Crisis climática
Razones para una huelga climática global: la curva de Keeling (o del miedo)

Tras casi tres décadas de conferencias de cambio climático e incumplimientos internacionales, la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera, lejos de disminuir, aumenta a un ritmo cada vez mayor.

Fridays for Future 15M 3
Unas 10.000 personas salieron a la calle en Madrid en la huelga estudiantil global el 15 de marzo. David F. Sabadell
10 sep 2019 06:11

350 es un número importante, y no solo para las votaciones de un Congreso de los Diputados que tiene ese número exacto de participantes, aunque sea difícil verles a todos juntos. 350.org también es el nombre de una organización internacional que lucha por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, un grupo que decidió llamarse así porque es una cifra a la que la humanidad, al contrario de lo que ocurre actualmente, debería encaminarse a pasos agigantados si no quiere perder su casa en la Vía Láctea.

El físico y climatólogo estadounidense James Edward Hansen, exdirector del Instituto Goddard para Estudios Espaciales de la NASA, publicaba en 2007 un documento en el que señalaba las 350 partes por millón (ppm) de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera como el límite de seguridad para que no se produjese lo que se conoce en climatología como un punto de inflexión, un momento en el que se rompe la estabilidad y que dará como resultado un equilibrio climático diferente.

Que la estabilidad climática está rota lo confirman innumerables datos y circunstancias: del aumento de las temperaturas medias de cualquiera de las ciudades de la península ibérica que se quiera analizar en las últimas décadas a la proliferación de huracanes en el Atlántico, con el último clase 5 —Dorian— aún reciente.

Los escenarios compartidos por la comunidad científica son claros. Escoja el titular: “Madrid tendrá el clima de Marrakech en 2050”, “La temperatura media estival ha aumentado 2,45ºC en apenas cuatro décadas en España” o “El 80% de España, en riesgo de convertirse en desierto este siglo”. Y eso si solo se mira hacia la península ibérica. Si hablamos de lugares como Kiribati, Tuvalu o Maldivas, los titulares son más del estilo: “Condenados a desaparecer: países que se hunden ante nuestros ojos”. Lamentablemente hay poco de sensacionalismo en todos ellos; solo hay que leer el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) de la ONU, la entidad con más prestigio del planeta sobre la materia, acerca de la catástrofe que sería llegar a un aumento de la temperatura global de 2ºC frente a 1,5ºC.

Umbral traspasado

Las 350 ppp fueron la media anual del año que se utiliza como referencia para analizar el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI): 1990. Tres décadas antes, cuando en 1958 al científico norteamericano Charles David Keeling le dio por comenzar a registrar la concentración de este CO2 en la atmósfera desde el Observatorio de Mauna Loa (Hawai), en lo que se considera la fundación de la investigación en la moderna ciencia climática, la media anual rondaba las 315 ppm. Antes de la revolución industrial, la Tierra tenía una media cercana a los 250 ppm de CO2. Hasta finales del siglo XX, en los últimos 800.000 años nunca se había sobrepasado las 300 ppm.

En 2019, concretamente el 11 de mayo, mes en el que se registran las mayores tasas de CO2 debido a que en otoño e invierno la descomposición de plantas caducifolias hace que se emita más cantidad de este gas a la atmósfera antes de que, como comenta el coordinador de Clima y Energía de Ecologistas en Acción, Javier Andaluz, “en primavera la fotosíntesis y la captación los árboles fije carbono y vuelva a bajar la concentración de CO2”, la humanidad lograba un nuevo y peligroso récord: 415 ppm.

Así, la curva de Keeling refleja fielmente lo que las actividades humanas le han hecho a la atmósfera desde 1958: aumentar en 60 años un 31,8% la cantidad de CO2, el principal gas de efecto invernadero, en la atmósfera terrestre, un elemento clave para la biosfera.

