Conflicto vasco
Desmontando ‘Patria’, o cómo ganar la batalla del relato

Patria no puede monopolizar la memoria vasca, en la que cada uno aporta sus vivencias, su sufrimiento. Es solo una pieza más en el relato plural de lo que ha pasado en Euskal Herria.

Javi Julio 5
Varias personas miran desde el balcón una operación de la guardia civil en las calles de Hernani. Javi Julio
Periodista y autor del libro “Recoja sus cosas”
20 oct 2017 11:18

El conflicto vasco ya tiene su best seller. Y se llama Patria. Difícilmente ningún otro libro alcanzará la misma cuota de notoriedad: 300.000 ejemplares vendidos, adaptación audiovisual en marcha (por nada más y nada menos que HBO), recomendaciones del mismísimo Mariano Rajoy… y, desde el martes de esta semana, flamante Premio Nacional de Narrativa.

Fernando Aramburu explica profusamente las vivencias sufridas por las personas víctimas de ETA, especialmente los concejales y empresarios de pueblos pequeños o medianos de Euskal Herria. El trágico ‘Obaba’ de Aramburu. Y parece ser que su escritura ha reconfortado a la masa social que aglutina al PP, PSE y a la residual UPyD, en tanto que ha dado un relato literario a su sufrimiento.

Sin embargo, Patria no solo pretende describir aquello que padecieron estas personas. Al contrario: parece que esté más interesado en ajustar cuentas con su adversario ideológico. El nacionalismo vasco. Por eso, la novela crea el arquetipo de lo que es un independentista vasco. Y este vasco tiene, según Aramburu, cualidades como no leer e incluso reírse de las novelas y rechazar su lectura (personaje de Joxe Mari), es homófobo y no acepta que Gorka sea homosexual (Joxe Mari y Miren), es racista y maltrata psicológicamente a una trabajadora sudamericana (Miren), es malvada, calculadora y de corazón frío (Miren otra vez), le gusta la violencia en sí misma y quiere matar gente en general (los compañeros de comando de Joxe Mari), y no quiere que sus hijos se casen con personas que no hablan euskera (¡Sorpresa! Miren otra vez). Podemos añadir que, en Patria, ningún nacionalista viaja fuera de su pequeño pueblo (a excepción de los personajes constitucionalistas, que sí lo hacen, como la hija de Bittori y el Txato). Ni tienen aficiones intelectuales y son tirando a mediocres, como Joxian. No hay aristas. No hay matices. La Liga del Mal, junto con Sadam Hussein, Kim Jong Il y los nazis que denunciaban a sus convecinos judíos. Nunca nadie fue tan malo en tan pocas palabras.

Patria no solo pretende describir el sufrimiento que padecieron esas personas. Parece que esté más interesado en ajustar cuentas con su adversario ideológico: el nacionalismo vasco

¿Acaso algún independentista se reconoce en dicho retrato? ¿En serio alguien se lo cree? Las costuras de la novela se ven tanto que te pegan en la frente. Tenemos, pues, una novela de buenos y malos. Una novela que, por cierto, he leído con interés de inicio a fin y que, en todo caso, me alegra que Fernando Aramburu haya escrito. Ahora bien, es la novela de una de las dos trincheras. Y ahora alguien me enmendará: "¡Pero si también habla de las torturas!". Hombre, sí, y lo liquida en cinco páginas (de 600). Habla de ello tímidamente y no le da a su escritura, estilísticamente, ningún calor humano. O dicho de otra forma, presenta unos personajes con los que es fácil empatizar (los constitucionalistas) y otros con los que nunca uno lo quisiera (los nacionalistas vascos).

La trampa es, de tan evidente, ridícula. Y hacen que uno dude de los motivos que han llevado a un escritor como Fernando Aramburu a caer en tamaña simplería intelectual. Hay que elegir: o intentas hacer La Gran Novela del Conflicto con cierto equilibrio, o escribes la novela que deseas y con la intención política que deseas. Pero siempre con honestidad. Es precisamente esta cualidad la gran ausente en Patria. Porque difícilmente se puede vender que Patria sea un libro universal; ese libro revelador que con su sola lectura ya te permite entender lo que ha pasado en Euskadi en los últimos 50 años. Al contrario: Patria es una novela interesante en la que el autor intenta influir a la opinión pública y conseguir la derrota literaria de ETA. Perfecto. Es legítimo. Es tu apuesta. Pero déjala clara.

