Crisis climática
Cemento, la industria que contribuye más a la crisis climática que toda la flota global de camiones

Las cementeras son responsables de cerca del 7% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. En España, esta industria produjo en 2018 más de 15 millones de toneladas de CO2, aumentando un 3% su contribución a la crisis climática en un año. El repunte de la construcción podría hacer que sigan aumentando.
Cementera Portland Valderrivas 1
Asociaciones vecinales y ecologistas consiguieron que la cementera de Portland Valderrivas en Morata de Tajuña (Madrid) paralizase la quema de residuos urbanos, entre ellos lodos secos y neumáticos. Álvaro Minguito
5 jul 2019 06:27

El 1 de julio la Generalitat de Catalunya activaba las primeras medidas de su plan anticontaminación por un episodio de alta polución por partículas en suspensión PM.10 que, junto a elevadas concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2), afectaba a toda la comunidad autónoma. Entre las recomendaciones y peticiones se encontraba una relativa a las cementeras: la Administración instaba a estas plantas industriales a que redujesen sus emisiones.

Cuando se habla de crisis climática siempre aparece la industria de los combustibles fósiles como una de sus obvias responsables. Sin embargo, hay otro sector clave que pasa más desapercibido: el de la construcción; en concreto, el de la fabricación de cemento, un material indispensable además para la fabricación de hormigón.

Cada año se producen más de 4.000 millones de toneladas de cemento en el mundo, según el informe Making Concrete Change (Cambiar el hormigón), emitido en junio de 2018 por el británico Chatham House, también conocido como Instituto Real de Asuntos Internacionales. La contribución de esta industria al calentamiento global se mide en gigatoneladas de CO2 y supone nada menos que en torno al 7% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI), más que lo que produce toda la flota mundial de camiones, según datos de la Agencia Internacional de la Energía.

Hablamos del tercer sector consumidor de energía industrial más grande del mundo, responsable del 7% del uso de energía industrial, y el segundo emisor industrial global de CO2. Y hay fuentes que elevan su contribución a las emisiones de GEI mundiales al 8%, como señala el propio informe del Chatham House.

grafica cemento
Fuente: Observatorio de Sostenibilidad

Semejantes cifras se deben a la inmensa cantidad de cemento producido globalmente, unido a la propia naturaleza del proceso para obtenerlo. Esta argamasa esencial en la construcción se obtiene al moler clínker, el principal componente del cemento común o Portland. Para obtenerlo, primero se produce un proceso de calcinación de piedras calizas, un procedimiento que libera grandes cantidades de CO2 contenidas en el material, con el fin de obtener cal, componente que se quema posteriormente en hornos a temperaturas de 1.400-1.500ºC. 

Si vuelve el ladrillo, aumentan las emisiones 

A nivel español, donde existen una treintena de fábricas dedicadas a la producción de cemento, el último informe publicado sobre qué sectores contribuyen más a agudizar la crisis climática —Big Polluters Spain 2019, del Observatorio de Sostenibilidad (OS)— remarca que las cementeras no salen bien paradas. “El sector energético ha disminuido de una forma importante sus emisiones, no ha sido así en el sector petrolero, en el cemento o en el del acero”, indican desde el OS, señalando como probable causa “el repunte de la construcción”. Según sus datos, CEMEX, LafargeHolim y Cementos Portland —esta última controlada por FCC— son, por ese orden, la novena, décima y undécima empresas que más gases de efecto invernadero emitieron en el año 2018.


En concreto, la primera expulsó a la atmósfera tres millones de toneladas de CO2 equivalente (CO2eq, medida que contabiliza todos los gases de efecto invernadero), el 2,31% de las emitidas por los sectores fijos (instalaciones industriales y producción de energía) y el 0,94% de las totales del país. LafargeHolim emitió 2,9 millones de toneladas de CO2eq, el 2,19% de los sectores fijos y el 0,89% del total; mientras que Cementos Portland produjo 2,8 millones de toneladas de CO2eq, el 2,15% de los sectores fijos y el 0,87% del total. Entre las tres se acercan al 3% del total de emisiones españolas.