2019, nueva alarma

El meteorólogo Eric Holthaus hacía sonar la alarma al día siguiente: “Es la primera vez en la historia de la humanidad en la que la atmósfera tiene más de 415 ppm de CO2. No solo no había ocurrido en la historia registrada, ni desde la invención de la agricultura hace 10.000 años. Tampoco desde antes de que existieran los humanos modernos hace millones de años. No conocemos un planeta así”, publicaba en su perfil de Twitter.




El Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California señala que las 415,26 ppm de aquel 11 de mayo “es el pico estacional más alto registrado en 61 años de observaciones en la cima del volcán más grande de Hawai [donde está el observatorio Mauna Loa] y el séptimo año consecutivo de fuertes aumentos globales en las concentraciones de dióxido de carbono o CO2”, siendo apenas cinco años antes, en 2014, cuando se rompió el umbral de las 400 ppm.

Pieter Tans, científico senior de la División de Monitoreo Global de la Administración Atmosférica y Oceánica Nacional (NOAA, por sus siglas en inglés) estadounidense, entidad que estudia junto al Instituto Scripps la concentración de CO2 en la atmósfera, alertaba que estas mediciones “ayudan a verificar las proyecciones del modelo climático, que, en todo caso, han subestimado el rápido ritmo del cambio climático que se observa”.

La curva de Keeling refleja fielmente lo que las actividades humanas le han hecho a la atmósfera desde 1958: aumentar en 60 años un 31,8% la cantidad de CO2
Así, los peores augurios se confirmaban en mayo y ambas instituciones firmaban un texto en el que se destaca que la tasa de aumento de concentración de CO2 en la atmósfera se está acelerando. Mientras en los años 60 en Mauna Loa se registraban aumentos anuales de aproximadamente 0,7 ppm por año, en las décadas de los 80 y 90 ya eran de 1,5-1.6 ppm por año. En la última década los científicos ya hablan de 2.2 ppm por año y tres de las cuatro incrementos anuales más grandes se han dado en los últimos cuatro años, siendo la cifra de 2018 la peor: 2,87 ppm. “Hay pruebas abundantes y concluyentes de que la aceleración es causada por el aumento de las emisiones”, dejaba claro Tans por si alguien osaba dudar del origen.

colapso de sumideros

Hay un factor que incrementa exponencialmente la concentración de CO2 en la atmósfera derivada del aumento de las emisiones por la actividad humana. “Esta aceleración tiene mucho que ver con la capacidad de absorción de los sumideros de carbono, que cada vez asumen cantidades más crecientes de gases de efecto invernadero pero que tienen la capacidad que tienen”, señala Andaluz. Es un fenómeno que califica de “círculo de la muerte”.

Como señala el experto, uno de los sumideros de carbono más importantes es el océano, que captura CO2 por su propia composición química. Sin embargo, “se está produciendo un fenómeno de acidificación y carbonatación de los mares, que están absorbiendo CO2 hasta llegar a niveles de saturación”. Según indica, “los mares ya tienen unos índices de captación de CO2 que hacen muy difícil que puedan seguir capturando al ritmo que lo hacían antes”.

Así, la combinación de aumento de emisiones y de saturación de sumideros multiplica el problema, a lo que hay que sumar la degradación ambiental de otros sumideros, como son los bosques, con factores como la deforestación, el aumento de incendios forestales y la aridización y desertificación de amplias zonas. A todo ello a hay que añadir procesos de liberación de gases de efecto invernadero, como el metano que libera la tundra al descongelarse el permafrost o la liberación de los clatratos, depósitos de metano a bajas profundidades. “Todo esto hace que el ecosistema planetario vaya a reducir su capacidad de absorción de gases de efecto invernadero”, denuncia Andaluz.

Inacción global

Desde que en 1992 se adoptase la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, una década después de que la comunidad internacional comenzase a considerar el calentamiento global como una amenaza para el planeta en la Conferencia Mundial sobre el clima de Ginebra de 1979, las medidas tomadas por los Gobiernos del mundo, lejos de conseguir una lógica disminución del CO2 en la atmósfera, han obtenido no solo el efecto contrario, sino la aceleración del mismo.