Y es que el éxito de Patria no es ninguna casualidad. Sencillamente, había quien buscaba un relato glorificador del constitucionalismo y demonizador del independentismo. Una novela para ganar la batalla del relato. Hablamos del establishment político (PP-PSE-UPyD/Ciudadanos), mediático (Prisa, Unidad Editorial), cultural (los conocidos como ‘intelectuales’ agrupados en torno a Basta Ya y el Foro de Ermua). Y encontraron en Patria el potencial ganador. Por eso el libro ha disfrutado de una campaña propagandística sin parangón. ¿Es algo negativo en sí mismo? No. Pero hay que constatar las cosas como son. Reconocer que es una estrategia. Y jugar limpio. Por eso, la concesión del Premio Nacional de Narrativa no es más que una decisión política destinada a ganar la batalla del relato. Al menos de cara al público del Estado.

Patria no puede monopolizar la memoria vasca, la cual yo concibo en forma de puzle. En la que cada uno aporta su relato, sus vivencias, su sufrimiento. Y en este puzle, Patria es sin duda es una pieza muy necesaria. Pero no es El Libro, en mayúsculas, si no una pieza más en el relato plural de lo que ha pasado en Euskal Herria.

Relacionadas

Culturas
A la memoria de Lolo Rico

Un homenaje de Montserrat Galcerán a su amiga Lolo Rico, fallecida el 19 de enero.

Conflicto vasco
Entre Olivares y Errenteria haciendo camino para la convivencia

El homenaje al policía asesinado por ETA Antonio Cedillo fue un acto fruto del trabajo que viene realizando la Villa en materia de convivencia desde el respeto escrupuloso a las víctimas; sin vender “humo” ni buscar réditos políticos; y reconociendo el sufrimiento de todos/as como elemento imprescindible para reconstruir tejido social roto durante años.

ETA
Diez paradojas y cinco epitafios sobre el fin de ETA

Tras el fin de ETA se abre una etapa incierta del posconflicto que es preciso acoger desde la sociedad civil con autocrítica(s), sensibilidad e imaginación. El óxido acumulado sobre el filo del hacha enterrada sugiere una serie de paradojas aparentemente irresolubles, sugeridos a modo de aforismos, y que tendremos que asumir.


8 Comentarios
#51990 20:21 23/3/2020

Ya de entrada, llamar eufemísticamente 'Conflicto Vasco' al terrorismo etarra (no, señores, no hay dos bandos en guerra, hay 800 muertos, muchos de ellos, niños) es para echarse a temblar. Cuantas más críticas a Aramburu, más reconfortados estamos los que hemos leído esta novela. Porque, seamos serios: en el momento en que se empuña un arma para defender/imponer unas ideas, seas las que fueren, queda deslegitimado. Y no: Arnaldo Otegui no es un hombre de paz. No lo es. Bravo por Aramburu un millón de veces.

Responder
3
5
#44383 17:39 9/12/2019

A mi, esto de encarar la publicación de Patria con una conjura del establishment español para "monopolizar el relato del conflicto vasco" me suena a broma de mal gusto o a desconocimiento sobre la novela. O quizá soy yo, que no poseo los indudables atributos intelectuales del periodista que suscribe el artículo. Porque, de toda esa galería de personajes, yo saco una visión bastante más diferenciada. De entrada, y por citar un ejemplo, Joxe Mari. En la novela no aparece como un simple ceporro con las ideas lavadas por la "organización"; más bien un joven que se debate entre una interpretación muy personal y subjetiva de la realidad de "su nación". Es un personaje con un desarrollo emocional complejo, no un simple tarado adoctrinado. Los cuales, por cierto, ETA los tenía a pares. El suceso del hijo de Andoni, que se deja entrever es un ajusticiamiento bajo mano de los GAL( Los cuales también salen bastante mal parados en el libro). En resumidas cuentas, me parece una gran novela que narra la miseria que trajo el conflicto vasco, aquel del que tantos y tantos sacaron réditos. Del uno y del otro bando. Pero bueno, como suele decirse, el deporte nacional español ( y parece ser que el vasco, también) es la envidia. Agur.

Responder
5
4
Anónimo 21:12 20/2/2019

Un libro entretenido y ratifico lo que dice el autor del articulo: es una burla barata del nacionalismo vasco. Parece como si el nacionata hispano fuese alguien con.la mente abierta y buscando el.progreso en esta vida..falso

Responder
6
9
#7159 21:10 21/1/2018

Oportunista y manipulador.