Can Sant Joan de Montcada i Reixac,
Barrio de Can Sant Joan de Montcada i Reixac, municipio partido por las infraestructuras. Carles Palacio

A la lista hay que añadir a la Sociedad Financiera Minera, con 1,4 millones de toneladas de Co2eq; Cementos Cosmos, con 1,3 millones; Cementos Tudela Veguín, con 1,3 millones; Cementos Molins, con un millón; Cementos Lemona, con 0,4 millones; y AG Cementos Balboa, con otros 0,4 millones. Entre todas, más de 15 millones de toneladas.

Asimismo, la Comisión Europea hizo público en abril el ránking de las 50 plantas que más CO2 producen en España. “Entre las 50, doce son cementeras”, denuncia Tatiana Nuño, responsable de Cambio Climático de Greenpeace. “El del cemento es un sector que tiene que abordar de forma urgente reducir a cero las emisiones”.

Más emisiones

Lejos de disminuir su impacto en la crisis climática, y a pesar de que, en conjunto, España ha reducido un 4% sus emisiones totales y un 6% las de los sectores industriales entre 2017 y 2018, el sector cementero ha incrementado su contribución a la crisis climática un 3%. Entre las empresas que más contaminan destaca el conglomerado LafargeHolcim, el que más ha aumentado sus emisiones: un 11% en un año.

Tatiana Nuño: “La industria no puede quedarse como la actual: una vieja industria obsoleta y contaminante que no aborda esa transición que necesitamos”

Este aumento se debe, según el OS, a “una fuerte correlación con el sector de la construcción”, lo que produjo un fuerte incremento de la producción hasta 2008, cuando explotó la burbuja inmobiliaria, siendo 2007 en el que más toneladas se expulsaron a la atmósfera. Posteriormente, se registró una caída de las emisiones de las cementeras hasta 2013, año que marcó un mínimo histórico de emisiones con 11,80 millones de toneladas de CO2, tras seis años de descensos continuos debido al parón del ladrillo. Desde entonces, las fábricas de cemento en España han ido incrementado paulatinamente sus emisiones.

Greenpeace maneja cifras similares a las del OS, y señala que el sector del cemento ha incrementado sus emisiones un 2,6% en 2018 respecto a 2017. “Hay que abordar todos los procesos industriales”, señala Tatiana Nuño, “tienen una enorme responsabilidad en la emisión de gases de efecto invernadero y tienen que hacer una enorme transformación de sus proceso para asegurar que llegar a una emisiones cero”.

La experta remarca además que la industria es, en España, “el segundo gran sector contaminante, con un 19% del total de emisiones”, solo por debajo del transporte, con un 27%, y por encima del sector eléctrico, que incluye las centrales generadoras de energía.

Quemar lodos y neumáticos

Las denuncias por la quema de residuos en los hornos de estas plantas —los llamados combustibles derivados de los residuos (CDR), elaborados a partir de residuos teóricamente no peligrosos— entre los que se encuentran neumáticos, lodos de depuradoras, harinas cárnicas o residuos de la producción de papel y de la transformación de madera han sido constantes.

El Institut Cerdà apunta en el último observatorio sobre reciclado y valorización de residuos en la industria cementera en España, que solo en 2017 se “recuperaron energéticamente” 819.000 toneladas de residuos, con una tasa de sustitución de combustibles fósiles del 27%, “tres puntos más que en 2016, pero aún muy alejada de otros países líderes en protección medioambiental de nuestro entorno como Suecia o Alemania, que rozan el 70%, o Austria, con casi un 80%”.

Ya en 2012, Greenpeace denunciaba en su informe La puerta de atrás de la incineración de residuos que los CDR son “una incineración encubierta de residuos reciclables” y apuntaba a “la inviabilidad económica y ambiental” de la incineración de estos desechos.

Contaminación
Vivir al lado de una cementera incineradora

La Asociación de vecinos del barrio de Can Sant Joan de Montcada i Reixac (Barcelona) exige desde hace décadas el cese de la actividad de la cementera Lafarge por emisiones de polvo. La planta quema residuos urbanos para usarlos como combustible en sustitución del carbón de coque, una técnica que, según los vecinos, empeora la polución.

