Asamblea de Madrid
Sucedió en Madrid

El acuerdo para la formación de la mesa de la Asamblea de Madrid, hecho para anular a la izquierda autonómica, clarifica el futuro de los pactos y dibuja un panorama para los próximos cuatro años de confrontación de las tres derechas con el Gobierno central.

Sánchez e Iglesias se reunen en el Congreso
Reunión de Sánchez e Iglesias el 11 de junio de 2019 en el Congreso. Dani Gago
11 jun 2019 16:44

Todo era más sencillo de lo que parecía en las últimas semanas. La reunión, esta mañana, de Pedro Sánchez, y Pablo Iglesias ha resuelto la primera incógnita: no habrá Gobierno de coalición, sí de cooperación. Aliviada ante el descubrimiento semántico, la mayoría de votantes de izquierdas espera que el juego de la gallina en que se había convertido la formación de Gobierno dé paso a nuevos hallazgos retóricos hasta el próximo hito previsto: la cita para la investidura, que debe resolverse con la suma de PSOE y Unidas Podemos y una serie de actores que aún no han sido llamados, seguramente porque todavía no se han encontrado las palabras apropiadas con las que atarlos a la suma de escaños.

Mientras Sánchez e Iglesias se volvían a arrejuntar en el Congreso de los Diputados, a ocho kilómetros y medio se producía la segunda noticia del día. Más ajustado es decir que se producía una de las escasas noticias que arroja la Asamblea de Madrid. Hay pocas instituciones más infrarrepresentadas en el debate público con tanto peso como el parlamento madrileño. Hoy, 11 de junio, ha tenido lugar uno de esos pocos momentos en los que la atención se dirige a Entrevías. En la pasada legislatura se cuentan con los dedos de una mano: investidura, primeras veces que el PP perdía una votación después de quince años, la caída de Cristina Cifuentes, la interinidad de Ángel Garrido, presidente por accidente.

La legislatura, que ha comenzado hoy con el nombramiento de Juan Trinidad —de profesión, vinculado como abogado al grupo Villar Mir— como presidente de la junta, estará definida por el proyecto de reunión de las derechas contra Pedro Sánchez: la Asamblea de Madrid como ariete contra el Gobierno central. El plan, en líneas generales, es relajar la presión fiscal para la clientela que dio la victoria a la derecha en Madrid y, si es posible —y pondrán empeño en que lo sea— retomar el programa de acumulación de los actores económicos de la región: a través de los servicios públicos —sanidad, educación, transporte, etc—.

La letra que acompañará a la vieja partitura del aguirrismo, aceptada por las tres derechas, es la de la confrontación en el terreno de los valores o las guerras culturales. Pero que la Asamblea de Madrid se convierta en la Covadonga de una reconquista de la península dependerá de circunstancias económicas externas —la posibilidad de un nuevo crash económico— antes que de una nueva digestión de las “batallas de ideas” que marcaron esa belle epoque de la derecha madrileña en lucha contra el zapaterismo. Mientras no cambien esos factores económicos estructurales, antes que Covadonga, la Comunidad, en manos de Isabel Díaz Ayuso, se parecerá más a un fuerte de El Álamo (o —lagarto, lagarto— a un Alcázar de Toledo) levantado para esa clientela de alérgicos a los impuestos, vencedores de los procesos de privatización, y aquellos grupos sociales que consideran más problemática la ocupación de vivienda que los miles de desahucios que tienen lugar cada día.

Tristes, inquietos, vacíos

La izquierda en la Asamblea, por su parte, inicia hoy una dura travesía de cuatro años. Triste para el PSOE madrileño, cuya derrota en mayo —por las expectativas puestas— solo puede equipararse con las de las elecciones después del Tamayazo. El PSOE no logró capitalizar la crisis del máster de Cifuentes, no consiguió devolver a primera plana la corrupción del trío Aguirre-González-Granados —o la triada Gürtel-Lezo-Púnica— y murió definitivamente cuando todo se centró únicamente en poner diques contra el fascismo en una región que, hasta ahora, se ha mostrado orgullosa de su nacionalismo asfixiante y sus extrañas composiciones de clase.

Triste día también para Ángel Gabilondo, de quien se dirá que dignifica la profesión de político pero del que también cabe decir que en cuatro años no ha conseguido articular un plan contra un adversario debilitado. Ni, lo más grave, un proyecto regional distinto al de una Comunidad en constante gresca con los otros territorios del país.

