudiantes o su acceso a los medios para que su derecho a la enseñanza sea efectivo.

Instituto Coronavirus
Un instituto de secundaria vacío en la Comunidad de Madrid. David F. Sabadell

En el aula PMAR —las siglas de Programas de Mejora del Aprendizaje y del Rendimiento— de Cruz Díez, profesora de secundaria en un instituto público de Fuenlabrada, la mitad de los alumnos no acceden a sus clases virtuales. También fallan, aunque menos, algunos alumnos de sus otros grupos. 

“Algunos no se conectan porque no tienen los medios y hay otros que necesitan el tirón de los profesores… Estos son los que más me preocupan porque a los que no tienen recursos y son alumnos motivados los podremos recuperar, pero hay chicos que necesitan tener al profe”, explica.

Además, le consta que entre sus alumnos hay algunos enfermos con coronavirus, y también algunos cuyos familiares han enfermado. “La gente que se está muriendo no son entes abstractos”, asegura esta profesora, que no entiende por qué la administración obliga al profesorado a actuar con normalidad: “Si esto fuera un incendio o un huracán se comprendería que no estuviésemos dando clase como si no pasara más, pero como es silencioso e invisible parece que tenemos que seguir como si no pasara nada”.

El pasado 9 de marzo, la Comunidad de Madrid decretó el cierre de guarderías, colegios y universidades en toda la región para evitar la propagación del coronavirus. La medida sería de aplicación a partir del miércoles 11 de marzo y tendría una duración de al menos 15 días. Al día siguiente, el profesorado de la Comunidad de Madrid acudió a sus centros de trabajo sin más información que la que habían dado los medios.

“Me enteré el lunes por la tarde como todo el mundo y el martes teníamos que organizarnos y además dar clase como un día normal, porque a primera hora no teníamos ninguna indicación”, dice Ramón Martínez. Este profesor de Lengua y Literatura trabaja en un instituto en Villanueva de La Cañada y recuerda el papel que le tocó hacer ese día: “Tú en clase eres el adulto que está ante 30 chavales, en mi caso era un 1º de la ESO, y tu obligación es dar la imagen de tranquilidad”.

Martínez cree que, pese a la premura, el profesorado reaccionó rápido y “de un día para otro cambiamos el sistema de enseñanza”. No se trata solo, aclara, de hacer lo mismo ante una webcam: hay que organizar las aulas virtuales, adaptar los materiales de una enseñanza presencial para que sean efectivos en un sistema a distancia, encontrar las herramientas para hacerlo y aprender a manejarlas… El reto ha sido grande y, según Martínez, “ha salido bien”.

No se trata de hacer lo mismo ante una webcam: hay que organizar las aulas virtuales, adaptar los materiales de la enseñanza presencial, encontrar las herramientas para hacerlo y aprender a manejarlas…

La Comunidad de Madrid pone a disposición de alumnado y profesorado la plataforma Educamadrid. Cada alumno recibe al comienzo de su vida escolar un correo personal, y los profesores también tienen alojados sus correos profesionales en esta plataforma. Educamadrid permite también crear aulas virtuales o poner recursos a disposición de los alumnos, pero no todos lo utilizan.

Cuando se cerraron los centros el 11 de marzo, dice Cruz Díez, el profesorado no recibió ninguna pauta. “Entiendo la parte en la que la administración tiene que adaptarse, pero podían haber permitido parar unos días mientras los alumnos se llevaban trabajo para casa en papel para poder organizarnos”, explica. 

Las pautas y la formación para poder trabajar de forma virtual con Educamadrid se dieron a posteriori. Dos días después del cierre de los centros, la consejería de Educación puso a disposición del profesorado algunas formaciones en su plataforma, en un momento en el que Educamadrid estaba colapsada por el elevado nivel de tráfico según coinciden varios profesores.

“Hay profes que dan clases por directos de Instagram, por Youtube, Skype, Google Classrooms, Colaborate… cada uno está donde puede porque se ha buscado la vida”, explica Cruz Díez, que utiliza Google Classrooms para dar unas clases en un horario de trabajo similar a su jornada precoronavirus.

