Catalunya
Y Barcelona no ardió

La primera decisión del Consejo de Ministros que se celebró ayer en Barcelona es que el aeropuerto del Prat pase a llamarse Aeropuerto Josep Tarradellas. Catalunya se despertó con cortes en más de un veintena de carreteras. Pero no fue para tanto.

Consejo Ministros Barcelona
El presidente rockstar del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a la Llotja de Mar, donde se celebró el Consejo de Ministros.
22 dic 2018 13:00

Llegó el enésimo apocalipsis anunciado desde las brunetes pero Barcelona no ardió.

Se levantó en ira. Plantó cara. Se indignó. Pero no ardió.

La parada en Barcelona de la gira “rumba a lo desconocido” del rockstar Pedro Sanchez se salda con un extraño balance. Parece que a quien más caro le va a salir será al propio presidente del Gobierno, quien sigue embriagado en su repetido simbolismo vacío y sus fotos para la galería, mientras le llueve fuego hasta de entre sus propias filas.

Ayer hubo 13 detenidos y 77 heridos leves en Catalunya. En 2010, en la huelga general del 29S, hubo más de 50 detenciones.

No sabemos qué va a hacer ahora Ciudadanos con esa querella que presentó preventivamente el jueves contra Torra y que Arrimadas anunció en el Parlament un día antes. Lo acusaron, atención, de “proposición para la sedición” por los futuros disturbios golpistas que iban a pasar el viernes. El enésimo capitulo del minority report de Ciudadanos. Ya no solo tenemos rebelión sin violencia, ya tenemos violencia hasta preventivamente anunciada y protocolariamente querellada.

Tampoco sabemos donde está esa cédula al estilo de Estado Islámico que algunos anunciaron y que Vidal Cuadras profetizó en Intereconomía. Todavía esperamos esos tres mil hombres de esa Bandera Negra “muy peligrosa” que iban a tomar el Palau de la Generalitat, el Parlament y la Llotja de Mar. No sabemos si también tomarían el Palacio de invierno porque les pillaba un poco lejos, pero la idea estaba clara. Pues eso. Que parece que lo único que se tomaron fue un gintonic a la salud del fundador de Vox.

Catalunya lleva cerca de diez años pidiendo la cesión de la gestión y llega el gobierno Sánchez a decir os vamos a cambiar el nombre de vuestro aeropuerto sin siquiera preguntarlo

Catalunya se despertó con cortes en más de un veintena de carreteras, con las rondas de Barcelona cortadas y con esa sensación de que iba a ser un día especial. Plantéatelo así. Alguna carga cerca de Drassanes, rifi-rafe con las vallas en Via Laietana, calma tensa por lo general. Pero poco más. Chavales mareando contenedores en la ronda litoral. Ahora los cruzo en la calle, ahora los vuelvo a poner en su sitio. Manifestantes discutiendo los limites del pacifismo. Mientras, los satánicos de Òmnium, con escenario y conciertos, contraprogramaban a escasos metros de la Llotja de Mar un “Consejo popular de ministros”. Allí violentas abuelas procesistas levantaban cartelitos denunciando un “juicio a la democracia”.

Y reforzando esa imagen, los de la ANC invitaron inteligentemente a una de las figuras públicas de las armillas amarillas francesas, Priscilla Ludosky, que mostró su apoyo al movimiento catalán. “Estamos juntos pidiendo más democracia en Europa” afirmó. Su sola presencia ya representa un revés al relato golpista de Madrid. Y es que mientras en Perpignan se queman peajes, aquí se acusa de rebelión por levantar simplemente la barrera. Una sola tarde en los Campos Elíseos han provocado más disturbios que siete años de procés, pero, amigos, aquí hubo un golpe de estado. Y por el estado te la hinco.

Y Celaá pidiendo calma. Esto que hacemos es un acto de afecto, dijo. Qué bonito. Tras todo lo sucedido y todavía hablando de afecto.

“Oiga, que tenemos presos!”.

“No se preocupe, que lo hacemos con afecto”.

Y como de afecto iba la cosa, la primera decisión del Consejo de Ministros es llegar a Barcelona y decir que el aeropuerto del Prat pase a llamarse Aeropuerto Josep Tarradellas.

“Es una broma, no?”, suelta una manifestante en escuchar la noticia.

Lo parece pero no. Catalunya lleva cerca de diez años pidiendo la cesión de la gestión y llega el gobierno Sánchez a decir, mira qué atentos somos, os vamos a cambiar el nombre de vuestro aeropuerto sin siquiera preguntarlo. Y si Barajas es Suárez, el Prat será Tarradellas. Nuestra bella Transición is on the air. No sabemos si patrocinado por el de las pizzas, como alguno comentaba, pero desde luego el relato está claro.

Y como la cosa va de brindis al sol y a sonreír por lo guapos que somos, el siguiente gesto de afecto volvió a ser sacar a relucir el juicio sumarísimo a Companys. Algo que se arrastra desde Zapatero. De hecho desde que de la Vega lo anunciara en Montjuic en, atención, 2004.

