Arte
La escoba que voló del Reina Sofía a unas jornadas de arte anarquistas en Carabanchel

La quinta edición de las Jornadas de Arte y Creatividad Anarquistas (JACA) se celebra este fin de semana en el EKO de Carabanchel, con charlas, performances y alguna obra inclasificable.

Festival Jaca Madrid
Pieza de la artista Aline Part Byron Maher

publicado
2019-06-07 08:00

Desde hoy, viernes 7 de junio, hasta el domingo 9 tendrá lugar la quinta edición de las Jornadas de Arte y Creatividad Anarquistas (JACA) en el EKO de Carabanchel. Una nueva muestra que quiere ofrecer una alternativa a las relaciones que se establecen habitualmente entre artista y público que, en esta ocasión, se centrará en contenidos antifascistas y antirracistas, “por la que se se nos puede venir encima”, precisan a El Salto desde la organización, en la que participan el Ateneo Libertario de Carabanchel, algunos colectivos y personas a título individual.

En la parte expositiva, ubicada en la segunda planta del EKO, se podrán ver obras que abordan desde el fascismo y “franquismo yupi de los 80”, como la pieza de Alfons Simó, o la explotación textil por parte de la artista Aline Part. También se mostrarán reflexiones sobre el término volcánico de Malpais y el sistema electoral, como la pieza que expone Chini Portell.

Algunos nombres habituales en el arte político también repiten en el programa de JACA, como Democracia o Todo por la praxis. Y una curiosidad: la pieza de Álvaro Porras que ha consistido en robar una escoba al museo Reina Sofía para barrer el espacio expositivo de JACA durante el montaje y devolverla al museo.

En la parrilla de esta quinta edición de JACA figuran las conferencias de Georgina Marcelino y Siham Jessica, enfocadas a la utilización del arte como herramienta contra el racismo y a las nuevas identidas en España. La intervención en las cárceles en Mexico desde una perspectiva artística y la pedagogía del antimétodo protagonizarán la ponencia de Lorena Méndez Barrios.

En cuanto a la performance, este año “tenemos un cartel de artistas de lujo”, valoran desde la organización. Así, se podrá ver el tarot kinki de Helena Vinent y Ricardo Padín o una intervención “que no dejará a nadie indiferente”: Ano racista y placeres vegetales, de Lola Perla. Y también habrá música, con los conciertos de Sistema de Monos y Error Humano, y una sesión electrónica a cargo de Lanabe.

El barrio y su arte

JACA nació en un entorno muy concreto, todo el semillero que germinó en Carabanchel tras el 15M, como recuerdan y agradecen desde la organización: “Sin su relación con el barrio, JACA no existiría, es imposible imaginar que estas jornadas salgan sin el apoyo del barrio y los diferentes colectivos y personas que lo habitan”.

Por eso subrayan que esta iniciativa no nace “de un grupo de artistas o gente del mundo de la cultura o el arte como agentes aislados, es gente que ve la necesidad de crear un espacio así, fuera del mercado”.

Y valoran el espacio que acoge estas jornadas, por el fondo y por la forma: “La casa de JACA durante estos cinco años ha sido el EKO, un espacio que fue okupado por vecinas, que ha sido gestionado por ellas mismas y que hasta el día de hoy funciona gracias a la organización colectiva. Y este año podremos ver las proyecciones, disfrutar de las obras con sonido o lumínicas gracias a que tenemos unas placas solares que han sido el esfuerzo del colectivo”.

Barrios
Carabanchel, el Madrid que resiste al otro lado del río

Asociaciones vecinales de larga trayectoria y movimientos en defensa de la vivienda y los derechos laborales surgidos a raíz del 15M plantan cara en Carabanchel a las realidades de un distrito enorme que se sitúa entre los más vulnerables de la ciudad. La implantación de numerosos talleres de artistas en los últimos años en el polígono ISO es el primer capítulo en la transformación urbana que, se intuye, llama a las puertas del distrito.

Como punto de encuentro en la intersección entre el arte y la política, JACA quiere resaltar su carácter autogestionario y la organización asamblearia, frente a otros modos de ser y estar habituales en galerías de arte o salas de exposiciones. También añaden un rasgo distintivo, “posiblemente el más importante”, frente a esos espacios, que es el cuestionamiento del “sistema arte y su forma de hacer”. Para JACA, “prima lo político y la motivación de la obra por encima de la propia obra”. Eso quiere decir, explican, que su intención es huir de “ese concepto romántico del arte en el que la pieza y la expresión artística están por encima de cualquier ética o se creen neutras politicamente hablando. Cuestionamos el cómo se hace esa obra y también la forma en la que el arte reproduce continuamente cualquier sistema de opresión, incluso cuando cree que lo cuestiona”.

Con estas premisas, JACA marca distancias con respecto a uno de los procesos que se está viviendo en el distrito de Carabanchel, concretamente en el polígono ISO, donde en los últimos años numerosos artistas han instalado sus talleres y espacios de trabajo, atraídos por los precios más asequibles que en el centro de Madrid.

