Catalunya
Día sin sol en Barcelona

Un país entero pasó la tarde pendiente del traslado de 22 hombres a un campo de fútbol. No pasó casi nada, pero la cosa sigue rodando. Una crónica de la jornada de movilización en torno al Barça-Madrid.

Tsunami Democràtic
Tsunami Democràtic en los alrededores del Camp Nou. Sira Esclasans
Marc Almodóvar
19 dic 2019 10:24

Dicen que Di Stefano soltó una vez que un partido sin goles es como un domingo sin sol.

Pues parece que ayer en Barcelona ni una cosa ni la otra.

Goles ninguno. O pocos, vaya. Ni dentro ni fuera del campo.

Suele pasar con las expectativas, que cuanto más altas son, más difícil cumplirlas. Y la tremenda locura desatada con el clásico Barça-Madrid de este año era de copete. A tenor de lo sucedido ayer, sigue siendo incomprensible que no se jugara, como tocaba, el 26 de octubre. Pero Tebas, ese desacomplejado partidario de Vox que preside la Liga de Fútbol Profesional, no quería mezclar fútbol y política. Sic. Y dijo que el partido, en diciembre.

Y dos meses calentando el derbi. Y los medios, como locos, elucubrando sobre qué podía pasar. “Amenaza al clásico” sobreimpreso en pantalla. En lugar de un partido de fútbol parecía una cumbre del G20. Conexiones en directo en casi todas las cadenas para seguir el minuto a minuto del traslado de 200 metros de los dos equipos entre el hotel de concentración y el estadio. Equipos que, nos decían, por primera vez en la historia se concentraban en el mismo lugar. Eso si es era un sit and talk complicado y ahí está. Que se lo apunten.

Y volvamos a nuestro enviado especial para conocer el último minuto del traslado al estadio. Cientos de Mossos velando por el complejo éxito de la misión. Dos minutos en autocar. ‘La’ calle, cortada. Dos helicópteros sobrevolando el lugar. Ver para creer.

Un país entero pendiente del traslado de 22 hombres a un campo de fútbol.

Pero, claro, es que detrás estaba ese fantasma de Tsunami Democràtic. El ogro malvado. Hace dos meses que Marlaska nos prometió que en pocos días nos revelaría quién andaba detrás. Se le habrá traspapelado el informe, digo yo, o se me ha pasado a mí. Pero seguimos sin saber quiénes son. Ni falta que hace.

Un chico lleva una foto de Bernardo Caal, el líder indígena q'eqchi, encarcelado hace dos años en Guatemala por oponerse a los proyectos hidroeléctricos de Florentino Pérez

Mientras, los medios elucubrando. Que si quieren impedir el acceso de los futbolistas. Que si quieren impedir el de los aficionados. Que si quieren invadir el campo. Que si quieren hacer un mosaico. Obviando los mismos comunicados de la propia organización, que habían dejado claro que el partido se jugaría. La Vanguardia abría por la mañana diciendo que planeaban llenar el campo de globos. Tsunami respondía que no lo había pensado pero que gracias y que invitaban a sus seguidores a hacer lo que proponía el periódico. El súmmum de la elucubración llegaba cuando Antena 3 aseguraba a las nueve de la mañana, con una imagen de unas personas llevando una reproducción de pelotas de goma y balas de foam policiales, que se temía que llevasen en su interior “un líquido amarillo que al caer al terreno de juego, lo impregne obligando a la suspensión del partido”.

Está claro que si hay algo que no se toca en este país, a parte de la sacrosanta unidad de España, es el fútbol.

Tsunami Democràtic logró ese éxito. El de poner patas arriba un país con una simple convocatoria. Pero parece que poco más.

Su convocatoria era para cuatro horas antes del silbido inicial. Sin un programa claro de qué hacer. Flujos irregulares de personas se acercaban a los aledaños paulatinamente. A las salidas del metro, gente repartiendo caretas de cartón de Messi que, ante el temor de que fueran cosa del Tsunami, fueron requisadas por la seguridad del club. Peligro. Otros repartían cartulinas azules con el lema sit and talk, sienten y hablen. El subversivo lema de esta organización blackmirroriana.

Gentes portando la palabra Llibertat en amarillo paseaban entre las masas congregadas a las puertas del estadio. Ambiente distendido, pocos cánticos políticos. Solo se escucha algún tabernario “Puta Real Madrid, puta Real Madrid” entre los que hacen cola. La cosa se anima cuando algún periodista conecta en directo. Entonces sí la gente levanta los papelitos pidiendo diálogo y en algún caso gritan eso de “Prensa española, manipuladora” que empieza a ser ya un cacareado clásico.