Hubo tanto lío sobre qué había aprobado en Consejo que casi todo el mundo dio por echo lo que no era. En realidad solo hizo un gesto simbólico, el enésimo, de cara a la galería. Hablaron de “restitución de la dignidad” hacía el único presidente democrático de Europa fusilado. Lo que no es anulación del consejo de guerra, como hace años que se pide, ya que esto esta aparentemente en trámite en el Congreso. Esto es más simbólico que la república del 27 de octubre, decía un tuit en redes. Pero se tenía que decir algo, generar el titular, y para ello estaba el Gobierno ahí. Para todo el resto, la Policía Nacional.

Y ahí se quedaron los gestos para con Catalunya. Pero, pese a ello, en Madrid, la caverna bramando ante la rendición, sumisión, capitulación y tantos adjetivos bélicos como uno pueda imaginarse de Sanchez a los independentistas. En parte, sobre todo, por esa foto del día antes entre Torra y el presidente del Gobierno en el Palacio de Pedralbes.

Procés
La República de los Símbolos

Intentar aunar bajo antiguos símbolos poblaciones dispares no parece la estrategia más adecuada, a no ser que no se tenga otra cosa que ofrecer.

Y decimos foto porque se hace difícil saber qué otro nombre de consenso hay para lo que allí hubo. Moncloa y Generalitat estuvieron enzarzándose en una pública guerra de relatos sobre si aquello era una reunión, una cumbre o una clase de taichí para no iniciados. Los gabinetes de prensa mandaron dos notas de prensa previas convocando a lo mismo en que parecían vivir en universos paralelos. Que si se reunían juntos, que si lo hacían por separado, que si lo hacían de tres en tres. Y entre el caos de la sala de prensa, los responsables de cada uno de los gabinetes haciendo sus corrillos para vender su pescado. Moncloa llegó a decir que ni era una reunión, que era un encuentro.

Y suponemos que para reforzar eso, cada diez minutos llamando a los gráficos para tomar fotos. Ahora de los presidentes. Ahora de los ministros reunidos. Ahora de todos juntos. Ahora de todos separados. Eso parecía una boda. Y todo con el baile de la poinsettia, la operación tiesto, de por medio. Y es que Moncloa se dio cuenta que tras el presidente Sanchez asomaba una florecilla amarilla ¡horror! que tuvieron que maquillar poniendo otra roja.

La incredulidad entre los periodistas era mayúscula. “Tanto numerito para esto?”, decía uno. Otro, hablando desde un iPhone con carcasa de Micky Mouse lanzaba que “no ha dado ni tiempo que las líneas se volvieran rojas”. Las líneas no. Solo las flores.

En fin. Una auténtica pantomima culminada con una rueda de prensa exprés que, significativamente, la portavoz catalana Artadi cortó de golpe diciendo que se tenía que ir porque venía Batet. Lo hizo diciendo “yo no mando nada aquí”. Pues eso. Quizás lo más sensato que se oyó esa tarde.

La parada de Sánchez era un marrón para todo el mundo, na extraña obsesión del presidente para demostrar que no somos un estado centralista

El Consejo de Ministros en Barcelona, la parada del Spanish Tour de Sánchez, era un marrón para todo el mundo. Una extraña obsesión del presidente para demostrar que no somos un estado centralista. Aunque llegue luego el gobierno central a dictar unilateralmente decisiones que nadie ha pedido como la del nombre del aeropuerto del Prat, claro. Aunque se convoquen justo un año después de las elecciones impuestas por el 155. Y si alguien ha salido más escocido es justamente Sanchez quien sigue alargando la prórroga de su mandato mientras espera un momento justo para convocar elecciones que, probablemente, nunca llegará. Mientras, sigue demostrando que no tiene propuesta alguna para el tema catalán, que vive en una realidad paralela a la de la sociedad catalana y el solito se va poniendo entre las dos aguas de los que aúllan al 155 y los que le piden valentía con el tema. Y ahí está. A la deriva.

Incluso Torra, un presidente sin convicción ni entre su parroquia, parece salirse de rositas, con pocas magulladuras nuevas. El independentismo volvió a dejar claro que el relato de la rebelión es exagerado y que la visita del Gobierno central genera importante resquemor en parte importante de la sociedad. Pero, igual que Sanchez, sigue sin tener claro como salir de este embrolladero. Aquél que convirtió el oasis catalán en un pantanal de, todavía, orillas impenetrables.

Procés
Encuentro Sánchez-Torra: jugar a los marcianitos

Mucho de qué hablar. Tan poco por ofrecer. Ni Pedro Sánchez puede ni Quim Torra debe. Ninguno de los dos sabe.

Relacionadas

Catalunya
Xavier Albiol recupera la alcaldía de Badalona

Con once regidores, el representante del Partido Popular Xavier Albiol se ha erigido hoy como alcalde de Badalona, la sexta ciudad de Catalunya, después de que los socialistas catalanes (6 concejales) no hayan apoyado la candidatura de Guanyem en Comú (10 regidores).

