Altsasu
Juicio Altsasu: “Desde el minuto uno sabían que era guardia civil”

En el segundo día del juicio por la pelea de Altsasu le ha tocado el turno a los dos guardias civiles supuestamente agredidos el día de los hechos. El primero en declarar ha ratificado la identificación de los acusados, aunque después ha afirmado que a varios de ellos no los vio participar en la agresión.

Audiencia Nacional San Fernando
Edificio de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares Álvaro Minguito

publicado
2018-04-17 13:50:00

Los guardias civiles agredidos durante la pelea en Altsasu, que se juzga estos días en la Audiencia Nacional, afirman que fueron rodeados por 15 o 20 personas y que las agresiones pararon cuando llegó al lugar el coche de la Policía Foral.

Es el segundo día de juicio contra los ocho jóvenes imputados de lesiones y amenazas terroristas, la vista oral ha estado dedicada a escuchar el testimonio de los dos guardias civiles y sus parejas.

Ayer, en una vista oral que duró cinco horas, fueron los jóvenes imputados los que contaron cómo vivieron esa noche. Seis de las ocho personas imputadas afirmaron no haber estado ni siquiera en el bar donde tuvo lugar la pelea, explicando que llegaron a la puerta del bar cuando ya estaban allí la Policía foral y la ambulancia.

Durante la jornada de hoy, los guardias civiles han ratificado la identificación de los jóvenes imputados. En especial a Jokin Unamuno, a quien identifica como como “uno de los que le pegó”. En cuanto a otros tres de los acusados —Aratz Urrizola, Iñaki Abad y Ainara Urquijo— afirman que estaban allí, aunque no les vió participar en la agresión.

Los guardias civiles también se han referido al supuesto ambiente en la población con respecto a la Guardia Civil. “El clima con la población era peculiar”, ha afirmado el teniente. “Mi intención era poder conocerlos, que me conocieran a mí”, continúa. El teniente afirma que hizo amistades en el pueblo, pero que, cuando llevaba uniforme el comportamiento de la gente era “distinto” y se sentía “observado” en algunos lugares.

Sobre los movimientos en contra de la presencia de la Guardia Civil en la población —Alde Hemendik y Ospa Eguna— señala que “un año quemaron una falla sobre un carro de combate con banderas de España” y que en el pueblo suele haber pintadas y se celebran concentraciones.

El guardia civil explicó que esa noche llegó al bar Koxka a tomar unas copas. “Nos pusimos cerca de la barra y pedimos cuatro consumiciones, había buen ambiente”. Pero afirma que notó que le miraban. “Saben que estás ahí, pero eso pasa siempre”. El teniente afirma que, cuando volvía del baño se encontró con un joven que le preguntó si era madero. “Quería entablar una discusión”, señala. Después le habrían tirado un vaso de chupito vacío y afirma que vió entrar a Jokin Unamuno acompañado de varias personas dirigiéndose hacia ellos.

Acusa a Unamuno de haberse encarado con ellos. “Y ahí empezó el jaleo, hay empujones, la chica que iba con Jokin empuja a Maria José [su pareja]”. El teniente afirma que les empezaron a pegar golpes en la espalda y en la cabeza” y en la puerta del bar también les habrían pegado Adur [otro de los acusados] y un joven más.

Altsasu
Juicio por la pelea de Altsasu
El primero de los acusados en dar testimonio en el juicio por la pelea de la localidad navarra de Altsasu explica que conocía a los guardias civiles porque le habían impuesto varias multas.
El juicio, que se está celebrando en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, está previsto que continúe durante esta semana y la siguiente, hasta el 27 de abril.

Relacionadas

Altsasu
60.000 personas colapsan Altsasu para pedir justicia

Manifestación masiva en Altsasu (Navarra) para pedir justicia y libertad para los condenados a prisión por una pelea de bar.

Altsasu
Los jóvenes de Altsasu recurrirán ante el Supremo la sentencia de la Audiencia Nacional

La sala de apelaciones de la Audiencia Nacional ha resuelto también rebajar la condena de Iñaki Abad de 10 a seis años, al aceptar el recurso que exponía que el joven había sido condenado dos veces por cada uno de los hechos de los que se le acusaba.

Justicia
2018 en los juzgados: Altsasu, presos políticos y libertad de expresión

El juicio y condena a los ocho jóvenes de Altsasu por una pelea de bar con dos guardias civiles ha marcado un año judicial en el que, por fin, se ha puesto freno desde Europa a las causas por enaltecimiento del terrorismo.

3 Comentarios
Anónimx 13:59 18/4/2018

El origen de todo este montaje es acabar con el movimiento Alde Hemendik que pide el fin de la militarización de EH: 4000 Guardias Civiles, 2000 Policias Nacionales y 2200 militares actualmente. Es decir casi 10000 efectivos para controlar/ocupar el 3% del territorio del Estado. Un escenario delirante de guerra que genera constantes incidentes y agresiones hacia la población local.

