Racismo
1983 o el nacimiento de una nueva generación de antirracistas

Sobre el proceso de cooptación del antirracismo por parte de las instituciones del Estado a través de la oenegerización y la invisibilización del carácter estructural del racismo.

180316 Concentración Mame Mbaye 01
Concentración del 16 de marzo en protesta por la muerte de Mame Mbaye Dani Gago
Revisión de Mercedes Saya (Catàrsia)
20 may 2020 13:01

Soy una activista del antirracismo político. ¿Por qué lo llamo “político”? Porque el antirracismo político es lo opuesto al antirracismo moral blanco, actualmente de moda en todas las instituciones en España. El antirracismo político es heredero del anticolonialismo no blanco, de sus luchas, ya sean en el sur o el norte global. Este movimiento se conforma a partir de rupturas históricas con las izquierdas blancas, para proponer unas oposiciones efectivas ante las políticas racistas estatales y responder a nuestras agendas políticas desde nuestras perceptivas y necesidades. También viene a actuar como escudo político-social frente a los ataques que recibimos y como herramienta para reapropiarnos de nuestros pasados y vivencias. Todos estos movimientos nacieron en la calle o dentro de los barrios populares. El antirracismo político no tiene como objetivo integrarse en el sistema blanco. Tampoco tiene como objetivo conquistar el poder, ya que el Estado es uno de los emisores principales del racismo estructural. Tiene como ideal u objetivo derrumbar el sistema y no convertirse en una copia blanqueada. El antirracismo político no es universal, no aplasta las identidades para entrar en un modelo único, no pregunta por la igualdad, no queremos ser igual al blanco si es para volvernos racista como él, busca la justicia, la dignidad y la reparación para los pueblos no blancos ya sea en el norte o en el sur global. 

Audre lorde: Las herramientas del amo nunca desmontarán la casa del amo

El antirracismo institucional no parte de principio emancipador alguno, ya que no trata el problema del racismo como problema estructural y apoya el estado en sus controles de poblaciones no blancas. Es un tipo de excusa, una manera de decir “mirad, si tenemos tantos organismos no puede ser verdad que haya tantos problemas de racismo, además estamos tratándolos, no os podéis quejar” Es una estrategia para vendernos humo desde la que distraer la rabia de las poblaciones racializadas. Este antirracismo no tiene como fin de aceptar la pluralidad de nuestras sociedades, porque es herredero de principios asimilistas. El antirracismo institucional es muy listo porque desplaza el problema sobre el individuo y la sociedad civil, desde un enfoque de responsabilidad moral, haciéndonos olvidar donde está el problema de raíz, el estado. 

Nosotros sí vemos colores, nosotros sí sabemos que no somos todos iguales; el antirracismo político defiende un cambio de paradigmas y no una integración bajo las condiciones y las normas de la hegemonía blanca. 

¿Por qué digo que venimos de los movimientos anticolonialistas? Hay que saber que la descolonización comenzó el primer día de la colonización. Por lo tanto, somos historias de lucha, dignidad y resistencia. Vemos el antirracismo político como una continuación de la resistencia ejercida por las poblaciones herederos del sur global en el norte y que siguen luchando por su dignidad. No hay desconexión entre el sur y el norte para los cuerpos no blancos, estamos íntimamente ligados al sur. Trabajamos a la caída de la blanquitud, no dudamos de la legitimidad de nuestras luchas por nuestra dignidad, porque a pesar que los nuestros pueden morir en el camino, sabemos que los siguientes cogerán la herencia de lucha que les habremos dejado, como los más mayores nos dejaron a nosotros.

En 1983, Francia iba a conocer lo que podríamos llamar la primera marcha en contra del racismo de dimensión nacional, aunque anteriormente también disturbios y manifestaciones en contra del racismo, de la policía, el estado y las colonias. El periodo de 1945-1970 es importante para entender los movimientos de resistencias, ya sean en el norte o en el sur global. 1983 es clave para poder entender el progreso del antirracismo institucional francés, su entrada en las entidades y instituciones blancas y porqué cuando el estado viene a flirtear con el antirracismo nunca es buena señal. No os olvidéis, los derechos humanos, el principio universal, la “laicidad”, SOS racismo; somos nosotros. Francia no es solo famosa por sus derechos humanos, es la reina del racismo institucional y estructural y ha inspirado a muchos países europeos en sus sistemas institucionales racistas.