Violencia policial
Irídia denuncia que los casos de violencia institucional en Catalunya en 2019 doblaron los del año anterior

La organización, a través de su servicio Saidavi, atendió 248 casos de violencia institucional en 2019, de los que más de 200 estuvieron relacionados con las protestas que siguieron a la sentencia del Procés.

3 Comentarios
Alí caté 4:21 23/12/2018

Me ha encantado el artículo. Todavía me estoy riendo (reconociendo la complejidad del asunto). Chapeau !

Responder
0
0
gigi 19:53 22/12/2018

doncs sí... "mucho ruido y pocas nueces".... en tot cas per a mi el més trist de tot això, pe`ro també el més aclaridor, han estat totes les reaccions dels partits i mitjans de comunicació de dretes espanyolistes, que han quedat retractats clarament: no al diàleg, sí a la confontació, perquè si hi ha algún acord que aturi o si més no (ja que això ho veig improbable) minimitzi la crisi territorial que existeix entre Catalunya i l'Estat espanyol, yots els partits de dretes espanyolistes es queden sense programa.... sense caps de turc a qui utilitzar per crear aquest victimisme que els dóna vots...

Responder
2
1
#28326 19:13 22/12/2018

El independentismo de señales de hastío y cansancio, y de desilusión por el salto al vacío de la supuesta declaración de independencia

Responder
0
0

Destacadas

América Latina
Destinos inciertos: el covid-19 deja en situación de emergencia a millones de migrantes en América Latina

En situación de calle, bajo el sol en la ruta, abandonados o detenidos en las cárceles de frontera. El covid-19 expulsa a miles de migrantes latinoamericanos que, sin trabajo ni vivienda, emprenden distintas travesías agobiados por el hambre y el miedo.

Crisis climática
Unai Pascual: “El científico debe tomar partido, es nuestra responsabilidad”

El economista Unai Pascual es uno de los promotores del manifiesto Euskal Herria post covid-19, al que en tres semanas se han adherido 723 académicos que piden abrir un debate sobre cómo debe realizarse la transformación ecológica.

Desigualdad
Ingreso mínimo vital, la última red de protección

El Gobierno pospone al viernes 29 de mayo el anuncio del ingreso mínimo vital, ante la expectación de miles de personas que esperan poder cobrarlo. Ayer a última hora se modificaba el borrador para incluir a las comunidades autónomas en la gestión de esta herramienta. 



Coronavirus
La teoría de la conspiración que se hizo tan viral como el covid-19

La creencia de que la tecnología 5G está relacionada con la expansión del coronavirus, surgida como una teoría de la conspiración en foros y redes sociales, lleva propagándose por la red desde enero, pero no atrajo la atención de los medios hasta principios de abril, cuando un ataque a una antena de telefonía móvil en Birmingham dejó sin cobertura de red móvil a uno de los hospitales de la ciudad británica.

Coronavirus
En primera línea de la lucha contra el virus

Radiografía de una jornada con el Servicio de Urgencia Médica de la Comunidad de Madrid y el Hospital de la Princesa.

Coronavirus
Sanidad reduce en casi 2.000 personas el número de muertes por la pandemia

El Ministerio revisa a la baja el número de fallecidos a causa del covid-19. Catalunya y Madrid son las comunidades donde la cifra se rebaja más, con 1.126 y 291 menos, respectivamente.

Últimas

Migración
Migrar o invertir la propia vida como peaje

A los detractores de la inmigración todo indica que les mueve un egoísmo desbordante fruto de un privilegio inmerecido. La mera casualidad de haber nacido en un lugar concreto les otorga un derecho de movilidad ilimitado que, a su vez, les habilita a desembarcar en los países de aquellos que quieren ver sólo como atracción exótica.


Coronavirus
¿Una buena oportunidad?

Cuando finalice la epidemia, nuestros gobiernos seguirán con su dinámica habitual, la de gestionar el funcionamiento de la máquina-mundo capitalista e intentar atenuar diariamente sus daños colaterales.

Laboral
El sindicato gallego CUT se querella contra Marlaska por la prohibición de la manifestación del primero de mayo

Considera que existe una discriminación ideológica, ya que las manifestaciones de la ultraderecha han podido llevarse a cabo durante el estado de alarma, mientras su propuesta fue prohibida.

Migración
Las administraciones dejan en desamparo a un grupo de migrantes argelinos

Las 16 personas argelinas que tras llegar a la costa de Motril, y pasar por el Centro de atención temporal de extranjeros, fueron abandonados ante la subdelegación del gobierno y después retenidas en instalaciones no aptas están siendo ya derivadas con el apoyo de APDHA.

Huelga
CNT denuncia el despido de más de treinta huelguistas de Productos Florida

El sindicato ha comunicado que la empresa ha despedido a más de treinta personas empleadas que secundaban la huelga desde finales de febrero, por la que exigían acabar con la práctica de falsos autónomos y habilitar contratos dignos en la planta cárnica.