Desmontando ‘Patria’, o cómo ganar la batalla del relato

Patria no puede monopolizar la memoria vasca, en la que cada uno aporta sus vivencias, su sufrimiento. Es solo una pieza más en el relato plural de lo que ha pasado en Euskal Herria.

Javi Julio 5
Varias personas miran desde el balcón una operación de la guardia civil en las calles de Hernani. Javi Julio
Periodista y autor del libro “Recoja sus cosas”

publicado
2017-10-20 11:18:00

El conflicto vasco ya tiene su best seller. Y se llama Patria. Difícilmente ningún otro libro alcanzará la misma cuota de notoriedad: 300.000 ejemplares vendidos, adaptación audiovisual en marcha (por nada más y nada menos que HBO), recomendaciones del mismísimo Mariano Rajoy… y, desde el martes de esta semana, flamante Premio Nacional de Narrativa.

Fernando Aramburu explica profusamente las vivencias sufridas por las personas víctimas de ETA, especialmente los concejales y empresarios de pueblos pequeños o medianos de Euskal Herria. El trágico ‘Obaba’ de Aramburu. Y parece ser que su escritura ha reconfortado a la masa social que aglutina al PP, PSE y a la residual UPyD, en tanto que ha dado un relato literario a su sufrimiento.

Sin embargo, Patria no solo pretende describir aquello que padecieron estas personas. Al contrario: parece que esté más interesado en ajustar cuentas con su adversario ideológico. El nacionalismo vasco. Por eso, la novela crea el arquetipo de lo que es un independentista vasco. Y este vasco tiene, según Aramburu, cualidades como no leer e incluso reírse de las novelas y rechazar su lectura (personaje de Joxe Mari), es homófobo y no acepta que Gorka sea homosexual (Joxe Mari y Miren), es racista y maltrata psicológicamente a una trabajadora sudamericana (Miren), es malvada, calculadora y de corazón frío (Miren otra vez), le gusta la violencia en sí misma y quiere matar gente en general (los compañeros de comando de Joxe Mari), y no quiere que sus hijos se casen con personas que no hablan euskera (¡Sorpresa! Miren otra vez). Podemos añadir que, en Patria, ningún nacionalista viaja fuera de su pequeño pueblo (a excepción de los personajes constitucionalistas, que sí lo hacen, como la hija de Bittori y el Txato). Ni tienen aficiones intelectuales y son tirando a mediocres, como Joxian. No hay aristas. No hay matices. La Liga del Mal, junto con Sadam Hussein, Kim Jong Il y los nazis que denunciaban a sus convecinos judíos. Nunca nadie fue tan malo en tan pocas palabras.

Patria no solo pretende describir el sufrimiento que padecieron esas personas. Parece que esté más interesado en ajustar cuentas con su adversario ideológico: el nacionalismo vasco

¿Acaso algún independentista se reconoce en dicho retrato? ¿En serio alguien se lo cree? Las costuras de la novela se ven tanto que te pegan en la frente. Tenemos, pues, una novela de buenos y malos. Una novela que, por cierto, he leído con interés de inicio a fin y que, en todo caso, me alegra que Fernando Aramburu haya escrito. Ahora bien, es la novela de una de las dos trincheras. Y ahora alguien me enmendará: "¡Pero si también habla de las torturas!". Hombre, sí, y lo liquida en cinco páginas (de 600). Habla de ello tímidamente y no le da a su escritura, estilísticamente, ningún calor humano. O dicho de otra forma, presenta unos personajes con los que es fácil empatizar (los constitucionalistas) y otros con los que nunca uno lo quisiera (los nacionalistas vascos).

La trampa es, de tan evidente, ridícula. Y hacen que uno dude de los motivos que han llevado a un escritor como Fernando Aramburu a caer en tamaña simplería intelectual. Hay que elegir: o intentas hacer La Gran Novela del Conflicto con cierto equilibrio, o escribes la novela que deseas y con la intención política que deseas. Pero siempre con honestidad. Es precisamente esta cualidad la gran ausente en Patria. Porque difícilmente se puede vender que Patria sea un libro universal; ese libro revelador que con su sola lectura ya te permite entender lo que ha pasado en Euskadi en los últimos 50 años. Al contrario: Patria es una novela interesante en la que el autor intenta influir a la opinión pública y conseguir la derrota literaria de ETA. Perfecto. Es legítimo. Es tu apuesta. Pero déjala clara.

Y es que el éxito de Patria no es ninguna casualidad. Sencillamente, había quien buscaba un relato glorificador del constitucionalismo y demonizador del independentismo. Una novela para ganar la batalla del relato. Hablamos del establishment político (PP-PSE-UPyD/Ciudadanos), mediático (Prisa, Unidad Editorial), cultural (los conocidos como ‘intelectuales’ agrupados en torno a Basta Ya y el Foro de Ermua). Y encontraron en Patria el potencial ganador. Por eso el libro ha disfrutado de una campaña propagandística sin parangón. ¿Es algo negativo en sí mismo? No. Pero hay que constatar las cosas como son. Reconocer que es una estrategia. Y jugar limpio. Por eso, la concesión del Premio Nacional de Narrativa no es más que una decisión política destinada a ganar la batalla del relato. Al menos de cara al público del Estado.

Patria no puede monopolizar la memoria vasca, la cual yo concibo en forma de puzle. En la que cada uno aporta su relato, sus vivencias, su sufrimiento. Y en este puzle, Patria es sin duda es una pieza muy necesaria. Pero no es El Libro, en mayúsculas, si no una pieza más en el relato plural de lo que ha pasado en Euskal Herria.