“Los datos son evidentes: tras 30 años de convenciones y 32 después de que Severn Suzuki denunciase lo mismo que Greta Thunberg, en 2018 se ha marcado un nuevo récord de emisiones”, apunta Javier Andaluz. “Naciones Unidas dice claramente que 2020 tiene que ser el punto de inflexión a partir del cual nuestras emisiones deberían reducirse un 7%”. Lejos de disminuir, en 2018 las emisiones de CO2 aumentaron un 2,7% —según Global Carbon Project—, algo que no ocurría desde 2013, principalmente por el aumento de la contaminación expulsada por China, Estados Unidos e India.

Por ello, como señala Andaluz, el motivo para la huelga climática preparada para el 27 de septiembre y convocada por decenas de grupos ecologistas de todo el globo es que, “tras un año de la publicación del informe del IPCC sobre el grado y medio, nada ha cambiado y solo nos queda a la ciudadanía, en forma de protestas pacíficas y de huelga por el clima reivindicar que 2020 se convierta en el año en el que las emisiones empezaron a reducirse a través de decisiones política y criterios individuales, sociales y culturales”.

Relacionadas

Coronavirus
Covid19 y la doctrina del shock en los mercados financieros

A la vez que ha quebrado las cadenas de producción globales, covid19  ha revelado las graves disfunciones de los mercados financieros internacionales. La respuesta sin precedentes de los bancos centrales en favor de las grandes corporaciones, entre ellas las más contaminantes, no hará más que agravar la crisis climática.

Crisis climática
La concentración de CO2 en la atmósfera continúa aumentando pese al parón del covid19

En un año la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera ha pasado de 411,6 partes por millón a 413,9, según los datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE UU. 

7 Comentarios
Isaac 16:20 29/9/2019

Si Xina és la fábrica del resto del mundo,... pues boicot a sus productos.
Hacer consumo de proximidad, y si no existe alternativa, plantearse el prescindir del producto.

Si China concentra la fabricación mundial es porque el resto del mundo compra sus productos.

Sus leyes para no contaminar son más permisivas.
Los trabajadores reciben menos.
Y todo lo que sale de China, tiene que recorrer miles de quilómetros en barco, cuya contaminación es la responsable de más del 50% a nivel global.

Las empresas internacionales deberían plantearse si es ético seguir en xina fabricando sus productos, con el único argumento que les da mayor beneficio económico.

Si el ciudadano decide consumir menos y pagar más por un producto más responsable, las empresas no podran valorar exclusivamente cómo bajar los precios y los costes.

Para ello necesitamos información clara: de donde vienen (realmente) los productos, y listas con alternativas.
El comentario entre consumidor dejará de ser: "en esa tienda lo he encontrado más barato"; y empezaremos a decir: "en esa tienda venden productos que contaminan menos"

Y despues de China podemos seguir con EUA, o otros paises asiáticos como India o Tailandia.

Responder
0
0
#39306 20:26 13/9/2019

Esta especie humana va a morir de éxito y comodidad.
Solo nos queda preparar el funeral de las futuras generaciones o enterrar antes el capitalismo canibal.

Responder
0
1
#39216 21:34 10/9/2019

Y de qué sirve una huelga en España si los máximo emisores son USA y China?

Responder
1
13
#40085 17:31 28/9/2019

Ayer, en la Marcha por el Clima, se comentaba una detalle interesante: China -como es sabido por todxs- está en el podio de países más contaminantes del mundo porque la mayoría de países del "Primer Mundo" han deslocalizado su producción allí.
Es decir, China contamina más porque produce lo que nosotros consumimos.
También se comentaba otro detalle a tener en cuenta: Europa produce sólo 1/3 de los alimentos que consume, por lo que los 2/3 restantes son producidos por países del Tercer Mundo.

Responder
1
0
Josep 19:44 26/9/2019

Sirve porque, aunque no seamos los "máximos" emisores, sí tenemos capacidad para reducir emisiones. Y ejercer presión en pro de un mundo más descarbonizado.