No caigamos en el discurso de los grandes medios, no demos ni un paso atras. El narco-régimen español se desmorona día a día y ellos lo saben. 520 dias secuestrados por la dictadura franquista

¡ Libertad para los presos políticos de Altsasu!

Responder
14
1
#14076 15:15 18/4/2018

Gracias.

Responder
4
0
#13988 15:17 17/4/2018

Venga hombre por dios, si esto parece una discusión de instituto frente a la profe,
- Seño yo no le hice nada!
- Mentira me dio un capón y me empujó al suelo, es porque le caigo mal!

No sabía que algo que ocurre todos los días en cualquier instituto o bar sin consecuencias puede condenarte a 50 años de prisión, si uno de los implicados en la bulla resulta ser alguien que normalmente va a armado y que tiene impunidad para pararte, multarte, (y en más de una ocasión también cascarte, por cierto no he visto que pase nada por el chaval que le abrieron la cabeza en lavapies y dejaron tirado en un portal incosciente, y de tantos muchos otros de los que hemos sido testigos, patadas en la cabeza mientras que están en el suelo, etc, y a estos impresentables no les han partido ni esa miserable cara con la que van por ahí como si fueran el sherif del condao). No hay cobardía en enfrentarte a la autoridad, más bien al contrario, porque el abuso siempre viene del mismo lado y quienes están indefensos son los chavales ante las tropelias de las autoridades y los pu--- jueces y no al revés. El único terrorismo que veo aquí es el que pretende infundir este Estado mafioso y represor en el que tan poquitos viven como quieren a costa de tantos, sobre la población trabajadora que está hasta los webos, para obligarles a entrar a ese redil donde mansamente pastorea malas hierbas de la peor calidad esa población trabajadora que se calla y mira para otro lado, o con esos pobres ciegos suicidas que les puede más ese folclore rancio de la españa cañí y el miedo al coco que razonar con un mínimo de sentido común sobre el yugo que les aprieta el cuello cada vez más fuerte. Que le jodan al miedo. Todo mi apoyo a estos chavales. Vergüenza le tendría que dar a estos cuatro entrar en causa judicial por ésta gilipollez bajo cargos de terrorismo sabiendo q les pueden meter en la cárcel 50 años cuando luego blindan a un compañero que deja decenas de narices rotas en un sólo día de trabajo. Que miseria moral. CINISMO E HIPOCRESÍA. Lo que brilla por su ausencia es la justicia.

Responder
45
6

Destacadas

Laboral
Trabajadoras de educación infantil en huelga contra el nuevo convenio colectivo

Salarios por debajo del SMI, inestabilidad laboral, falta de correspondencia entre responsabilidad y categorías, exceso de horas de trabajo: las trabajadoras de educación infantil van a la huelga para decir basta a unas condiciones laborales precarias

Medio ambiente
Extinction Rebellion: reinventando la desobediencia civil

Les puedes ver con llamativos trajes de época rojo en el metro de Londres, “muriendo” por intoxicación en un establecimiento de comida rápida, cubriendo de sangre las escaleras del Trocadero, impidiendo la entrada y salida de trabajadores de la BBC o cortando el tráfico en las principales capitales europeas. Extinction Rebellion han cambiado la forma en que se manifiestan y, para ello, también la forma de organizarse.

Bestiario
Paco de la Torre: la ciudad es él

Quizá la etiqueta que mejor defina a Francisco de la Torre sea la de liberal, con un punto de populismo elegante. Nada que ver con las Nuevas Huestes Populares.

Elecciones del 26 de mayo
La sopa de letras canaria: un repaso por la denominación de cada candidatura progresista en las Islas

Durante estas elecciones, Canarias se juega un cambio: hay muchos partidos, Coalición Canaria (CC) ya no está en el centro y los jefes de los partidos estatales no tienen tantos miramientos con hacer pactos contra natura. Aquí un mapa de las candidaturas en los principales municipios canarios.

Música
June of 44: “El propósito no era hacer del grupo un trabajo, pero lo acabó siendo”

Hace un año, El Salto viajó hasta Catania para charlar, un par de horas antes de su primer concierto en dos décadas, con June of 44, banda referencial del underground estadounidense que, entre 1994 y 1999, recorrió el mundo con una propuesta entre el punk, el jazz y la música instrumental tan llena de matices que abrumaba. A finales de mayo actúan en Barcelona y Madrid.

Elecciones del 26 de mayo
Manuel Valls y Barcelona: ¿vuelta a casa?

La reconversión de Manuel Valls, un político que comienza su carrera en la socialdemocracia francesa e impuso mano dura durante su etapa como ministro de Interior del país galo.