Responder
3
3
#1414 24:13 20/10/2017

Me ha gustado mucho; necesitaba conocer, como persona bastante ajena al conflicto vasco, la parte que ya sospechaba faltaba en los análisis de esta novela. Eso sí, sr. periodista y autor, por fa, corrija las faltas de ortografía... ;)

Responder
11
6
Anónimo 13:53 21/10/2017

Hola Anónima, si estás interesada te invito a leer esta crítica de "Patria" escrita por Iban Zaldua y que a mí me resultó muy interesante: http://vientosur.info/spip.php?article12381

Responder
9
1
#1511 16:02 22/10/2017

Es una crítica buenísima la de Zaldua ... imprescindible para confirmar la calidad escasa de la prosa de Patria y de su relato ...👍

Responder
5
6
#1529 24:05 22/10/2017

Mejor "simpleza" que "simplería".
Mejor "sino una pieza" que "si no...".
Gracias

Responder
5
11

Destacadas

América Latina
Destinos inciertos: el covid-19 deja en situación de emergencia a millones de migrantes en América Latina

En situación de calle, bajo el sol en la ruta, abandonados o detenidos en las cárceles de frontera. El covid-19 expulsa a miles de migrantes latinoamericanos que, sin trabajo ni vivienda, emprenden distintas travesías agobiados por el hambre y el miedo.

Crisis climática
Unai Pascual: “El científico debe tomar partido, es nuestra responsabilidad”

El economista Unai Pascual es uno de los promotores del manifiesto Euskal Herria post covid-19, al que en tres semanas se han adherido 723 académicos que piden abrir un debate sobre cómo debe realizarse la transformación ecológica.

Migración
Los barcos de rescate humanitario exigen a Italia que ponga fin al bloqueo

Mientras el mar Mediterráneo continúa sin barcos civiles de rescate humanitario, el Kurdi y el Aita Mari llevan más de tres semanas paralizados por la Guardia Costera italiana, que alega “deficiencias técnicas” y no permite zarpar a los buques. 

Desigualdad
Ingreso mínimo vital, la última red de protección

El Gobierno pospone al viernes 29 de mayo el anuncio del ingreso mínimo vital, ante la expectación de miles de personas que esperan poder cobrarlo. Ayer a última hora se modificaba el borrador para incluir a las comunidades autónomas en la gestión de esta herramienta. 



Coronavirus
La teoría de la conspiración que se hizo tan viral como el covid-19

La creencia de que la tecnología 5G está relacionada con la expansión del coronavirus, surgida como una teoría de la conspiración en foros y redes sociales, lleva propagándose por la red desde enero, pero no atrajo la atención de los medios hasta principios de abril, cuando un ataque a una antena de telefonía móvil en Birmingham dejó sin cobertura de red móvil a uno de los hospitales de la ciudad británica.

Coronavirus
En primera línea de la lucha contra el virus

Radiografía de una jornada con el Servicio de Urgencia Médica de la Comunidad de Madrid y el Hospital de la Princesa.

Coronavirus
Sanidad reduce en casi 2.000 personas el número de muertes por la pandemia

El Ministerio revisa a la baja el número de fallecidos a causa del covid-19. Catalunya y Madrid son las comunidades donde la cifra se rebaja más, con 1.126 y 291 menos, respectivamente.

Últimas

Migración
Migrar o invertir la propia vida como peaje

A los detractores de la inmigración todo indica que les mueve un egoísmo desbordante fruto de un privilegio inmerecido. La mera casualidad de haber nacido en un lugar concreto les otorga un derecho de movilidad ilimitado que, a su vez, les habilita a desembarcar en los países de aquellos que quieren ver sólo como atracción exótica.


Coronavirus
¿Una buena oportunidad?

Cuando finalice la epidemia, nuestros gobiernos seguirán con su dinámica habitual, la de gestionar el funcionamiento de la máquina-mundo capitalista e intentar atenuar diariamente sus daños colaterales.

Laboral
El sindicato gallego CUT se querella contra Marlaska por la prohibición de la manifestación del primero de mayo

Considera que existe una discriminación ideológica, ya que las manifestaciones de la ultraderecha han podido llevarse a cabo durante el estado de alarma, mientras su propuesta fue prohibida.

Migración
Las administraciones dejan en desamparo a un grupo de migrantes argelinos

Las 16 personas argelinas que tras llegar a la costa de Motril, y pasar por el Centro de atención temporal de extranjeros, fueron abandonados ante la subdelegación del gobierno y después retenidas en instalaciones no aptas están siendo ya derivadas con el apoyo de APDHA.

Huelga
CNT denuncia el despido de más de treinta huelguistas de Productos Florida

El sindicato ha comunicado que la empresa ha despedido a más de treinta personas empleadas que secundaban la huelga desde finales de febrero, por la que exigían acabar con la práctica de falsos autónomos y habilitar contratos dignos en la planta cárnica.