Juicio del 1 de Octubre
¿Quién está quemando Catalunya?

La reacción de la juventud en Catalunya no estaba prevista en ningún guión. La respuesta del consenso, culpar a los incendiarios, sí estaba prevista, pero ha dejado de funcionar.  

helicoptero 18O
Un helicóptero de la Policía Nacional sobrevuela Barcelona al inicio de las cargas la tarde del viernes 18. Víctor Serri

publicado
2019-10-20 09:21

Barcelona. Viernes 18 de octubre de 2019. Termina la jornada de las Marchas por la Libertad y bajamos por Passeig de Gracia hasta el cruce con Ronda Sant Pere. Cientos de personas permanecen en ese lateral de El Corte Inglés. Unos metros más allá, colindando con Plaça Urquinaona, arde una gran barricada. La gente interrumpe de vez en cuando sus charlas para silbar al helicóptero de la policía, permanentemente acosado por punteros láser.

Al otro lado de la línea de batalla, grupos de manifestantes se enfrentan a la policía desde primera hora de la tarde, momento en que la Policía Nacional ha creído oportuno cargar contra una sentada pacífica de jovencísimos estudiantes, insultando, aporreando y deteniendo.

No. No son anarquistas insurreccionalistas, aunque los hay, como siempre los ha habido en Barcelona, la Rosa de Fuego. Tampoco son infiltrados, aunque también los hay, como siempre los ha habido en un país con tan extenso y lleno de mierda alcantarillado de Estado.

Chicos y chicas de barrio, ni santos ni demonios, que han conocido la desproporción y la impunidad policial en terrenos muy alejados de la política

Son una masa ingente —muy ingente—, de jóvenes —muy jóvenes—, heterogénea —muy heterogénea—.

En buena medida, chavales hijos e hijas del 1 de octubre. Una generación que creció con independentismo alegre, naif y soñador que se agrió con el primer porrazo a un abuelo frente a un colegio electoral. Una generación que cedió a la culpa y confió en la buena voluntad de un nuevo gobierno autoproclamado progresista. De entre 9 y 13 años para sus representantes electos fue lo que recibieron.

Otra gran parte la componen jóvenes normales, muchos de ellos ni siquiera independentistas —por lo menos hasta la semana pasada— conmovidos por la brutalidad policial. Chicos y chicas de barrio, ni santos ni demonios, que han conocido la desproporción y la impunidad policial en terrenos muy alejados de la política. Chicos y chicas que un buen día llegan al instituto y ven que a ese chico bondadoso y con inquietudes que les son bastante ajenas le han apaleado de forma absolutamente injustificada. Chicos y chicas que ven cómo mientras los antidisturbios acompañan con delicadeza a neonazis, amedrentan de forma terrorífica a muchachos que no han alcanzado la mayoría de edad. Y claro, se colma el vaso y estalla la rabia. Algunos se echan a las calles de inmediato, otros lo harán al día siguiente cuando estos les cuenten lo que allí está sucediendo.

Juicio del 1 de Octubre
Jóvenes y cabreados
De la resistencia pacífica contra la vulneración de derechos a la protesta más virulenta, hablamos con la generación que más ha hecho notar su frustración en Catalunya.

Si esos chicos y chicas no sentían ninguna filiación independentista hasta la fecha, ahora han podido ver que al otro lado del cordón policial que dispara durante horas proyectiles de goma y gases lacrimógenos, al otro lado de los carruseles desbocados de los furgones, está la unidad de España. Así que se apresuran a comprar al vendedor ambulante una estelada y se la atan al cuello, resignificando un outfit que había sido lo más carrinclón y friki en los años que llevamos de Procés en símbolo de sublevación y coraje.

En el fragor de la batalla se dan cuenta de que sus vidas son mediocres, vacías, de plástico y replicadas en serie. Sus expectativas son aún peor. Si el 15M fue la revuelta de quienes veían sus expectativas amenazadas, esta lo es de quienes han crecido sin más expectativa que la precariedad, el hastío y la represión. No reconocen ni necesitan líderes ni directrices, su propio malestar les mueve.