En dos semanas, la apuesta de Más Madrid se ha dado de bruces con la tenaz decisión de Ciudadanos de asociarse en la fórmula de las tres derechas. La izquierda transversal no ha encontrado nadie cuando ha llamado al teléfono de los que no son “ni rojos ni azules”. Más que tristes, las cabezas visibles de Más Madrid tienen motivos para estar inquietas. Cuatro años son eternos en la oposición. La foto de esta mañana entre Sánchez e Iglesias no es una buena noticia para la puesta en marcha de un proyecto transversal de superación a Unidas Podemos. De momento, denunciar que los fachas son muy fachas atrae la atención del numeroso electorado que optó por el proyecto de Errejón y Carmena, la pregunta es si en estos cuatro años se cambiará el plan y se intentará movilizar a las capas sociales afectadas por el programa de acumulación por desposesión (de lo público), lo que devolvería a la izquierda transversal a la casilla de salida del viejo repertorio de la vieja izquierda del que quisieron huir. Ser Podemos en lugar de Podemos no es el plan, pero la idea de superar en inteligencia táctica al Podemos de 2015 se ha topado hoy en Entrevías con un muro bien grueso. Lo suficientemente gordo para que la maquinaria se parta en tres pedazos.

Para el Podemos propiamente dicho, encarnado en Madrid en Pie, la sesión de hoy no ha sido más que un trámite. Ni triste —al menos en comparación con la campaña electoral y las elecciones del 26 de mayo— ni inquietante, ante la constatación de que Más Madrid no iba a conseguir el objetivo de atraer a Ciudadanos. Más bien Madrid en Pie se muestra vacío, con poco aliento para lo que queda por delante y con la duda, no confesada, de si merece la pena seguir. El exceso de trabajo que se le presenta ahora a los siete diputados de Madrid en Pie en la Asamblea se queda pequeño ante el trabajo que le queda a los partidos que componen esa miscelánea si quieren presentarse en 2023 sin la triste figura con la que acudieron a los comicios de mayo. Para ellos, la buena noticia es que las cosas no pueden irles mucho peor que ahora.

Sucedió en Madrid un 11 de junio, cuatro días antes de saber si la alcaldía se le encomendaba a Begoña Villacís o a José Luis Martínez Almeida. Un diputado colocó un retrato del rey para intentar demostrar algo. Siendo de Vox, lo normal es que quisiera demostrar que el color verde elegido para el partido obedecía a una tradición inveterada de partidos monárquicos reaccionarios (desde la dictadura de Miguel Primo de Rivera el verde fue adoptado por los ultras monárquicos por el acrónimo Viva El Rey De España). Un grupo anunció que acudirá al Constitucional para denunciar el rodillo de la derecha en la designación de la mesa de la Asamblea, donde se ha autoadjudicado el 70% de los puestos, después de haber obtenido el 50,57% de los votos. Y, a ocho kilómetros y medio, se abrió, al menos semánticamente, una puerta que, una vez colocada y convenientemente cerrada, tendrá que resistir durante cuatro años los golpes del ariete que hoy han enarbolado las derechas en Entrevías.

Relacionadas

Comunidad de Madrid
El Gobierno de Díaz Ayuso encubrió un recorte de 145 millones de euros en partidas sociales
Una denuncia lanzada por el grupo de Más Madrid revela que 145 millones de euros destinados a educación, sanidad, dependencia, vivienda y exclusión fueron desviados para cumplir con la “regla de gasto”.
Ayuntamiento de Madrid
Adiós a quien te enseña tus derechos
El Ayuntamiento de Madrid ha sacado a concurso el Servicio de Orientación Jurídica Municipal. Supone una privatización del servicio
10 Comentarios
#35936 16:04 17/6/2019

Podemos es un fenómeno mediático sin ninguna base sólida más allá de Madrid.

Responder
1
0
#35851 16:33 14/6/2019

Oskar Matute
‏"El Supremo actuando como ariete político desde la coerción y la prohibición de un estado que se dice democrático y solo sabe responder con represión a los conflictos políticos. Democracia a la turca..."

Responder
8
0
#35805 15:51 13/6/2019

PSOE y Ciudadanos pactan turnarse dos años cada uno en las Alcaldías de Albacete y Ciudad Real.

Responder
14
0
#35790 10:45 13/6/2019

Del asalto a los cielos al asalto a las cloacas.

Responder
16
0
#35768 16:39 12/6/2019

Nuevas Degeneraciones
‏ @nn_dgg
3h3 hours ago

"La verdad es que sacar del agujero a VOCS para que PP y C’s parezcan, respectivamente, derecha moderada y centroderecha, ha sido un golpe maestro."

