Cine
Cuando los ecologistas son los malos de la película

El audiovisual comercial mira el ambientalismo con mejores ojos que otras causas, pero aun así se ha recreado en la representación de ecoterroristas más o menos carnavalescos.

Ecologistas, los malos de la pelicula
23 feb 2020 06:15

Cuando Hollywood ha intentado elevar denuncias ecológicas, a menudo ha reservado el protagonismo a los representantes legales por encima de los activistas. Ha sido el caso del biopic Erin Brokovich, Acción civil o el recientemente estrenado drama judicial Aguas oscuras. Obras como Silkwood, por su parte, otorgaban el protagonismo a las personas directamente afectadas por crímenes ecológicos: en este caso, se trataba de una trabajadora de una central nuclear que denunciaba la exposición a contaminación radioactiva.

El cine comercial también nos ha ofrecido héroes pop de ideario ecologista. Steven Seagal repartió mamporros y tiros en la película de acción En tierra peligrosa o en su falsa secuela En tierra peligrosa 2, donde se enfrentaba a un petrolero malvado y a una empresa que realizaba vertidos ilegales, respectivamente. Si Aguas oscuras muestra la tibieza institucional ante las grandes empresas, Seagal encarnaba una especie de fantasía de revancha popular aceptable por el mainstream, puesto que estaba mediada por un agente de la ley.

En pleno debate popular sobre fenómenos como la lluvia ácida o la conservación de especies en peligro de extinción, el exploitation italiano de los años 80 tuvo sus momentos oportunistamente ambientalistas. En Killer crocodrile se explicaba la historia de un reptil mutado por la influencia de residuos radiactivos y que —irónicamente— diezmaba un grupo antinuclear. Blastfighter supuso una extraña mezcla de thriller de venganza al estilo de La última casa a la izquierda y de enfrentamiento a vida o muerte con cazadores. Incluso Bud Spencer y Terence Hill lucharon contra el tráfico de animales en la comedia Yo estoy con los hipopótamos.

Radical ecologistas Hollywood 3
Los ecologistas no salen bien parados en el filme de zombies de Danny Boyle.

Dramas del activismo violento

Aunque el audiovisual global observa los ideales ecologistas con más amabilidad que los sindicales, los ambientalistas también han sido los malos de la película. El ecologista demente, malvado o catastróficamente irresponsable, ha abundado en las narrativas pop. Menos habitual ha sido hallar ficciones que reflexionen sobre el activismo y el recurso a la violencia. Curiosamente, en 2013 se estrenaron dos filmes que abordaban esta problemática: Night moves y The east. En el primer caso, la prestigiosa Kelly Reichardt (Meek’s cutoff) firmó un antithriller sobre un trío de militantes que hacen estallar una presa. La apuesta estilística por el laconismo expositivo y la contención dramática comprometía la posibilidad de un desarrollo psicológico e incluso ideológico. Más allá de unas frases al principio del filme, no queda claro qué empuja a los protagonistas a recurrir a los explosivos.

El realizador de The east, por su parte, apostó por un thriller de infiltración: una agente de una empresa de seguridad corporativa entra en un grupo ecologista clandestino. El planteamiento de Zal Batmanglij quizá era más vulgar estilísticamente, pero estaba enriquecido por algunas fricciones. Se plantea una contradictoria atracción (de los integrantes de la organización, del dispositivo estético indie-hipster del filme) y rechazo (de la agente) hacia el retorno a la vida rural. De la misma manera que el personaje se introduce en el grupo, el grupo se acaba introduciendo en su mentalidad.

Como la protagonista es el referente ético del espectador común en The east, su cambio de perspectiva abre la puerta a una identificación parcial de la audiencia con ese grupo. La obra seguía así, de una manera moderada, un esquema propagandístico: la conversión de un protagonista. Si el Humphrey Bogart de Casablanca era un desencantado que volvía a implicarse políticamente contra los nazis, la agente interpretada por Brit Marling comienza a asumir una parte de los postulados de la organización que debía desarticular.

El final de la película de Batmanglij tiene pequeños componentes subversivos pero puede resultar excesivamente tranquilizador, marcado por ese individualismo cultural que deposita grandes esperanzas en la toma de consciencia de las personas, una a una. De ello trataba, en forma de drama, Tierra prometida: el personaje interpretado por Matt Damon se trasladaba para convencer a los habitantes de un pueblo para que vendiesen los derechos de perforación de sus tierras a una empresa energética, pero acababa informando a los lugareños de los efectos medioambientales del extractivismo. El dimensionamiento de la acción personal difumina la necesidad de acometer reformas estructurales.

Radical ecologistas Hollywood 2
Fotograma de la película 28 días después en la que un simio propaga la infección que diezma la población.
Radical ecologistas Hollywood 4
Los animalistas liberan a unos animales y se forma la gozadera.

