Campesinado
¡Cagones del mundo, uníos!

Es el runrún de los jornaleros extremeños, hombres y mujeres que, quitándose el miedo de encima, han hecho sus plantes en las fincas del grupo Escobar, Sol Valdivia, HaciendasBIO, Tangerina SL, fincas de Torrealta y Torrebaja… y otras que vienen detrás, reclamando el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que fija el jornal de seis horas y media en 46,34 euros.

Asamblea campesina en Montijo
Un momento de la asamblea jornalera en Montijo el pasado 25 de junio.
29 jun 2019 09:10

Si en este mundo hubiera justicia de verdad (que no la hay), y las cosas fueran como deben ser, el himno de Extremadura que se inventó un maestro de Fuente de Cantos cuando esta región andaba ideando símbolos con permiso del señor obispo, debería decir:
“Nuestras voces se callan, nuestros cielos se llenan de mierda: Extremadura, patria de miserias; Extremadura, suelo de pobrezas; Extremadura, tierra de cagones; Extremadura, esclava camina”.

Nada que ver con aquel intermedio que se dio ya entrada la Segunda República, en marzo de 1936, cuando miles de yunteros, carne de yugo nacida, ocuparon las fincas de los terratenientes, mientras el señorito y su familia apuntaban en su cuaderno la lista negra de los debes y los haberes. Unos meses después, entrado ya el verano, los caciques tiraron de la lista a matar y enterraron bien hondo el valor que todavía andamos buscando en las fosas de la memoria y que tanto cuesta desenterrar. No huele a muerto, sino a miedo.

Los de la 25 de Marzo recorren Extremadura, alfabetizando bajo un sol de castigo la conciencia morena de unos currantes del campo que han olvidado que sin ellos ni ellas no habría qué llevarse a la boca

Por aquel entonces se decía que el extremeño se quita la gorra, pero no agacha la cabeza. Ochenta años después habría que revisar esta frase, si no fuera porque un pequeño atisbo de esperanza y dignidad asoma entre surcos y frutales. Es el runrún de los jornaleros, hombres y mujeres que, quitándose el miedo de encima, han hecho sus plantes en las fincas del grupo Escobar, Sol Valdivia, HaciendasBIO, Tangerina SL, fincas de Torrealta y Torrebaja… y otras que vienen detrás, reclamando el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que fija el jornal de seis horas y media en 46,34 euros, lo mismo que cobra un concejal o concejala en una comisión municipal de apenas una hora en un despacho con aire acondicionado.

Agricultura
Crece la tensión en el campo extremeño

La conflictividad laboral en el campo extremeño se intensifica en los últimos meses. Las resistencias de la patronal a aplicar la subida del SMI podría desencadenar una huelga general.  

Reclaman los atrasos, las horas extras que no se pagan, el kilometraje, la nocturnidad, herramientas para trabajar… Todo ello con el apoyo de la Asociación 25 de marzo, que ha hecho asambleas en Mérida, Montijo, La Garrovilla, Lobón, y ocupó las oficinas de ASAJA Extremadura, cuyo presidente recomendó no hace mucho que no se abonara la subida del SMI.

El fraude consentido en el campo es voz popular. Quien más quien menos lo ha sufrido o conoce a quien lo sufre

Los de la 25 de Marzo recorren Extremadura, alfabetizando bajo un sol de castigo la conciencia morena de unos currantes del campo que han olvidado que sin ellos ni ellas no habría qué llevarse a la boca, abandonados a los pies de los caballos de la patronal por unos sindicatos y organizaciones agrarias que renunciaron hace ya mucho tiempo a sus principios de identidad, a cambio de subvenciones, despachos, ordenadores, dietas, sillones en consejos de administración y palmaditas en la espalda. Sombra de lo que fueron, habría que sacar de ese saco de la avaricia (donde la liberación sindical es el predio de a quienes les tocó un curro incómodo o lejos de su casa) a otros sindicatos CeNTenarios: los que no reciben subvenciones y no le deben nada al patrón, los únicos que han apoyado estas movilizaciones sin pedir nada a cambio, como también apoyaron y convocaron las huelgas del feminismo del 8 de Marzo, aquel que había antes de que le echara el ojo la mercadotecnia (aquí se dice merchandising) y la “perspectiva de género” diera pingües beneficios con la venta de camisetas moradas.

En el campo –como en otros oficios de los llamados precarios- se explota, se extorsiona, se abusa. Todo ello con la connivencia de inspectores de trabajo que miran hacia otro lado, jueces y fiscales que ignoran a voluntad propia las denuncias, políticos que al mismo tiempo que hacen la ley hacen la trampa, policías que persiguen al robagallinas mientras pasan del ladrón de guante blanco como de comer mierda. Todos, todos, todos se pasan por el arco del triunfo el artículo 311 del Código Penal español, el que se supone protege los derechos de los trabajadores y castiga la imposición de condiciones laborales y de Seguridad Social perjudiciales con penas de prisión de hasta seis años:¡perdonen que me ría!