Entre los carteles destaca una imagen. Un retrato poco familiar. Un chico lleva una foto de Bernardo Caal, el líder indígena q'eqchi, encarcelado hace dos años en Guatemala por oponerse a los proyectos hidroeléctricos de un señor llamado Florentino Pérez. El presidente de ese club que hace dos días se vestía de verde para demostrar su compromiso con el planeta. Sic.
Al otro lado del campo no faltan tampoco las críticas. Pese a que juegue en casa. Una pancarta denuncia que el Barça tiene las manos manchadas de sangre. Lo dicen por el convenio publicitario con la turca Beko, a quien acusan de financiar el genocidio en Rojava.

En una pared, quien recibe es otro: Tebas puto facha.

La convocatoria, cuatro horas antes del partido, no parecía justificar lo que estaba ahí sucediendo. Se empezaba a notar cierto nerviosismo. Calma pedían unos. Tomadura de pelo, ya gritaban los otros. Un altavoz con un carrito va dando vueltas intentando amenizar la espera.
A media hora para el inicio del partido, Tsunami convoca a su gente a la Travessera de les Corts, el acceso al Gol sur. Parece que se trama algo. Los rumores apuntan a que se prepara un proyector para ver el partido. Pero algo falla y lo que parece la instalación, se cubre. El generador de gasolina apenas da para un altavoz para seguir por radio el partido. Otros rumores dicen que se quieren sabotear los marcadores. Tampoco.

En el campo la pelota empieza a rodar. Una pancarta pide sentarse y dialogar mientras miles de aficionados sacan las cartulinas azules reclamando diálogo entre gobiernos. Gritos de “libertad presos políticos”. En la segunda parte unas pelotas amarillas saltarán al campo y obligarán a parar el partido unos minutos.

Poco más. Eso es todo.

En la calle, mientras unas pelotas inflables van volando sobre las cabezas de la gente, miles de personas concentradas van perdiendo la paciencia. Algunos buscan bares donde seguir el partido. Vinieron a por un tsunami y se están encontrando unas salpicaduras en el charco. Por lo que parece, el fútbol tampoco acompaña dentro del estadio. Domingo sin sol en Barcelona.

Pero en un sector de la Travessera, en la bocacalle con Arizala, grupos de jóvenes se encaran a los Mossos. Los policías han llegado ahí tarde, tras no impedir que grupos de aficionados culés de ultraderecha (¿podemos decir nazis sin que Tebas nos pare el partido?) se enzarzaran a hostias con grupos de manifestantes antifascistas. La intervención se salda con un detenido y durante toda la primera parte del partido Mossos y manifestantes juegan sin mucha convicción al gato y al ratón. Llueve una lata. Adelantan el cordón. No llueve la lata. Se retrasa el cordón. Pero a medida que el partido avanza, se intensifica el tono. Los polis sacan sus porras. Los manifestantes adelantan su paso. Una carga. Un petardo.

Los primeros contenedores se cruzan. Los Mossos encapsulan. Un contenedor se quema. Los Mossos hacen carrusel con sus furgonas. Se desbocan los uniformados. Mientras la pelota sigue rodando dentro del estadio, a sus puertas se encienden las barricadas y se enzarzan peleas entre jóvenes manifestantes y unidades antidisturbios. El humo sobrevuela la ciudad de nuevo. Nueve detenidos, decenas de heridos.

Lo que iba a ser la reaparición del Tsunami acabó siendo el resurgir modesto del espíritu Urquinaona.

Algo que precisamente hace una semana pedía un nuevo colectivo anónimo surgido en redes. Lliris de Foc. Quienes pedían “volver a encender las calles” para reivindicar la batalla de Urquinaona, “la primera victoria independentista desde 2017”. Tsunami, por su parte, reconoce que una parte de su acción no ha salido. La atención mediática la detuvo.

Y mientras en el Camp Nou, en un miércoles sin sol nadie marca un gol, en los mentideros de Madrid, y también de Barcelona, todos apuntan a que el independentismo de Esquerra puede hacer presidente a Sánchez antes de las campanadas. El único gol del partido lo intentó marcar Ábalos ayer diciendo que los indepes renunciaban a la vía unilateral. Pero mucho me temo que, una vez más, lo han pillado fuera de juego. Esquerra ya denunció la jugada.

Ha sido este jueves cuando el VAR de Luxemburgo ha dictado penalti en el área de España por la inhabilitación a Junqueras.

No hubo goles, en este miércoles sin sol. Pero la pelota sigue rodando.

Relacionadas

Felipe de Borbón
14 de abril, crisis de la Monarquía sin horizonte republicano a la vista

Felipe VI no logra remontar la decadencia de una institución lastrada por los escándalos de su padre, pero frente a la que tampoco existe a día de hoy una alternativa en el corto plazo.

Rojava
¿Liberación nacional? Sólo si no es la de mi pueblo

¿Acaso la lucha en Rojava tiene más sentido que la lucha por la liberación dels Països Catalans? ¿O es que cuando la hegemonía política de un proyecto revolucionario está labrada es más fácil que cuando nos toca aún picar mucha piedra para que el proyecto revolucionario sea hegemónico también en la idea de construcción nacional de nuestro pueblo?

