Accesibilidad
No, Badajoz no es una ciudad accesible

Cualquier salida por pequeña que sea desde su domicilio es, para las personas con discapacidad motora, una auténtica prueba de obstáculos.

Foto escalón bar Madrid
Muchos establecimientos no cumplen con la ley de accesibilidad y necesitarás ayuda para poder acceder. Kyan S. Dios

publicado
2019-08-22 17:36

A pesar de que se pretenda publicitar lo contrario Badajoz no es una ciudad accesible. Según la Ley de Dependencia, las políticas activas al respecto tienen como uno de sus principales fines la autonomía de las personas con discapacidad, pero ¿cómo van a ser independientes si, dado el estado de las calles, no pueden salir solas?

Cualquier salida por pequeña que sea desde su domicilio es, para las personas con discapacidad motora una auténtica prueba de obstáculos; no voy a hablar ya de una salida en silla de ruedas, donde los problemas se multiplican por diez, sino de una salida con un simple andador.

Comienza la odisea: En gran parte de los edificios de viviendas no hay rampas o, si las hay porque así lo marca la ley, no cumplen los requisitos mínimos de seguridad. No hay ningún organismo, y si lo hubiera es evidente que no está realizando bien su trabajo. Por este motivo, más de una persona con discapacidad motora se ve condenada a no poder salir de su domicilio si no es con otra persona.

Bien, imaginemos que el primer obstáculo ha sido superado. Empieza la andadura: nos podemos encontrar con varias situaciones deprimentes y angustiosas para esa persona que se ve obligada a desplazarse con un andador; no olvidemos que si lo lleva es por un motivo, sus piernas le fallan y, probablemente, sus brazos también, con lo que cualquier movimiento extra, como bajar o subir un escalón le resulta extremadamente dificultoso.

Primera situación, calle recién arreglada, con la premura de la campaña electoral, donde los desniveles rojos están aparentemente bien y de repente, sorpresa, el andador se hunde y encalla, la terminación está incompleta.

Segunda situación, calles con las baldosas levantadas. 

Lo que debería ser un paseo relajante en mitad de la enfermedad o la discapacidad se convierte en una carrera de obstáculos, cual prueba para entrar en el ejército 
Tercera y cuarta situación, agujeros literalmente en mitad de la calzada, sumideros rotos, socavones incomprensibles.

Quinta y sexta, justo en mitad del acerado, estrecho por cierto, una farola y su gran base interrumpen el paso totalmente a la persona que va con el andador; escalones en el acerado de paso insalvables.

Lo que debería ser un paseo relajante en mitad de la enfermedad o la discapacidad se convierte en una carrera de obstáculos, cual prueba para entrar en el ejército.

El tema es mucho más serio de lo que pueda parecer, el discapacitado se merece, tiene derecho, a su autonomía e independencia. Es como si varias de nuestras calles estuvieran cortadas al tráfico por sistema e indefinidamente
Alguna persona nos ha comentado que lo que hay que hacer es buscar los caminos, las calles, por las que sí es fácil transitar… ¡suena a chiste! a humor negro; o sea, que el problema no son los escalones y obstáculos que tiene que superar el que va con el andador, si no que este no busca y encuentra el camino adecuado.

Señores míos, el tema es mucho más serio de lo que pueda parecer, el discapacitado se merece, tiene derecho, a su autonomía e independencia. Es como si varias de nuestras calles estuvieran cortadas al tráfico por sistema e indefinidamente y al usuario que se queja le dijeran que la solución es buscar otra ruta para llegar a su destino (aunque no la haya) o que simplemente le pidan un esfuerzo que no se puede permitir, al dar, por ejemplo, un inmenso rodeo.

Y por último, pero no menos importante, los semáforos, o mejor dicho, el tiempo que están en verde para el peatón es insuficiente. Cruzar por ejemplo la autopista se convierte en una carrera de velocidad donde, como no, van incluidos desniveles que hacen que las ruedas del andador se enganchen, con el consiguiente riesgo de caída e inseguridad.

No, Badajoz no es una ciudad accesible, por mucho que se publicite lo contrario desde organismos públicos, por mucho premio Sofía que recibiera. Por mucho que ahora digan que se están haciendo accesibles las paradas de autobús, el problema está en cómo llegar a ellas. Como dije al principio, si con un andador es difícil, cuanto no imposible, desplazarse por muchas zonas, imagínense con una silla de ruedas…

Desde estas lineas, pido a las administraciones pertinentes que conviertan a Badajoz en una ciudad accesible de verdad, que arreglen sus calles, todas, no según la zona o el barrio. Y ya de paso, que no se jacten de lo que no tenemos.

