Crisis climática
El negacionismo climático hace estragos en Alemania

El sector de la energía eólica atraviesa una grave crisis y, con él, los planes estatales para abandonar las energías no renovables.


Aerogeneradores Alemania
Aerogeneradores en el mar de Wadden, Alemania. Foto: Mark Michaelis

publicado
2019-09-21 06:37

Si Alemania quiere alcanzar sus ambiciosos objetivos climáticos debería disponer de muchos más aerogeneradores que convirtieran a la energía eólica en uno de los pilares de la reconversión energética limpia. La Academia de la Ciencia calcula que serían necesarios unos 65.000 hasta 2050, casi el doble de los que existen en la actualidad. Sin embargo, en 2018 tan solo se instalaron 81 molinos en todo el país, la cifra más baja desde que se acordó la Energiewende (transición energética que incluye el con cierre de nucleares). Y en el primer cuatrimestre de 2019 el sector está paralizado: solo se ha construido menos del 90% de lo que instaló en el mismo periodo el año anterior.

La razón principal se debe no a la falta de permisos de instalación, sino a la avalancha de denuncias que asociaciones de vecinos y de “protección del medioambiente” —creadas en algunos casos ad hoc— interponen para oponerse a la construcción de los aerogeneradores cerca de sus viviendas o para defender especies de pájaros en peligro de extinción. No es rebatible el hecho de que las aspas de los molinos cada vez acaban con más pajaros, insectos y murciélagos. El número actual de la revista Geo en alemán trae en su portada el titular: “Bueno para el clima, ¿malo para la naturaleza?” y aborda esta problemática.

Los fabricantes de aerogeneradores se encuentran en graves apuros ante la falta de contratos. La segunda mayor empresa del sector, Senvion, anunciaba en agosto que paralizará una parte de la producción, lo cual afectaría a unos 200 trabajadores. Die Linke preguntó en sede parlamentaria al Gobierno el número de empleos que se habían destruido ya en el sector: los datos de que se dispone, entre 2016 y 2017, hablan de unos 26.000 despidos en solo ese periodo.

Los think tanks negacionistas que asesoran a las asociaciones de vecinos que se oponen a la construcción de molinos de viento están conectados con organizaciones relacionadas con la AfD

La excepción alemana en Europa, el modelo de reconversión energética denominado Energiewende, debería ser el gran ejemplo para el mundo. Un plan por el que, tras la catástrofe del accidente en la central nuclear de Fukushima en 2011, una de las naciones industrializadas y más ricas del mundo decide abandonar todas las energías no renovables tras un debate nacional en el que participaron desde expertos en ciencias naturales a filósofos y políticos. En 2020 se apagarán las centrales nucleares, si el plan no se posterga, lo cual ya sucedió en dos ocasiones. Hasta 2038 se cerrarían, asimismo, las centrales que funcionan con carbón.

El portavoz de Política Climática de Die Linke y diputado, Lorenz Gösta Beuthin, criticaba a El Salto que en la conferencia de crisis para tratar el futuro del sector eólico convocada por el ministro de Economía y Energía Peter Altmaier a principios de mes se hubiera invitado a las asociaciones responsables de la paralización de las obras de energía eólica, pero por el contrario no se hubiera invitado a los sindicatos alemanes. “Y eso que en el sector de la energía eólica trabajan más personas que en el carbón”, señala.

Recuerda que en 2017 se crearon alrededor de 26.000 empleos en el sector. “Da la impresión de que están esperando a que se bloquee la construcción eólica hasta que las grandes empresas del sector de la energía puedan hacerse con la transición energética como forma de compensarlas por abandonar el carbón”, denuncia.

En 2018 tan solo se instalaron 81 molinos en todo el país, la cifra más baja desde que se acordó la Energiewende

Por otro lado, desde la extrema derecha, y a diferencia de lo que ocurre con partidos de esta tendencia en otros países europeos, en Alemania predomina el negacionismo climático. En una conocida entrevista a la presidenta del grupo parlamentario de la Alternativa por Alemania (AfD), Beatrix von Storch, con los youtubers del canal Jung & naiv (joven e ingenuo), esta indicaba: “Los que quieran que cambiemos toda nuestra forma de vida para evitar las emisiones de dióxido de carbono tendrán que demostrarnos que eso es así y que el cambio climático no tiene más que ver con el sol”. Es decir, según ella, que el ser humano no es el responsable del cambio climático.