Relacionadas

Conflicto vasco
Entre Olivares y Errenteria haciendo camino para la convivencia

El homenaje al policía asesinado por ETA Antonio Cedillo fue un acto fruto del trabajo que viene realizando la Villa en materia de convivencia desde el respeto escrupuloso a las víctimas; sin vender “humo” ni buscar réditos políticos; y reconociendo el sufrimiento de todos/as como elemento imprescindible para reconstruir tejido social roto durante años.

ETA
Diez paradojas y cinco epitafios sobre el fin de ETA
6

Tras el fin de ETA se abre una etapa incierta del posconflicto que es preciso acoger desde la sociedad civil con autocrítica(s), sensibilidad e imaginación. El óxido acumulado sobre el filo del hacha enterrada sugiere una serie de paradojas aparentemente irresolubles, sugeridos a modo de aforismos, y que tendremos que asumir.


Pista de aterrizaje
Marisol Larrión: “Quiero la paz, pero no la de los tontos”

A Marisol Larrión la llaman la Pasionaria de Lizarra. Empezó a militar con 36 años siendo ya madre, aunque siempre había sido rebelde. De las paredes del salón cuelgan cuadros de encaje de bolillos hechos por ella. También tejió jerséis para los presos durante los quince años que formó parte de Gestoras Pro Amnistía.


Conflicto vasco
ETA: 60 años de lucha, sangre y lágrimas

La banda ETA llega a su fin tras 60 años de lucha armada. Con ella se cierra un capítulo de dolor en la historia del Estado español y Euskal Herria.

5 Comentarios
#7159 19:10 21/1/2018

Oportunista y manipulador.

Responder
0
1
#1414 22:13 20/10/2017

Me ha gustado mucho; necesitaba conocer, como persona bastante ajena al conflicto vasco, la parte que ya sospechaba faltaba en los análisis de esta novela. Eso sí, sr. periodista y autor, por fa, corrija las faltas de ortografía... ;)

Responder
8
2
Anónimo 11:53 21/10/2017

Hola Anónima, si estás interesada te invito a leer esta crítica de "Patria" escrita por Iban Zaldua y que a mí me resultó muy interesante: http://vientosur.info/spip.php?article12381

Responder
7
1
#1511 14:02 22/10/2017

Es una crítica buenísima la de Zaldua ... imprescindible para confirmar la calidad escasa de la prosa de Patria y de su relato ...👍

Responder
3
3
#1529 22:05 22/10/2017

Mejor "simpleza" que "simplería".
Mejor "sino una pieza" que "si no...".
Gracias

Responder
1
4

Destacadas

Empresas autonómicas de capital riesgo
CRM destinó 1,5 millones de euros a una empresa cuando un primo de Esperanza Aguirre entró en su accionariado

La empresa de capital riesgo madrileña Capital Riesgo Madrid perdió 1,3 de los 1,5 millones de euros que invirtió en la empresa textil Suprasport coincidiendo con la entrada de Esperanza Aguirre en el Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Chalecos amarillos
“La protesta de los chalecos amarillos tiene que ver con la vida, la gente dice: ‘No conseguimos vivir así’”

Conversamos con la filósofa francesa Judith Revel sobre los chalecos amarillos franceses, los movimientos sociales que les precedieron durante esta década y cómo Foucault puede ayudarnos a entender estos tiempos.

Brexit
La propuesta de Theresa May fracasa, su gobierno sobrevive, y el Brexit sigue siendo un enigma

En la práctica, hay un motivo muy sencillo para que May haya sobrevivido la moción: Jeremy Corbyn es el líder de la oposición. La moción fallida de censura alimenta las posibilidades de un segundo referéndum sobre el Brexit.

Opinión
Cómo deshacerse de Vox rápidamente
2

A pesar de todas las diferencias entre el panorama político de España y Alemania, parece que ahora se ha encontrado un nuevo rasgo común: el surgimiento de un partido de extrema derecha.

Balcanes
Ha empezado: la protesta de Uno entre Cinco Millones en Serbia
1

Cuando el presidente ultranacionalista serbio Aleksandar Vucic dijo que no cedería ante las demandas de los manifestantes “incluso si hubiera cinco millones de personas en la calle” [Serbia tiene una población de siete millones], prendió la mecha.

Últimas

México
El perdón del Gobierno de Mexico a la periodista Lydia Cacho llega con 14 años de retraso

El Gobierno de México pide perdón a la periodista Lydia Cacho por la persecución, detención y tortura que sufrió en 2005 tras la publicación de su libro Los demonios del Edén, una investigación sobre las mafias de la trata y la explotación infantil en el sur del país.

Pueblos recuperados
La Audiencia Provincial confirma la sentencia a los pobladores de Fraguas

Los seis jóvenes condenados afirman que no pagarán la demolición del pueblo, por lo que la pena de cárcel podría ampliarse a los dos años y tres meses.

Refugiados
¿A qué huele un refugiado?
1

Los pabellones que todavía se mantienen en pie en el campo de concentración franquista de Montijo son un monumento (no reconocido) a la memoria de las víctimas de la represión fascista. Estos días, el bloqueo en el puerto de Barcelona del barco de Open Arms devuelve al presente la indignidad del trato degradante a los refugiados.  

Catalunya
Dos alcaldes y ocho activistas detenidos en una operación de la Policía Nacional en Girona

Los arrestos no han sido ordenados por el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Girona, que lleva la causa, sino directamente por las fuerzas de seguridad españolas. Las acusaciones de desórdenes públicos están relacionadas con la ocupación de las vías del AVE durante el aniversario del 1 de octubre.