Apocalipsis por buena fe

Excepciones como Night moves o The east al margen, la figura del ‘mal ecologista’ ha tendido al retrato ridiculizador o villanizador en contacto con las narrativas de la acción fantástica o terrorífica. Uno de los ejemplos más curiosos de devastación provocada por militantes lo podemos hallar en 28 días después. El realizador Danny Boyle (Sunshine) contribuyó a la resurrección popular del cine de zombis y plagas al concebir una epidemia aparentemente incontrolable de algo parecido a la rabia. El responsable directo del estallido era un grupo de animalistas que liberaban a primates infectados en un laboratorio.

La película de Boyle era el negativo de las consabidas distopías sobre hecatombes medioambientales. Si en esas ocasiones el mundo se acababa por no haber atendido a las reivindicaciones de las voces ecologistas o antinucleares, en 28 días después la civilización precisamente peligraba por uno de estos grupos. En el fondo, se respetaba la tendencia del cine zombi posterior a la obra de George Romero, que ha tendido a advertir sobre el mal uso de la experimentación científica. La cinta de terror y humor El regreso de los muertos vivientes situaba los orígenes de la resurrección general en una sustancia creada por el ejército, como la deplorable coproducción italoespañola Apocalipsis caníbal o la también italiana pero algo menos desafortunada La invasión de los zombis atómicos, cuyo título evidencia sus connotaciones antinucleares. Incluso una técnica experimental de cultivo agrícola vaciaba los cementerios en la apreciable No profanar el sueño de los muertos.

Radical ecologistas Hollywood
Fotograma de la película 12 Monos protagonizada por Brad Pitt y Bruce Willis.

De ‘mad doctors’ ecologistas

Junto con 28 días después, otra de las ficciones más memorables sobre destrozos voluntarios o involuntarios en nombre del animalismo es Doce monos. Especie de versión de Terminator, con paradojas temporales decoradas mediante la estética grotesca con ecos kafkianos del Terry Gilliam de Brazil, trata de la aniquilación de la humanidad a manos de un virólogo que se alineaba con un ambientalismo antihumano: apostaba por la extinción de la especie humana para preservar el planeta.

El antagonista del filme de Gilliam es otro científico loco del ecologismo en la cultura pop. Estos personajes a veces pueden alinearse con la idea erasmista de que el presunto enajenado diga verdades que otros no pueden pronunciar, pero a menudo la motivación ambientalista parece una razón azarosa con la que vestir planes génericos de destrucción. En el cine de superhéroes, personajes como Hiedra Venenosa han representado el deseo de implantar un Green Deal forzoso y éticamente laxo. En la película de animación Batman y Harley Quinn, se plantea una idea inquietantemente plausible —los humanos solo cambiarán de conducta en caso de que su vida peligre de manera inminente— que toma forma fantasiosa —se les quiere convertir en plantas para que su existencia dependa más directamente del medio—. En el grotesco filme de imagen real Batman y Robin, los planes de Hiedra Venenosa quedan menos claros, a juego con su narrativa confusa.

Radical ecologistas Hollywood 5
El trío de militantes que hace estallar una presa en la película de Kelly Reichardt.

El despotismo cientifista

Un ejemplo curioso de ficción con científicos interesados por el medio ambiente es la parodia estadounidense de James Bond, Flint: agente secreto. En ella, un grupo de doctores son capaces de controlar el clima. El rechazo del héroe interpretado por James Coburn está bastante justificado: los antagonistas han provocado cataclismos para demostrar su poder y han impulsado repetidos intentos de asesinato de su persona.

El intercambio dialéctico final entre los villanos y el héroe se mantiene en el terreno de parodia, pero tiene aspectos sugerentes. A pesar de que el trío defiende que ha recurrido a la violencia como último recurso, y promete un mundo pensado para el hombre común y que otorgue un clima templado a toda la población, Flint rechaza cualquier negociación por su sentido del individualismo. Y un sicario excesivamente entusiasta aborta cualquier posibilidad de pacto o aplicación sensata de la máquina fantástica que ha diseñado el trío de déspotas cientifistas, cuya procedencia —uno es chino, el otro es ruso— acaba de vincularles con ese comunismo siempre amenazante para Hollywood. El villano de la adaptación fílmica de la serie televisiva inglesa Los Vengadores también usaba un dispositivo de control climático, herramienta bastante habitual en la ficción pulp y el cómic de superhéroes.

Sometidas normalmente a las inercias del cine de género y sus héroes protectores de un estado de las cosas, todas estas películas tienden a proyectar un imaginario conservador y tranquilizador: el final feliz es preservar el clima tal y como está. Quizá esto cambie con el actual pico de preocupación sobre el estado actual del medio ambiente y no sobre escenarios hipotéticos, pero sigue predominando la dinámica de incorporar las inquietudes ecologistas de manera algo contraproducente: estos discursos los sostienen malvados genocidas.

La reciente Godzilla: Rey de los monstruos podría considerarse un pequeño hito del ecoterrorismo cinematográfico impulsado por científicos, dada la técnica pintoresca que estos usan para preservar el planeta: provocar una enorme mortandad entre los humanos haciendo que diversos monstruos gigantes se enfrenten entre sí.

Relacionadas

Cine
Se cumplen 40 años de una comedia facha sobre Franco resucitado

Y al tercer año... resucitó es una sátira política de la España de la Transición vista desde la extrema derecha apologética de la dictadura. Sus burlas al Estado autonómico, su antisindicalismo y su identificación de la politización con un caos libertino remiten a discursos todavía muy presentes.