Las jornadas, en cambio, se han ampliado. “El horario de un profesor siempre es de más horas de las que debería, pero ahora además mi horario se ha extendido: me preguntan de sol a sol y mientras que en clase respondes una pregunta y se entera todo el grupo, ahora son 33 preguntas que responder en 33 correos”, dice Martínez, que aclara que se ha adaptado a las necesidades de sus alumnos porque sabe que en su trabajo no se comercia con fruta, sino que lo que está en juego es el derecho de los menores a ser educados.

“La brecha digital es importante: si hay un ordenador en casa que los padres usan para trabajar y además son varios hermanos la frontera es difícil de superar”

Este profesor es consciente, como Cruz Díez, de la brecha digital que abre un sistema de enseñanza online que, además, se ha implementado de un día para otro. “Mi zona es económicamente acomodada y no he detectado mucho problema, pero la brecha digital es importante: si hay un ordenador en casa que los padres usan para trabajar y además son varios hermanos la frontera en difícil de superar”. 

Mientras la profesora de Fuenlabrada apunta también a otra brecha que se puede hacer más profunda, la de la capacidad de las familias para apoyar a sus hijos cuando estos están escolarizados en centros bilingües, en la enseñanza privada estas grietas quedan más lejos. M. es profesora de un centro de pago donde cada alumno ya llevaba un ordenador propio a clase antes de la crisis provocada por el coronavirus. “Todos mis alumnos tienen dispositivo propio porque desde que el alumno empieza tiene la opción de adquirir un ordenador o usar el suyo porque trabajamos con libro digital y el colegio tiene un programa orientado al uso de las nuevas tecnologías”. Las clases para esta profesora han seguido su horario normal y “sorprendentemente” asisten como antes. “La gente que falta es la misma que ya faltaba”, dice. 

M. es responsable además de un grupo de Bachillerato: “Lo único posible era retrasar la EBAU (Prueba de Bachillerato de Acceso a la Universidad) y retrasar también las fechas de matriculación en la universidad”, dice esta profesora que entiende que, ante la dificultad de preparar a sus alumnos en esta situación, “no queda más que adaptarse y pensar en lo mejor para los estudiantes que no tienen culpa de nada”.

ANGUSTIA POR LA EBAU Y EVALUACIONES

Mercedes López es profesora en un instituto de Leganés y no entiende la reacción de la administración educativa ante una situación excepcional de crisis que incluye un decreto de estado de alarma anunciado el 14 de marzo y que fue prorrogado el 24 de marzo hasta al menos el 11 de abril. “Se pretende que el curso siga con normalidad cuando no hay normalidad posible”, dice esta profesora que cada día trabaja con “adolescentes que han perdido sus certezas, su referencias, sus hábitos, y que tienen familiares enfermos muriéndose”.

López pide una reflexión sobre para qué está el profesorado y si su cometido es transmitir una serie de contenidos establecidos en el curriculum sin mirar más allá. En su centro, explica, se ha dado el caso de una alumna a la que han tratado de localizar repetidamente tras detectar que no se conectaba a las clases hasta que la familia les ha informado del motivo: el abuelo de la menor acaba de fallecer con covid19. “Se antepone lo académico a los emocional, a lo personal, al cuidado del alumnado, que es mucho más que un ser al que hay que dar el programa sí o sí”, explica. “Perseguir a una alumna para que entregue los deberes de ortografía cuando se acaba de morir tu abuelo, me parece cruel”, apostilla.

“Perseguir a una alumna para que entregue los deberes de ortografía cuando se acaba de morir tu abuelo me parece cruel”, dice Mercedes López, profesora en Leganés

En esta situación, el Ministerio de Educación y Formación Profesional y los máximos responsables educativos de las comunidades autónomas acordaron este jueves celebrar la EBAU entre el 22 de junio y el 10 de julio. Los alumnos de 2º de Bachillerato —un total de 290.000 en España— se encuentran, pues, sin una fecha concreta y recibiendo clases a distancia, una situación que no saben hasta cuándo se puede prolongar.