R A Y O
‏ @Gogoetak

"Lo mismo les ha funcionado con Podemos que ha logrado que PSOE parezca una opción lógica de la izquierda y no la sarta de traidores que han sido toda su historia moderna"
https://twitter.com/Gogoetak/status/1138778877940183040

Responder
17
0
#35764 16:04 12/6/2019

Como puede este señor ser el autor de "policías siniestros sin punto y final" para luego girarse y lavarle la cara al PSOE. Momento Trump, momento Hypernormalisation de Adam Curtys.
https://www.bbc.co.uk/programmes/p04b183c

Responder
25
0
#35734 20:20 11/6/2019

Que vergüenza blanquear al PSOE como si no fuera fascismo español del güeno. ¿Quizás para justificar la fagocitación de Pudimos los breves?

Responder
21
0
Al0 9:43 12/6/2019

Joder con la gente... Una cosa es que el PSOE se venda al capital y otra que sea fascista...

Responder
4
31
#35755 11:04 12/6/2019

"Deniegan la sanidad publica a extranjeros POBRES, mientras a los extranjeros ricos fascistas como Lilian Tintori y el terrorista de Leopoldo Lopez los agasajan en su embajada y les dan vivienda con todo tipo de comodidades. El régimen español en toda su esencia."
Tu querido "PSOE no es fascista".
https://twitter.com/eldiarioes/status/1138445026243907585

Responder
24
0
#35754 11:01 12/6/2019

Falangista, de nada. Historia contemporánea, hay que leer para evitar el cosmo-paletismo.

Responder
22
0

Destacadas

Coronavirus
El documento que condicionó los traslados de enfermos al hospital
Una orden enviada a los ambulatorios en pleno pico de la pandemia incluye criterios para no derivar a hospitales a pacientes afectados por covid-19.
La semana política
Estado profundo
Semana marcada por el cese del jefe de comandancia de la Guardia Civil y la presión sobre Fernando Grande-Marlaska, un hombre al servicio del Estado. Escalada retórica y aumento de la violencia en el ambiente. El Gobierno aprueba el Ingreso Mínimo Vital pero a partir de junio vuelven a estar permitidos los desahucios.
Elecciones
Mertxe Aizpurua: “Cada vez es menos imposible ganar las elecciones vascas y el PNV es consciente de ello”

La diputada Mertxe Aizpurua, de EH Bildu, es una de las tres firmas que sellaron la pronta derogación laboral y saltarse el techo social del gasto municipal legislado por el ex ministro de Hacienda del PP, Cristóbal Montoro.

Tortura
Más allá de Pérez de los Cobos, la oscura sombra de la Guardia Civil

El caso de Pérez de los Cobos no es peculiar, ni una excepción en la Benemérita. En los 176 años del cuerpo, las prácticas de torturas, asesinatos y corruptelas han estado presentes.

Coronavirus
Las armas de Vietnam contra el “celoso” coronavirus

La propagación del virus en el país ha sido especialmente baja gracias a un firme sistema de zonas de cuarentena donde se traslada a cualquier persona que pudiera estar infectada.

Renta básica
No es un debate sencillo, pero el miedo y la contención no son el camino

Fueron muchas las llamadas que recibimos ayer de amigos y amigas preguntando si podrían acceder al ingreso mínimo vital. Lamentablemente, en la totalidad de ellas la respuesta fue la misma. No podéis acceder. Aunque lleves desde febrero sin curro, el año pasado tuviste un empleo de 900€ al mes y, por lo tanto, no podrás acceder.

Evasión fiscal
Francia rectifica su veto a las empresas con sedes en paraísos fiscales

Los contribuyentes, llamados una vez más a participar, tendrán que financiar las ayudas públicas a las empresas afectadas por la crisis de covid-19. Pero, ¿beneficiarán estas ayudas concedidas en forma de préstamos garantizados, aplazamiento de las cotizaciones o ERTE a las grandes empresas con filiales en paraísos fiscales y que no tributan en Francia? ¿A las que, a pesar de todo, siguen pagando dividendos a sus accionistas?

América Latina
Argentina: el milagro de la vida en las periferias urbanas

La autoorgonización y la ayuda mutua en las villas miserias argentinas florece sobre un importante tejido social de décadas de experiencia. Una nueva entrega de “Movimientos en la pandemia” por parte del periodista y analista Raúl Zibechi.

Últimas

Opinión
Voluntad de no mirar: justicia para Verónica

Verónica se suicidó hace un año por culpa del acoso que sufrió al circular por la empresa en la que curraba un vídeo sexual grabado hacía años. Lo difundió su expareja y lo compartieron sus “compañeros”.

Tribuna
Las multinacionales no sienten cariño, Mercedes tampoco

Desde EQUO Berdeak llevamos varios años reclamando la transición ecológica de la industria vasca del automóvil. Nos va mucho en ello: miles de empleos, el 60% de nuestras exportaciones, el 28% del PIB… Por eso resulta incomprensible que el Gobierno vasco siga mirando hacia otro lado.