La lucha de colectivos vecinales y ecologistas ha obtenido, no obstante, algunas victorias. Es el caso de la anulación por parte del Tribunal Supremo de la autorización para incinerar residuos en la cementera de Morata de Tajuña, en Madrid, tras admitir en julio de 2017 un recurso interpuesto por la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) y Ecologistas en Acción. Los colectivos conseguían así revertir una autorización autonómica que permitía, según denunciaban, “quemar, entre otros residuos, hasta 50.000 toneladas de neumáticos y hasta 240.000 toneladas de lodos secos al año”, lo que, en su opinión, incumplía la normativa regional y estatal en materia de residuos.

En otros lugares, como en el barrio de Can Sant Joan de Montcada i Reixac (Barcelona), con una cementera de LafargeHolcim a escasos 150 metros de las viviendas, una plataforma antiincineración de residuos no ha conseguido revocar la autorización que permite quemar residuos urbanos desde 2008. Son luchas similares a las que se viven en Toral de los Vados (León), donde la asociación Bierzo Aire Limpio y otras organizaciones intentan que la fábrica de Cementos Cosmos, ubicada en el municipcio, no comience a quemar neumáticos.

QUÉ HACER

La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de la industria cementera debería venir, según señalan desde Ecologistas en Acción de una “reestructuración y reducción del sector”, un área de la economía española que desde la confederación ecologistas califican de hipertrofiada y con una capacidad de producción excedente.

Asimismo, la adopción de mejores tecnologías en unas fábricas en muchos casos desactualizadas tecnológicamente ayudaría, así como el cambio a combustibles con menos emisiones, como el gas natural. Para los ecologistas, el uso de CDR para combustión no es una vía real de reducción de emisiones.

Este aumento de emisiones de las cementeras se debe, según el OS, a “una fuerte correlación con el sector de la construcción”

Sin embargo, en esta industria las soluciones tecnológicas “van mucho más lentas y están bastante menos desarrolladas” que en sectores como el energético, señala Nuño. “Si vamos abordar estos grandes cambios urgentes y necesarios de la transición energética para no superar los 1,5ºC [de calentamiento frente a los niveles preindustriales] la industria no puede quedarse como la actual: una vieja industria obsoleta y contaminante que no aborda esa transición que necesitamos como sí lo tenemos claro con el sistema energético”.

El uso de sustitutos y derivados del cemento eco-friendly —como las llamadas cenizas volantes, que sustituyen al clínquer, o la puzolana— es otra obvia opción, aunque aquí el mercado es el muro: hoy en día son más caros de producir y las empresas en España, al contrario que en otras partes del mundo, no acaban de arrancar en su producción y uso.

Desde Greenpeace Nuño considera que, mientras la siderurgia podría finalizar su reconversión a una industria con cero emisiones en 2040, “en industrias como la del cemento el proceso va aún más lento y calculamos que la transición podría estar hecha en 2060, aunque ahora mismo está muy parada”.  

Relacionadas

Neocolonialismo
El colonialismo verde que viene
El fracaso de las conferencias climáticas amenaza con traer una era de colonialismo verde.
Crisis climática
España reduce sus emisiones un 5,8% tras disminuir la quema de carbón

Un informe del Observatorio de Sostenibilidad señala que un 69,4% de la reducción de emisiones puede imputarse a la disminución de la quema de carbón para generar electricidad. A pesar de ello, “España sigue siendo uno de los países industrializados donde más han aumentado las emisiones desde 1990 y sigue necesitando un importante esfuerzo para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones”, remarca el organismo.

Crisis climática
Canarias muestra su precaria planificación ante la amenaza de la emergencia climática

La intensa sequía, aires cada vez más contaminados, potentes tormentas de arena o el incremento de los incendios forestales son algunos de los episodios que amenazan la vida en las “islas afortunadas” y demuestra su escasa capacidad de reacción.

6 Comentarios
#43474 17:14 21/11/2019

la solución está en las técnicas tradicionales. se puede construir con cal, yeso y arcilla. pero requiere oficio y descentraliazación. es un asunto increíblemente desconocido, ocultado. Ni en las universidades ni en la formación de obreras ni en la población en general hay conciencia de la alternativa al cemento. Es un malísimo material en comparación con la cal. Solamente estaría justificado en algunos casos, por su rapidez y fortaleza A CORTO PLAZO. su uso masivo es la representación de la oscuridad intelectual en la que nos encontramos en la sociedad actual. Rápido y barato (barato para quién?). Pero de mala calidad para el planeta, nuestra salud, y la durabilidad de las construcciones. el cemento romano es de cal. otro rollo. ese es el que debemos hacer. rehabilitar con las mismas técnicas que han demostrado ser buenas y duraderas. parar el desarrollo bestial de infraestructuras hechas con materiales perecederos y contaminantes. decrecimiento y sentido común.