Cine
Filmar desde lo común

Las redes de apoyo mutuo en el sector del cine documental contemporáneo son una forma de enfrentar la precarización y la falta de respaldo institucional. Conversamos sobre su potencia con cineastas que han expuesto sus trabajos en el Festival Punto de Vista de Iruñea.

Cine
‘Diamantes en bruto’, el nuevo censo criminal neoyorquino por los hermanos Safdie

La llegada de Diamantes en bruto a Netflix ha reabierto un resquicio hacia el Nueva York crudo, sucio y “apache” que en décadas pasadas había sido escenario predilecto para tantos policíacos y dramas criminales de caudaloso poso. Con apenas cuatro películas a sus espaldas, los hermanos Safdie se han desenvuelto como capacitados relevistas a la hora de escudriñar los escombros humanos atrapados en las mallas criminales y marginales de la mega urbe norteamericana.

0 Comentarios

Destacadas

Coronavirus
Los mil obstáculos para acceder a las ayudas de vivienda

Asociaciones de consumidores y el movimiento por la vivienda denuncian que el “escudo social” frente al covid19 no está funcionando como debería. La burocracia, las dificultades añadidas en tiempos de confinamiento, la brecha digital y unos requisitos “excesivos”, según denuncian, hacen que buena parte de las personas que las necesitan no puedan acceder a las ayudas.

Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
Coronavirus
Los grupos de apoyo mutuo plantan cara a la crisis del coronavirus

Las iniciativas en Sants, Ciutat Vella, el Raval o el Poble Sec beben directamente de la experiencia de las plazas durante el 15M. En este último barrio se ha generado una red de apoyo de 500 personas. El Sindicato de Manteros cose material sanitario mientras en Nápoles funcionan iniciativas para pagar la compra a los vecinos que lo necesiten.

Economía feminista
Jule Goikoetxea: “En una economía feminista, el cuidado sería obligatorio y rotatorio”
Profesora de ciencia y teoría política en la Universidad del País Vasco, esta experta en gestión pública dice estar cansada estos días de leer opiniones socioeconómicas y políticas “infumables” a raíz del covid-19 y defiende una república feminista.
Música
Chicho Sánchez Ferlosio: pasado y presente de un legado contestatario

Cigarro en mano y guitarra bajo el brazo, José Antonio Sánchez Ferlosio, conocido popularmente como Chicho, compuso decenas de canciones de historia viva repletas de libertad, denuncia e ironía que desde los años 60 se han incrustado en el imaginario colectivo de varias generaciones.

Opinión
Caracoles en cuarentena

Hace un mes que mi hija perdió la mayor parte de sus referencias. En su lugar, llegaron otras. Ahora, a los dragones les ponen multas. A ella, su madre le miente a la cara diciendo: “Todo irá bien”.

Andalucía
Rechazo social al “decretazo” de la Junta de Andalucía
Ecologistas, sindicatos, consumidores, pymes y expertos en Derecho lamentan el contenido del decreto-ley convalidado en el Parlamento andaluz que modifica 27 normas y reduce controles en sectores sensibles.
Coronavirus
Encarnación Burgueño, la gestora de la crisis de las residencias casi sin experiencia sociosanitaria

María Encarnación Burgueño, hija del artífice de los planes privatizadores en la sanidad madrileña, mantiene su currículum en Linkedin, que se resume en tres áreas: teleoperadora, jefa de ventas y directora de desarrollo y proyectos en una consultoría.


Últimas

Agroecología
600 organizaciones piden salvar la producción agroalimentaria de pequeña escala

600 colectivos exigen que se revise el cierre generalizado de los mercados y ferias agroalimentarias de proximidad ante lo que consideran una interpretación “excesivamente restrictiva” de las prohibiciones decretadas por el Ejecutivo estatal ante la pandemia del covid19.

Migas
El menú del día

Hacer la compra, bajar a la tienda, como quien burla un encierro y recobra su libertad. Pero, ¿cómo se viven estos días raros trabajando de ese otro lado? Desde la panadería de un hipermercado vizcaíno, aquí van unas pequeñas anécdotas, migas cotidianas, para alimentarnos y entretenernos mientras dure esta pandemia.

Maltrato animal
Salvar al ternero Pepe
La Conselleria impide rescatar a los animales de una granja escuela clausurada, a pesar de la voluntad de la granja escuela y el santuario de colaborar.
Coronavirus
Europa recurre a los ERTE y la UE se divide en las primeras semanas de la crisis económica provocada por el covid19

Los países europeos coinciden en las primeras medidas para tratar de evitar el colapso económico, pero se muestran distanciados en torno a las soluciones a medio plazo. Hoy, martes 7 de abril, el Eurogrupo se reúne y discutirá la posibilidad de mutualizar las deudas como piden los países del sur.

Confines del suroeste
Éramos

Ni inteligente, ni siquiera bueno; había que ser un valiente explorador (colonial) en la necesaria selva del capital, el ecosistema complejo definitivo, el orden natural.