Responder
0
0
#39209 16:55 10/9/2019

Esa es la cuestión, papá capital manda y mientras no rompamos la burbuja de falsas y enfermizas necesidades no solventarlos nada... Yo me bajo del mundo de locos que nos desgobierna hacia el suicidio por el Dios capital

Responder
2
0
#39202 13:02 10/9/2019

Sin superar el capitalismo no hay nada que hacer, osea que no dejemos de luchar, pero háganse a la idea de que nos vamos pal carajo seguro...

Responder
11
4

Destacadas

Coronavirus
Educadores y trabajadoras sociales denuncian la desprotección en centros de menores
Profesionales del tercer sector, que llevan arrastrando años de recortes y procesos de privatización o externalización de los servicios, exigen materiales de protección individual.
Historia
Anticuerpos históricos

La relación entre odio al diferente y enfermedad ha tenido una dimensión más perversa que la mera elaboración de teorías conspiranoicas sobre el origen de las plagas. Se ha utilizado como arma de guerra y ha sido la base sobre la que se han producido “conquistas” como la del continente americano.

Coronavirus
Boris Johnson es ingresado en la UCI y el Coronavirus se acerca a su punto álgido en el Reino Unido

Los expertos piensan que, en apenas una semana, el número de fallecidos podría ascender hasta 20.000 en el país británico. Aun así, durante el pasado fin de semana se descartó la implementación de un confinamiento más estricto.

Zaragoza
El TSJ de Aragón ordena repetir el juicio de Rodrigo Lanza

El alto tribunal aragonés considera que el jurado popular que condenó a Lanza a cinco años de prisión por lesiones dolosas en concurso con homicidio imprudente por la muerte de Víctor Laínez no motivó su resolución.

Coronavirus
Las trabajadoras del hogar ante el coronavirus

La emergencia sanitaria está poniendo en evidencia las carencias de un sistema que no pone, tal y como los feminismos históricamente han exigido, la vida y los cuidados en el centro.

Trabajo sexual
Cómo usar el covid19 para estigmatizar a las putas

Algunos sectores feministas están utilizando la pandemia del covid19 como forma de justificar políticas prohibicionistas desde una supuesta perspectiva de salud pública. Negar a las trabajadoras sexuales su condición de trabajadoras supone dejarlas fuera de cualquier ayuda mientras los propietarios de clubs y pisos pueden beneficiarse de las medidas del Estado.

Coronavirus
El Marruecos que aprende a vivir confinado

Encerrados en sus casas los marroquíes ven como cada día aumenta el número de personas contagiadas por coronavirus. A 7 de abril son ya 1.120 casos detectados y 80 personas muertas. Unas cifras que han sido suficientes para que las autoridades impulsen restrictivas medidas.

Últimas

Ecuador
Ecuador frente al coronavirus

Ecuador se ha convertido en uno de los países latinoamericanos más afectados por el covid19. ¿Están garantizados para los más pobres los derechos a la salud y a la alimentación? ¿Acaso el confinamiento ayuda a resolver el problema social de las familias marginadas? ¿Hay alternativas solidarias surgidas de los comandos políticos/estatales en esta emergencia?

Euskal Herria
No es un vertedero, es el mercado

Hoy se cumplen dos meses de la desaparición de Joaquín y Alberto sepultados por el vertedero de Zaldibar. Aquí, nuestro editorial de marzo sobre esos trágicos sucesos. Esta tarde, a las ocho y media, cacerolada desde todas las ventanas de Euskal Herria.

Biodiversidad
El peligroso vínculo entre destrucción de ecosistemas y enfermedades infecciosas

Los ecosistemas sanos suponen una barrera natural contra patógenos que afectan a los seres humanos, pero vamos en la dirección contraria. El índice Planeta Vivo alerta de una disminución de las poblaciones de vertebrados del 60% entre 1970 y 2014, fruto de la paulatina destrucción de hábitats, la contaminación, la sobreexplotación de recursos y la emergencia climática.