“El alumnado está muy angustiado por la EBAU y hay peticiones de que se acorte el temario o que se busque alguna solución alternativa”, dice López, que insiste además en que las personas que trabajan con adolescentes no pueden pasar por alto la situación personal de unos chicos que están permanentemente conectados y son muy conscientes del contexto incierto que viven este curso. 

En el instituto de esta profesora se añade, además, otra situación que era previsible en la crisis que ha provocado el coronavirus, como es el tener un compañero infectado por covid19 al que, sin embargo, nadie va a sustituir. La Comunidad de Madrid informó el 10 de marzo de que quedaban suspendidas de manera temporal las convocatorias de asignación de necesidades de sustitución del personal docente de los centros públicos no universitarios. El Gobierno regional añadía que la reanudación de estas convocatorias se haría en función del desarrollo de los acontecimientos y de las medidas que adopte la Comunidad de Madrid, sin que a fecha de hoy y tras saberse que la situación de cierre se prorroga al menos hasta el 11 de abril haya notificado cambios en esta decisión.

Tras más de dos semanas en esta situación, profesores y alumnos han ido encajando las piezas de una educación a distancia que se ha tenido que improvisar de un día para otro, pero sin un cambio de enfoque desde las administraciones educativas. “Yo no digo que no trabajemos, pero si me dices que lo que vamos a hacer no se va a evaluar yo puedo hacer otro tipo de actividades: repaso, trabajar temas transversales… Es bueno que tengan ese contacto pero se les está sometiendo a un estrés innecesario”, dice Cruz Díez, que se pregunta si es posible impartir “teleprimaria”, donde el alumnado es más pequeño y en algunos cursos apenas sabe leer.

Para Ramón Martínez, en este rompecabezas han sido también esenciales los padres y madres de los alumnos que están haciendo triple jornada entre trabajo, casa y educar a sus hijos, dice. “Profes, padres y alumnado somos pequeño héroes a los que no nos aplaude nadie”.

Relacionadas

Educación
Propuestas para una vuelta al cole 100% presencial
Colaboración con ayuntamientos para la cesión de espacios o grupos mixtos son algunas de las propuestas de las AMPA. La enseñanza online no garantiza el derecho fundamental a la educación.
Educación pública
Segundas lenguas, artes o filosofía peligran con la propuesta curricular madrileña

La propuesta, que apunta al currículo de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), implica sumar una tercera hora de Educación Física, ampliación que supone la reducción de una hora semanal para materias optativas con la consecuente pérdida de puestos de trabajo. 

7 Comentarios
#53989 25:15 29/3/2020

El profesorado hace lo o que le mandan. Me resisto a llamar educación a la simple instrucción. Está instrucción puede servirse de medios telemáticos con todas las limitaciones que sabemos, pero educar es otra cosa.

Responder
0
2
#53976 24:39 29/3/2020

EvAU (evaluación para el acceso a la universidad) y no EBAU

Responder
1
0
#53875 17:59 29/3/2020

Qué triste es ver al profesorado colaborando en al destrucción del sistema público de enseñanza

Responder
5
9
#53958 23:28 29/3/2020

Pues como en todo. Que poquita memoria. Los profesores llevan, por lo menos en Madrid, denunciando el desmantelamiento de la enseñanza pública muchos años. Mientras la respuesta ha sido que hacen huelga por ganar mas pasta y currar menos.
Ahora.. como la sanidad... Faltan medios, etc... ¿Dónde estabais los que ahora os quejáis?
En youtube aplaudiendo.... Seguid

Responder
2
1
#54344 9:33 31/3/2020

Como en todo no. No estamos hablando de gente con contrato temporal que si protesta o se niega a seguir las directrices son despedidos. Estamos hablando de funcionarios con plaza con un margen de maniobra mucho mayor que cualquier otro trabajador. Que se note.