Voy a intentar hacer un análisis sobre otro contexto cuyas conclusiones pueden en el contexto español (y catalán). Muchos patrones y actitudes que describiré aquí son muy similares a la situación actual que vivimos en España. Elijo el caso francés porque lo conozco mejor, pero hay que saber que eventos parecidos han podido pasar en otros países occidentales con pasados coloniales. Por ejemplo, sería interesante estudiar el contexto de los años 80 en el Reino Unido. Iré del periodo del 1983 hasta hoy en día, apoyándome en el podcast de Kiff ta race, donde invitaron a Nacira Guenif, mujer árabe-francesa, socióloga y activista antirracista.

La generación POSTCOLONIAL del 83 en Francia y el fracaso del antirracismo institucional

«Hemos bloqueado nuestras rabias entre el mérito y la herrancia» Gael Faye

La Marcha fue iniciada por Toumi Djaidja Des Minguettes (barrio de Lyon), un joven que había vivido la violencia policial en sus propias carnes. Las personas que vendrán a apoyar la iniciativa y iniciar esta marcha, aparte de un cura blanco, eran “hijos de migrantes”. 32 personas decidieron cruzar Francia desde Marsella hasta París, donde llegaron a ser unas 100 000 personas, lo que obligaría al presidente de la época a recibirlos. Hay que saber que en los 70 las personas que llegaban a Francia eran ex colonizados, las colonias del imperio francés habían caído pocos años antes. Nos parece todo muy lejano, pero las fechas del final de las guerras de liberación no están muy lejos de la muerte de Franco, solo que la colonización había empezado 400 años atrás. En los 70 Francia conoce un momento realmente poco glorioso, las personas blancas francesas mataban a personas migrantes, ponían fuego a alojamientos de trabajadores migrantes, básicamente atacaban a las poblaciones no blancas… Crímenes que quedaron impunes y que seguían sucediéndose uno detrás de otro. Tampoco había perspectivas de justicia, sabiendo que la policía misma también participaba en esta violencia y estos asesinatos… Al mismo tiempo se estaba normalizando la guetización racial urbana en el territorio, con las “banlieu”, zonas en gran mayoría no blancas, de obreros (¿quién pensáis que ha reconstruido la Francia post-guerra?). Todo este conjunto de situaciones dio pie a la marcha del 83. A partir de los 80 se pondrá en marcha todo un sistema de controles policiales específicos para las “banlieu”que acabará normalizándose con el tiempo.

En el 83 hay un cambio de generación en la sociedad francesa, ya no son migrantes o ex colonizados sino en su gran mayoría franceses. Estos jóvenes quieren revindicar la igualdad en derechos y ciudadanía con los blancos. Vendrán a llamarla “la marcha por la igualdad”, pero la prensa la llamará “la marche des beurs”, (beur quiere decir árabe, viene del “verlan”, argot francés que invierte el orden de las sílabas). Es evidente que Llamándolo “la marche des beurs”  le quitan su dimensión política a la marcha, siendo esta una lucha por la igualdad de derechos para las generaciones post-coloniales, se los infantiliza y los vuelven inofensivos.. Se trataba de una estrategia para reafirmar la idea de que el problema eran los árabes (específicamente los argelinos) sin importar que otras poblaciones no blancas estaban también presentes y no luchaban solamente por los árabes sino por todo los post-coloniales franceses, cuando se sabe perfectamente que los sistemas de violencias y vigilancias de las poblaciones no blancas son hechos vía los sistemas estatales.

Este antirracismo oficial se crea para robar la autogestión de las personas no blancas y vaciarlo de contenido político.

SOS Racismo que es creado unos años después, está directamente mandado por el gobierno y las instituciones a través de subvenciones públicas, junto a todo tipo de instituciones o entidades parecidas. Se organiza un sistema de tutela de las poblaciones no blancas. En el 84 SOS organiza un evento donde vendrán a distribuir “manitas amarillas”, el famoso eslogan que nos metió todos en la mierda “touche pas à mon pote” (no toques a mi colega), pura campaña del antirracismo moral que no trata los problemas estructurales. SOS hizo un gran trabajo de captación política ya que el verdadero movimiento principal venía de las banlieu y de las juventudes no blancas que reeaccionaban ante los problemas de violencia policial estatal. Este trabajo de captación se completó fortaleciendo el enfoque sobre la responsabilidad moral individual de la ciudadanía en lugar del problema estructural que estos jóvenes estaban denunciando. 

