Cine
Supervillanos ambientalistas que hablan como Merkel o Bill Gates

Inferno, Los Vengadores: Infinity War o Aquaman son ejemplos de blockbusters recientes donde las motivaciones más o menos ecologistas toman formas genocidas.

Conspiración genocida
27 feb 2020 06:00

La legítima preocupación por el cambio climático y el respeto al medio ambiente, el sueño de la razón ambientalista, a veces produce monstruos. Desde que la crisis de especulación contra las deudas soberanas europeas se gestionó con recetas austeritarias, el neoliberalismo europeo guardó en un cajón el optimismo y las promesas de prosperidad para asumir un relato flagelador de castigo por los excesos económicos supuestamente cometidos. Gobernantes como Angela Merkel o Mariano Rajoy nos recordaban que había que apretarse el cinturón, aunque algunos, muchos, no hubiesen dejado nunca de hacerlo.

En paralelo, multimillonarios comprometidos con el preservacionismo animal o la beneficencia emitían discursos inquietantes sobre la idoneidad de rebajar la población mundial en mil millones (como declaró Bill Gates) o en 2.000 (según palabras de Ted Turner, magnate mediático, cocreador de la serie animada El Capitán Planeta y los planetarios y persona capaz de envenenar más de 100 kilómetros de caudal fluvial para reintroducir una variedad autóctona de trucha). El debate sobre la población que es capaz de sostener la Tierra fácilmente tomaba derivas etnocéntricas y elitistas. Al preguntarnos sobre qué métodos podrían emplearse para alcanzar una corrección tan profunda, se abría la puerta a la fantasía genocida de eliminación del humano económicamente prescindible, aquel otro (siempre otro, nunca nosotros) que no es necesario para la especie.

Cine
Cuando los ecologistas son los malos de la película

El audiovisual comercial mira el ambientalismo con mejores ojos que otras causas, pero aun así se ha recreado en la representación de ecoterroristas más o menos carnavalescos.


La industria audiovisual ha tomado nota de ello en un contexto de auge de los fines del mundo audiovisuales contemplados de manera cotidiana, preparados para ser consumidos como espejos deformantes —e implícitamente tranquilizadores, por ser mucho más extremos que nuestra realidad— de la doctrina del shock de cada día. Por fortuna, y a diferencia de la proliferación de ficciones legitimadoras de sangrientas guerras inconcretas —contra el terror, contra la droga—, los personajes que pretenden ejecutar genocidios por la causa del control poblacional o la preservación del medio ambiente siguen siendo los malos de la película. O lo son por el momento, aunque encajen dentro de la faceta punitiva y autoflageladora del capitalismo tardío.

Por el planeta, sin los humanos

La ciencia ficción globalizada ha imaginado escenarios de élites sociales que huyen de un planeta deteoriorado o moribundo, como Elysium y su estación orbital de lujo o las dos entregas de Blade runner y sus referencias a las “colonias exteriores”. Algunos personajes de ficción no se conforman con ello y quieren cambiar la Tierra de maneras más bien extremas. En Inferno, una nueva aventura del Richard Langdon de El código Da Vinci, un virólogo concebía una plaga para salvar a la humanidad de sí misma. A diferencia del científico asesino en masa de la memorable Doce monos, la motivación de Zobrist se presentaba en clave más humanista que ambientalista: se trataba de intervenir drásticamente, en forma de asesinato en masa, antes de que la superpoblación alcanzase un punto de no retorno que implicaría una violenta decadencia y una posible extinción.

“Nada cambia el comportamiento como el dolor, y quizá el dolor pueda salvarnos”, decía el antagonista del filme. Sus palabras podían resultar estridentes, pero encajaban en la lógica profunda de desprecio al bienestar y a la vida misma de la Europa austeritaria. La forma narrativa empleada por Ron Howard también resultaba algo dolorosa: el director de Una mente maravillosa incorporaba unos efectismos de posproducción para impactar al espectador impropios de una producción de coste multimillonario.

