Caza
La caza no es el centro de la economía rural

No existe una información concluyente en los informes económicos sobre Extremadura del impacto económico de la caza en nuestra Comunidad Autónoma; es más, si se computaran todos los gastos que generan al erario público y privado, los datos serían, probablemente, nada positivos.

Coportavoz de EQUO Extremadura.

publicado
2019-03-13 09:30

Hubo un tiempo en que el ser humano era un ser más que vivía gracias a su entorno y moría a consecuencia de él. Formaba parte indisoluble de la naturaleza, de sus ciclos de vida y muerte, y siendo plenamente conscientes de ello, admiraba la vida como lo más precioso y celebraba la muerte como simiente y fuente de vida, con respeto, con admiración, ambas partes necesarias de un equilibrio necesario para la continuidad de la vida, siempre favoreciendo la vida.

Con el antropocentrismo nos fuimos separando cada vez más de la naturaleza, de nuestra propia naturaleza, y nos perdimos en nuestro propio ombligo, despreciando y esclavizando todo nuestro entorno a nuestro antojo, sin respeto, sin admiración, destruyendo todo lo sagrado que durante tanto tiempo ocupó nuestros cultos, sin que el objetivo principal fuera la continuidad vital. La fuente principal de todas las grandes crisis a las que nos enfrentamos hoy en día es la consecuencia de siglos de este antropocentrismo patriarcal: la desconexión casi irrecuperable que sufrimos con nuestra propia naturaleza.

La caza tenía sentido dentro de esa relación de vida y muerte con nuestro entorno, pero dejó de tenerlo cuando derivó hacia la masacre que alimenta el ego ocioso de un ser humano que se cree por encima de todo

Siglos de andar dándonos la espalda a nosotros mismos y de destruir y desnaturalizar nuestro entorno y nuestra relación con él. Una de las actividades más ritualizadas, importantes y sagradas era la caza; fuente de superación, de cooperación, de alimento y de respeto hacia la vida cercenada. La caza tenía sentido dentro de esa relación de vida y muerte con nuestro entorno, pero dejó de tenerlo cuando derivó hacia la masacre que alimenta el ego ocioso de un ser humano que se cree por encima de todo, que abusa y explota para su único beneficio ególatra y económico ese entorno que es su casa y esos seres con los que ya no le une ninguna relación natural. Pierde todo su sentido cuando se convierte en una finalidad en sí misma.

Caza
Autorizada otra montería en el Parque de Monfagüe durante los días del puente

La cacería se celebrará el día 7 de diciembre, coincidiendo con las jornadas festivas que traen a la zona a una gran cantidad de visitantes y amantes de la naturaleza.

Efectivamente, la caza tal como se practica y conoce hoy en día no es más que una fuente de muerte vacía, sin sentido, desequilibradora de ecosistemas, que solo pretende el beneficio personal de un sector de la población que en nada contribuye al bien común, ni al desarrollo de nuestro tan amado y tan olvidado mundo rural. ¿Es realmente toda esta muerte la que define a nuestro mundo rural? ¿Si la caza fuera la solución para el mundo rural, la base de su economía y desarrollo, acaso no estarían resueltos todos nuestros problemas ya? Tantos años de caza no parecen haber dado los resultados que parecen abanderar desde este sector.

El dinero que genera el sector cinegético no redunda en la economía local tanto como nos hacen creer

Es, por tanto, hora de cambiar la visión para que el horizonte sea distinto. El dinero que genera el sector cinegético no redunda en la economía local tanto como nos hacen creer. En su mayoría, sirve para nutrir y perpetuar la misma actividad de manera interna. No existe una información concluyente en los informes económicos sobre Extremadura y el impacto económico de la caza en nuestra Comunidad Autónoma, es más, si se computaran todos los gastos que generan al erario público y privado, los datos serían, probablemente, nada positivos. Además, es una actividad excluyente económica y socialmente.

La caza, tal y como existe hoy, genera desequilibrios en los ecosistemas eliminando los elementos de control, predadores, en pos de más y mejores trofeos, que son cebados y criados para mayor diversión y facilidad de los supuestos cazadores. Un amplio número de personas dentro del sector de la caza, hoy en día, se cree señor feudal del mundo rural, acometiendo día tras día delitos contra la fauna y flora y el medioambiente, que son patrimonio de todos y todas. La presión cinegética ha afectado directamente al declive de especies de caza menor como el conejo, la perdiz, la codorniz o la tórtola europea, y es responsable de sueltas de especies alóctonas que pueden competir y presionar todavía más a nuestras especies autóctonas. Muy especialmente en medios acuáticos para la modalidad de la pesca deportiva.