Sus críticas se centran en Art Banchel, un evento que entre los días 10 y 12 de mayo celebró su tercera edición, en la que 35 talleres artísticos mostraron su obra. “El mensaje de Artbanchel es claro, aunque lo hayan intentado refinar a lo largo de estos tres años: buscan ser un agente cultural atractivo para compradores, galeristas e identidades culturales que les subvencionen. Nada tiene que ver con el barrio, lo del barrio viene después cuando se ven en la necesidad de ponerlo como estrategia de marketing después de que JACA les cuestione su discurso y los denomine como alto agente gentrificador”.

Pero también reconocen que en los procesos de transformación urbana no hay un solo agente sino que siempre son múltiples, más allá de los intereses de quienes están a pie de calle, ya sean vecinos de siempre o artistas recién llegados: “¿Artbanchel es el problema de todo? ¿El único actor que provoca la gentrificación? No, claro que no, pero sí son responsables directos y necesarios en el proceso de gentrificacion”.

Relacionadas

Arte
La Escocesa: un muro de contención frente a la Barcelona sin memoria colectiva

Esta antigua fábrica textil del siglo XIX del Poblenou barcelonés resiste desde hace dos décadas como un centro de creación artística autogestionado. Toda una rareza en este antiguo barrio obrero, hoy un objeto codiciado por las multinacionales tecnológicas y las garras del turismo.

Arte
Amaia Vicente: “Mi proceso de trabajo es mi proceso biológico”

En su obra, que aúna la artesanía con la tecnología, Amaia Vicente mezcla conceptos como casa, fronteras, Europa, paraísos y capitalismo, tecnología y artesanía. 

4 Comentarios
#35639 8:42 9/6/2019

¿ QUÉ ES : ANARQUISMO CONFUSION O TRAICION ?
https://youtu.be/YLxxBcPzPes

Responder
1
0
#35748 10:22 12/6/2019

traición a qué¿ imbécil, confusión,¿sobre qué? patético obtuso

Responder
0
0
#35647 12:33 9/6/2019

se escucha mal

Responder
0
0
#35599 23:09 7/6/2019

La superación del discurso romántico del arte a lo que ha llevado es al despegue de la sociedad del arte, y a crear unos artistas dedicados al arte político de forma profesional, casi podemos llamar técnica. En esta tesitura, el arte político tiene escaso impacto en la sociedad y rara vez está inscrito en los procesos de transformación social. Un arte para los obreros... sin obreros.

Responder
0
0

Destacadas

Migración
Dime de dónde vienes y te diré quién eres

¿Cómo repercuten las fronteras en los cuerpos e identidades de las personas migrantes? Las fronteras construyen las narrativas de la migración, las cuales son reproducidas y perpetuadas tanto por quienes migran como por las sociedades que ‘los reciben’. ¿Cómo ven las políticas migratorias a los migrantes? ¿Cómo influyen estas en la perspectiva que los ‘autóctonos’ tienen del extranjero? ¿La respuesta de alguna de estas preguntas influye en la respuesta de la otra?

Pensamiento
Marta Peirano: “Internet no es el problema, la extracción de datos es el problema”

La periodista Marta Peirano (Madrid, 1975) ha publicado El enemigo conoce el sistema (Debate, 2019), un ensayo sobre el estado actual de internet y de las sociedades que están moldeando una serie de herramientas privadas.

Elecciones
El lío de la trayectoria de Sánchez

Decimotercera entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo para El Salto.

Violencia machista
Las Kellys y la Plataforma 8M denuncian a un gran hotel por tolerancia con un intento de violación

Tras un intento de violación a una camarera de piso en Lanzarote, los dueños de una gran cadena hotelera no creyeron a la víctima y la obligaron a seguir trabajando junto a la habitación donde se había producido el supuesto ataque.

Literatura
Tiempos negros, tiempos salvajes

La novela negra en España se debate entre el espejismo de un boom comercial con amplia presencia en las mesas de novedades, y una realidad en la que conviven autores de éxito con otros que habitan en los márgenes de un género que, pese a la supremacía del best seller, no renuncia a su espíritu crítico. Pasamos revista rápida al noir hispano hablando con escritores, editores, libreros y especialistas en el simple (en este caso, ficticio) arte de matar.

Elecciones
Se están riendo de nosotras

Digámoslo claro: nos sentimos humilladas, se están riendo de nosotras. Pero partamos de ahí para hacer algo al respecto, no para atrincherarnos en un búnker de cinismo o hartazgo.

Últimas

Andalucismo
Los andalucistas se plantan: quieren papeleta de Adelante Andalucía en la repetición electoral

Primavera Andaluza e Izquierda Andalucista exigen a los socios mayoritarios de la confluencia andaluza, IU y Podemos, presentar la marca Adelante a las elecciones generales y aseguran que ya “no caben excusas”. IU se muestra reacia y en Podemos se abre el debate interno.

Movimiento estudiantil
Declaración de intenciones
Algunos representantes estudiantiles nos recuerdan demasiado a jefecillos que gestionan nuestro cabreo para que no se vaya de madre.
Crisis climática
Mapa: la Huelga Mundial por el Clima ya suma más de 1.600 convocatorias

El movimiento global por el clima organiza una semana de lucha entre el 20 y el 27 de septiembre que en España se vivirá especialmente el día 27, día en que está convocada una huelga para exigir a gobiernos e instituciones que se pongan manos a la obra y declaren la emergencia climática.