Gobierno de coalición
Martes aún más sociales que los viernes: llega el primer Consejo de Ministros de la coalición

Pocas expectativas ante el primer consejo de ministros del Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, con todas sus promesas ya adelantadas en el debate de investidura. Cataluña, clave en la investidura, podría ni aparecer.

5 Comentarios
#44907 14:00 19/12/2019

Lo de la narrativa del R78 (prensa, [in]justicia, cloacas, deep-state) ya lo aventuró Cervantes.
Quijotesco, no me digan. Visca Catalunya Lliure. PD: Una abraçada a Josep Borrell.

Responder
5
2
#44904 12:57 19/12/2019

Cada día que pasa, en todos los frentes pequeñas sumas, pequeñas victorias, pequeños resultados para un en busca de un ideal supremo, el determinado pueblo de Catalunya suma adeptos para su diligente y tenaz causa para ejercer el derecho de autodeterminación de su pueblo. Bravo Catalunya , Respect !

Responder
6
2
#44908 14:08 19/12/2019

Vaya, no sabía que Matteo Salvini leía El Salto.

Responder
1
6
#44914 15:46 19/12/2019

Sardini, molte sardini.

Responder
5
3

Destacadas

Coronavirus
El documento que condicionó los traslados de enfermos al hospital
Una orden enviada a los ambulatorios en pleno pico de la pandemia incluye criterios para no derivar a hospitales a pacientes afectados por covid-19.
Pobreza
Aprobado el ingreso mínimo vital

Esta mañana el Consejo de Ministros ha aprobado el ingreso mínimo vital, una medida que ha sido objeto de polémica en las últimas semanas mientras miles de familias sin recursos estaban pendientes de su implementación.

Laboral
La marcha de Nissan, una estrategia previa que la pandemia aceleró

La multinacional japonesa automovilística anunció el pasado jueves 28 de mayo el cierre de su principal planta en España. Dejarán en la calle a más de 20.000 personas para continuar así un camino que estaba ya marcado antes de la llegada del virus.

Coronavirus
Médicos y enfermeros niegan que Madrid esté haciendo nuevas contrataciones

A pesar de los reiterados anuncios de Díaz Ayuso y de los responsables sanitarios, los profesionales insisten en que se trata solo de anuncios publicitarios, carentes de cualquier concreción. Niegan que a día de hoy haya nuevas contrataciones, salvo las que realizan para cubrir bajas por enfermedad y por vacaciones


Estados Unidos
Trump amenaza con mano dura en respuesta a los disturbios de Mineápolis

El presidente estadounidense acusa al alcalde de Mineápolis de debilidad tras el incendio de instalaciones policiales de la ciudad, y anuncia que mandará al ejército si continúan los disturbios.  

Coronavirus
Pastora Filigrana: “El cambio de modelo tras el coronavirus no va a ser una elección sino una necesidad”

Pastora Filigrana es abogada, feminista y sindicalista gitana, aunque lo que funciona ahí como un adjetivo para ella es lo sustancial. Aprendió qué es la conciencia de clase de sus abuelas y derecho laboral en el SAT. La crisis dejó en cola de impresión un libro en el que sostiene que las prácticas anticapitalistas del pueblo gitano le han costado su persecución.


Educación
Monitores de educación especial denuncian que llevan dos meses sin cobrar

El personal técnico de integración social (PTIS) de Andalucía lleva reclamando la mejora de sus condiciones laborales desde que parte del servicio fuera externalizado. Ahora, además, han tenido que reclamar el cobro de sus nóminas. 

Crisis climática
La crisis climática provoca bosques más jóvenes y con mayor mortalidad

Un estudio publicado en la revista Science certifica profundos cambios en los bosques de todo el planeta provocados por la acción del ser humano, un proceso que derivará en una reducción aún mayor de la cubierta arbórea global.


Últimas

Comunicación
La pandemia de los globos sonda

Ante la necesidad de tomar decisiones rápidas y el miedo de que sean polémicas o impopulares, en la prensa proliferan encabezados del tipo “el Gobierno se plantea”, una técnica de comunicación política que recibe el nombre de “globo sonda”. ¿Qué son, hacia dónde vuelan y cómo pueden explotar?

Ecología
El último cartucho

Alicia Ramos nos trae unas líneas con aroma a pólvora y barrancos tinerfeños. Una reflexión muy personal sobre la caza a partir de un concepto novedoso que es casi un oxímoron (o que al menos suena muy raro): la munición ecológica.

Tecnopolítica
Zoombificados
La extensión de la actividad docente on line al próximo curso ha generado un debate, que puede servir de coartada para ocultar los acuciantes problemas a los que debemos hacer frente