Así que se apresuran a comprar al vendedor ambulante una estelada y se la atan al cuello, resignificando un outfit que había sido lo más carrinclón y friki

Pero otro fenómeno propio de un régimen que ha perdido la hegemonía sucede en la retaguardia. El común de la sociedad democrática catalana ya no mira al dedo que señala la luna. Muchas gentes corrientes tal vez no compartan, incluso desprecien la violencia, pero la escritura del relato de Estado ya no cuaja entre el pueblo catalán. No permea la jerarquización de preocupaciones dictada; incluso si no se desea ver Barcelona en llamas, la gente sigue comprendiendo que esa no es la verdadera urgencia democrática del país y siguen manifestándose al margen de que las movilizaciones vayan a terminar en enfrentamientos.

Además, esas madres y padres comprendieron la razón de Estado cayendo escaleras abajo en colegios electorales el 1 de octubre de 2017 y ahora están viendo la desproporción y la arbitrariedad con la que se actúa contra sus hijos e hijas, o jóvenes iguales que estos, llegan a algún tipo de empatía con la línea del frente aún con el corazón lleno de preocupación.

El nacionalismo se desplaza y los focos de lucha en el Estado se retroalimentan en la medida en que fascistas y antidisturbios se van erigiendo en avatares de la oposición al independentismo. “A veces uno sabe de qué lado estar simplemente viendo quién está al otro lado”, decía Leonard Cohen. La escalada de la solidaridad y la comprensión en el Estado ha sido completamente explosiva en las últimas semanas, del mismo modo en que el movimiento catalán se refresca y refuerza con la solidaridad que llega y se enfoca en la estructura misma del Régimen del 78 y es cuestión de tiempo que la dinámica catártica previamente descrita se extienda por todo el territorio español.

Esa es la gente que está quemando Catalunya. Sí.

Pero, por encima de todo, quien está quemando Catalunya, es el Estado español. Partimos de la arrogante negativa a la petición razonable de autogobierno con el Estatut allá en 2006 y seguimos con la negativa y represión de un Referéndum que, hace sólo 5 años, probablemente habría perdido el independentismo. Todo pudo quedar ahí. Pero no, mandaron a una horda de antidisturbios montados en un barco de los Looney Tunes a destrozar a nuestras abuelas. Encarcelaron a un Gobierno que, por una vez, consultaba a la gente sobre sus deseos y a un par de señores que velaron por mantener el carácter pacífico del movimiento y facilitar la circulación de las autoridades ante el Departamento de Economía.

Incluso si no se desea ver Barcelona en llamas, la gente sigue comprendiendo que esa no es la verdadera urgencia democrática del país y siguen manifestándose

Han sacado más ojos, han explotado más testículos. Han encarcelado de forma jurídicamente demencial a chicos y chicas que han tropezado en corredizas sólo para mandar una orden política que, de nuevo, ha sido desacatada.
Esas tácticas tal vez servían contra los movimientos sólidos y endogámicos; tocaban un eslabón e insertaban la paranoia. Pero no están entendiendo nada si piensan que este esquema es aplicable aquí. Los agravios son concretamente ajenos y genéricamente propios; la arbitrariedad y desajuste entre actos y consecuencias resta sentido a la precaución y cada nuevo abuso hace crecer la revuelta de forma capilar y exponencial.

Vamos a ser francos. Esto sólo podrán pararlo ya por dos vías: o con democracia o matándonos. Por supuesto que, en las altas instancias de un Estado de Transición deficitaria, hay gente dispuesta a ello. Pirómanos disfrutando la escalada.

Pero, si queda alguien en el Estado que crea en la democracia debe dejar de echar gasolina al fuego, debe intervenir. Si alguna institución internacional se toma en serio su deber para con los derechos humanos, debe intervenir.

Están quemando Catalunya. Que alguien intervenga antes de que reduzcan a cenizas la Democracia.

Relacionadas

Catalunya
El “tema catalán” desde Cataluña: más allá del 10N

Las elecciones del domingo se vivieron con indiferencia en Catalunya, a pesar de que el independentismo salió reforzado del 10-N.