James Bond contra algunos magnates

La idea del genocidio por motivos ecológicos no es una novedad en el ámbito cinematográfico. El pánico malthusiano a un desequilibrio insoportable entre la demografía y los recursos naturales ha ido entrando y saliendo del cine mainstream. Los magnates abiertamente homicidas y con vagos discursos ambientalistas ya aparecieron por duplicado en la saga Bond durante los años 70. En La espía que me amó, un multimillonario pretendía acallar el molesto ruido y caos de la civilización humana mediante unos ataques nucleares, mientras se refugiaba en una ciudad sumergida. Se trataba de un delirio hiperelitista y contradictoriamente ambientalista: la emisión de radiación a través de explosiones atómicas no casaba demasiado bien con esa preocupación.

La posterior aventura del agente 007, Moonraker, explicitaba las connotaciones fascistas de este tipo de empeños. El empresario aeroespacial Hugo Drax concebía un plan para exterminar a la raza humana con un gas nervioso inocuo para el resto de la fauna terrestre. Tras el genocidio, repoblaría el planeta con un grupo de personas seleccionadas por su genética y sus descendientes que remite a una versión eugenésica de la idea nazi de la raza maestra.

Sigamos como estamos, podría ser peor

En el terreno más obviamente fantasioso de la narrativa superheroica, el antagonista de Los Vengadores: Infinity War y Los Vengadores: Endgame puede verse como un ejemplo extremo de supervillano austericida y, a la vez, ambientalista con una visión homicida del decrecimiento. Según el titán, el equilibrio del universo requiere de muchas, muchas muertes. Thanos, más expeditivo que Gates o Turner, asesina una de cada dos vidas del universo con ese chasquido de dedos del poderoso que es capaz de tomar las decisiones díficiles que deben tomarse por un bien superior no demasiado general. Después de conseguir el objetivo que le había obsesionado, Thanos se retira a una cabaña como un hipster neorural.

También de la élite provenía el antagonista de Aquaman. En el filme, el continente perdido de la Atlántida sigue existiendo y está poblado por humanoides submarinos. Un aristócrata apuesta por la guerra contra una especie humana que no deja de contaminar masivamente el planeta. El visionado, en todo caso, es reconfortante y acalla conciencias. El atlante tiene deseos de poder y tics reminiscentes de la creencia nazi en una raza superior. El héroe, en cambio, es un puente que escenifica la posibilidad de entendimiento entre humanos y atlantes. Queda para otra ocasión la necesidad de ajustes estructurales, potencialmente conflictivos, para respetar el medio ambiente antes de que el mundo se convierta en el seco erial de Mad Max: furia en la carretera.

Relacionadas

Cine
Se cumplen 40 años de una comedia facha sobre Franco resucitado

Y al tercer año... resucitó es una sátira política de la España de la Transición vista desde la extrema derecha apologética de la dictadura. Sus burlas al Estado autonómico, su antisindicalismo y su identificación de la politización con un caos libertino remiten a discursos todavía muy presentes.

Cine
Filmar desde lo común

Las redes de apoyo mutuo en el sector del cine documental contemporáneo son una forma de enfrentar la precarización y la falta de respaldo institucional. Conversamos sobre su potencia con cineastas que han expuesto sus trabajos en el Festival Punto de Vista de Iruñea.

Cine
‘Diamantes en bruto’, el nuevo censo criminal neoyorquino por los hermanos Safdie

La llegada de Diamantes en bruto a Netflix ha reabierto un resquicio hacia el Nueva York crudo, sucio y “apache” que en décadas pasadas había sido escenario predilecto para tantos policíacos y dramas criminales de caudaloso poso. Con apenas cuatro películas a sus espaldas, los hermanos Safdie se han desenvuelto como capacitados relevistas a la hora de escudriñar los escombros humanos atrapados en las mallas criminales y marginales de la mega urbe norteamericana.

