Vivienda
La campaña Bloques en Lucha denuncia la amenaza de desahucio sobre cien personas en Vallecas

La PAH Vallecas y el Sindicato de Inquilinas denuncian el riesgo de desahucio para diez edificios del barrio madrileño en los próximos meses.

bloques en lucha vallecas
Presentación de la campaña, este martes en Vallecas. Christian Martínez
22 may 2019 10:35

Una decena de edificios del barrio madrileño de Vallecas serán desahuciados en los próximos meses. Son 105 personas en riesgo de quedarse en la calle en cuestión de semanas. Entre ellas, menores de edad y personas en diversas condiciones de vulnerabilidad especial, que se enfrentan a diferentes procesos de desalojo. A algunos no les quieren renovar el alquiler, a otros se los suben de forma desproporcionada y también hay casos de impago por insolvencia sobrevenida o por ocupación. En todos los casos los propietarios son grandes tenedores de vivienda que, hasta el momento, se han negado a cualquier tipo de negociación.

Así lo ha denunciado este martes la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Vallecas (PAH Vallecas), junto al Sindicato de Inquilinas, a las puertas de la Junta Municipal de Puente de Vallecas, acompañados de varios residentes de los bloques afectados, en la presentación de la campaña Bloque en Lucha.

La primera orden de desahucio está prevista para este domingo 26 de mayo. “Un desalojo irregular y en festivo”, denuncian desde PAH Vallecas. “Solo pedimos seguir pagando el mismo alquiler que con la anterior propietaria. Nosotros no tenemos la culpa de que esa empresa haya quebrado”, señala Raquel Cortés, vecina del edificio de diez pisos de la calle Talamanca del Jarama. Aseguran que el Banco Santander no reconoce el contrato de alquiler de sus viviendas con el anterior propietario.

Los diez edificios en riesgo inminente de desahucio se encuentran en los distritos de Puente de Vallecas y Villa de Vallecas. Todos los bloques son propiedad de grandes tenedores de vivienda: bancos como el Santander, socimis como Fidere y sociedades de fondos de inversión menos conocidas como Afflux o Coral Homes. Desde PAH Vallecas y el Sindicato de Inquilinas exigen que se respalde su petición de negociación desde las administraciones públicas, “cuya tarea debe ser la de garantizar el derecho constitucional a la vivienda digna”, recuerdan desde las organizaciones.

Zona cero

“La foto fija de la vivienda en Vallecas es aterradora. Son dos de los distritos de Madrid donde más ha subido el alquiler y se está desahuciando entre 15 y 20 familias a la semana”, asegura Lotta Tenhunen, portavoz de PAH Vallecas. En 2013 entraron en el mercado los fondos de inversión Blackstone y Goldman Sachs, a quienes los bancos vendieron a precio de saldo su stock de vivienda procedente de la ola de desahucios hipotecarios. Eso abrió las puertas a muchas otras empresas que, según denuncian desde la PAH, especulan con la vivienda buscando su margen de beneficio, han provocado una subida del alquiler y una nueva ola de desahucios. “Mientras no se cambien las leyes para proteger a los inquilinos y se obligue a los grandes tenedores de vivienda a congelar las rentas y dar alquileres sociales en sus pisos vacíos, solo nos quedará la unión y la denuncia”, concluye Tenhunen.

Sus propuestas han sido posibles y han tenido éxito en otros lugares, como en el barrio barcelonés del Raval. “Se han conseguido la renovación por tres años, con congelación del alquiler, frente a la socimi Optimum”, señala Patricia Tamarit, vecina de uno de los diez bloques afectados. Pero sin salir de Vallecas también se encuentran casos en que la negociación ha funcionado. Seis portales de la vallecana calle Granja de San Ildefonso ha conseguido que la socimi Vivenio no subiera los alquileres. “Solo tuvimos que poner dos pancartas y dar una rueda de prensa. Si no nos hubiéramos movido, ahora pagaríamos un 30% más de alquiler o habríamos tenido que abandonar nuestras casas”, asegura Patricia.

Señalan a la administración autonómica como principal responsable de esta situación de emergencia en el acceso a la vivienda en Madrid. “En la Comunidad de Madrid no tenemos una ley de vivienda, mientras que se permite que haya 263.00 viviendas vacías y estamos en una situación simular a la de los peores momentos de la crisis”, denunciaba en rueda de prensa Alejandra Jacinto, portavoz de la PAH.

C's y PP dicen no

La Coordinadora de Vivienda de Madrid, el Sindicato de Inquilinas y la Federaciòn Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid, han tratado de conseguir —antes de las elecciones— un compromiso de los partidos políticos para que la ley que se presentó mediante Iniciativa Legislativa Popular en 2016 sea tenida en cuenta en esta legislatura. “Tanto el PP como a Ciudadanos se les da mejor hacer demagogia criminalizando a la población empobrecida y en riesgo de desahucio, que escucharnos cuando les pedimos que tengan en cuenta la ILP que presentamos con más de 70.000 firmas”, criticaba Jacinto.

PAH Vallecas y el Sindicato de Inquilinas han anunciado que también se pondrán en contacto con los grupos municipales que obtengan representación para tratar de solucionar la situación de estos diez bloques de viviendas. “No vale con escudarse en la falta de competencias, incluso sin una ley en la mano, se deben sentar con los afectados y los propietarios de los edificios para llegar a un acuerdo”, señalaban desde PAH Vallecas.