Desde entonces se montó toda una operación de comunicación tutelada y gestionada por instituciones blancas. Básicamente es el mismo estado dentro de sus mismas instituciones que pretende tratar el problema del racismo como si fuera solamente un problema de personas a las que habría que reeducar. Es una llamada a la buena moral, llamando al famoso pacto republicano y universalista: “en Francia no hay diferencias, no hay colores, no seas racista y se un buen republicano”. Entonces, vamos a montar conciertos, eventos pluriculturales para poder reeducar a las malas personas. A la vez empieza todo un negocio ligado a estas prácticas del antirracismo institucionalizado, muchísimo dinero se va a mover detrás de estas prácticas. Es una manera para el Estado de simular que está tratando los problemas de racismo para blindarse ante los reproches.

«Son los mismos hipócritas que nos hablan de diversidad que expresan su racismo escondiéndose debajo de la laicidad» Kerry James
Entonces qué tenemos aquí: un antirracismo institucional que se apropió de las luchas de las personas no blancas de los barrios, despolitizando la lucha y tratándolos como niños bajo tutelas, bloqueando cualquier posibilidad de montar movimientos auto gestionados y creando un negocio de provecho para entidades blancas que viven de nuestros problemas. Pero claro durante todo esto, el racismo estructural e institucional no se trató como se tendría que haberse tratado, la policía siguió matando a los no blancos y el sistemasracista estatal seguía actuando en contra de nosotros. Fue un fracaso total, todo la interculturalidad y sus metodologías desarrolladas por blancos no funcionaron. Los postcoloniales franceses llegaron entonces hasta un punto de ruptura con las entidades e instituciones blancas, especialmente las de izquierda blanca humanista, sus organizaciones y ONGs de todo tipo. Si trasladamos ahora toda esta breve revisión del antirracismo francés al contexto español, ¿no hay dinámicas, patrones que os suenan de algo? Os dejo con esta pregunta.

Desde los años 80 y el gran fiasco del antirracismo institucional, muchas de estas instituciones han elegido un camino racista protegiendo a la República y a la Francia que no ve colores, llamándonos etnicistas, racialistas o comunitaristas. La respuesta de los postcoloniales ha sido montar nuevos grupos autogestionados (ideológicamente y económicamente) por y para personas no blancas en toda Francia. Algunos de los grupos que se montaron son el CIFF (Le Collectif Contre l’Islamophobie en France), el CRAN (Conseil représentatif des associations noires de France), la brigade anti négrophobie, les indigènes de la république, urgences notre police assassine, le comité d Adama Traoré, la voix des roms, l’association des jeunes chinois de France… el antirracismo del 83 tenía vocación a caer y es lo que pasó, La maquinaria institucional no contestó a los problemas específicos y globales de los grupos.

Estos nuevos grupos, estas nuevas coaliciones lejos del blanco representan el gran fracaso del antirracismo estatal francés.

También podemos observar un cambio importante de paradigma y actitud de las poblaciones no blancas en cuanto a las preguntas sobre la identidad. Nacira Guenif de una generación mayor a la mía, era una joven adulta durante el 83, y describe una cuestión que tiene mucho que ver con mi generación “tienen un cierto posicionamiento frente a algunos discursos y no tienen miedo de afirmar sus identidades”. Hay algo especial en el humor de mi generación, algo muy ácido: pasamos por encima de la cara del blanco. Lo describe muy bien Guenif, me siento totalmente representada por este pensamiento. Otros países del mundo tienen también esta acidez en el humor.  Ella dice que las generaciones más jóvenes somos las que hemos cambiado totalmente el registro de la toma de palabra, que, de manera sarcástica e irónica, tenemos tendencia a no dejar los demás hablar por nosotros.

Actualmente, en Francia las voces y los grupos del antirracismo político tienen mucha fuerza y espacio en los discursos y debates nacionales. Por eso, estamos recibiendo un contraataque  de las fuerzas republicanas y universalistas (izquierdas incluidas). Mas la presión se intensifica encima de la Republica, mas el Estado y sus protectores contestan. Estamos cuestionando la República y sus valores universalistas. La República “amistosa” del 83 que intentó tomar bajo su tutela a las poblaciones no blancas ha perdido el control, empieza a asustarse y pone en marcha su maquinaria institucional, mediática y violenta racista para atacarnos, como siempre hizo. Pero las generaciones actuales no son personas que se callan o que se esconden a la hora de luchar por cambios de paradigma. El monopolio de la historia y sobre nuestras vidas se acabó. La vieja república colonial y racista no se sostiene encima de estas jerarquías raciales

Yo no lucho para ver cambios inmediatos, planeo la lucha a largo plazo para los de la próxima generación. Este trabajo de fondo, de transmitir el patrimonio de lucha de generación en generación, se hizo entre las generaciones coloniales y post-coloniales del territorio y ex-imperio francés. Por eso, mi generación y la más joven no tienen miedo y luchan desde nuestras agendas políticas. El blanco no da más miedo y la república tiembla más y más, la estamos destabilizando. Destabilizamos el estado bajo todos los remedios que tenemos. Nuestro rol y lucha no es que nos acepten desde una realidad blanca, porque la integración y normalización implica un blanqueamiento violento y una negación de la pluralidad, una negación de nuestro ser profundo. 