0 Comentarios

Destacadas

Coronavirus
Los mil obstáculos para acceder a las ayudas de vivienda

Asociaciones de consumidores y el movimiento por la vivienda denuncian que el “escudo social” frente al covid19 no está funcionando como debería. La burocracia, las dificultades añadidas en tiempos de confinamiento, la brecha digital y unos requisitos “excesivos”, según denuncian, hacen que buena parte de las personas que las necesitan no puedan acceder a las ayudas.

Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
Coronavirus
Los grupos de apoyo mutuo plantan cara a la crisis del coronavirus

Las iniciativas en Sants, Ciutat Vella, el Raval o el Poble Sec beben directamente de la experiencia de las plazas durante el 15M. En este último barrio se ha generado una red de apoyo de 500 personas. El Sindicato de Manteros cose material sanitario mientras en Nápoles funcionan iniciativas para pagar la compra a los vecinos que lo necesiten.

Economía feminista
Jule Goikoetxea: “En una economía feminista, el cuidado sería obligatorio y rotatorio”
Profesora de ciencia y teoría política en la Universidad del País Vasco, esta experta en gestión pública dice estar cansada estos días de leer opiniones socioeconómicas y políticas “infumables” a raíz del covid-19 y defiende una república feminista.
Música
Chicho Sánchez Ferlosio: pasado y presente de un legado contestatario

Cigarro en mano y guitarra bajo el brazo, José Antonio Sánchez Ferlosio, conocido popularmente como Chicho, compuso decenas de canciones de historia viva repletas de libertad, denuncia e ironía que desde los años 60 se han incrustado en el imaginario colectivo de varias generaciones.

Opinión
Caracoles en cuarentena

Hace un mes que mi hija perdió la mayor parte de sus referencias. En su lugar, llegaron otras. Ahora, a los dragones les ponen multas. A ella, su madre le miente a la cara diciendo: “Todo irá bien”.

Andalucía
Rechazo social al “decretazo” de la Junta de Andalucía
Ecologistas, sindicatos, consumidores, pymes y expertos en Derecho lamentan el contenido del decreto-ley convalidado en el Parlamento andaluz que modifica 27 normas y reduce controles en sectores sensibles.
Coronavirus
Encarnación Burgueño, la gestora de la crisis de las residencias casi sin experiencia sociosanitaria

María Encarnación Burgueño, hija del artífice de los planes privatizadores en la sanidad madrileña, mantiene su currículum en Linkedin, que se resume en tres áreas: teleoperadora, jefa de ventas y directora de desarrollo y proyectos en una consultoría.


Últimas

Migas
El menú del día

Hacer la compra, bajar a la tienda, como quien burla un encierro y recobra su libertad. Pero, ¿cómo se viven estos días raros trabajando de ese otro lado? Desde la panadería de un hipermercado vizcaíno, aquí van unas pequeñas anécdotas, migas cotidianas, para alimentarnos y entretenernos mientras dure esta pandemia.

Maltrato animal
Salvar al ternero Pepe
La Conselleria impide rescatar a los animales de una granja escuela clausurada, a pesar de la voluntad de la granja escuela y el santuario de colaborar.
Coronavirus
Europa recurre a los ERTE y la UE se divide en las primeras semanas de la crisis económica provocada por el covid19

Los países europeos coinciden en las primeras medidas para tratar de evitar el colapso económico, pero se muestran distanciados en torno a las soluciones a medio plazo. Hoy, martes 7 de abril, el Eurogrupo se reúne y discutirá la posibilidad de mutualizar las deudas como piden los países del sur.

Confines del suroeste
Éramos

Ni inteligente, ni siquiera bueno; había que ser un valiente explorador (colonial) en la necesaria selva del capital, el ecosistema complejo definitivo, el orden natural.