Es duro tener la movilidad reducida, agradecería que tanto el Ayuntamiento de Badajoz y otros organismos competentes (e incompetentes), no nos lo pusieran más complicado aún.

Antiespecismo
G. Cazaux: “El capacitismo es una ideología”
Geertrui Cazaux habla sobre capacitismo y la relación que tiene este tipo de discriminación con otras opresiones, como el especismo o el sexismo.

Relacionadas

Salud
Las personas afectadas por la Polio reclaman salir del olvido

El 24 de octubre integrantes de la Plataforma de afectados de polio y postpolio se concentraron frente al Congreso en ocasión del Día Mundial de lucha contra la Poliomielitis para denunciar los múltiples obstáculos que encuentran, y exigir que se garanticen sus derechos.

Deportes
O caso da Romulea Autistic
No histórico barrio de San Giovanni o fútbol defende o seu papel máis importante na sociedade: permitir xogalo a todo aquel que o desexe.
Antiespecismo
G. Cazaux: “El capacitismo es una ideología”
Geertrui Cazaux habla sobre capacitismo y la relación que tiene este tipo de discriminación con otras opresiones, como el especismo o el sexismo.
1 Comentario
#38589 18:49 22/8/2019

El PP de Badajoz prometió en campaña desarrollar un plan de movilidad específico para las personas con discapacidad en caso de volver a gobernar la ciudad tras las elecciones municipales del 26 de mayo. Cumplirá esta promesa?

Responder
8
2

Destacadas

Minería
Peña Zafra de Abajo, resistir entre polvo

Una comunidad rural de Murcia se organiza para defender el territorio del extractivismo que amenaza con enterrar sus casas, cultivos, valores ambientales y culturales.

Minería
Cómo la minería perturba el interior de Murcia
Ecologistas en Acción Murcia y ACUNA señalan los impactos ambientales y culturales de la minería en el territorio de Peña Zafra de Abajo, Balonga y Quibas.
Bolivia
“No se acaba por ley con el racismo y en Bolivia ha habido un golpe racista y fascista”

Adriana Guzmán representa al feminismo comunitario antipatriarcal boliviano. Forma parte de los movimientos sociales que llevan días manifestándose continuamente para denunciar que lo que ha habido en Bolivia ha sido un golpe de Estado que ha derivado en la salida de Evo Morales del país.

Tribuna
Cómo gobernar a La Ingobernable. Relatos de una negociación imposible

El exconcejal Pablo Carmona explica cómo desde la corporación municipal anterior se evitó reconocer a La Ingobernable como sujeto político y por qué la perspectiva de una cesión del espacio nunca estuvo encima de la mesa.

Francia
“La reforma de las pensiones de Macron favorecerá una devaluación de la protección social”

La economista Annie Jolivet habla a El Salto sobre los cambios que Emmanuel Macron quiere introducir en el sistema de jubilación francés, uno de los más avanzados del viejo continente.

Últimas

Música
Buscando el hechizo de la música negra
“Sin swing y sin baile, la música tiene poco aliciente”, asegura el periodista Jaime Bajo, quien ha recopilado en un libro 20 entrevistas a músicos que tratan de descifrar el hechizo del ‘groove’.
Bolivia
Bolivia: la venganza de la Media Luna

Estamos ante la respuesta viril y torpona de aquellos que temen perder sus privilegios. Estamos ante una ofensiva oligárquica, frustrada por la imposibilidad de derrotar al MAS en las urnas. Estamos, en definitiva, ante la venganza de la Media Luna.

Fútbol
Las futbolistas de primera división comenzarán su huelga este fin de semana

El pasado 22 de octubre las futbolistas decidieron por mayoría ir a la huelga en la novena jornada si no se llegaba a un acuerdo con la Asociación de Clubes de Fútbol Femeninos, ACFF en el que se recogieran sus demandas de mínimos. Las profesionales se rebelan contra los bajos salarios, la alta parcialidad en los contratos y la falta de derechos laborales. 

Chile
Chile como ejemplo de lucha

En octubre de 2019 comenzó el estallido social chileno que ha puesto en jaque al Estado neoliberal fundado por Pinochet. La represión ha sido brutal desde el principio, con asesinatos, heridos, violaciones, torturas y más abusos, pero el efecto fue el contrario al que se pretendía. Una mirada a este levantamiento popular sirve para ver por qué las democracias liberales están en crisis y por qué el caso chileno es un ejemplo de cómo de verdad se pueden cambiar este tipo de regímenes políticos. Independientemente de que al final se logre más o menos, el grueso de la sociedad chilena se está uniendo gracias a la lucha.