Elecciones 10N
La CUP entra en el Congreso con dos escaños y ERC adelanta a Ciudadanos

A pesar de la bajada de la formación de Gabriel Rufián, ERC adelanta a Ciudadanos en el Congreso y los diputados que ERC ha conseguido en Catalunya superan a los obtenidos por Ciudadanos en todo el Estado: 13 frente a 10.

Libertad de expresión
Vicent Nos: “El Estado no puede cortar internet”

El informático al que solicitaron la creación de la estructura digital del referéndum catalán, un trabajo al cual se negó, considera que el decreto 14/2019, conocido como el 155 digital, nos pone en niveles de censura propios del franquismo o de países como China.

19 Comentarios
#41885 11:13 23/10/2019

Hasta que no pongamos por delante la precariedad, el hastío y la represión institucional, también la de la autonomía de Cataluña fruto del neoliberalismo que tanto los nacionalistas españoles como los nacionalistas catalanes defienden.
La defensa de la independencia de Cataluña por parte de los oprimidos (que somos el 95% o más) da alas a los que dirigen este chiringuito,

Responder
1
0
#41794 16:17 21/10/2019

La democracia la habéis destrozado vosotros el día que le prendisteis fuego a la calle... Ahora a la hora pagar nadie quiere ser responsable... Pues espero que la Democracia os pase por encima pestuzos

Responder
2
8
#41833 11:44 22/10/2019

Las democracias no pasan por encima, solo los facciosos como tú.

Responder
4
0
#41964 19:23 24/10/2019

Faccioso. El mayor fascista (teórico) quien a falta de argumentos insulta. Decía Anguita que se está banalizando el término pues lo utilizan cada vez más los intolerantes contra los que no piensan como ellos. El naZionalismo siempre es totalitario, con Franco, Mussolini, Hitler, Pinochet o Junqueras especialista en Rh francés de Cataluña

Responder
0
0
#41785 15:21 21/10/2019

Toda esa brutalidad policial que narra el artículo se ha visto muchas veces en actuaciones de la policía autoómica de Cataluña, célebre por su mano dura. Sinceramente no me creo que los chavales "no independentistas" que comenta el artículo se sientan ahora abrumados por esa supuesta brutalidad policial y, si lo hacen, será por pura ingenuidad e ignorancia. La poli siempre ha sido de lo más bestia. Cuando actúan no miran dónde dan, eso ya se sabe desde hace mucho, mucho tiempo.

Responder
3
4
#41783 15:17 21/10/2019

La forma en la que se dirigían los piquetes a la rectora de Lleida el otro día es de vergüenza. Una falta de respeto total y absoluta que solo traslucía nula tolerancia a la frustración. Lo mismo que los de las hogueras. Al final el juez Calatayud tendrá razón y acabarán pegando a sus padres.

Responder
1
2
#41782 15:06 21/10/2019

Estupendo y esclarecedor artículo.
Será sin duda muy criticado por quienes se acomodan a la visión única de los hechos (creada con mucho mimo por los medios generalistas).

Responder
6
0
#41776 14:36 21/10/2019

El problema son los políticos y una parte de la "intelectualidad" tanto catalana como del resto de España. Lo que no me cabe en la cabeza es que la gente compre sus argumentos sin cuestionarse absolutamente nada. Tanto los unos como los otros. Se echa en falta un espíritu crítico. Amar a los líderes es peligroso...

Responder
4
2
#41769 13:50 21/10/2019

Sois patéticos.

Responder
0
6
#41761 12:11 21/10/2019

...y los mossos de escuadra?

Responder
1
1
#41757 11:15 21/10/2019

Vaya mierda de artículo, es penoso que esta sea vuestra realidad, lo bueno es que con ver las imágenes de las manifestaciones, alguien con dos dedos de frente, ve lo que realmente pasa

Responder
0
12
#41743 20:57 20/10/2019

que esperas? con la incertidumbre en el planeta es estos momentos esta es la etiqueta más facil de vender la fascista y la tribalista. Pertenecer a una tribu y luchar en contra de un enemigo común es un blanco fácil de vender. Sin embargo el enemigo no está fuera, está dentro. Saber que todos somos uno y que si te hago daño me lo hago y que la forma de evolucionar todos juntos es la unidad. Esa es la nueva era. Y no estancarse en la mentalidad tribalista de antaño que está anticuada y es destructiva. Que es lo que eligo es cuestión individual.