Responder
0
0
#53847 14:33 29/3/2020

Por no hablar de que Educamadrid y el programa Raíces, que usan los colegios de la Comunidad de Madrid, tienen un funcionamiento que deja mucho que desear.

Responder
2
1
#53798 8:41 29/3/2020

Esta barbaridad, ¿quién se la cree? El curso está perdido, y seguramente el año que viene se tengan muchos problemas al tener que recuperar el tercer trimestre.

Responder
7
10

Destacadas

Crisis climática
Una hoja de ruta verde y justa para salir de la crisis

Las plataformas 2020 Rebelión por el Clima y Alianza por el Clima convocan movilizaciones para este viernes 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, con el fin reivindicar una salida del parón económico actual que ponga la justicia social y climática en el centro.

Coronavirus
Sanidad acepta todas las peticiones de las comunidades para avanzar en la desescalada

A partir del próximo lunes ninguna comunidad autónoma estará ya en fase 1. Más de la mitad del territorio entrará entonces en la última fase de la desescalada, que permite a los presidentes autonómicos decidir sobre sus zonas y flexibilizar medidas.

Coronavirus
Ayuso podría ser investigada por el Supremo por la querella criminal sobre las residencias
Instrucción traslada la investigación sobre Ayuso y las negligencias ocurridas dentro de los geriátricos hasta el alto tribunal, por su condición de aforada.
Estados Unidos
Pablo Bustinduy: “Una segunda presidencia de Trump pertenece al orden de la amenaza civilizacional”

El exdiputado Pablo Bustinduy reside actualmente en Estados Unidos, donde ejerce como profesor. Bustinduy, que participó en la campaña de apoyo a Bernie Sanders en las primarias demócratas, analiza las consecuencias del estallido social derivado del asesinato de George Floyd y la gestión de la crisis del coronavirus.

Cine
La ficción audiovisual en la era del covid-19

La hecatombe provocada por el coronavirus ha removido las placas tectónicas del tejido cultural global. El cine no ha esquivado la tremenda sacudida. Ahora los principales interrogantes se ciernen sobre esta fase de reactivación de los rodajes con la que se pretende aliviar la atrofia muscular del sector. Hablamos con algunos cineastas de relevancia de nuestro territorio para que arrojen algo de luz al respecto de la ficción cinematográfica venidera y el difícil trance hacia el horizonte más inmediato.

Corrupción
Las patrias en guerra de Pablo Iglesias y Pablo Casado

La auténtica gravedad del caso Villarejo y las cloacas del Estado es que este maniobró contra la ciudadanía en su conjunto para adulterar la competición electoral, fundamento primero de la democracia.

Movimientos sociales
Movimientos en la pandemia: autogestionar la comida y la vida

El analista y periodista Raúl Zibechi relata el día a día de los proyectos de apoyo mutuo para garantizar el derecho a la alimentación en Montevideo (Uruguay) en una nueva entrega de la serie “Movimientos en la pandemia”.

Últimas

Medio ambiente
Andalucía, Madrid y Murcia reciben el premio Atila por su contribución a destruir el medio ambiente

Los premios que concede todos los años Ecologistas en Acción destacan la derogación de leyes de protección ambiental con la excusa del covid-19 y señalan la responsabilidad del Gobierno vasco en la catástrofe del vertedero de Zaldibar.

Casas de apuestas
PP, Cs y Vox rebajan impuestos a las casas de apuestas de Madrid

El acuerdo aprobado por las derechas, con la abstención de Más Madrid y PSOE, elimina también la medida que, con la intención de mantener el empleo, condicionaba la bajada del IBI y el IAE a que no realizaran despidos.

Violencia machista
Las víctimas de violencia machista en Elche se quedan sin atención psicológica

La atención a víctimas de violencia machista se ha declarado un servicio esencial durante el estado de alarma. Sin embargo, la atención pública psicológica a las mujeres que la tenían asignada en Elche cerró sin previo aviso y sigue sin fecha de reanudación.