La campaña Bloques en Lucha, que se ha presentado este martes, ha querido denunciar que la vulnerabilidad al derecho a la vivienda digna es cuestión de voluntad política: “O se está del lado de las vecinas y vecinos de Madrid, o se está sirviendo a los intereses de los bancos y los grandes tenedores de vivienda”, concluían los colectivos en defensa de una vivienda digna.

Son 105 vecinas de Vallecas que por ahora tienen sus casas en el Bulevar de la Naturaleza, en Sierra de Meira, en calle Juan Navarro, en la calle Rodríguez Espinosa, Pico Cejo, Talamanca del Jarama, Sierra de Llerena, Pico de la Muela, Monte Perdido, o calle Callejo… hasta dentro de semanas o meses. A no ser que la administración medie y se alcance algún acuerdo, con los bancos y fondos de inversión propietarios de sus viviendas.

Relacionadas

Vivienda
Las ayudas al alquiler se quedan cortas y no terminan de llegar

Los grandes bancos siguen sin firmar el convenio para distribuir los microcréditos del ICO para la familias más afectadas por la crisis social y sanitaria. Mientras, en la Comunidad de Madrid las ayudas directas al alquiler se agotan en la primera semana.

Vivienda
Absuelven por falta de pruebas a uno de los cinco de Usera, condenados por frenar un desahucio

Después de seis años de lucha judicial, la justicia madrileña ha aceptado el recurso de la defensa y absuelve al activista Jorge Aranda, condenado por “resistencia a la autoridad” en una acción de 2014 para impedir el desahucio de una familia con tres hijos.

2 Comentarios
#34664 13:43 23/5/2019

En esto a Carmena y Menos Madrid ni se les ve ni se les espera.

Responder
2
0
#34675 17:41 23/5/2019

Ocupados acomodando a las elites BBVA y San José

Responder
0
0

Destacadas

Coronavirus
El documento que condicionó los traslados de enfermos al hospital
Una orden enviada a los ambulatorios en pleno pico de la pandemia incluye criterios para no derivar a hospitales a pacientes afectados por covid-19.
Pobreza
Aprobado el ingreso mínimo vital

Esta mañana el Consejo de Ministros ha aprobado el ingreso mínimo vital, una medida que ha sido objeto de polémica en las últimas semanas mientras miles de familias sin recursos estaban pendientes de su implementación.

Laboral
La marcha de Nissan, una estrategia previa que la pandemia aceleró

La multinacional japonesa automovilística anunció el pasado jueves 28 de mayo el cierre de su principal planta en España. Dejarán en la calle a más de 20.000 personas para continuar así un camino que estaba ya marcado antes de la llegada del virus.

Coronavirus
Médicos y enfermeros niegan que Madrid esté haciendo nuevas contrataciones

A pesar de los reiterados anuncios de Díaz Ayuso y de los responsables sanitarios, los profesionales insisten en que se trata solo de anuncios publicitarios, carentes de cualquier concreción. Niegan que a día de hoy haya nuevas contrataciones, salvo las que realizan para cubrir bajas por enfermedad y por vacaciones


Estados Unidos
Trump amenaza con mano dura en respuesta a los disturbios de Mineápolis

El presidente estadounidense acusa al alcalde de Mineápolis de debilidad tras el incendio de instalaciones policiales de la ciudad, y anuncia que mandará al ejército si continúan los disturbios.  

Coronavirus
Pastora Filigrana: “El cambio de modelo tras el coronavirus no va a ser una elección sino una necesidad”

Pastora Filigrana es abogada, feminista y sindicalista gitana, aunque lo que funciona ahí como un adjetivo para ella es lo sustancial. Aprendió qué es la conciencia de clase de sus abuelas y derecho laboral en el SAT. La crisis dejó en cola de impresión un libro en el que sostiene que las prácticas anticapitalistas del pueblo gitano le han costado su persecución.


Educación
Monitores de educación especial denuncian que llevan dos meses sin cobrar

El personal técnico de integración social (PTIS) de Andalucía lleva reclamando la mejora de sus condiciones laborales desde que parte del servicio fuera externalizado. Ahora, además, han tenido que reclamar el cobro de sus nóminas. 

Crisis climática
La crisis climática provoca bosques más jóvenes y con mayor mortalidad

Un estudio publicado en la revista Science certifica profundos cambios en los bosques de todo el planeta provocados por la acción del ser humano, un proceso que derivará en una reducción aún mayor de la cubierta arbórea global.


Últimas

Comunicación
La pandemia de los globos sonda

Ante la necesidad de tomar decisiones rápidas y el miedo de que sean polémicas o impopulares, en la prensa proliferan encabezados del tipo “el Gobierno se plantea”, una técnica de comunicación política que recibe el nombre de “globo sonda”. ¿Qué son, hacia dónde vuelan y cómo pueden explotar?

Ecología
El último cartucho

Alicia Ramos nos trae unas líneas con aroma a pólvora y barrancos tinerfeños. Una reflexión muy personal sobre la caza a partir de un concepto novedoso que es casi un oxímoron (o que al menos suena muy raro): la munición ecológica.

Tecnopolítica
Zoombificados
La extensión de la actividad docente on line al próximo curso ha generado un debate, que puede servir de coartada para ocultar los acuciantes problemas a los que debemos hacer frente