La caza hoy compite directamente en espacio y tiempo con la ganadería extensiva, y ayuda a fomentar la aparición de enfermedades en la fauna salvaje que terminan por afectar a este sector generando grandes pérdidas económicas y personales

La caza hoy en día genera abandono, muerte y/o maltrato de un número incalculable de perros dentro y fuera del sector cinegético, generando un problema social, ético y de salud pública en muchos casos. La caza hoy en día acapara tierras, hectáreas de terreno, que son inaccesibles para aquellos jóvenes que quieran retornar a trabajarlas. La caza hoy compite directamente en espacio y tiempo con la ganadería extensiva, y ayuda a fomentar la aparición de enfermedades en la fauna salvaje que terminan por afectar a este sector generando grandes pérdidas económicas y personales. La caza genera conflicto de intereses con sectores como el turismo rural (de naturaleza, de observación, de aventura, etc.), siendo este un sector económico en auge que supera la producción económica de la aquella.

Caza
Una Ley extremeña de caza que no ayuda a la caza

La propuesta de modificación de la Ley debatida el pasado mes de febrero en la Asamblea es insuficiente y no aborda la verdadera problemática relacionada con la cinegética.

Abramos los ojos, que no abusen de nuestra inteligencia, el mundo rural tiene muchos más retos de mucho más peso que la caza. Hace falta un mundo rural desarrollado, vivo, que genere oportunidades a la vez que mantiene su esencia. Que sea un espacio de respeto y convivencia, de valores de futuro. Un mundo rural en el que se trabaje en pos de la vida, y donde tengamos cabida todos y todas. Un mundo rural a la altura del siglo en el que vivimos. No, la caza no ha sido, no es ni será jamás el centro de la economía rural.

Relacionadas

Medio rural
A gabanza do traballo e a condena do pracer
O franquismo rematou, mais aínda hai comunidades rurais que se rexen baixo as ideas da ditadura, que exaltan o traballo e condenan o pracer.
Patrimonio cultural
A receita de bacallau de María

O bacallau no escenario gastronómico galego apareceu por unha tradición clerical mesturada coa precariedade xeralizada. Acompañounos a través do tempo e hoxe continúa sendo parte da nosa historia cada que o comemos.

Medio rural
Las administraciones obvian sus competencias en caminos públicos
Los consistorios y las Comunidades Autónomas tienen competencias para recuperar los caminos públicos que articulan ciudades y pueblos, como reclaman los agentes sociales
7 Comentarios
#31671 11:04 15/3/2019

-"Muere un niño de cuatro años de un disparo durante una cacería en un pueblo de Sevilla": https://www.heraldo.es/noticias/aragon/teruel/2019/01/21/muere-cazador-teruel-recibir-disparo-fortuito-companero-1288462-2261128.html

-"Muere en un accidente de caza un menor de 13 años en Villalba de los Alcores": http://www.diariodevalladolid.es/noticias/valladolid/muere-accidente-caza-menor-13-anos-villalba-alcores_131599.html

-"Un cazador muere al tropezar y dispararse su arma en La Nucía": https://www.diarioinformacion.com/sucesos/2018/12/15/cazador-pierde-vida-disparo-altea/2098003.html

-"Muere un cazador en Teruel tras recibir un disparo fortuito de un compañero": https://www.heraldo.es/noticias/aragon/teruel/2019/01/21/muere-cazador-teruel-recibir-disparo-fortuito-companero-1288462-2261128.html

Responder
2
0
#31654 23:10 14/3/2019

No quieras poner vendas.
La caza esta legalizada Y jestionada en su mejor medida.. Transportes, almuerzos, comidas pernoctar,. Cuidados de los perros,... Chip, vacunas, comida... Pago de cotos, federada, licencia, permiso de armas..... E.T.C...Mucha jente, mucho dinero..
No qjieras engañar, tu quieres estar un par de veces al año paseando, según decís para desconectar, y nosotr@s
A diferencia estamos todo el año, llueva, granice, nieve o aga sol... Y nuestros perros están muy bien cuidados y son felices, otros pobres sólo salen de casa dos o tres veces a la calle para hacer su necesidades y muchos dejados a su suerte cuando crecen o los dueños se van de vacaciones o por una u otra razón se les complica poder tenerlos en el piso.
Así que te vuelvo a decir
Qué no pongas vendas.

Responder
0
3
#31669 10:58 15/3/2019

Sí, claro, por eso dejáis todo el campo sembrado con munición, plástico, plomo y demás contaminantes derivados de vuestra actividad asesina.