Responder
0
0
#36657 6:39 6/7/2019

¿y vi volvemos a las cuevas? va ser que ni Irene Montero la coneja ni el, alcha alfa dejaran el chalet de Galapagar ,

Responder
0
4
#36751 17:25 7/7/2019

Tú lo de volver lo tienes difícil. Sigues en la caverna.

Responder
3
0
juan calasparra matas 13:41 5/7/2019

Mala noticia
as.com
https://as.com
<a href="https://as.com">as.com</a>

Responder
0
0
#36616 10:02 5/7/2019

Una pregunta, según el artículo, las cenizas volantes son eco-friendly, podríais explicar cómo?
En el caso de las cementeras q pretenden añadirlas al cemento mientras incineran, esas cenizas son altamente tóxicas, de ahí q no lo entienda...

Responder
0
0
#36789 10:31 8/7/2019

Las cenizas producto de la valorización de residuos se integran en el clinker como un componente más. Es decir si estas cenizas tienen hierro, ese hierro pasa a aumentar el contenido de hierro del clinker final. Por eso es necesario conocer la composición de estas cenizas para poder ajustar la composición final del clinker.

Responder
3
4

Destacadas

Coronavirus
La crisis del coronavirus deja al descubierto el insostenible modelo de cuidado de mayores

Trabajadoras y expertas señalan que las muertes en las residencias son la punta del iceberg de un sistema de cuidados que prioriza lo económico sobre los derechos de las personas en el final de sus vidas e invitan a repensar el modelo.

Coronavirus
Los psicólogos recomiendan: apaga la tele, o al menos modera su uso

La crisis del covid19 ha provocado una saturación informativa que afecta de forma determinante al estado de ánimo y a la salud mental de la población. Los profesionales del sector recomiendan limitar nuestra exposición al bombardeo mediático.

Coronavirus
Macron, Sarkozy y el brindis al sol keynesiano

La crisis desencadenada por el coronavirus ha quebrantado el dogma de la austeridad. ¿Estamos ante un cambio de paradigma en la hegemonía neoliberal? El precedente de la estafa de 2008 invita a la prudencia.

Argentina
Coronavirus, cuarentenas y derechos laborales: el caso argentino
El país latinoamericano está a la vanguardia en la región en lo que respecta a la protección de los trabajadores en medio de la pandemia.
Coronavirus
África ante el coronavirus

Después de las primeras medidas para contener el virus en África, calcadas del modelo seguido en Europa, Asia y Estados Unidos, se multiplican los interrogantes: sin Estado de bienestar, ¿quién va a mantener a esas familias? ¿Estas medidas que quizá sirvan en Europa acaso servirán en África o Latinoamérica?

Coronavirus
Confinamiento a oscuras en la Zona Norte de Granada
Miles de personas se ven afectadas por los repetidos cortes de luz en los barrios durante la cuarentena.
Coronavirus
Debajo de casa, la vuelta del pequeño comercio

El comercio de barrio ha florecido en esta pandemia frente a las grandes superficies. Sin embargo, su clientela más fiel, las personas mayores, se han convertido en invisibles. Muchos ancianos no se atreven a salir a la calle, pero los comerciantes no dudan en llevarles la compra a la puerta de casa

Sanidad
Paco, técnico del Summa: del 11M a la crisis del coronavirus

El personal de emergencias sanitarias del Summa realiza cada salida como si fuera a enfrentarse a un positivo por coronavirus. 96 ambulancias circulan todos los días en el pico de avisos que se produce entre las 12 y las 17h. Paco es uno de los técnicos que va tras el volante de una de ellas.

La semana política
Eternamente separados

España, Italia y Francia se topan con la versión alemana del liberalismo. Comienzan a dibujarse las dos salidas a la crisis económica abierta por el coronavirus: el despliegue en forma de rescate social o el cierre por arriba que plantean los Estados del norte de Europa. 

Últimas