Responder
1
2
#41742 20:24 20/10/2019

Molt bon comentari, honest i que busca posar-hi llum. Gràcies

Responder
7
1
#41730 15:26 20/10/2019

artículo escrito desde la luna, las imágenes de tv ofrecían otra realidad a la arcadia descrita. Había manifestantes violentos que arrojaban piedras y quemaban todo lo que encontraban, perdón eran los infiltrados de la policía represora los que lo hacían. Un saludo desde la tierra.

Responder
9
33
Bruno MG 18:55 20/10/2019

Baja ya de la luna y deja de soñar, jajaja jajaja

Responder
0
5
#41733 15:57 20/10/2019

Vale, tú, las imágenes de la tv son la realidad. En cualquier caso, atravesando a diario el Passeig de Gràcia (sito en "la luna") te aseguro que las cosas se ven de otra manera.

Responder
15
6
#41717 12:35 20/10/2019

bastante de acuerdo, sólo echo de menos una mención al papel vergonzoso que también está haciendo el Govern de la Generalitat en contra de los sentires del pueblo catalán y poniendo (como otras veces) a los mossos (y toda su maquinaria represiva) al servicio del estado y el relato del gobierno español. Eso también está pasando y cambiando mentalidades en Catalunya, y también es muy importante.

Responder
26
13
#41716 12:15 20/10/2019

Bastante de acuerdo con la columna... Leía estos días a alguien que sería un error gigantesco dejar la puerta abierta del conflicto a una potencia en el actual estado de la cosa geopolítica...
La cerrazón del R78, su agotamiento, su deriva autoritaria/reaccionaria para asegurar su propia supervivencia son probablemente sus mayores debilidades. Buena columna, gracias.

Responder
20
9
#41714 12:05 20/10/2019

Puff, Kk

Responder
10
22

Destacadas

Dependencia
Los fondos de inversión desembarcan en el cuidado de mayores

En Madrid existen 426 residencias para la tercera edad, de las que 25 son 100% públicas y 18 tienen su gestión externalizada. El resto son privadas, un pastel que no pasa desapercibido a las empresas que buscan maximizar la rentabilidad del cuidado de personas mayores.

Medios de comunicación
Mentira la mentira, mentira la verdad
Para controlar la veracidad de lo que leemos, escuchamos o vemos, el colectivo Xnet propone una verificación previa de la información que se difunde, basada en saber quién crea y paga las ‘fake news’ y quién cobra por crearlas y viralizarlas.
Bolivia
El golpe anunciado que Evo Morales no supo prever (y 2)

Los golpistas lanzan una carrera contrarreloj para aplastar brutalmente la resistencia popular, inhabilitar a Evo Morales y García Linera y desmontar los logros de la revolución antes de convocar nuevas elecciones.

Corrupción
Griñán condenado a seis años de cárcel y nueve de inhabilitación para Chaves

La audiencia de Sevilla condena por malversación a José Antonio Griñán y a Manuel Chaves por prevaricación a causa de las prejubilaciones en Andalucía, conocidas como “caso de los ERE”.

Internet
El presente como distopía ochentera

¿Cómo juzgaríamos el mundo actual en caso de poder observarlo desde la perspectiva de los años 80?

Literatura
Luna Miguel: “La generación de escritores macho ya se está muriendo”
La escritora y periodista Luna Miguel se suma con ‘El coloquio de las perras’ al trabajo de recuperación gracias al cual, si estás atenta, tu lista de lecturas pendientes tendrá pocos autores de los de siempre.

Últimas

Violencia machista
El negocio tras la violencia machista

Muchos medios de comunicación ven en los feminicidios oportunidades para aumentar sus ingresos, vulnerando los derechos de las víctimas e ignorando sistemáticamente los códigos deontológicos. Las presiones y la misoginia en los medios, la precariedad y la falta de especialización dificultan la buena praxis de las y los periodistas.