El fraude consentido en el campo es voz popular. Quien más quien menos lo ha sufrido o conoce a quien lo sufre. Una nefasta política laboral ha hecho de las prestaciones del desempleo un sistema asistencialista que se prefiere antes que la incertidumbre y la falta de seguridad del trabajo en el campo, traducido en peonadas y jornales mal pagados (a esportón cuando la aceituna). Ya era hora de que al menos haya una voz que recorra los campos extremeños, como en su día un fantasma recorrió Europa, despertando tanta modorra acojonada.
Ojalá cunda.

Relacionadas

Anarquismo
Élisée Reclus y los melones de Don Benito

Su recorrido por Extremadura incluye referencias a Monfragüe y al Salto del Gitano. Del valle del Tajo y de las campiñas del Guadiana dice que en tiempos estaban cubiertos de villas prósperas que hoy son miserables caseríos...

Historia
Manuel Cañada: “A los extremeños nos han robado la historia”
Manuel Cañada acaba de publicar Otra Extremadura (Jarramplas, 2020), un libro que recupera buena parte la historia no contada de la región desde el siglo XX a la actualidad.
5 Comentarios
Concha 10:21 2/7/2019

Id votando..id votando..
Cuando los políticos os digan ¡¡¡¡ hay que votar !!!! haced justamente lo contrario. Todos se van a forrar gracias a las personas que se dejan la piel para ganar cuatro perras. No lo puedo resistir se me retuercen las tripas cuando veo que ya están subiéndose los sueldos y todos tan tranquilos, vaya .. así nos va

Responder
0
0
brinco061 20:52 29/6/2019

Animo. Compañeros... Solo persistiendo en la lucha se consigue algo...
SyR.

Responder
3
0
#36447 13:23 29/6/2019

Buena labor que está haciendo la asociación 25 de marzo ante el abandono sindical a los jornaleros

Responder
10
0
Anónimo 14:28 30/6/2019

Solo pido lo que marque la ley

Responder
0
0
Gheba 19:33 1/7/2019

Como dice el artículo tb hemos de tener en cuenta a esa Confederación Nacional de Trabajo, que autogestionándose a pesar de las opresiones y asesinatos a lo largo de la histotria de este país... A pesar de las zancadillas de hoy con tal de silenciar al anarcosindocalismo, sigue gritando fuerte y luchando por la justicia que tanta falta hace en nuestra Extremadura. Que los caciques sepan que no agachamos la cabeza, ni aquel 25 de Marzo, ni ahora!

Responder
3
0

Destacadas

Temporeros
7.000 temporeras marroquíes atrapadas y ningún plan
Miles de temporeras permanecen bloqueadas sin recursos económicos ni información sobre cómo y cuándo podrán retornar a su país. Las organizaciones denuncian abandono institucional y cuestionan el marco de la contratación en origen.
Crisis económica
¿Hacia dónde vas, España?

El dictamen de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica establece las bases del futuro post covid-19. Un futuro que trata de acercarse a la Unión Europea y dejar atrás la España del ladrillo y la evasión fiscal, para centrarse en reindustrializar el país y caminar hacia el estado del bienestar. Pero, en medio, se han colado medidas neoliberales, como la mochila austriaca.


Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Opinión
Naciones Unidas suspende a España por su maltrato al empleo doméstico

El informe del exrelator Especial de la ONU sobre la extrema pobreza y los derechos humanos Philip Alston destaca la desprotección social y la precariedad de las empleadas domésticas y urge a que España ratifique el Convenio 189 de la OIT. Ojalá que esa llamada de atención por parte de Naciones Unidas haga un poco más visibles nuestras demandas

Medios de comunicación
La necesidad de criticar al periodismo para salvar a los periodistas

Es imprescindible politizar el acceso a la información, de la misma manera que se ha politizado el acceso a la vivienda o el acceso a una subsistencia mínima.

Europa
No te duele Nadia Calviño, te duele la Unión Europea

La derrota de Nadia Calviño en su carrera por presidir el Eurogrupo parece una oportunidad perdida para cambiar la Unión Europea. Pero que alguien como ella haya llegado y que haya ganado un irlandés solo demuestran que nada va a cambiar pase lo que pase.

Coronavirus
Las epidemias: viejas causas, nuevos escenarios y futuros desafíos

El estudio histórico de las epidemias nos muestra que su transmisión e impacto están muy ligados a las condiciones sociales donde ocurren, y actualmente este lugar es el mundo entero.

Últimas

Ecofeminismo
Y este verano, ¿qué plan?
Mucha gente no puede pensar en veranear. Pero queremos daros algunas ideas para que vaya lo mejor posible. Quien sabe, igual acabáis con el planazo del verano.
Crisis climática
La Tierra podría sobrepasar el umbral de los 1,5ºC en los próximos cinco años

La Organización Meteorológica Mundial publica sus últimas predicciones y señala que, en 2020, la temperatura media será 0,8ºC superior a la media de los años 1981-2010.

Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.