Nuestro ideal es un cambio de paradigma, no me interesa que ningún blanco me acepte. Hemos parado de pedir migajas a un estado que no nos reconocerá nunca como totalmente franceses a sus hijos indígenas, porque la República se construyó sobre nuestras vidas. Somos solo un grano de arena que hace funcionar la lucha. Es importante aprender a situarnos, conocer nuestro pasado para entender a qué presente nos enfrentamos, no pensar que somos la generación que va a revolucionar el mundo, hubo personas antes, habrán personas después. Es importante también posicionarnos en función de nuestras realidades, capas sociales, raciales y no olvidar nuestras relaciones íntimas con el sur global. Yo soy y seré una descendiente del sur en el norte. Que viva el antirracismo político, que muera el antirracismo institucional. Hay la derecha hay la izquierda y hay el sur, somos del sur dentro del norte.

Sobre este blog
Espacio de reflexión crítica destinado a:
Analizar y denunciar el racismo de Estado desde una perspectiva decolonial.
Revisar la construcción ideológica del Imperio español, su historia colonial y sus pervivencias, rastreando el origen de las relaciones de dominación y opresión que enfrentan las comunidades racializadas y/o provenientes de la migración postcolonial.
Desvelar las heterarquías del poder moderno en torno a la raza, la clase, el género, la sexualidad, la espiritualidad…
Afianzar las condiciones de posibilidad para el desarrollo de un antirracismo político en el Estado español.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Contigo empezó todo
La Gran Redada: la noche de los cristales rotos del pueblo gitano

La noche de los cristales rotos de los gitanos españoles, cuando pertenecer a esta etnia fue delito, se alargó 16 años en el siglo XVIII.

Pueblo gitano
Activismo calé contra el antigitanismo

La historia de la mayor minoría étnica de toda España y Europa, sin embargo, no aparece recogida en los libros de texto de la educación formal española.

Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
0 Comentarios
Sobre este blog
Espacio de reflexión crítica destinado a:
Analizar y denunciar el racismo de Estado desde una perspectiva decolonial.
Revisar la construcción ideológica del Imperio español, su historia colonial y sus pervivencias, rastreando el origen de las relaciones de dominación y opresión que enfrentan las comunidades racializadas y/o provenientes de la migración postcolonial.
Desvelar las heterarquías del poder moderno en torno a la raza, la clase, el género, la sexualidad, la espiritualidad…
Afianzar las condiciones de posibilidad para el desarrollo de un antirracismo político en el Estado español.
Ver todas las entradas

Destacadas

Monarquía
EH Bildu y ERC piden la comparecencia de Carmen Calvo por las negociaciones con la Casa Real

Los partidos republicanos exigen que la vicepresidenta aclare cuál fue el papel del Gobierno ante la partida del rey emérito, investigado por corrupción, blanqueo de capitales y evasión fiscal.

Régimen del 78
El retrato de Juan Carlos Rey

Al verdadero rey lo empezamos a ver en abril de 2012. El azar del calendario nos regaló una pequeña justicia poética: 14 de abril. Ese día nos despertamos con la noticia de la operación de cadera del rey.

Infancia
La Ley Rhodes avala las retiradas de tutela sin orden judicial como la del caso de Irune Costumero

El 4 agosto se cumplen tres años de la “encerrona” en la que los Servicios Sociales de Bizkaia separaron de su hija a Irune Costumero. El anteproyecto de ley que aborda las violencias contra la infancia da el visto bueno a esta práctica que varias organizaciones piden revisar.

Industria armamentística
Disparando dólares: cuando la paz no sale a cuenta

En 2001, después de descubrir la corrupción en la compraventa de armas en Sudáfrica, Andrew Feinstein dimitió. Ahora vive en el Reino Unido. Autor de 'The Shadow World', donde entrevista a varias traficantes de armas, este ex político se ha dedicado a seguir el rastro de los señores de la guerra y los estados que les cobijan.

Racismo
La artista Daniela Ortiz huye de España tras denunciar el racismo de los monumentos coloniales

Ortiz, defensora de los derechos humanos, ha sido víctima de una campaña de ataques xenófobos, con amenazas de ataques físicos, a través de las redes sociales y también de forma privada.


Plano Maestro
De Jujuy a Chengdu. Otro ladrillo en el muro

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios.