Una cuadrilla sin identificar y sin orden judicial desaloja un centro social en Chueca

Cerca de veinte operarios han desalojado a primera hora de la mañana el centro social transfeminista La Pluma, en el barrio madrileño de Chueca. 

La Pluma

publicado
2018-06-25 10:54:00

Cerca de veinte operarios no identificados han expulsado a primera hora de la mañana de este lunes a las personas que hacían permanencia en el Centro Social Okupado Transfeminista (CSOT) La Pluma, en el número 5 de la calle Barbieri, en el barrio madrileño de Chueca.

La ocupación de este centro social había sido anunciada el domingo después de un pasacalles organizado en el marco del Orgullo Crítico, en el que participan colectivos y personas disidentes con la comercialización de la protesta del día del Orgullo.


Según ha relatado a El Salto una de las personas que se encontraba dentro del edificio en el momento del desalojo, el desalojo comenzó cerca de las 08.00. “Han entrado con una cizalla y prácticamente han tumbado la puerta”, señala esta portavoz. En ningún momento esta cuadrilla ha enseñado ninguna orden judicial y todas las acciones para el desalojo las han llevado a cabo sin la ayuda de agentes identificados de la policía. Las integrantes de La Pluma sospechan que los operarios serían “matones” contratados por una empresa de desalojos extrajudiciales. [Actualización: fuentes del equipo legal del centro social confirman a El Salto que la empresa encargada del desalojo ha sido Desokupa, una compañía especializada en desalojos extrajudiciales que ha recibido una querella por su actuación en diferentes desahucios en Barcelona].

Una vez consumado el desalojo se han presentado sendas patrullas de policía municipal y de policía nacional. Las integrantes de la Pluma expulsadas del edificio han mostrado las señales de violencia ejercida por estos operarios contra algunas de quienes hacían guardia, pero ninguna de estas patrullas ha efectuado ninguna detención ni identificación al retén de desalojo. Varias de las desalojadas están a la espera de que se presente una dotación del Samur para ser atendidas por traumatismos provocados por la cuadrilla que les ha desalojado.


Desde pasadas las 09.00 de la mañana se concentra una veintena de personas en apoyo a las desalojadas. La asamblea de La Pluma todavía no ha comunicado qué actuaciones va a seguir a partir de ahora.

No es la primera vez en Madrid que una cuadrilla de matones se presenta sin orden judicial para desalojar un centro social okupado. En octubre, una patota formada por empleados de la empresa Desokupa fracasó en su intento de amedrentar —con agresiones incluidas— a las intregrantes del CS La Yaya, en el distrito de Moncloa. Tras varios días de asedio, que incluyeron el tapiado de las ventanas, la cuadrilla tuvo que desistir del operativo y a día de hoy el centro social sigue abierto.

Este tipo de desalojos extrajudiciales no son legales. Además de las acusaciones de agresión, los operarios implicados —o la empresa que los contrata— pueden ser denunciados por allanamiento de morada, en el caso de que las personas desalojadas puedan demostrar que el lugar es su vivienda habitual. 

5 Comentarios
#19395 23:23 25/6/2018

Yo tambien quiero ocupar un edificio para no pagar alquiler y poder cobrar las bebidas que vendo en una de las mayores fiestas turísticas de Madrid.

Responder
2
8
Iker 4:21 27/6/2018

Pues hazlo y no llores tanto

Responder
2
0
#19428 15:05 26/6/2018

Pues creo que tus amigos del Hogar Social de Madrid tienen sitio para ti.

Responder
4
1
#19404 9:05 26/6/2018

Que patético, buscando contacto humano en los comentarios de un medio de izquierdas. Si estas tan solo por algo será.

Responder
1
0
#19403 9:03 26/6/2018

Cuéntanos menos.

Responder
2
0

Destacadas

Agresiones sexuales
Universidades y acoso sexual: ‘cum laude’ en silencio

La primera versión del estudio de Pikara Magazine #AcosoEnLaUni, publicada en abril, arrojaba 236 casos de acoso sexual y laboral. Desde entonces, universidades que se negaron a aportar datos han accedido a cumplir la Ley de Transparencia y hoy se cuentan 275. Pikara Magazine y El Salto publican una actualización de este informe en el que se repite una constante: muchos abusos siguen en la sombra.

Palestina
Seis muertos y 25 heridos en la última ofensiva del ejército israelí contra Gaza

Los bombardeos israelíes contra Gaza y el lanzamiento de proyectiles palestinos contra Israel son el resultado de un pico crítico que se alcanzó cuando la unidad especial israelí Mista’arvim penetró tres kilómetros dentro del sur de la franja el domingo 11 de noviembre.

Cine
El cine ya mostró la América de Trump

El sorpasso de Trump en la elecciones presidenciales de 2016 provocó un cisma en la nación del dólar. Pese a la debacle emocional, el cine de esas tierras había anticipado el dibujo de un electorado afín a su ideología y proclive a las políticas del mandatario estadounidense.

Cambio climático
Los ecologistas aprueban el veto en 2040 a los coches impulsados por hidrocarburos pero ven insuficiente el borrador de ley

El primer borrador de trabajo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética hecho público recoge la prohibición de la venta de coches diésel, gasolina e híbridos en 2040 y una cota total de renovables del 35% en 2030. 

Fronteras
El Gobierno italiano desmonta el campamento autogestionado de migrantes Baobab

Después de 20 desalojos, el Gobierno italiano ha cerrado definitivamente el campamento Baobab, un centro gestionado por voluntarios que ha atendido a más de 70.000 personas migrantes y refugiadas.

Huelga feminista
Una campaña denuncia la criminalización de la huelga feminista y llama a desobedecer ante las sanciones
El Espai Feminista de Sants pide el respaldo de las organizaciones que apoyaron la huelga feminista para hacer visibles las sanciones a las activistas.

Últimas

Cine
Festival L’Alternativa: 25 años de hermanamiento entre vanguardia formal y sensibilidad política

Los responsables del certamen de cine L’Alternativa, en Barcelona, llevan más de dos décadas abriendo ventanas a un cine aventurero y agitador de conciencias. A lo largo del camino han resistido a unos duros recortes presupuestarios que la presunta recuperación económica no ha revertido.