Esta tesis negacionista no la defiende solo Beatrix von Storch, nieta del ministro de Finanzas del dictador Adolf Hitler, sino que es común en miembros de la AfD y se refleja en su programa. En él se busca sin éxito una política contra el cambio climático. Por el contrario, se defiende el mantenimiento de las centrales de carbón, lo cual le proporcionó a la AfD numerosos votos en la región de Lusacia, afectada por el desempleo en el sector, en las elecciones en los Estados de Sajonia y Brandenbugo el mes pasado mes.

Los think tanks negacionistas que asesoran a las asociaciones de vecinos que se oponen a la construcción de molinos de viento están conectados con organizaciones relacionadas con la AfD, que al ser la tercera fuerza política, dispone de financiación suficiente para esparcir este tipo de ideas.

Relacionadas

COP25
Los grandes contaminadores bloquean el acuerdo final de la COP25

EE UU, China, India, Brasil y Sudáfrica, entre otras naciones, se cierran a la adopción de consensos para poner en marcha el Acuerdo de París y acelerar la reducción de emisiones global. Es más, las ONG denuncian que incluso podría rebajarse la ambición planteada en 2015 por dicho Acuerdo. El movimento por el clima ya habla abiertamente de “fracaso de la cumbre”.

COP25
La Cumbre del Clima se acerca al abismo ante la falta de acuerdos

Los principales contaminantes bloquean las negociaciones en las últimas horas de la COP. Fridays for Future llama a una sentada masiva en la entrada del Palacio de Congreso del Ifema este viernes para presionar a los gobiernos a que firmen una acuerdo ambicioso.

Crisis climática
Algo huele mal en la Cumbre del clima
Estos días se celebra en Madrid la Cop25. A nosotros siempre nos da por desconfiar de aquello a lo que da cancha el telediario y Coca Cola.
4 Comentarios
anders 11 17:39 23/9/2019

A mi tampoco me gustan mucho los molinos de viento pero alguien ha pensado en cuantas personas, cuántos animales y cuantos bosques mata la contaminación de las céntrales térmicas! Claro lo que no se ve no puede ser tan mal!!!

Responder
1
0
#39693 10:01 23/9/2019

Cuidado con el mensaje que das Carmela Negrete. Aqui en España también quieren poner molinillos por doquier, en parajes de mucho interés en todos los sentidos. Y la gente de los pueblos se están oponiendo, con todo su derecho (por ejemplo en la terra alta de tarragona). Nadie quiere un molino zumbando al lado de su casa, que el cambio climático no sea la excusa para justificar los destrozos que también causa esta tecnología.

Responder
1
2
#39667 12:55 22/9/2019

Es curioso esto se contradice con que el gobierno Aleman dio el dia libre a los estudiantes del pais para que acudieran ala manifestacion de los lobbys de fridays for future. Es facil llenar las calles cuando das el dia libre a los estudiantes, a la par que sospechoso. Los que mueven los hilos de Greta thunberg se estan frotando las manos con el negocio que se va a repartir en Alemania en breve.

Responder
1
2
#39643 14:59 21/9/2019

No creo que AfD tuviera votos en la región francesa de Alsacia....

Responder
0
0

Destacadas

Afganistán
Dieciocho años de mentiras para justificar la guerra más larga

En el peor punto de un conflicto que se ha recrudecido en los últimos tiempos ⎼solo en 2018 se contabilizaron diez mil víctimas civiles⎼ la publicación de entrevistas confidenciales a responsables de la invasión de Afganistán ha anulado la coartada de que Estados Unidos progresa en sus objetivos en una guerra que dura ya 18 años.

Laboral
Más de un centenar de trabajadoras de hogar y cuidados ponen el cuerpo en su segundo congreso

Con el lema Juntas transformamos desde la acción, ¿y tú?, las trabajadoras de hogar y los cuidados están celebrando su segundo congreso en tres años. 

Carta desde Europa
La cosa se pone seria

Impaciente ante la procrastinación alemana, Macron declaró a la OTAN en “muerte cerebral”, mientras intenta el encuentro con Putin.

Chile
Chile: así empieza una revolución
Lo que empezó como una protesta estudiantil contra la subida del billete del metro se ha convertido en una revuelta generalizada contra el Chile que dejó la dictadura de Augusto Pinochet.
Pensiones
CGT se adhiere a la convocatoria de la huelga general

El sindicato anima a sus afiliados a participar en la huelga del 30 de enero por la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria, pero califica de “decisión unilateral” la convocatoria, realizada por una parte del movimiento de pensionistas a través de los sindicatos ELA y LAB en nombre de todos los jubilados.

Últimas

Música
El sonido del trap: de Steve Lean a Metro Boomin

La labor en la sombra de Steve Lean es la del constructor sónico de toda una filosofía vital donde figuras como PXXR GVNG, Yung Beef o Kaydy Cain han armado su universo.