Responder
3
0
#31570 15:48 13/3/2019

Hay mucho oscurantismo sobre todo lo que rodea a la caza, deberían publicar todos los datos referentes a esta actividad

Responder
6
4
#31719 11:22 16/3/2019

El problema es que esos datos que deberían estar dirigido por las CCAA, se deja que sean los propios cazadores los que los recaben, y claro, la cabra tira pal monte

Responder
0
0
es.pinedo
es.pinedo 12:04 13/3/2019

La verdad que la caza tiene muchas aristas y muchas caras. Yo vivo en una zona rural que es básicamente, toda ella, un coto de caza de mayor, donde viene a cazar gente de todas la península y de fuera de ella. Y genera cierta actividad económica, seguramente mucha menos de la que generaría si la tierra se destinara a otras actividades humanas... pero el abandono del campo es una realidad. Aquí, la caza se cuida, se le echa de comer, se guarda, se respetan las vedas... y constituye cierto atractivo turístico en cuanto que son un buen atrezo los ciervos, jabalíes y gamos en los paseos por el campo. Pero también genera bastantes problemas a los habitantes de la zona: en la agricultura, la transmisión de enfermedades al ganado extensivo, atropellos en carretera...
Entre los habitantes de estos pueblos también hay afición por la caza y su carne. Uno todavía puede percibir la caza como una actividad inserta en el vivir rural. No es tanto una necesidad, porque cualquiera puede comprar un kilo de pollo de a 3 euros, pero tampoco es un divertimento o un deporte, como tampoco lo es criar tus propias gallinas y tus propios pollos. Se me ocurre que el principal problema de la caza es pensarla como una actividad económica o un deporte, porque tiene implicaciones en las zonas rurales, en los ecosistemas que se destinan a esos fines e implicaciones morales. Pero también creo que sigue teniendo sentido en ciertos contextos, al margen de la actividad económica. Aunque últimamente está en boca de toda la sociedad la legitimación o no de esta actividad en función de si genera o no dinero, quizá porque las capas de la sociedad en que se genera ese beneficio económico son precisamente las capas que han hecho del beneficio su estilo de vida.

Responder
17
6
#31577 20:08 13/3/2019

Ovación cerrada a las opiniones cargadas de sensatez.

Responder
4
1

Destacadas

Educación
Madrid, epicentro de la educación excluyente

Profesorado especializado saturado, sobrerratio de alumnado atendido: la administración madrileña mantiene la atención a la diversidad bajo mínimos. Familias y profesionales se organizan para garantizar el derecho a la educación de niñas y niños con necesidades especiales.

Especulación urbanística
El macrodesahucio de 18 familias revive el debate sobre el papel de la Sareb
Tres bloques de viviendas de la Sareb en Carabanchel (Madrid), con 18 familias, resisten desde hace meses los intentos de desahucio. El próximo 6 de febrero volverán a intentar echarlos de sus casas, pero tendrán que enfrentarse a los colectivos de vivienda, que harán lo imposible para impedirlo. 
Memoria histórica
La memoria alicantina que escapa de los campos nazis

Al menos 188 alicantinos fueron deportados y más de un centenar murieron en los campos de concentración del nazismo entre 1941 y 1945. Ante la falta de iniciativa de las instituciones, algunos familiares, investigadores y colectivos trabajan para recordar lo que sucedió y para honrar la memoria de quienes fueron represaliados por sus ideales.

Plurilingüismo
Una lengua para gobernarlos a todos

El mínimo de un 25% de estudios en valenciano previsto en la Ley de Plurilingüismo ha despertado las alarmas entre quienes lo ven como una amenaza al castellano, una tesis a la cual se han sumado los partidos de la derecha.

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
América Latina
Gahela Cari Contreras: “Ya estamos transformando el Perú”
Gahela se define como trans mujer, feminista, migrante e indígena y postula al Congreso del Perú con uno de los programas más valientes e interseccionales de la emergente y diversa izquierda peruana.
Memoria histórica
Contra el pin parental, la vocación democrática de las maestras de la República

Las maestras y los maestros republicanos fueron los funcionarios más represaliados por el franquismo. Parece que debemos seguir insistiendo en que nuestros conciudadanos se pregunten por qué. Sobre todo en Murcia

Derecho a la ciudad
La política de las migajas: San Buda en Cáceres
El Ayuntamiento de Cáceres se suma a la política competitiva entre grandes municipios por atraer una inversión privada cuyos resultados no están claros.
Antiespecismo
Los animales a los que rescatamos, y aquellos a los que no
La crisis de incendios forestales en Australia arroja luz, una vez más, sobre las incoherencias que hay tras el trato que les damos a los animales.